San Cris­tó­bal so­me­te el lí­qui­do aun pro­ce­so de sie­te pu­ri­fi­ca­cio­nes.

La in­dus­tria so­me­te el lí­qui­do a un pro­ce­so de sie­te pu­ri­fi­ca­cio­nes has­ta lo­grar un pro­duc­to re­fres­can­te, sa­lu­da­ble gra­cias a su ca­si nu­la pre­sen­cia de mi­cro­par­tí­cu­las só­li­das

Los Tiempos - Observador Economico - - Portada - FER­NAN­DO AVEN­DA­ÑO

San Cris­tó­bal, se­gún la tra­di­ción ca­tó­li­ca, es el “san­to de los via­je­ros”, pe­ro a par­tir de aho­ra es tam­bién la mar­ca de una re­co­no­ci­da in­dus­tria de agua pu­ri­fi­ca­da que, con sus sie­te pa­sos de fil­tra­ción, pre­ten­de con­ver­tir­se en la “compañía sa­lu­da­ble” de los clien­tes en su día a día.

Con su plan­ta ubi­ca­da en War­nes ( San­ta Cruz), San Cris­tó­bal na­ció en sep­tiem­bre pa­sa­do y se dis­tri­bu­ye en to­do el país. Sin em­bar­go, el pro­yec­to na­ció ha­ce más de 12 años, tiem­po que sir­vió pa­ra dar for­ma y sen­ti­do al pro­duc­to. “Se ma­te­ria­li­zó con el na­ci­mien­to de la Em­pre­sa Be­bes­ti­bles SRL en ju­lio de 2017 y nos to­mó un año y dos me­ses ins­ta­lar equi­pos y adap­tar lí­neas pa­ra con­se­guir la ca­li­dad de pro­duc­to que bus­ca­mos y po­der en­va­sar con cap­su­la­do­ras y ta­pas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción”, ex­pli­ca Da­ni­lo Pa­vi­sic, ge­ren­te co­mer­cial de la em­pre­sa.

Fi­nal­men­te, en sep­tiem­bre de es­te año, sa­lía al mer­ca­do el agua, co­mo pro­duc­to ter­mi­na­do, con un sa­bor li­ge­ro y re­fres­can­te gra­cias a un pro­ce­so pro­duc­ti­vo que pu­ri­fi­ca to­do el lí­qui­do sie­te ve­ces y uti­li­za equi­pa­mien­to de al­ta tec­no­lo­gía pa­ra los di­fe­ren­tes pro­ce­sos de so­pla­do, em­bo­te­lla­do, tra­ta­mien­to de agua y em­pa­ca­do.

Sie­te fil­tros

Téc­ni­ca­men­te, ex­pli­ca Pa­vi­sic, to­da el agua ob­te­ni­da del sub­sue­lo (a más de 120 me­tros de pro­fun­di­dad) es fil­tra­da cua­tro ve­ces, pri­me­ro en sis­te­mas de car­bón y des­pués en sis­te­mas de are­na.

Lue­go, el agua pa­sa por un pro­ce­so de tra­ta­mien­to fí­si­co quí­mi­co, pa­ra pos­te­rior­men­te ser fil­tra­da dos ve­ces más usan­do dos “pu­li­do­res” de di- fe­ren­tes me­di­das que eliminan cual­quier mi­cro­pre­sen­cia de só­li­dos en el agua, an­tes de que el pro­duc­to en­tre a em­bo­te­lla­do fi­nal.

¿El re­sul­ta­do? Un agua más li­via­na sa­lu­da­ble y re­fres­can­te, con só­li­dos di­suel­tos muy ba­jos. “Bá­si­ca­men­te es­ta­mos en­tre­gan­do un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad cum­plien­do con la nor­ma bo­li­via­na, en lí­nea con nues­tra mi­sión: hi­dra­tar al mun­do”, ex­pli­ca Pa­vi­sic.

Pa­ra lle­gar a te­ner la ca­li­dad de pro­duc­to que se pla­ni­fi­ca se ha­cen mu­chas ade­cua­cio­nes e im­ple­men­ta­cio­nes den­tro de los pro­ce­sos de pro­duc­ción. “Si ten­go que re­su­mir, yo di­ría que los pi­la­res tec­no­ló­gi­cos son la uti­li­za­ción de equi­pos de ós­mo­sis in­ver­sa, ozo­ni­fi­ca­do­res, luz ul­tra­vio­le­ta y do­si­fi­ca­do­res de ni­tró­geno lí­qui­do”, ex­pli­ca el ge­ren­te co­mer­cial.

La can­ti­dad de só­li­dos di­suel­tos re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en el sa­bor del agua, ra­zón por la cual la em­pre­sa tra- ba­ja mu­cho es­tan­da­ri­zan­do el tra­ta­mien­to y pro­ce­so del pro­duc­to pa­ra lo­grar un sa­bor li­viano y agra­da­ble de to­mar.

En­va­ses

Ade­más, el cui­da­do de inocui­dad es tan ri­gu­ro­so que se con­tro­la des­de el pro­ce­so de fil­tra­do del ai­re con el que se so­pla las pre­for­mas de PET pa­ra con­ver­tir­las en bo­te­llas, has­ta el pro­ce­so de asep­sia, pro­tec­ción y or­den en los espacios de al­ma­ce­na­mien­to y trans­por­te.

“En lí­nea de pro­duc­ción ca­da uno de nues­tros en­va­ses es la­va­do y su­mer­gi­do en so­lu­cio­nes que im­pi­den la pre­sen­cia de cual­quier mi­cror­ga­nis­mo o ma­te­ria ex­tra­ña. Pos­te­rior­men­te, to­das y ca­da una de las bo­te­llas son es­te­ri­li­za­das me­dian­te la uti­li­za­ción de un tú­nel de luz ul­tra­vio­le­ta an­tes de ser lle­na­das”, aña­de Pa­vi­sic.

“Sin em­bar­go, nues­tro com­pro­mi­so va más allá de en­tre­gar un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad, te­ne­mos la convicción de pro­mo­ver el con­su­mo de agua fren­te a otros lí­qui­dos al­ter­na­ti­vos que no ne­ce­sa­ria­men­te son sa­lu­da­bles pa­ra la gen­te”, con­clu­ye Pa­vi­sic.

FO­TOS: LOS TIEM­POS

La em­bo­te­lla­do­ra de agua San Cris­tó­bal, en la plan­ta de War­nes (San­ta Cruz).

El lle­na­do del lí­qui­do.

Ve­ri­fi­ca­ción y con­trol de ca­li­dad en la plan­ta.

El pro­duc­to, lis­to pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción en to­do el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.