Qué ha­cer en épo­cas de va­cas fla­cas

Los Tiempos - Observador Economico - - Deber & Haber - VIO­LE­TA DEL CAS­TI­LLO Ana­lis­ta en fi­nan­zas

To­dos sa­be­mos que cuan­do se atra­vie­sa un mal mo­men­to eco­nó­mi­co sur­gen mu­chos pro­ble­mas. Sin em­bar­go, en esos ca­sos de­be­mos te­ner la in­te­li­gen­cia para to­mar de­ci­sio­nes que evi­ten que cai­ga­mos en una si­tua­ción de deuda que in­vo­lu­cre a to­da nues­tra fa­mi­lia y a ve­ces con con­se­cuen­cias ma­yo­res que po­dían ha­ber si­do evi­ta­das.

Es fun­da­men­tal vi­vir den­tro de los lí­mi­tes eco­nó­mi­cos. ¿Qué quie­re de­cir es­to? Ten­ga en cuen­ta cla­ra­men­te cuán­to son sus in­gre­sos y es­pe­cí­fi­ca­men­te sus egre­sos.

Ha­cien­do un exa­men de cons­cien­cia, cuál es el por­cen­ta­je de per­so­nas que ano­tan sus gas­tos, no só­lo es­toy re­fi­rién­do­me a gas­tos pri­ma­rios co­mo ser al­qui­ler, au­to, co­le­gios, sino que tam­bién me re­fie­ro a gas­tos tri­via­les co­mo ser “gus­ti­tos” (re­fres­cos, ci­nes, co­mi­das, etc.).

Esas co­sas no que­re­mos ni ano­tar por­que in­cons­cien­te­men­te sa­be­mos que ahí es­tá el pro­ble­ma y cuan­do lle­ga el fin de mes es­ta­mos tan apre­ta­dos de di­ne­ro que a ve­ces re­cu­rri­mos a fa­mi­lia­res cer­ca­nos.

En el mo­men­to que acep­te­mos y sea­mos cons­cien­tes de la can­ti­dad de di­ne­ro que ga­na­mos y vi­va­mos den­tro de esos pa­rá­me­tros en vez de apa­ren­tar lo que te­ne­mos y cuán­to te­ne­mos, ten­dre­mos una vi­da eco­nó­mi­ca más real

De esa ma­ne­ra, el se­gun­do pro­ble­ma em­pie­za con la pa­la­bra “prés­ta­me” has­ta la pró­xi­ma se­ma­na.

Use su tar­je­ta de crédito só­lo cuan­do sea ne­ce­sa­rio. El crédito se ha crea­do para ayu­dar a las per­so­nas que tie­nen di­ne­ro a uti­li­zar y pa­gar­lo a fin de mes. Sin em­bar­go, nue­va­men­te exis­te un gran por­cen­ta­je de per­so­nas que tie­nen otro con­cep­to so­bre el crédito y dé­bi­to y acu­mu­lan gran­des deu­das.

In­clu­si­ve un gran nú­me­ro de per­so­nas es­tán en el su­per­mer­ca­do, tien­das, ga­so­li­ne­ra uti­li­zan­do la tar­je­ta y, es más, es­to los ha­ce sen­tir im­por­tan­tes por­que real­men­te una co­sa es pa­gar Bs 200 por me­dio de un plás­ti­co y otra es sa­car los 200 al con­ta­do.

En re­su­men, el mo­men­to que acep­te­mos y sea­mos cons­cien­tes de la can­ti­dad de di­ne­ro que ga­na­mos y vi­va­mos den­tro de esos pa­rá­me­tros en vez de apa­ren­tar lo que te­ne­mos y cuán­to te­ne­mos, ten­dre­mos una vi­da eco­nó­mi­ca más real y de esa ma­ne­ra to­ma­re­mos de­ci­sio­nes con­cre­tas sin mal­gas­tar nues­tros re­cur­sos los cua­les nos cues­ta tan­to ga­nar.

Fi­nal­men­te, uti­li­ce la tar­je­ta de crédito en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, no en ca­pri­chos o su­per­mer­ca­dos, a no ser que us­ted cuen­te con el di­ne­ro de an­te­mano para pa­gar to­do su sal­do a fin de mes.

Tam­bién re­cuer­de que una co­sa es cuan­do el di­ne­ro es­tá ya en la cuen­ta y otra es cuan­do uno pien­sa que ese di­ne­ro me va a lle­gar tal día… Sin em­bar­go, ojo, pue­de ser que ese tal día no lle­gue o se re­tra­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.