Re­con­ci­lian­do a Marx con Adam Smith

Los Tiempos - Observador Economico - - Grandesempresas & Consorcios - GONZALO CHA­VEZ A. El au­tor es eco­no­mis­ta

Ra­di­cal Mar­kets: Uproo­ting Ca­pi­ta­lism and De­mo­cracy for a Just So­ciety es un li­bro crea­ti­vo y po­lé­mi­co de Eric Pos­ner y E. Glen Weyl. Atra­jo mi aten­ción por­que 1) pro­po­ne la idea no­ve­do­sa de abo­lir la pro­pie­dad pri­va­da man­te­nien­do el mer­ca­do y 2) apli­ca las teo­rías de Wi­lliam Vic­krey, no­bel de eco­no­mía, que fue mi pro­fe­sor y ami­go.

En los años 90, en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, el oc­to­ge­na­rio pro­fe­sor era co­no­ci­do por in­te­rrum­pir cual­quier cla­se, en es­pe­cial de los pro­fe­so­res jó­ve­nes, adu­cien­do que no da­ban bien la ma­te­ria. Sus­ti­tuía con gran com­pe­ten­cia al ca­te­drá­ti­co, a quien no le que­da­ba otra que ator­ni­llar­se en al­gún pu­pi­tre jun­to a los alum­nos. Tam­bién era gran co­no­ce­dor de vi­nos y guía es­pi­ri­tual de una co­fra­día se­cre­ta que se­guía el ada­gio ar­gen­tino: “Si usted al mundo vino y no to­ma vino, ¿a qué vino?”. Mi ami­go Vic­krey ga­nó el No­bel de Eco­no­mía en 1996 y co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra lo ce­le­bra­mos cas­can­do unos tre­men­dos vi­nos. El pro­fe fue pio­ne­ro en desa­rro­llar la teo­ría de las subas­tas de so­bres ce­rra­dos, don­de los in­tere­sa­dos en la com­pra de un bien o ser­vi­cio (una con­ce­sión pú­bli­ca) pre­sen­tan por es­cri­to su ofer­ta sin co­no­cer la de las otros pos­tores. En la pu­ja del “quién da más”, ga­na quien ofre­ce el va­lor más al­to, pe­ro pa­ga el pre­cio del se­gun­do más ele­va­do. Por ejem­plo, la em­pre­sa A ofre­ce 10 mi­llo­nes de dó­la­res por ha­cer­se car­go del re­co­jo de ba­su­ra en una ciu­dad, y la B, 8 mi­llo­nes. En la subas­ta de Vic­krey, A se ad­ju­di­ca el ser­vi­cio, pe­ro pa­ga só­lo 8 mi­llo­nes o sea la ofer­ta de B. Es­to ayu­da a que los ofer­tan­tes se acer­quen al va­lor real del bien o ser­vi­cio. La idea fue uti­li­za­da por Ra­di­cal Mar­kets co­mo ve­re­mos más ade­lan­te.

En una vi­sión tra­di­cio­nal, pro­pie­dad pri­va­da y mer­ca­dos son her­ma­nos sia­me­ses. Pos­ner y Glen Weyl sos­tie­nen que uno los pro­ble­mas del ca­pi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo es que el sis­te­ma de pre­cios, el mer­ca­do, asig­naa­de­cua­da­men­te­lo­ses­ca­sos re­cur­sos de una eco­no­mía, pe­ro pue­de pro­vo­car una con­cen­tra­cióny­mo­no­po­li­ode­la­ri­que­za muy gran­de. En otras pa­la­bras, pa­ra los au­to­res, la mano in­vi­si­ble del mer­ca­do de Adam Smith jun­ta de ma­ne­ra ade­cua­da los de­seos de mi­les de con­su­mi­do­res con la ofer­ta de cen­te­nas de em­pre­sas. El pro­ble­ma es­tá cuan­do és­te sis­te­ma per­mi­te que unos po­cos con­cen­tren el po­der eco­nó­mi­co ge­ne­ran­do de­sigual­dad de in­gre­sos y mu­chas in­jus­ti­cias so­cia­les. Pe­ro qué ocu­rri­ría, si­guien­do a Marx, si abo­li­mos la pro­pie­dad pri­va­da y si to­dos los me­dios de pro­duc­ción son del Es­ta­do. Aquíen­tran­la­si­deas­de­mia­mi­go Vic­krey. Pos­ner y Glen Weyl pro­po­nen que el Es­ta­do, pe­rió­di­ca­men­te, subas­te el de­re­cho de uso de fá­bri­cas, tie­rras, ho­te­les o bie­nes de ca­pi­tal en­tre los ciu­da­da­nos y ga­nen los que ofer­tan me­jo­res pre­cios.

Los au­to­res, ade­más, pro­po­nen que anual­men­te, los ad­mi­nis­tra­do­res cir­cuns­tan­cia­les de­cla­ren pú­bli­ca y li­bre­men­te los pre­cios de es­tos y so­bre lo de­cla­ra­do pa­guen un im­pues­to de 7 por cien­to. Se­gún Pos­ner y Gle­nWey,es­te­tri­bu­to­ge­ne­ra­ría in­gre­sos equi­va­len­tes al 20 por cien­to del PIB, su­fi­cien­te pa­ra pa­gar un bono a to­dos los ciu­da­da­nos de una eco­no­mía. En el ca­so bo­li­viano, se po­dría pa­gar una ren­ta de 700 dó­la­res año ($us 35 mil mi­llo­nes x 20%/10 mi­llo­nes de per­so­nas). Se­ría unaes­pe­cie­de­di­vi­den­do­so­cial.

Si al­gún vi­vi­llo de­cla­ra un va­lor me­nor del bien de ca­pi­tal que ad­mi­nis­tra pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos, pon­dría en ries­go su ad­mi­nis­tra­ción, por­que con pre­cios más ba­jos otros bus­ca­rían ofer­tar me­jor va­lor por la pro­pie­dad en la subas­ta anual. El ries­go de per­der la ad­mi­nis­tra­ción obli­ga­ría a los ges­to­res a de­cla­rar pre­cios co­rrec­tos. Ade­más, una subas­ta per­ma­nen­te otor­ga­ría la ges­tión de bie­nes a los más efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vos. Es­te sis­te­ma ga­ran­ti­za­ría la equi­dad a tra­vés del im­pues­to y la efi­cien­cia por la pu­ja abier­ta sin per­ju­di­car la in­ver­sión

Ra­di­cal Mar­kets es una ten­ta­ti­va de rein­ven­tar el ca­pi­ta­lis­mo se­pa­ran­do la pro­pie­dad de los bie­nes del mer­ca­do, una idea po­lé­mi­ca y di­fí­cil de im­ple­men­tar , pe­ro... ¡que co­mien­ce el de­ba­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.