Las chi­cha­rro­ne­ras del va­lle man­tie­nen vi­vo el sa­bor de la Llaj­ta.

LA MAES­TRA DEL SA­BOR COCHABAMBINO

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Re­dac­ción OH! Fo­tos: Car­los Ló­pez,Her­nán An­dia y Mar­tín Num­be­la

La chi­cha­rro­ne­ra es otro de los per­so­na­jes em­ble­má­ti­cos de la iden­ti­dad co­cha­bam­bi­na. Ella es quien ha­ce po­si­ble la ce­le­bra­ción se­ma­nal de ese ri­to tan lo­cal que es ir a co­mer un chi­cha­rrón, el domingo. Des­de Sa­ca­ba has­ta Ti­qui­pa­ya, des­de Co­cha­bam­ba has­ta Si­pe Si­pe o ha­cia el va­lle al­to, ca­da domingo es­tán allí, de tre­cho en tre­cho, las gran­des pai­las, ex­pues­tas a to­dos, con los sa­bro­sos tro­zos de chan­cho co­ci­do, prin­ci­pal­men­te en su pro­pia gra­sa. Des­de cer­ca del me­dio­día has­ta me­dia tar­de, las chi­cha­rro­ne­rías se lle­nan de co­men­sa­les: fa­mi­lias, pa­re­jas, gru­pos de ami­gos, ha­bi­tan­tes de Co­cha­bam­ba o vi­si­tan­tes de otras la­ti­tu­des, que se sien­tan pa­ra dis­fru­tar de esa de­li­cio­sa car­ne pre­pa­ra­da des­de muy tem­prano en la ma­ña­na, co­ci­da, al fue­go de le­ña, len­ta­men­te en pe­ro­les gi­gan­tes­cos de plan­cha de hie­rro la ma­yor par­te de bron­ce fun­di­do de una so­la pie­za en otros lu­ga­res.

Di­fí­cil sa­ber cuán­tas chi­cha­rro­ne­rías hay en Co­cha­bam­ba, de­ben ser cen­te­na­res. Y en ca­da una: una mu­jer, una chi­cha­rro­ne­ra, que pre­pa­ra ese pla­to tan cochabambino, o que su­per­vi­sa su pre­pa­ra­ción, con sus se­cre­tos, apli­can­do un sa­ber apren­di­do de otra mu­jer, o a so­las, un sa­ber per­fec­cio­na­do du­ran­te años…

En Co­cha­bam­ba, hay una fa­mo­sa en­tre las fa­mo­sas: doña Po­la, to­do un nom­bre y un pres­ti­gio. En Pu­na­ta, otra, que rei­na en “Los amor­ci­tos”.

Am­bas cons­tru­ye­ron su vi­da y las de sus fa­mi­lias al bor­de del pe­rol, al ca­lor del fo­gón, sir­vien­do sus ri­cos chi­cha­rro­nes a sus clien­tes fie­les, o ca­sua­les, con la mis­ma de­di­ca­ción, y du­ran­te dé­ca­das.

CAR­LOS Ló­PEZ

PE­RO­LES Los tro­zos de cer­do se cue­cen a fue­go sua­ve en in­men­sos cuen­cos me­tá­li­cos. Los hay de bron­ce, fun­di­dos en una so­la pie­za y de hie­rro cons­trui­dos con pla­cas uni­das por re­ma­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.