Jor­ge Grif­fa cree que al fut­bo­lis­ta bo­li­viano le fal­ta con­fian­za.

For­ma­ción. Jor­ge “Maes­tro” Grif­fa com­par­tió en Co­cha­bam­ba con los en­tre­na­do­res de las di­vi­sio­nes me­no­res y brin­dó de­ta­lles so­bre el tra­ba­jo de desa­rro­llo que se de­be en­ca­rar

Los Tiempos - Numero 1 - - PORTADA - GA­BRIEL CAERO RO­DRí­GUEZ

Jor­ge Ber­nar­do Grif­fa, más co­no­ci­do co­mo el Maes­tro, ase­gu­ró, en su vi­si­ta a Co­cha­bam­ba la se­ma­na pa­sa­da, que al fut­bo­lis­ta bo­li­viano en for­ma­ción le fal­ta con­fian­za, te­ner un ca­rác­ter y atre­ver­se a ju­gar pa­ra re­du­cir las di­fe­ren­cias con otros ju­ga­do­res de paí­ses ve­ci­nos.

Asi­mis­mo, Grif­fa des­ta­có la ve­lo­ci­dad y la téc­ni­ca del fut­bo­lis­ta bo­li­viano, en el que in­sis­tió que se de­be tra­ba­jar en mu­chos as­pec­tos pa­ra que so­bre­sal­ga.

“El chi­co de Amé­ri­ca del Sur tie­ne su es­ti­lo. Los bra­si­le­ños tie­nen un es­ti­lo, los ar­gen­ti­nos y pa­ra­gua­yos, otro. Des­de lue­go, el bo­li­viano tam­bién tie­ne otro es­ti­lo, pe­ro el chi­co bo­li­viano que he vis­to , no con pro­fun­di­dad, es el que tie­ne bue­na téc­ni­ca y ve­lo­ci­dad, pe­ro a mi gus­to le fal­ta un po­co de ca­rác­ter, atre­ver­se a ju­gar y te­ner­se con­fian­za, to­do eso des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ló­gi­co”, apun­tó Grif­fa.

Con más de 40 años en el ru­bro del des­cu­bri­mien­to y for­ma­ción de ta­len­tos, Grif­fa es un con­ven­ci­do de que el tra­ba­jo en­tre las par­tes (en­tre­na­do­res, ju­ga­do­res y di­ri­gen­tes) siem­pre da­rá el re­sul­ta­do es­pe­ra­do, sien­do és­te el pri­mer pa­so pa­ra com­pren­der la im­por­tan­cia del fút­bol ba­se y el tra­ba­jo en las me­no­res.

Y es que sus cre­den­cia­les lo ava­lan por ha­ber tra­ba­ja­do en di­fe­ren­tes clu­bes de re­nom­bre, y ha­ber ha­lla­do a mu­chas de las gran­des fi­gu­ras del fút­bol en su país.

“La di­fe­ren­cia que pue­de exis­tir en es­te mo­men­to (en­tre Bo­li­via y otros paí­ses) se pue­de acor­tar en la me­di­da de que los que desa­rro­llan la en­se­ñan­za es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra dar la res­pues­ta ade­cua­da a lo que los mu­cha­chos apun­tan, que es ser ju­ga­do­res de pri­mer ni­vel y su­pe­rar in­clu­so a otros paí­ses que han mar­ca­do una di­fe­ren­cia en la par­te sur. Las dis­tan­cias se han acor­ta­do, an­tes eran mu­cho más am­plias en­tre Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Uru­guay con el res­to de los paí­ses. Hay que se­guir pre­pa­ran­do a los que en­se­ñan pa­ra que ese as­pec­to de dis­tan­cia se acor­te ca­da vez más”, ad­vir­tió Grif­fa.

El tra­ba­jo em­pla­za­do por su hi­jo Die­go en el club Au­ro­ra pre­ten­de re­pli­car el tra­ba­jo del Maes­tro en Co­cha­bam­ba, don­de los va­lo­res fut­bo­lís­ti­cos pue­den ser re­clu­ta­dos no so­la­men­te en la ciu­dad, sino tam­bién en las pro­vin­cias y los lu­ga­res más ale­ja­dos del de­par­ta­men­to.

A cor­to, me­diano y lar­go pla­zo, Grif­fa es­tá cons­cien­te de que Bo­li­via pue­de con­tar con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que pue­den lle­var al puer­to del an­sia­do re­cam­bio en el ba­lom­pié na­cio­nal.

“Bo­li­via no es­tá en una si­tua­ción de ce­ro. Pe­ro dan­do un tiem­po apro­xi­ma­do den­tro del fút­bol ju­ve­nil, pue­den ser en­tre cua­tro a cin­co años pa­ra so­li­di­fi­car­se den­tro del gru­po y dar el salto a Pri­me­ra Di­vi­sión. Si ha­bla­mos del fút­bol in­fan­til, lle­va­rá un po­co más de tiem­po, son en­tre sie­te y ocho años de es­pe­ra. Pe­ro una vez que se con­si­gue to­mar ese tiem­po co­mo com­pro­mi­so con los chi­cos, esa ca­de­na no se rom­pe nun­ca más. No se pue­de des­li­gar de eso, sino que la gen­te es­té pre­pa­ra­da siem­pre pa­ra se­guir el pro­ce­so”, apun­tó Grif­fa.

Más so­bre el Maes­tro

Jor­ge Ber­nar­do Grif­fa es si­nó­ni­mo de for­ma­ción en el fút­bol de Ar­gen­ti­na. Y es que sus cre­den­cia­les lo ava­lan por ha­ber pro­mo­vi­do a ju­ga­do­res de gran ta­len­to, pe­ro prin­ci­pal­men­te aque­llos que se ha­lla­ban en lu­ga­res ale­ja­dos y don­de los “ca­za ta­len­tos” no iban por di­fe­ren­tes ra­zo­nes.

En sus más de 40 años de ex­pe­rien­cia, Grif­fa irra­dia co­no­ci­mien­to acer­ca de lo vi­vi­do en es­te tiem­po. In­clu­so, re­co­no­ce que se equi­vo- có una vez que de­jó el fút­bol pro­fe­sio­nal y tu­vo su pri­me­ra ex­pe­rien­cia en la di­rec­ción téc­ni­ca.

“Cuan­do el ju­ga­dor de­ja el fút­bol, cree que ya lo sa­be to­do y es­tá equi­vo­ca­do. Yo tam­bién co­me­tí erro­res. Pa­ra es­tar en el círcu­lo de Pri­me­ra Di­vi­sión hay que pre­pa­rar­se, ade­más te­ner una men­ta­li­dad de­ci­di­da en esa pre­pa­ra­ción. Yo pien­so que no les to­ca a to­dos (ser DT), pe­ro a los que les to­ca de­ben pre­pa­rar­se pa­ra lle­var los co­no­ci­mien­tos que tu­vie­ron ha­cia los chi­cos y sa­ber qué ca­mino to­mar”, in­di­có.

Por ese mo­ti­vo, el Maes­tro siem­pre re­co­mien­da a los en­tre­na­do­res de di­vi­sio­nes me­no­res no só­lo a ca­pa­ci­tar­se, sino em­pe­zar des­de aba­jo.

“Lo téc­ni­co, lo fí­si­co y lo psí­qui­co van pe­ga­dos. El chi­co y el gran­de tie­nen que desa­rro­llar eso pa­ra que pue­dan te­ner la po­si­bi­li­dad de ser pro­fe­sio­na­les en el fút­bol. En lo téc­ni­co, ca­da día se pue­de es­tar me­jor, en lo fí­si­co no só­lo en­tre­nar­se bien, sino es­tar den­tro de la vi­da en so­cie­dad co­mo Dios man­da. Y en lo psí­qui­co, es­tar con­ven­ci­dos de ser ga­na­do­res”, con­clu­yó Grif­fa.

JO­SÉ RO­CHA

Jor­ge Grif­fa (cen­tro) con­ver­sa con los ju­ga­do­res de las di­vi­sio­nes me­no­res de Au­ro­ra, jun­to a Die­go Grif­fa (izq.) y Mar­cos Fe­rru­fino.

JO­SÉ RO­CHA

Grif­fa (cen­tro) brin­da in­di­ca­cio­nes a los ju­ga­do­res ce­les­tes de las ca­te­go­rías me­no­res.

JO­SÉ RO­CHA

El Maes­tro con­ver­sa con Die­go (der.).

BLOG SPORT

Jor­ge Valdano, se­lec­cio­na­do ar­gen­tino, uno de los des­cu­bri­mien­tos de Jor­ge Grif­fa.

El ex­pe­ri­men­ta­do en­tre­na­dor su­per­vi­sa y eva­lúa el pro­yec­to de su hi­jo Die­go.

Jor­ge Grif­fa, re­co­no­ci­do en Ar­gen­ti­na por el tra­ba­jo de for­ma­ción en di­vi­sio­nes me­no­res.

Jor­ge “Maes­tro” Grif­fa, en su vi­si­ta por Au­ro­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.