Pro­bal, con se­de en Co­cha­bam­ba, ex­por­ta un pro­me­dio de 400 to­ne­la­das al año a 12 paí­ses.

Ca­li­dad. El pro­ce­so de des­hi­dra­ta­do y en­va­sa­do al va­cío se rea­li­za en la plan­ta de Aro­ca­gua en me­dio de las más es­tric­tas me­di­das de inocui­dad, con­for­me a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les

Los Tiempos - Observador Economico - - Portada - FER­NAN­DO AVEN­DA­ÑO

La Pro­ce­sa­do­ra Bo­li­via­na de Ali­men­tos (Pro­bal), una em­pre­sa con 30 años de vi­da en la re­gión, des­hi­dra­ta, en­va­sa y ex­por­ta un pro­me­dio de 400 to­ne­la­das de al­men­dras al año, una proeza que, sin em­bar­go, no tie­ne co­mo se­de prin­ci­pal las re­gio­nes na­tu­ra­les de la cas­ta­ña, Pan­do o Be­ni, co­mo las otras em­pre­sas del ru­bro, sino Co­cha­bam­ba.

Se tra­ta de uno de los em­pren­di­mien­tos más ti­tá­ni­cos con­si­de­ran­do la re­co­lec­ción en los bos­ques tro­pi­ca­les, su tra­yec­to has­ta Co­cha­bam­ba, su pro­ce­sa­mien­to so­me­ti­do a ri­gor téc­ni­co y de inocui­dad y su dis­tri­bu­ción a más de 12 paí­ses del mun­do.

La fir­ma per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia Mal­do­na­do co­mien­za su ta­rea en las zo­nas pro­duc­to­ras del fru­to, de ár­bo­les sil­ves- tres. Pro­bal in­vier­te más de 14 mi­llo­nes de bo­li­via­nos anua­les só­lo en la ad­qui­si­ción de la ma­te­ria pri­ma, que es aco­pia­da de más de 80 pro­vee­do­res de las poblaciones de Ri­be­ral­ta, Gua­ya­ra­me­rín, Co­bi­ja y El Se­na (so­bre to­do de es­te úl­ti­mo).

Se­gún el ge­ren­te co­mer­cial de la em­pre­sa, Ca­yo Mal­do­na­do, el fru­to aco­pia­do con más su cás­ca­ra, es tras­la­da­do, me­dian­te al­qui­ler de ca­mio­nes (60 por año, apro­xi­ma­da­men­te), en un via­je te­rres­tre, que in­clu­ye el pa­so por La Paz y Oru­ro, has­ta la plan­ta pro­ce­sa­do­ra en Aro­ca­gua, de Co­cha­bam­ba. Es­ta tra­ve­sía to­ma­rá más de tres días de via­je, si es que no hay blo­queos ni desas­tres na­tu­ra­les.

Pro­ce­so

Aquí, los más de 55 tra­ba­ja­do­res re­ci­bi­rán las 1.300 to­ne­la­das anua­les, que es la ci­fra que se ne­ce­si­ta pa­ra lo­grar las 400 to­ne­la­das de ex­por­ta­ción, pues más de dos ter­cios del pe­so to­tal lo cons­ti­tu­ye la cás­ca­ra.

La pri­me­ra fa­se del pro­ce- so es el se­ca­do na­tu­ral, pues la al­men­dra lle­ga hú­me­da. El si­guien­te pa­so es la se­lec­ción por ta­ma­ño, me­dian­te una má­qui­na cu­yas ban­das con ori­fi­cios per­mi­te es­ta discriminación. La ter­ce­ra, el tra­ta­mien­to de ablan­da­do me­dian­te un sis­te­ma de cal­de­ros de va­por. En la cuar­ta eta­pa, las al­men­dras se­rán so­me­ti­das al quie­bre de las cás­ca­ras me­dian­te un pro­ce­so de mo­vi­mien­to cen­tri­fu­ga­do. Se bus­ca que las al­men­dras que­den com­ple­ta­men­te pe­la­das, pe­ro tam­bién en­te­ras (las que­bra­das son re­cha­za­das en el mer­ca­do ex­te­rior). La si­guien­te fa­se se­rá el hor­nea­do (pa­ra que los fru­tos via­jen en con­di­cio­nes óp­ti­mas de des­hi­dra­ta­do), y, fi­nal­men­te, el en­va­sa­do al va­cío.

El pro­ce­so con­ti­núa con el trans­por­te de los con­te­ne­do­res, nue­va­men­te en ca­mio­nes, has­ta el puer­to de Ari­ca (Chi­le), des­de don­de se re­par­ti­rá al mun­do. Son más de 12 paí­ses a los que se lle­ga por tem­po­ra­das. Los prin­ci­pa­les son Co­rea del Sur, Ho­lan­da, Ale­ma­nia, Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Su­dá­fri­ca, Ar­gen­ti­na, Ca­na­dá, Le­to­nia e Ita­lia. En es­tos paí­ses les dan otros usos, des­de la re­pos­te­ría has­ta la cos­mé­ti­ca.

To­do es­te pro­ce­so, se­gún ex­pli­ca Mal­do­na­do, im­pli­ca pa­ra la em­pre­sa una in­ver­sión apro­xi­ma­da de 3 mi­llo­nes de dó­la­res, par­te fi­nan­cia­mien­to pro­pio y par­te ban­ca­rio, lo que re­fle­ja el enor­me de­sa­fío que im­pli­ca lle­var ade­lan­te es­ta em­pre­sa. Por to­do ello, Pro­bal se ha cons­ti­tui­do en un re­fe­ren­te de ex­por­ta­ción en Co­cha­bam­ba.

Ar­te­sa­nal

Pro­bal cuen­ta, ade­más, con un equi­po de mu­je­res que rea­li­zan el des­cas­ca­ra­do ma­nual. Se­gún Mal­do­na­do, es­te pro­ce­so es de ma­yor ca­li­dad que el de las má­qui­nas, to­man­do en cuen­ta la pe­ri­cia de las mu­je­res. El pro­ble­ma es el cos­to y el tiem­po.

Otro pro­ble­ma es el de las cás­ca­ras. Más de dos ter­cios del pa­so to­tal lo cons­ti­tu­yen es­tas cor­te­zas du­ras. Ge­ne­ral­men­te se las des­ti­na a tra­ba­jos de jar­di­ne­ría, aun­que un pro­yec­to a lar­go pla­zo de la em­pre­sa es con­ver­tir­las en abono or­gá­ni­co.

MAR­TíN NUMBELA

Al­gu­nos de los pro­duc­tos en­va­sa­dos, lis­tos pa­ra la ex­por­ta­ción.

LOS TIEM­POS

Pro­ce­sa­mien­to de los gra­nos.

LOS TIEM­POS

Aco­pio de las al­men­dras y sus cás­ca­ras .

MAR­TíN NUMBELA

Gio­van­na y Ca­yo Mal­do­na­do mues­tran pro­duc­tos en bru­to y pro­ce­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.