Có­mo no ser re­em­pla­za­do por un ro­bot

Los Tiempos - Observador Economico - - Empresas & Beneficios Laborales - GON­ZA­LO CHá­VEZ Eco­no­mis­ta

En un fu­tu­ro muy cer­cano, ¿qué ti­po de em­pleo ten­drá su hi­jo, en qué tra­ba­ja­rá la nie­ta o en qué ac­ti­vi­da­des o sec­to­res em­pren­de­rán las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes? Es­tas son pre­gun­tas di­fí­ci­les de res­pon­der en tiem­pos de gran­des in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas: Big da­ta (gran­des da­tos), in­ter­net de las co­sas, al­go­rit­mos, block­chain y otros.

La me­jor res­pues­ta que en­con­tré a es­tas in­te­rro­gan­tes es una ca­ri­ca­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca. En és­ta, una per­so­na se des­pi­de de su tra­ba­jo. El je­fe le di­ce: Us­ted no es­tá sien­do des­pla­za­do por un ro­bot, sino por otra per­so­na que sí sa­be de ro­bots. Es­ta res­pues­ta es par­cial­men­te co­rrec­ta, por­que bus­ca en­fa­ti­zar la ne­ce­si­dad de la re­con­ver­sión de la mano de obra de los tra­ba­jos ma­nua­les a los de ge­ren­cia, pe­ro, sin du­da, ha­brá al­gu­na gen­te que se­rá re­em­pla­za­da por má­qui­nas y soft­wa­re.

Me en­cuen­tro en Du­brov­nik, Croa­cia, en una con­ven­ción mun­dial de es­cue­las de ne­go­cios en la que, jus­ta­men­te, el te­ma cen­tral de de­ba­te es có­mo las uni­ver­si­da­des res­pon­de­rán a la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. He asis­ti­do a va­rias pre­sen­ta­cio­nes so­bre avan­ces tec­no­ló­gi­cos, má­qui­nas y nue­vos em­pleos. Y una pri­me­ra con­clu­sión es que en es­tos te­mas nos en­con­tra­mos en un mo­men­to VICA (vo­lá­til, in­cier­to, com­ple­jo y am­bi­guo).

Co­mo uni­ver­si­da­des, en ge­ne­ral, y es­cue­las de ne­go­cios, en par­ti­cu­lar, no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra for­mar pro­fe­sio­na­les pa­ra tra­ba­jos que aún no exis­ten o em­pren­di­mien­tos que aún es­tán en la ca­be­za de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, pa­ra li­diar con tec­no­lo­gías que aún es­tán sien­do in­ven­ta­das y pa­ra mo­de­los de ne­go­cios y em­pre­sas que to­da­vía no fue­ron desa­rro­lla­das.

Des­afor­tu­na­da­men­te, nues­tros mo­de­los edu­ca­ti­vos ac­tua­les es­tán ba­sa­dos en co­no­ci­mien­tos es­tan­ca­dos; en­se­ñan el de­no­mi­na­dor co­mún de las di­ver­sas cien­cias, pe­ro no pre­pa­ran a los es­tu­dian­tes pa­ra “apren­der a apren­der”. La ma­yo­ría de las ca­rre­ras nos pre­pa­ran pa­ra se­guir se­cuen­cias, pro­ce­di­mien­tos y ru­ti­nas, que aho­ra fá­cil­men­te pue­den ser co­di­fi­ca­bles y, por lo tan­to, ser re­em­pla­za­das por una má­qui­na.

Por lo tan­to, si uno no quie­re per­der su tra­ba­jo pa­ra un al­go­rit­mo de­be te­ner una ac­ti­tud de apren­di­za­je de por vi­da, en­ten­der que la abun­dan­cia de in­for­ma­ción, área de do­mi­nio de las má­qui­nas, de­be ser com­ple­men­ta­da por la ca­li­dad de la aten­ción, por el pen­sa­mien­to crí­ti­co y crea­ti­vo que se ba­sa más en la emo­ción y los va­lo­res que en el me­ro cálcu­lo pro­ba­bi­lís­ti­co.

Au­to­res co­mo She­ri­fKa­mel de la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro sos­tie­nen que las es­cue­las de ne­go­cios es­tán fren­te al desafío de:

1) Im­pul­sar de ma­ne­ra más ra­di­cal la in- te­rac­ción en­tre la teo­ría y la prác­ti­ca. La cien­cia avan­za con el desa­rro­llo de nue­vos con­cep­tos, teo­rías y avan­ces tec­no­ló­gi­cos; pe­ro, al mis­mo tiem­po, la tec­no­lo­gía, por ejem­plo, pro­por­cio­na opor­tu­ni­da­des pa­ra crear nue­vas em­pre­sas y tra­ba­jos; au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad y ofre­ce me­jo­res ser­vi­cios pú­bli­cos. La in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da y la in­no­va­ción em­pre­sa­rial es la for­ma vir­tuo­sa de ca­sa­mien­to en la teo­ría y la prác­ti­ca. Pro­mo­ver es­te en­cuen­tro, a tra­vés de eco­sis­te­mas uni­ver­si­ta­rios, de­be ser uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de una es­cue­la de ne­go­cios que abre sus puer­tas al fu­tu­ro.

2) In­cluir la in­no­va­ción y la trans­for­ma­ción di­gi­tal en los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos. Las es­cue­las de ne­go­cios de­ben tras­la­dar­se de ma­ne­ra cua­li­ta­ti­va a la nue­va era de in­ter­net y así aten­der a di­ver­sos ti­pos de alum­nos. Las cla­ses pre­sen­cia­les con un fuer­te apo­yo de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y pla­ta­for­mas se­gui­rán sien­do, por mu­cho tiem­po, el “Ro­lex” de la edu­ca­ción; sin em­bar­go, los cur­sos on­li­ne, las cla­ses in­ver­ti­das (flip­ped­class­rooms) y cur­sos que com­bi­nen ac­ti­vi­da­des pre­sen­cia­les y cla­ses vir­tua­les (Blen­de­dLear­ning) de­mo­cra­ti­za­rán el apren­di­za­je ca­da vez más. Las es­cue­las de ne­go­cios de­ben am­pliar sus ofer­tas en es­tas lí­neas de tra­ba­jo.

3) Co­nec­tar el mun­do de la eco­no­mía, los ne­go­cios y la ad­mi­nis­tra­ción con otras dis­ci­pli­nas co­mo el ar­te, la his­to­ria, las in­ge­nie­rías, por ejem­plo. En un mun­do la­bo­ral y em­pre­sa­rial, don­de el aná­li­sis y de­ci­sio­nes cuan­ti­ta­ti­vas, y ca­da vez más cua­li­ta­ti­vas, son re­em­pla­za­das por al­go­rit­mos, soft­wa­re y má­qui­nas, las es­cue­las de ne­go­cios de­ben pre­pa­rar pro­fe­sio­na­les con al­to sen­ti­do crí­ti­co, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, am­plia cul­tu­ra y sen­si­bi­li­dad con el en­torno so­cial, y me­dioam­bien­tal, pe­ro, so­bre to­do, con­cien­cia y co­no­ci­mien­to de la apli­ca­bi­li­dad de la tec­no­lo­gía cí­vi­ca y res­pon­sa­ble al mun­do de los ne­go­cios.

4) Re­for­zar los va­lo­res y prin­ci­pios. Nin­gún al­go­rit­mo o má­qui­na tie­ne el com­po­nen­te más po­de­ro­so: ser ca­paz del desa­rro­llo hu­mano, que es crear si­mul­tá­nea­men­te va­lor eco­nó­mi­co pa­ra la em­pre­sa y pa­ra la so­cie­dad. Y es­to se ba­sa en ca­pa­ci­dad de em­pa­tía con los otros, la sen­si­bi­li­dad con el me­dioam­bien­te, el res­pe­to por lo di­fe­ren­te y di­ver­so, la pa­sión por lo jus­to; en su­ma, el en­ten­di­mien­to de que la éti­ca no es­tá re­ñi­da con la ga­nan­cia jus­ta.

Un gran di­fe­ren­cia­dor a fu­tu­ro de las es­cue­las de ne­go­cios se­rá su ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar es­tos va­lo­res.

La cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial sig­ni­fi­ca pa­ra paí­ses co­mo Bo­li­via in­no­var en ba­se de la pi­rá­mi­de so­cial, im­pul­sar la in­no­va­ción pa­ra apo­yar el desa­rro­llo so­cial, usar la tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer el bien, pa­ra fo­men­tar la ciu­da­da­nía in­clu­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.