Éxo­do y co­lap­so

Mien­tras los ve­ne­zo­la­nos hu­yen, su país se des­mo­ro­na y es­tá más so­lo.

Los Tiempos - Observador Economico - - Portada - GIDEON LONG

Ha­ce cua­tro dé­ca­das, los ve­ne­zo­la­nos en­tra­ban y sa­lían del país en el Con­cor­de des­de el ae­ro­puer­to Mai­que­tía de Ca­ra­cas. Hoy sa­len del país a pie: ca­mi­nan­do por la fron­te­ra ha­cia Co­lom­bia, re­co­rrien­do los An­des ha­cia Ecua­dor y Pe­rú o atra­ve­san­do la cuen­ca del Ama­zo­nas ha­cia Bra­sil.

En me­dio del co­lap­so eco­nó­mi­co del país, el éxo­do ve­ne­zo­lano “es­tá al­can­zan­do ni­ve­les de crisis”, ad­vir- tió la ONU, que com­pa­ró es­ta mi­gra­ción con los de­ses­pe­ra­dos via­jes de los si­rios y afri­ca­nos por el Me­di­te­rrá­neo en los úl­ti­mos años, afir­man­do que 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas (7 por cien­to de la po­bla­ción) han aban­do­na­do Ve­ne­zue­la des­de 2015.

El lu­nes de la se­ma­na pa­sa­da, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro di­jo que esa ci­fra era de só­lo 600 mil; su vi­ce­pre­si­den­te Delcy Ro­drí­guez di­jo que la sa­li­da era “nor­mal”. Las pro­tes­tas por el éxo­do “fue­ron di­se­ña­das por el Pen­tá­gono pa­ra jus­ti­fi­car la in­ter­ven­ción en Ve­ne­zue­la”, di­jo.

Los mi­nis­tros de una do­ce­na de na­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas se reunie­ron la se­ma­na pa­sa­da en Qui­to, la ca­pi­tal ecua­to­ria­na, pa­ra dis­cu­tir la crisis mi­gra­to­ria. La Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), que ha lu­cha­do pa­ra lle­gar a un con­sen­so so­bre có­mo en­fren­tar al go­bierno ve­ne­zo­lano, vol­vie­ron a in­ten­tar­lo en Was­hing­ton el miér­co­les es­ta vez cen­trán­do­se es­pe­cí­fi­ca­men­te en el te­ma de la mi­gra­ción.

Mien­tras los ve­ne­zo­la­nos hu­yen, su país se mar­chi­ta. La eco­no­mía se ha re­du­ci­do ca­si a la mi­tad des­de que Ma­du­ro asu­mió el po­der en 2013. La pro­duc­ción y las im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo dis­mi­nu­ye­ron a sus ni­ve­les más ba­jos des­de la dé­ca­da de 1940, las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les se fue­ron y las em­ba­ja­das ex­tran­je­ras han ce­rra­do o re­du­ci­do su per­so­nal.

“Ca­ra­cas pa­re­ce una ciu­dad mo­der­na cu­yos ha­bi­tan­tes es­tán per­ma­nen­te­men­te de va­ca­cio­nes”, di­jo David Smil­de, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal de la Ofi­ci­na de Was­hing­ton pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na. Es­te ais­la­mien­to ca­da vez ma­yor de Ve­ne­zue­la es to­tal­men­te evi­den­te en Mai­que­tía, una vez sím­bo­lo de la con­fian­za del país y de

su aper­tu- ra al ex­te­rior ali­men­ta­da por el pe­tró­leo. Cuan­do el Con­cor­de ate­rri­zó por pri­me­ra vez aquí en 1976, Ca­ra­cas era só­lo su se­gun­do des­tino sud­ame­ri­cano des­pués de Río de Ja­nei­ro. En esos pri­me­ros vue­los su­per­só­ni­cos, los ve­ne­zo­la­nos adi­ne­ra­dos es­ta­ban a seis ho­ras de Pa­rís.

Ac­tual­men­te, los avio­nes que en­tran y sa­len de Mai­que­tía per­te­ne­cen a mo­des­tas ae­ro­lí­neas lo­ca­les con ru­tas na­cio­na­les. En la sa­la de em­bar­que, un vi­deo pro­mo­cio­nal des­cri­be el ae­ro­puer­to co­mo “el más im­por­tan­te de Amé­ri­ca del Sur”, pe­ro los pa­si­llos lle­nos de ecos y las tien­das va­cías cuen­tan una his­to­ria di­fe­ren­te.

Des­de 2013, el nú­me­ro de asien­tos en los vue­los in­ter­na­cio­na­les ha­cia y des­de Ca­ra­cas ha dis­mi­nui­do en un 74 por cien­to, y la ma­yo­ría de las 32 ae­ro­lí­neas ex­tran­je­ras que vo­la­ban al país se han re­ti­ra­do de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad, las di­fi­cul­ta­des ope­ra­cio­na­les o la fal­ta de pa­sa­je­ros. Ca­ra­cas ha per­di­do vue­los di­rec­tos a Ale­ma­nia, Ita­lia, Bra­sil, Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Chi­le.

El ais­la­mien­to se es­tá ex­ten­dien­do a la di­plo­ma­cia. En ju­lio, Aus­tria se con­vir­tió en la úl­ti­ma de va­rias na­cio­nes eu­ro­peas en ce­rrar su em­ba­ja­da en Ca­ra­cas. En fe­bre­ro, el Go­bierno ve­ne­zo­lano di­jo que ce­rra­ría sus ofi­ci­nas con­su­la­res en Hel­sin­ki, Co­pen­ha­gue y Es­to­col­mo, de­bi­do a la fal­ta de efec­ti­vo.

El éxo­do de per­so­nas se ha­ce eco de la par­ti­da de las em­pre­sas ex­tran­je­ras. Pirelli, el fa­bri­can­te de neu­má­ti­cos ita­liano, re­cien­te­men­te de­tu­vo las ope­ra­cio­nes en su

plan­ta en Ca­ra­cas de­bi­do a la fal­ta de ma­te­rias pri­mas. Ke­llogg, Kim­berly-Clark y Clo­rox se ha­llan en­tre las do­ce­nas de com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses que se han re­ti­ra­do por com­ple­to.

Las com­pa­ñías do­més­ti­cas tam­bién pe­re­cen. “Ha­ce 20 años ha­bía cer­ca de 650 mil em­pre­sas pri­va­das ope­ran­do en Ve­ne­zue­la”, di­jo Víc­tor Mal­do­na­do, ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Ca­ra­cas. “Aho­ra só­lo hay al­re­de­dor de 140 mil”.

Las im­por­ta­cio­nes, que as­cen­die­ron a 66 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2012, fue­ron de só­lo 11 mil mi­llo­nes el año pa­sa­do. Ca­ra­cas Ca­pi­tal, un ban­co de in­ver­sión con se­de en Es­ta­dos Uni­dos, di­jo que, da­da la es­ca­sez de da­tos con­fia­bles, “las im­por­ta­cio­nes pue­den ser uno de los me­jo­res in­di­ca­do­res dis­po­ni­bles pa­ra me­dir la evo­lu­ción de los ni­ve­les de vi­da en Ve­ne­zue- la”. El ban­co pre­vé que es­te año las im­por­ta­cio­nes reales per cá­pi­ta de Ve­ne­zue­la cae­rán a su ni­vel más ba­jo des­de 1946.

Den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na, Ve­ne­zue­la es ca­da vez más un pa­ria. Ecua­dor, has­ta ha­ce po­co un fir­me alia­do, se re­ti­ró el mes pa­sa­do de la Alian­za Bo­li­va­ria­na (AL­BA), el tra­ta­do co­mer­cial de iz­quier­da es­ta­ble­ci­do por Ve­ne­zue­la y Cu­ba ha­ce 14 años. Co­lom­bia con­fir­mó su in­ten­ción de re­ti­rar­se de la Unión de Na­cio­nes Su­ra­me­ri­ca­nas (Una­sur), que ha es­ta­do es­tan­ca­da du­ran­te me­ses de­bi­do a di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas.

“No po­de­mos se­guir sien­do par­te de una ins­ti­tu­ción que ha si­do cóm­pli­ce de la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na”, di­jo Iván Du­que, el nue­vo pre­si­den­te de Co­lom­bia.

Las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea en con­tra de al­tos fun­cio­na­rios del ré­gi­men de Ma­du­ro y de com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses que tie­nen la in­ten­ción de ha­cer ne­go­cios con ellos han des­ta­ca­do el ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal de Ve­ne­zue­la.

Co­mo se­ña­ló el Ins­ti­tu­to Adam Smith, las san­cio­nes no son cul­pa­bles del co­lap­so eco­nó­mi­co, que co­men­zó mu­cho an­tes.

“Las san­cio­nes no prohí­ben la im­por­ta­ción de bie­nes a Ve­ne­zue­la ni la ex­por­ta­ción de pe­tró­leo u otros bie­nes ve­ne­zo­la­nos a Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo el ins­ti­tu­to, cul­pan­do di­rec­ta­men­te al ré­gi­men de Ma­du­ro por la crisis eco­nó­mi­ca. “Un em­bar­go de ar­mas no im­pi­de que lle­guen el pa­pel hi­gié­ni­co y las me­di­ci­nas a Ve­ne­zue­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.