El nue­vo pa­que­te eco­nó­mi­co de Ma­du­ro y su ca­si se­gu­ro fra­ca­so.

El cam­bio de mo­ne­da no bas­ta; el Pe­tro no tie­ne res­pal­do; no hay po­lí­ti­cas pa­ra re­ver­tir la cri­sis pe­tro­le­ra; no se cuen­ta con cré­di­to ex­terno y la co­rrup­ción si­gue en el po­der

Los Tiempos - Observador Economico - - Portada -

La hi­per­in­fla­ción en Ve­ne­zue­la ha al­can­za­do un ré­cord his­tó­ri­co de pro­por­cio­nes épi­cas. La eco­no­mía se ha re­du­ci­do ca­si a la mi­tad en só­lo cin­co años. Su­fre la ma­yor ta­sa de in­fla­ción anual ja­más re­gis­tra­da en Amé­ri­ca La­ti­na. Pa­ra in­ten­tar re­ver­tir es­ta si­tua­ción, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro lan­zó la se­ma­na pa­sa­da un nue­vo pa­que­te eco­nó­mi­co. Afir­mó que las me­di­das de­vol­ve­rían “la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca al país”.

Hay po­cas ra­zo­nes pa­ra creer­le. Es más, ca­si nin­gún ve­ne­zo­lano le cree. Ca­da vez más per­so­nas es­tán hu­yen­do del país. Su éxodo ya se califica co­mo pro­ba­ble­men­te el ma­yor des­pla­za­mien­to for­za­do ja­más re­gis­tra­do en el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal. El mun­do de­be es­tar aten­to.

Al igual que to­dos los pro­gra­mas eco­nó­mi­cos an­te­rio­res de Ma­du­ro, el más re­cien­te es con­fu­so y con­tra­dic­to­rio. Hay una de­va­lua­ción ini­cial efec­ti­va del 95 por cien­to. Se emi­tió una nue­va mo­ne­da, con un au­men­to en los im­pues­tos a las em­pre­sas, un au­men­to de 3.000 por cien­to en los sa­la­rios mí­ni­mos y un com­pro­mi­so pa­ra no se­guir im­pri­mien­do di­ne­ro. Es­ta úl­ti­ma prác­ti­ca ha ele­va­do la in­fla­ción, la cual se es­tá acer­can­do a un mi­llón por cien­to anual, se­gún es­ti­ma­cio­nes por el FMI. Se au­men­tó el im­pues­to al va­lor agre­ga­do, y se an­ti­ci­pa el fin de los sub­si­dios que ha­cen que los pre­cios do­més­ti­cos de la ga­so­li­na (con un dó­lar se pue­de car­gar 700 tan­ques de vehícu­los), sean los más ba­ra­tos del mun­do. És- tas son me­di­das de­ses­pe­ra- de­ses­pe­ra das de un go­bierno que re­cién co­mien­za a en­fren­tar la reali­dad. Es ca­si se­gu­ro que fra­ca­sa­rán.

La pie­dra an­gu­lar del pro­gra­ma (la su­pues­ta so­lu­ción a la in­fla­ción a la cual se an­clan los pre­cios y el ti­po de cam­bio) es una crip­to­mo­ne­da ve­ne­zo­la­na lla­ma­da Pe­tro, que no tie­ne va­lor de mer­ca­do. En el país con las ma­yo­res re­ser­vas de ener­gía del mun­do, no exis­ten me­di­das con­cre­tas pa­ra ele­var la de­cre­cien­te pro­duc­ción de pe­tró­leo. Con apro­xi­ma­da­men­te 1,4 mi­llo­nes de ba­rri­les por día, que ya se ha re­du­ci­do en un 25 por cien­to tan só­lo es­te año, la pro­duc- ción ha caí­do a ni­ve­les que se cree que se vie- vie ron por úl­ti­ma vez en 1947. Tam­po­co exis­te el com­pro­mi­so de abrir la eco­no­mía, fo­men­tar la in­ver­sión y la em­pre­sa pri­va­da, ni bus­car fi­nan­cia­mien­to de en­ti­da­des cre­di­ti­cias co­mo el FMI pa­ra ce­rrar un dé­fi­cit fis­cal que se es­ti­ma que es del 20 por cien­to de la pro­duc­ción anual.

Pe­ro lo que es más im­por­tan­te aún, la clep­to­cra­cia de Caracas que se lla­ma a sí mis­ma un go­bierno se man­ten­drá en el po­der. La miseria de Ve­ne­zue­la y su cri­sis de re­fu­gia­dos só­lo em­peo­ra­rán.

Ma­du­ro hi­zo un cálcu­lo cru­do y pro­ba­ble­men­te pien­sa que pue­de ca­pear la cre- cien­te tor­men­ta. El cos­to so­cial de su ma­la ges­tión ya es ex­tre­mo. Abun­da la es­ca­sez de me­di­ca­men­tos y ali­men­tos bá­si­cos. La des­nu­tri­ción va en au­men­to. Han re­gre­sa­do en­fer­me­da­des que al­gu­na vez fueron ven­ci­das, co­mo el sa­ram­pión.

El pa­que­te de aus­te­ri­dad só­lo con­se­gui­rá em­peo­rar las con­di­cio­nes. De he­cho, las pro­tes­tas ca­lle­je­ras es­pon­tá­neas es­tán au­men­tan­do.

La opo­si­ción es­tá frac­tu­ra­da y sin lí­de­res, y, por aho­ra, los ge­ne­ra­les per­ma­ne­cen del la­do del Pre­si­den­te. El prin­ci­pal pro­ble­ma de Ma­du­ro no es ma­ne­jar el país, sino las fac­cio­nes ri­va­les co­rrup­tas que com­pi­ten a su al­re­de­dor, y así evi­tar un gol­pe de pa­la­cio.

La ma­yor par­te del mun­do, es­pe­cial­men­te los par­ti­da­rios del “cha­vis­mo” de la iz­quier­da pan­glos­sia­na, ha guar­da­do un ver­gon­zo­so si­len­cio so­bre la cri­sis de Ve­ne­zue­la du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. El país es un es­ta­do fa­lli­do. Co­mo cen­tro de trá­fi­co de drogas y fuen­te de un gran éxodo, ya es un ex­por­ta­dor de ines­ta­bi­li­dad.

A fi­nes de 2017, al­re­de­dor de 1,6 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos vi­vían en el ex­tran­je­ro, se­gún la ONU. Las es­ti­ma­cio­nes lo­ca­les co­lo­can la ci­fra has­ta en 4 mi­llo­nes. Los paí­ses ve­ci­nos has­ta aho­ra han re­ci­bi­do a los re­fu­gia­dos (tan só­lo en Co­lom­bia hay un mi­llón), pe­ro Bra­sil, Ecua­dor y Perú han co­men­za­do a res­trin­gir los re­qui­si­tos de vi­sa­do pa­ra las lle­ga­das. Las com­pa­ra­cio­nes con la cri­sis de re­fu­gia­dos en Si­ria (el peor desas­tre pro­vo­ca­do por el hom­bre des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, con ca­si 6 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos de una po­bla­ción de 20 mi­llo­nes de per­so­nas an­tes de la gue­rra) pue­den ser inexac­tas, pe­ro, en tér­mi­nos de mag­ni­tud y nú­me­ros bru­tos, ya no pa­re­cen to­tal­men­te des­ca­be­lla­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.