¡Pa­tas he­dion­das del mun­do, uníos!

Los Tiempos - Observador Economico - - Importaciones & Tecnología - GON­ZA­LO CHÁ­VEZ

Se ini­ció el pro­ce­so elec­to­ral con unas elec­cio­nes pri­ma­rias que van a en­trar a los ré­cords de la his­to­ria de la es­tu­pi­dez y el de­rro­che de di­ne­ro. En ocho de los nue­ve fren­tes po­lí­ti­cos, los mi­li­tan­tes re­gis­tra­dos “ele­gi­rán” una so­la op­ción. Los due­ños del po­der se mo­fan de la po­bla­ción y les di­cen: “Mi­ren qué de­mo­crá­ti­cos so­mos: us­te­des pue­den ele­gir li­bre­men­te en­tre un úni­co sa­bro­so he­la­do de vai­ni­lla”.

És­ta es una pan­to­mi­ma mon­ta­da pa­ra bus­car le­gi­ti­mar a los ile­ga­les can­di­da­tos del ofi­cia­lis­mo, a quie­nes el so­be­rano di­jo que no po­dían ser re­ele­gi­dos. Pa­sa­do es­te show de re­pu­bli­que­ta ba­na­ne­ra, des­de una pers­pec­ti­va más es­truc­tu­ral, y re­cu­pe­ran­do el sen­ti­do co­rrec­to de lo que sig­ni­fi­ca ele­gir, en las elec­cio­nes de 2019, los vo­tan­tes es­ta­rán fren­te a un mer­ca­do de la po­lí­ti­ca que tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­ca de un océano ro­jo.

Se­gún W. Chan Kim y Re­née Mau­bor­gne, dos gu­rús de las es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les, un mer­ca­do ro­jo es aquel don­de la com­pe­ten­cia es fe­roz, pe­ro man­tie­ne el mis­mo gru­po de per­so­nas. Es una pe­lea du­ra y san­grien­ta en­tre em­pre­sas que só­lo ati­nan a cor­tar cos­tos pa­ra man­te­ner una par­ti­ci­pa­ción del mer­ca­do. Al fi­nal, es­ta es­tra­te­gia ti­ñe el mar de la com­pe­ten­cia de ro­jo san­gre de las em­pre­sa que mue­ren en el ca­mino.

En la ac­tua­li­dad, el mer­ca­do de la po­lí­ti­ca es un océano ro­jo, es­tá so­bre­sa­tu­ra­do por una pro­pues­ta ofi­cia­lis­ta que no ha cam­bia­do en 11 años de go­bierno. Es­ta pro­pues­ta só­lo ha­ce eco en el vo­to du­ro del MAS. En­te tan­to, las ideas de la opo­si­ción, son muy frag­men­ta­das, reac­ti­vas a lo que di­ce y ha­ce el Go­bierno. Se fo­ca­li­zan en la de­nun­cia de los atro­pe­llos de di­fe­ren­te ín­do­le an­tes que en las pro­pues­tas al­ter­na­ti­vas. És­ta es la otra par­te del mer­ca­do de océano ro­jo, que aglu­ti­na a grie­gos y tro­ya­nos, que re­cha­zan el go­bierno de Mo­ra­les. Es el vo­to du­ro de la opo­si­ción.

Sin em­bar­go, un por­cen­ta­je im­por­tan­te de los fu­tu­ros vo­tan­tes, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, sim­ple­men­te no se ads­cri­ben a nin­guno de es­tos po­los. Es­tán fue­ra del mer­ca­do clá­si­co de las pro­pues­tas.

En al­gu­na en­cues­ta na­cio­nal, el vo­to Nin­guno lle­ga­ba ca­si al 30 por cien­to, por­cen­ta­je su­pe­rior a los can­di­da­tos tra­di­cio­na­les en ca­rre­ra pa­ra la pre­si­den­cia. Des­de el pun­to de vis­ta de una es­tra­te­gia em­pre­sa­rial, és­tos se­rían los “no clien­tes” que no co­no­cen me­nos con­su­men el pro­duc­to o ser­vi­cio ofre­ci­do en el mer­ca­do. En tér­mi­nos de los mer­ca­dos po­lí­ti­cos, es­ta­ría­mos ha­blan­do de los “no vo­tan­tes”.

Por lo tan­to, un de­sa­fío cen­tral de la opo­si­ción es cons­truir una es­tra­te­gia crea­ti­va de océano azul pa­ra es­ta enor­me can­ti­dad de gen­te.

En el ám­bi­to em­pre­sa­rial una com­pa­ñía na­ve­ga en un océano azul cuan­do ha si­do ca­paz de ela­bo­rar una pro­pues­ta di­fe­ren­cia­do­ra que le per­mi­te ser la úni­ca en el mer­ca­do, dis­fru­tan­do de pres­ti­gio y bue­nos re­tor­nos.

Vea­mos un ejem­plo de es­tra­te­gia de océano azul. Uno de los mer­ca­dos más com­pe­ti­ti­vos del mun­do es la in­dus­tria de los za­pa­tos. Exis­ten mi­les de pro­vee­do­res. Tí­pi­ca­men­te es un mer­ca­do de océano ro­jo. En­tre tan­to, una em­pre­sa des­cu­brió un gru­po de clien­tes des­aten­di­dos, aque­llas per­so­nas a los cua­les les su­dan de­ma­sia­do los pies. Téc­ni­ca­men­te, los lla­ma­re­mos pa­tas he­dion­das. Pa­ra ellos el za­pa­to nor­mal era una pe­sa­di­lla que no se ate­nua­ba con los tal­cos pa­ra el su­dor. En­ton­ces sur­gió un em­pren­de­dor que sin­tió los do­lo­res y olo­res de es­tos clien­tes y di­se­ñó un za­pa­to que res­pi­ra­ba, con una plan­ta con pe­que­ños agu­je­ros que de­ja­ban el ai­re al ca­mi­nar. Es­ta em­pre­sa se lla­ma Geox, y fue un éxi­to bru­tal. Con­quis­tó un mer­ca­do de mi­llo­nes de per­so­nas des­aten­di­das, ba­jo la con­sig­na: ¡Pa­tas he­dion­das del mun­do, uníos! Aho­ra sus pies son li­bres pa­ra res­pi­rar.

Quie­re de­cir que una es­tra­te­gia de océano azul no to­ma las con­di­cio­nes de la in­dus­tria co­mo da­das. Al con­tra­rio, las cam­bia a su fa­vor. Asi­mis­mo, una bue­na es­tra­te­gia no bus­ca de­rro­tar a la com­pe­ten­cia, sino ha­ce que la com­pe­ten­cia sea irre­le­van­te. Ade­más, el ca­mino de océano azul se fo­ca­li­za en crear y cap­tu­rar una nue­va de­man­da, y no pe­lear por los con­su­mi­do­res exis­ten­tes. Es de­cir, es­tá preo­cu­pa­da con los “no clien­tes” a quie­nes les ofre­ce un pro­duc­to crea­ti­vo y di­fe­ren­tes: za­pa­tos que res­pi­ran.

Aho­ra bien, ¿es po­si­ble crear océa­nos azu­les en el ám­bi­to de las pro­pues­tas po­lí­ti­cas? Le pro­pon­go que jus­ta­men­te apli­que es­ta me­to­do­lo­gía al leer es­te ar­tícu­lo y abra su men­te, pien­se di­fe­ren­te.

La es­tra­te­gia de­be en­fo­car­se en los do­lo­res de los ciu­da­da­nos que se de­ben aten­der (se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, em­pleo de ca­li­dad, res­pec­to a la na­tu­ra­le­za, ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y mu­chos otros) y las ale­grías (más de­mo­cra­cia y li­ber­tad) que hay que re­for­zar. El ob­je­ti­vo es ha­cer irre­le­van­te la com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca, con­cen­trán­do­se en una nue­va pro­pues­ta de va­lor. Así su­pe­rar el mer­ca­do del vo­to du­ro de opo­si­ción y ofi­cia­lis­mo. Bus­car a los “no vo­tan­tes”, a los ciu­da­da­nos que tie­nen otros sue­ños, que pien­san que otra Bo­li­via es po­si­ble; es de­cir, crear y cap­tu­rar nue­vos vo­tan­tes y no pe­lear por los mis­mos.

Fi­nal­men­te, se de­be bus­car la di­fe­ren­ciar ra­di­cal­men­te la pro­pues­ta. És­ta de­be ser crea­ti­va en ex­tre­mo, co­nec­tar­se es­truc­tu­ral­men­te con la gen­te y ser di­fun­di­da a un cos­to muy ba­jo, pa­ra eso es­tán las re­des so­cia­les. Aquí me en­fo­co en la me­to­do­lo­gía de la es­tra­te­gia de océano azul, el desa­rro­llo de los con­te­ni­dos ideo­ló­gi­cos, pro­gra­má­ti­cos y las pro­pues­ta con­cre­tas son ta­reas co­lec­ti­vas pen­dien­tes que de­ben desa­rro­llar­se. ¿Le pa­re­ce des­ca­be­lla­da la idea de usar téc­ni­cas del mun­do del em­pren­di­mien­to y la em­pre­sa pa­ra pen­sar la po­lí­ti­ca? Pues le co­men­to que si­guien­do es­te ca­mino, jó­ve­nes po­lí­ti­cos, co­mo Jus­tin Tru­deau en el Ca­na­dá y Em­ma­nuel Ma­cron en Fran­cia, tu­vie­ron mu­cho éxi­to. Así que no cues­ta na­da pen­sar di­fe­ren­te y bus­car una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca de océano azul pa­ra Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.