Te­ji­dos con hi­lo de al­go­dón y re­lle­na­dos con fi­bra sin­té­ti­ca, así son los mu­ñe­cos de No­mi.

Es­te em­pren­di­mien­to rea­li­za mu­ñe­cos con la mo­da­li­dad ami­gu­ru­mi, con hi­lo de al­go­dón y fi­bra sin­té­ti­ca

Los Tiempos - Observador Economico - - Portada - WAL­TER TA­PIA CA­LLAO

Los es­po­sos Da­niel Ve­lás­quez y Ro­mi­na Cár­de­nas, jun­to con su ni­ña Sofía de tres años, le­van­ta­ron No­mi, un em­pren­di­mien­to que se de­di­ca a fa­bri­car pe­lu­ches, mu­ñe­cas y pren­das de ves­tir para es­tos ju­gue­tes, to­dos te­ji­dos con la téc­ni­ca ja­po­ne­sa ami­gu­ru­mi, con cro­ché o gan­chi­llo.

Ro­mi­na se de­di­ca a los te­ji­dos; Da­niel, al em­pa­que­ta­do y eti­que­ta­do de los mu­ñe­cos, y la ni­ña ha­ce el “con­trol de ca­li­dad” an­tes de la en­tre­ga de los pe­lu­ches, co­men­ta Ro­mi­na Cár­de­nas.

“El em­pren­di­mien­to co­men­zó ha­ce cua­tro me­ses. Hi­ce los pri­me­ros pe­lu­ches para mi hi­ji­ta por­que a ella no le gus­tan las mu­ñe­cas de go­ma, le dan mie­do. En­ton­ces te­nía que crear al­go para ella. El pri­mer pe­lu­che que hi­ce me sa­lió co­mo un zom­bi, y aun así le gus­tó a mi hi­ja, en­ton­ces tu­ve que me­jo­rar la téc­ni­ca”, re­la­ta.

Los es­po­sos tam­bién son es­tu­dian­tes de quin­to año de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Nues­tra Se­ño­ra de La Paz (Unslp), y con es­te em­pren­di­mien­to cos­tean par­te de los gas­tos en su ho­gar y en la uni­ver­si­dad.

La ma­te­ria pri­ma de es­tos mu­ñe­cos es el hi­lo de al­go­dón, por las ven­ta­jas de es­te ma­te­rial, que no pro­vo­ca alergias en los ni­ños. Para en­gro­sar los pe­lu­ches, se uti­li­za la fi­bra sin­té­ti­ca, que tam­po­co da­ña la sa­lud de los ni­ños.

Los es­po­sos rea­li­zan prin­ci­pal­men­te te­ji­dos en for­ma de ani­ma­les, co­mo ove­ji­tas, osi­tos, co­ne­ji­tos, pe­rri­tos o ga­ti­tos. Sin em­bar­go, Da­niel in­di­ca que tam­bién se hi­cie­ron mu­ñe­cos de di­bu­jos ani­ma­dos por su­ge­ren­cia de los in­tere­sa­dos, quie­nes pi­die­ron per­so­na­jes co­mo la Pan­te­ra Ro­sa y de Dis­ney.

Ade­más de ofre­cer es­tos pro­duc­tos, No­mi te­je al­gu­nos pe­lu­ches con sus pren­das se­pa­ra­das, para lo cual ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir la ves­ti­men­ta por se­pa­ra­do.

Los cos­tos de es­tos pe­lu­ches va­rían se­gún el ta­ma­ño, la can­ti­dad re­que­ri­da o el di­se­ño de los mu­ñe­cos.

“En­tre los 10 y 15 cen­tí­me­tros, el pre­cio pue­de es­tar en­tre los 45 y 55 bo­li­via­nos. Si son más gran­des, co­mo de 20 o 30 cen­tí­me­tros, po­dría cos­tar cer­ca de los 80 bo­li­via­nos”, ex­pli­ca Da­niel.

Los em­pren­de­do­res se­ña­la­ron que ade­más de ofre­cer los pro­duc­tos ya ela­bo­ra­dos, tam­bién ofre­cen co­mo un ser­vi­cio ex­tra la ela­bo­ra­ción de di­se­ños ex­clu­si­vos para oca­sio­nes es­pe­cia­les, co­mo ma­tri­mo­nios, cum­plea­ños u otros acon­te­ci­mien­tos, con un cos­to es­pe­cial para los pe­lu­ches que ser­vi­rán co­mo re­cuer­do de la oca­sión.

De­bi­do a sus com­pro­mi­sos uni­ver­si­ta­rios, el tiem­po que de­mo­ran en la fa­bri­ca­ción de ca­da pe­lu­che o mu­ñe­co es de dos a tres días, con­si­de­ran­do que Ro­mi­na y Da­niel em­plean su tiem­po li­bre en el te­ji­do.

Si bien No­mi tie­ne co­mo se­de al de­par­ta­men­to de La Paz, Da­niel cuen­ta que tam­bién re­ci­ben los pe­di­dos des­de otras ciu­da­des del país me­dian­te las re­des o el nú­me­ro de ce­lu­lar, pe­ro el cos­to de el en­vío (courier) co­rre por cuen­ta del clien­te.

Las ven­tas se rea­li­zan a tra­vés de su pá­gi­na de Fa­ce­book o Ins­ta­gram (No­mi), o tam­bién ha­cien­do pe­di­dos al ce­lu­lar 76267035.

FO­TOS LOS TIEM­POS

Ro­mi­na Cár­de­nas y su hi­ja Sofía jun­to a al­gu­nos pe­lu­ches.

De­ta­lle de un pe­lu­che y el cro­ché.

Ro­mi­na Cár­de­nas te­je un pe­lu­che.

Al­gu­nos de los pe­lu­ches ya con­clui­dos de No­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.