El can­di­da­to bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro pro­me­tió abrir te­rri­to­rios in­dí­ge­nas pa­ra la agri­cul­tu­ra.

El can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha de Bra­sil ame­na­zó, ade­más, con re­ti­rar a su país del pac­to de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y pro­me­tió abrir te­rri­to­rios in­dí­ge­nas pa­ra la agri­cul­tu­ra

Los Tiempos - Observador Economico - - Portada - JOE LEAHY, AN­DRES SCHIPANI Y LES­LIE HOOK

Des­pués de que ga­nó la pri­me­ra ron­da de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro es­ta­ble­ció las lí­neas de ba­ta­lla so­bre un te­ma im­por­tan­te en el país más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na: el me­dio am­bien­te.

Tras pro­me­ter "cer­ti­dum­bre ju­rí­di­ca" pa­ra los agri­cul­to­res, Bol­so­na­ro di­jo que si asu­me la pre­si­den­cia, fre­na­rá la "ex­ce­si­va" vi­gi­lan­cia del sec­tor ru­ral por par­te de la agen­cia am­bien­tal del país, Iba­ma, y el ser­vi­cio de par­ques na­cio­na­les, ICMBio. "Que­re­mos po­ner fin a la in­dus­tria de mul­tas", di­jo el ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to.

Es­tos son só­lo unos de los co­men­ta­rios del po­lí­ti­co (abier­ta­men­te a fa­vor de las ar­mas) que ate­mo­ri­zan a los am­bien­ta­lis­tas. Ame­na­zó con sa­car a Bra­sil del acuer­do so­bre el cam­bio cli­má­ti­co de Pa­rís, pro­me­tió abrir te­rri­to­rios in­dí­ge­nas pa­ra la agri­cul­tu­ra y otros usos, y di­jo que com­bi­na­ría los mi­nis­te­rios de agri­cul­tu­ra y me­dio am­bien­te.

Los am­bien­ta­lis­tas te­men que una pre­si­den­cia de Bol­so­na­ro im­pul­se la aper­tu­ra del Ama­zo­nas pa­ra los ma­de­re­ros, mi­ne­ros y ga­na­de­ros ile­ga­les en Bra­sil, se­de de 60 por cien­to de la sel­va tro­pi­cal más gran­de del mun­do.

Pe­ro en un país que se ha con­ver­ti­do en una su­per­po­ten­cia agrí­co­la que ali­men­ta el cre­cien­te ape­ti­to de pro­teí­nas de Chi­na, mu­chos agri- cul­to­res quie­ren ter­mi­nar con lo que con­si­de­ran una in­ter­fe­ren­cia fla­gran­te en su sec­tor por par­te de an­te­rio­res go­bier­nos de iz­quier­da. Apar­te de las mul­tas, se opo­nen a las in­va­sio­nes por par­te de gru­pos co­mo el Mo­vi­mien­to Sin Tie­rra, una or­ga­ni­za­ción so­cial alia­do con el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. El can­di­da­to de es­ta si­gla, Fer­nan­do Had­dad, es ri­val de Bol­so­na­ro en la se­gun­da vuel­ta.

"Cree­mos en Bol­so­na­ro por­que ha di­cho que su go­bierno ya no le fal­ta­rá el res­pe­to al de­re­cho de pro­pie­dad", di­jo Luiz An­tô­nio Nab­han Garcia, pre­si­den­te del gru­po de agri­cul­to­res, Unión De­mo­crá­ti­ca Ru­ra­lis­ta (UDR), y un po­si­ble can­di­da­to pa­ra el car­go de Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra y Me­dio Am­bien­te al man­do de Bol­so­na­ro. “La pro­pie­dad es sa­gra­da”, di­jo.

Aun­que se man­tu­vo a ni­ve­les ba­jos en com­pa­ra­ción con su má­xi­mo his­tó­ri­co, la de­fo­res­ta­ción en la Ama­zo­nia bra­si­le­ña au­men­tó an­tes de las elec­cio­nes, se­gún ana­lis­tas. En agos­to, cuan­do co­men­zó la cam­pa­ña ofi­cial, la de­fo­res­ta­ción al­can­zó 545 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, 199 por cien­to más que el año an­te­rior, se­gún el gru­po de in­ves­ti­ga­ción Ima­zon.

Pa­ra los ac­ti­vis­tas cli­má­ti­cos in­ter­na­cio­na­les, la preo­cu­pa­ción in­me­dia­ta de una pre­si­den­cia de Bol­so­na­ro se­ría su opo­si­ción al acuer­do de Pa­rís, en el que más de 190 paí­ses se com­pro­me­tie­ron a man­te­ner el ca­len­ta­mien­to global por de­ba­jo del 2ºC en com­pa­ra­ción con los ni­ve­les prein­dus­tria­les.

La re­gión del Ama­zo­nas, que ha si­do de­fo­res­ta­da en 20 por cien­to, ab­sor­be el dió­xi­do de

Bol­so­na­ro pro­me­tió fre­nar la "ex­ce­si­va vi­gi­lan­cia" de en­ti­da­des am­bien­ta­lis­tas al sec­tor ru­ral de Bra­sil.

car­bono del ai­re, lo cual re­du­ce el ni­vel de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra y fre­na el cam­bio cli­má­ti­co, di­cen los cien­tí­fi­cos.

Bol­so­na­ro ha di­cho que el acuer­do de Pa­rís ha com­pro­me­ti­do la so­be­ra­nía de Bra­sil so­bre el Ama­zo­nas. Ba­jo el pac­to, Bra­sil de­be re­du­cir sus emi­sio­nes de car- bono en 43 por cien­to pa­ra 2030 en com­pa­ra­ción con los ni­ve­les de 2005, so­bre to­do a tra­vés de la re­duc­ción de la de­fo­res­ta­ción.

El pac­to de Pa­rís ya es­tá ba­jo pre­sión. Es­ta­dos Uni­dos anun­ció el año pa­sa­do que se re­ti­ra­ría del acuer­do. Otros paí­ses pro­duc­to­res de com­bus­ti­bles fó­si­les es­tán lu­chan­do pa­ra im­ple­men­tar po­lí­ti­cas de des­car­bo­ni­za­ción; el pri­mer mi­nis­tro aus­tra­liano, Mal­colm Turn­bull, fue ex­pul­sa­do en agos­to de­bi­do a un pro­yec­to de ley de re­duc­ción de emi­sio­nes.

La re­ti­ra­da de Bra­sil, que se­gún el acuer­do no ocu­rri­rá has­ta no­viem­bre de 2020, po­dría pro­vo­car que otros paí­ses tro­pi­ca­les en desa­rro­llo re­con­si­de­ren su par­ti­ci­pa­ción, di­jo Car­los No­bre, un des­ta

ca­do cien­tí­fi­co del cli- ma. "Co­rre­mos el ries­go de un con­ta­gio", di­jo No­bre.

Pe­ro Gar­cía de la UDR di­jo que otros paí­ses de­ben pa­gar si quie­ren que los pro­duc­to­res bra­si­le­ños no ta­len y des­pe­jen sus tie­rras. Su or­ga­ni­za­ción apo­yó el "có­di­go fo­res­tal" de Bra­sil, una ley que per­mi­te la de­fo­res­ta­ción en tie­rras pri­va­das pe­ro só­lo has­ta cier­tos lí­mi­tes. Es­tos pa­rá­me­tros pue­den ser bas­tan­te es­tric­tos (en al­gu­nas par­tes de la re­gión ama­zó­ni­ca, só­lo 20 por cien­to de una pro­pie­dad pue­de ser de­fo­res­ta­da), pe­ro no es­ti­pu­la una de­fo­res­ta­ción ce­ro el acuer­do de Pa­rís.

"¿Qué be­ne­fi­cio ob­tie­ne Bra­sil? Nin­guno”, afir­mó, al re­fe­rir­se al acuer­do de Pa­rís.

Al­gu­nos han ad­ver­ti­do que cual­quier pre­sión de Bol­so-

Los am­bien­ta­lis­tas te­men que Bol­so­na­ro im­pul­se la aper­tu­ra del Ama­zo­nas pa­ra los ma­de­re­ros, mi­ne­ros y ga­na­de­ros.

na­ro pa­ra fa­vo­re­cer al sec­tor ru­ral po­dría ser con­tra­pro­du­cen­te si da la im­pre­sión de que es­tá re­la­jan­do los con­tro­les am­bien­ta­les, ya que es­to po­dría ex­po­ner a las ma­yo­res ex­por­ta­cio­nes ru­ra­les de Bra­sil, co­mo la so­ya y la car­ne de res, a pre­sión de los clien­tes in­ter­na­cio­na­les pro­vo­ca­da por el te­ma del me­dio am­bien­te.

El sec­tor de la so­ya, por ejem­plo, ha te­ni­do una mo­ra­to­ria so­bre la de­fo­res­ta­ción du­ran­te 10 años, pe­ro aún así lo­gró au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pro­duc­ti­vi­dad pa­ra com­pe­tir con Es­ta­dos Uni­dos co­mo el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de pro­duc­tos bá­si­cos.

Bol­so­na­ro no ha te­ni­do bue­nas re­la­cio­nes con las agencias am­bien­ta­les de Bra­sil. En 2012 fue mul­ta­do por pescar en un área pro­te­gi­da cer­ca de Río de Ja­nei­ro. El año si­guien­te, pro­pu­so un pro­yec­to de ley (sin éxi­to) en el Con­gre­so pa­ra des­ar­mar a los agen­tes am­bien­ta­les, lo cual los ha­bría de­ja­do más ex­pues­tos al pe­li­gro de los ma­de­re­ros ile­ga­les y otras ban­das cri­mi­na­les en el Ama­zo­nas.

"Es un can­di­da­to que sa­le en la te­le­vi­sión pa­ra de­cir que com­ba­ti­rá el cri­men", di­jo Mar­cio As­tri­ni, coor­di­na­dor de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en Green­pea­ce Bra­sil. “Iba­ma com­ba­te el cri­men, pe­ro él quie­re re­du­cir el po­der de Iba­ma. ¿Có­mo va a fun­cio­nar eso"?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.