El fut­bo­lis­ta ar­gen­tino no via­jó en el avión por le­sión y hoy jue­ga en el Mós­to­les

Los Tiempos - Numero 1 - - FÚTBOL INTERNACIONAL -

Al­go es­pe­cial se res­pi­ra­ba en el am­bien­te aque­llos días. Cha­pe­có, una ciu­dad de 200.000 ha­bi­tan­tes sin de­ma­sia­da tra­di­ción fut­bo­lís­ti­ca, te­nía a su equi­po en la pri­me­ra fi­nal con­ti­nen­tal de su his­to­ria. Por el ca­mino ha­bían que­da­do, en­tre otros, dos gi­gan­tes de Ar­gen­ti­na co­mo In­de­pen­dien­te y San Lo­ren­zo. Los pro­ta­go­nis­tas de la ges­ta eran un gru­po de ju­ga­do­res que ha­bían en­con­tra­do en el Cha­pe­co­en­se su lu­gar en el mun­do. Fut­bo­lis­tas que no ha­bían cua­ja­do en gran­des clu­bes de Bra­sil y que se jun­ta­ron en el Are­na Con­dá pa­ra ha­cer lo que más les gus­ta­ba.

Sue­na a tó­pi­co, pe­ro aquel ves­tua­rio era es­pe­cial. Lo di­cen to­dos los que lo vi­vie­ron des­de den­tro. Por eso, qui­zá el des­tino qui­so que fue­sen re­cor­da­dos co­mo lo ha­ce­mos hoy, dos años des­pués del tris­te desen­la­ce. Co­mo mu­cho más que un equi­po cam­peón. Así lo pien­sa Ale­jan­dro Mar­ti­nuc­cio, uno de los que ex­pe­ri­men­tó to­do aque­llo en pri­me­ra per­so­na. Tras dos meses de le­sión, es­ta­ba a pun­to de re­apa­re­cer cuan­do el en­tre­na­dor y el di­rec­tor de­por­ti­vo del Cha­pe­co­en­se le pi­die­ron que via­ja­se en aquel fa­tí­di­co avión pa­ra in­ten­tar ju­gar los úl­ti­mos 10 mi­nu­tos del par­ti­do de ida de la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na. “Marti” les di­jo que no es­ta­ba pre­pa­ra­do aún, que pre­fe­ría es­pe­rar una se­ma­na más pa­ra dispu­tar en buenas con­di­cio­nes la vuel­ta. Gra­cias a aque­llo hoy jue­ga en el Mós­to­les, en la Ter­ce­ra di­vi­sión es­pa­ño­la, y re­cuer­da con ca­ri­ño a los que fue­ron sus com­pa­ñe­ros.

Co­mi­da con Da­ni­lo

“Fue una eta­pa di­fí­cil en lo emo­cio­nal, pe­ro aquel año y me­dio en Cha­pe­có fue una ex­pe­rien­cia muy lin­da. Era un gru­po de ju­ga­do­res en el que so­bra­ba hu­mil­dad, to­do el mun­do ti­ra­ba de la mis­ma cuer­da, tan­to los que ju­ga­ban co­mo los que no”, di­ce un Mar­ti­nuc­cio que nos cuen­ta lo que ha­bla­ba con Da­ni­lo, el por­te­ro, cuan­do que­dó a co­mer con él y su es­po­sa el día an­tes del vue­lo. “Me pre­gun­ta­ba yo, qué ha­ría en ese mo­men­to en el que te quie­ren to­dos los equi­pos y no sa­bes a dón­de ir. Yo le di­je que no se apu­ra­se, que esos mo­men­tos son úni­cos, que hay que vi­vir­los y no to­mar de­ci­sio­nes apre­su­ra­das. Le di­je que es­pe- ra­se a des­pués de la fi­nal por­que lo es­ta­ba ha­cien­do es­pec­ta­cu­lar y le iban a que­rer de la mis­ma ma­ne­ra”, re­cuer­da.

Pe­ro ni Da­ni­lo ni el res­to de sus com­pa­ñe­ros pu­die­ron ju­gar nun­ca aque­lla fi­nal. “Era un día nor­mal, pe­ro me le­van­té con el te­lé­fono lleno de lla­ma­das y pen­sé que le ha­bía pa­sa­do al­go a mi pa­dre”, em­pie­za Mar­ti­nuc­cio. “Me lla­mó mi her­mano pre­gun­tan­do que si es­ta­ba bien, que se ha­bía caí­do el avión. No en­ten­dí qué avión de­cía, pe­ro en­cen­dí la te­le y vi el avión caí­do en Co­lom­bia. Ahí em­pe­zó la pe­lí­cu­la de te­rror”, re­la­ta con voz que­da.”Me le­van­té y sin desa­yu­nar co­gí el au­to y me fui al club. Ha­bía 200 o 300 per­so­nas en la puer­ta, en­tré y vi gen­te ti­ra­da en el pi­so... Es­tu­ve con mi mu­jer los siguientes días apo­yan­do a las es­po­sas de mis com­pa­ñe­ros, fa­mi­lia­res y ami­gos”, re­me­mo­ra Mar­ti­nuc­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.