Si no cre­ce­mos, es­ta­mos mu­rien­do

Los Tiempos - Observador Economico - - Deber & Haber - DA­NIEL E. GUZ­MáN SANCHA Coach de vi­da

La no­che de ca­pa­ci­ta­ción es­tu­vo mar­ca­da por el pen­sa­mien­to: “Hay per­so­nas que mue­ren a los 30 y son en­te­rra­das a los 70”.

Cuan­do es­cu­ché esa fra­se me lle­vó a ana­li­zar la reali­dad que vi­vi­mos y la po­bre­za en tér­mi­nos de sue­ños que ro­dean nues­tros en­tor­nos.

Mu­chas per­so­nas hoy van per­dien­do las ga­nas de so­ñar, leer, apren­der o apro­ve­char la vi­da. Pa­sa que la tec­no­lo­gía y la era del pul­gar­ci­to ( el de­do pul­gar en el ce­lu­lar) en la que vi­vi­mos, en lu­gar de ha­cer­nos so­cia­bles, nos ale­ja más y más unos de otros. Nos ais­la­mos.

En­ton­ces, ya a los 30 pa­re­ce que es­tu­vié­ra­mos muer­tos en vi­da y pa­san los años co­mo si na­da, en mu­chos ca­sos cum­plien­do la pre­mi­sa con la que em­pe­za­mos. ¿Cuál es en­ton­ces la so­lu­ción a es­te gran pro­ble­ma del si­glo?

La res­pues­ta es no de­jar de cre­cer por­que, co­mo dice mi men­tor: Si no es­ta­mos cre­cien­do, es­ta­mos mu­rien­do.

La ana­lo­gía per­fec­ta la veo en una plan­ta que du­ran­te su exis­ten­cia da fru­tos, es de­cir, si­gue cre­cien­do. Tal vez al prin­ci­pio cre­ce más y de for­ma no­to­ria, sin em­bar­go, des­pués no de­ja de cre­cer, só­lo lo ha­ce de ma­ne­ra más pau­sa­da.

Apli­cán­do­la a las per­so­nas, cre­cer ten­drá que ver con te­ner la hu­mil­dad pa­ra se­guir apren­dien­do, abrir el co­ra­zón y la men­te pa­ra ser alum­nos de la vi­da ca­da día. Es­to tam­bién sig­ni­fi­ca es­tar abier­tos a lo que pa­sa a nues­tro al­re­de­dor.

Po­de­mos apren­der tan­to de las co­sas bue­nas o ma­las que nos ocu­rren, ya que si in­clui­mos den­tro de es­ta fi­lo­so­fía que to­do pa­sa pa­ra al­go en lu­gar de por al­go, ten­drá más sen­ti­do o en­se­ñan­za. To­do lo que ex­pe­ri­men­ta­mos pue­de lle­gar a te­ner un va­lor en nues­tras vi­das, ser­vir­nos pa­ra in­clu­so cum­plir un ob­je­ti­vo.

Ob­ser­var, con­ver­sar y pre­gun­tar más ayu­dan a crear es­pa­cios de co­no­ci­mien­to en los que nues­tra ma­du­rez, da­da por las ex­pe­rien­cias in­ter­na­li­za­das en la vi­da, da­rá va­lor a ca­da día.

Fi­nal­men­te, ser alum­nos de la vi­da to­dos los días pue­de ser nues­tra fi­lo­so­fía pa­ra que los años no pa­sen en vano, sino que pa­sen en cre­ci­mien­to y de la me­jor ma­ne­ra.

Mu­chas per­so­nas hoy van per­dien­do las ga­nas de so­ñar, leer, apren­der o apro­ve­char la vi­da. Pa­sa que la tec­no­lo­gía y la era del pul­gar­ci­to (el de­do pul­gar en el ce­lu­lar) en la que vi­vi­mos, en lu­gar de ha­cer­nos so­cia­bles, nos ale­ja unos de otros. Ya en los 30 pa­re­ce que es­tu­vié­ra­mos muer­tos en vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.