Cin­co acuer­dos en la aten­ción al clien­te

Los Tiempos - Observador Economico - - Deber & Haber - DANIEL E. GUZ­MáN SANCHA

La sa­bi­du­ría de la cul­tu­ra tol­te­ca que fue es­cri­ta y desa­rro­lla­da por los au­to­res me­xi­ca­nos Ruiz (pa­dre e hi­jo) es un re­ga­lo de gran va­lor cuan­do nos po­ne­mos a tra­ba­jar te­mas de tan­ta ac­tua­li­dad y co­ti­dia­ni­dad em­pre­sa­rial.

Ha­blar de aten­ción al clien­te en­ton­ces no es un te­ma úni­ca­men­te de mo­da sino más bien una for­ma de vi­vir des­de la filosofía de un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua, en el que to­dos los días po­de­mos apor­tar al­go más.

Ya en un ar­tícu­lo an­te­rior se ex­pli­có de ma­ne­ra am­plia que la aten­ción el clien­te tie­ne que ver con re­sol­ver­les las co­sas a las per­so­nas ha­cién­do­las más fá­ci­les.

Sin em­bar­go, le agre­ga­rá va­lor a es­te sis­te­ma de filosofía re­cor­dar que en la sa­bi­du­ría de los pue­blos exis­ten cin­co acuer­dos pa­ra en­ri­que­cer lo que ha­ce­mos en la vi­da por no­so­tros y los de­más.

Pri­me­ro se re­co­mien­da ser impecables con nues­tras pa­la­bras, dan­do pro­me­sas que po­de­mos cum­plir lo que ha­bla de nues­tra in­te­gri­dad.

Ha­blar de aten­ción al clien­te en­ton­ces no es un te­ma só­lo de mo­da sino más bien una for­ma de vi­vir des­de la filosofía de un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua, en el que to­dos los días po­de­mos apor­tar al­go más

Se­gun­do, no to­mar­nos na­da co­mo al­go per­so­nal dan­do sig­ni­fi­ca­do de que ca­da per­so­na pue­de te­ner di­fe­ren­tes ob­je­ti­vos o sue­ños y no por ello que es­tén que­rien­do po­ner tro­pie­zo a lo que otro desea o bus­ca lo­grar, son so­lo cir­cuns­tan­cias que se cru­zan.

El ter­cer acuer­do de es­ta filosofía tie­ne que ver con no ha­cer su­po­si­cio­nes, ta­rea di­fí­cil en la me­di­da de las lec­tu­ras que ca­da uno ha­ce de las co­sas sin em­bar­go es­to nos po­ne en la si­tua­ción de te­ner la va­len­tía de te­ner que pre­gun­tar y ex­pre­sar lo que que­re­mos o sen­ti­mos.

El cuar­to acuer­do se re­fie­re a la ne­ce­si­dad de dar siem­pre lo me­jor que po­da­mos en las co­sas y co­mo com­par­ti­mos en un ar­tícu­lo an­te­rior es no en­tre­gar un tra­ba­jo don­de no ha­ya­mos pues­to to­do el co­ra­zón. De es­te mo­do evi­ta­re­mos te­ner lue­go que juz­gar­nos, mal­tra­tar­nos o re­cla­mar­nos.

Fi­nal­men­te, el quin­to acuer­do tie­ne que ver con ser es­cép­ti­cos, no creer to­do lo que nos di­cen, apren­der y es­cu­char, du­dan­do has­ta de no­so­tros mis­mos, en de­fi­ni­ti­va, sien­do alum­nos en ca­da mo­men­to.

Agre­gar­le va­lor a lo que ha­ce­mos to­dos los días tan­to con clien­tes que com­pran pro­duc­tos o ser­vi­cios co­mo con nues­tras pro­pias fa­mi­lias y círcu­los so­cia­les nos per­mi­ti­rá cum­plir nues­tro rol de ser­vi­cio y es­toy se­gu­ro de que nos ha­rá más fe­li­ces.

Apli­que­mos es­tos cin­co sa­bios acuer­dos y ten­dre­mos re­sul­ta­dos exi­to­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.