Jor­ge Cas­tri­llón: “Si el bo­li­viano se la em­pie­za a creer tie­ne un fu­tu­ro im­pre­sio­nan­te”

El ex­per­to ar­gen­tino en mar­ke­ting lle­gó a Bo­li­via ha­ce dos años y des­de en­ton­ces tra­ba­ja jun­to con la Uni­franz en la tras­for­ma­ción del mo­de­lo edu­ca­ti­vo del país

Los Tiempos - Observador Economico - - Mercados & Estrategias - WAL­TER TA­PIA CA­LLAO

Jor­ge Cas­tri­llón, ex­per­to ar­gen­tino en pu­bli­ci­dad y mar­ke­ting es­tra­té­gi­co y crea­ti­vo, lle­gó a Bo­li­via ha­ce dos años y des­de en­ton­ces tra­ba­ja jun­to con la Uni­ver­si­dad Privada Franz Tamayo (Uni­franz) en la tras­for­ma­ción del mo­de­lo edu­ca­ti­vo que si­gue an­cla­do en el país des­de el siglo pa­sa­do.

Cas­tri­llón con más de 35 años de ex­pe­rien­cia par­ti­ci­pó en el desa­rro­llo es­tra­té­gi­co de la mar­ca país en Argentina. Ade­más, fue ga­na­dor de dos The World Pro Award a la me­jor pro­mo­ción del mun­do en 1995 y 1997. En 2008 el Fes­ti­val Ibe­roa­me­ri­cano de Pro­mo­cio­nes (FIP) lo dis­tin­guió con el pre­mio anual a la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. En tan­to, la Aso­cia­ción Argentina de Mar­ke­ting (AAM) lo dis­tin­guió do­ble­men­te, en 2005 y 2007, con el Pre­mio Mer­cu­rio a la me­jor es­tra­te­gia de mar­ke­ting edu­ca­ti­vo. Ac­tual­men­te, Cas­tri­llón es co­no­ci­do co­mo el “pio­ne­ro de las co­mu­ni­ca­cio­nes de mar­ke­ting en Latinoamérica”.

- ¿Có­mo co­mien­za en es­te mun­do del mar­ke­ting?

- Soy in­ge­nie­ro in­dus­trial, pe­ro tra­ba­jé de in­ge­nie­ro una se­ma­na. Una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes del mun­do me con­tra­tó para ir a tra­ba­jar a Ve­ne­zue­la. Era muy jo- ven y co­men­cé con el mar­ke­ting, y des­de en­ton­ces to­da mi vi­da es­tu­ve re­la­cio­na­do con el mar­ke­ting. Me di cuen­ta de que es­te mun­do era una de mis for­ta­le­zas.

- ¿Cuál es su es­pe­cia­li­dad den­tro del mar­ke­ting?

- Ten­go la ha­bi­li­dad de mo­di­fi­car com­por­ta­mien­tos de com­pra. Cuan­do uno va a la gón­do­la (au­to­bús) a com­prar una mar­ca de­ter­mi­na­da, yo ha­go que el clien­te com­pre la mar­ca que yo creo que de­be com­prar.

- ¿En Bo­li­via, có­mo es­tá es­te te­ma del mar­ke­ting?

- En Bo­li­via es­ta­mos muy atra­sa­dos a ni­vel de mer­ca­do, cuan­do en el mun­do el uno por cien­to de los pun­tos de ven­ta co­mer­cia­li­za el 70 por cien­to del con­su­mo, Bo­li­via no ha lle­ga­do ni al 50 por cien­to. El 30 por cien­to se con­cen­tra en su­per­mer­ca­dos y el res­to en pe­que­ños ne­go­cios. Fal­ta mu­cho por ha­cer, pe­ro to­do lle­ga tar­de o tem­prano.

- ¿Có­mo lle­gó us­ted a Bo­li­via para en­se­ñar en la Uni­franz?

- Por tres ra­zo­nes: por amor, ne­go­cios y ser­vi­cios. Me enamo­ré de una bo­li­via­na y si me enamo­ra­ba de una fran­ce­sa quién sa­be: por ahí iba a es­tar en Fran­cia, y en Uni­franz me di cuen­ta de que am­bos co­mul­ga­mos el mis­mo idio­ma en cuan­to a la en­se­ñan­za.

- ¿Qué for­ta­le­zas o de­bi­li­da­des pu­do de­tec­tar en los bo­li­via­nos?

- En Bo­li­via vi que es co­mo vi­vir en tres paí­ses dis­tin­tos: La Paz, Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz, ca­da ciu­dad con una for­ma dis­tin­ta de vi­vir, con una per­so­na­li­dad dis­tin­ta. Y esa di­fe­ren­cia tam­bién es mar­ke­ting. Se tie­ne que ha­cer al­go dis­tin­to para ca­da lu­gar. Uno no pue­de lle­gar con el mis­mo men­sa­je a to­dos.

- ¿Cuál es el men­sa­je que da a sus es­tu­dian­tes?

- Más allá de dar co­no­ci­mien­to a los alum­nos, que es una de las co­sas que ha­ce la Uni­franz, tam­bién los pre­pa­ra­mos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Los pre­pa­ra­mos cu­rio­sos, proac­ti­vos, in­te­li­gen­tes en la for­ma de co­mo mo­ver­se y los vol­ve­mos in­ter­na­cio­na­les. Hoy el mun­do no tie­ne fron­te­ras. Te­nien­do en cuen­ta es­to, bus­ca­mos que los chi­cos de Bo­li­via se den cuen­ta de que tie­nen un po­ten­cial in­men­so y que pue­den sa­lir al mun­do, por­que si el bo­li­viano se la em­pie­za a creer tie­ne un fu­tu­ro im­pre­sio­nan­te, el pro­ble­ma es que no se la cree. To­do lo con­tra­rio con el ar­gen­tino: los ar­gen­ti­nos nos cree­mos bue­nos en to­do.

- ¿Por qué los bo­li­via­nos no creen en sí mis­mos?

- Lo que pu­de de­tec­tar es que en más del 50 por cien­to son los pa­pás los que eli­gen la ca­rre­ra de los chi­cos o es­co­gie­ron esa ca­rre­ra por in­fluen­cia de ellos. Lo que les pi­do es que sean ellos los que to­men sus de­ci­sio­nes.

- ¿Qué es lo pri­me­ro que se de­be cam­biar?

- Pa­sa que to­do cam­bia en el mun­do, me­nos el for­ma­to de la edu­ca­ción. Se­gui­mos con dos años de prees­co­lar, sie­te de pri­ma­ria, cin­co de se­cun­da­ria y cua­tro de uni­ver­si­dad. Era la mis­ma es­truc­tu­ra de mi épo­ca cuan­do yo es­ta­ba en edad es­co­lar. De­be­mos cam­biar eso. En­ton­ces se de­be cam­biar la men­ta­li­dad de los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les, ha­cer que ellos sue­ñen con co­sas gran­des, a ve­ces los mer­ca­dos van más rá­pi­do que las uni­ver­si­da­des.

JO­Sé RO­CHA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.