Sep­tiem­bre, mes de fe­chas

Los Tiempos - Oh - - NEWS -

Sep­tiem­bre es un mes col­ma­do de fe­chas me­mo­ra­bles. Las hay me­ra­men­te fes­ti­vas co­mo la sin­gu­lar­men­te múl­ti­ple del 21 que su­ma ce­le­bra­cio­nes gre­mia­les di­ver­sas y ge­ne­ra­li­za­das co­mo las del amor y la pri­ma­ve­ra. Sin du­da, la lle­ga­da de la es­ta­ción más be­né­vo­la ins­pi­ró tan­ta bús­que­da de mo­ti­vo pa­ra ol­vi­dar ten­sio­nes y ce­le­brar la vi­da.

Pe­ro tam­bién, en sep­tiem­bre lle­gan las fe­chas his­tó­ri­cas de ce­le­bra­ción vic­to­rio­sa o de con­me­mo­ra­ción re­fle­xi­va. Pa­ra los bo­li­via­nos re­sul­tan inol­vi­da- bles las mag­nas fe­chas cí­vi­cas de Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz. Las ges­tas re­vo­lu­cio­na­rias que ge­ne­ran un sin­fín de mo­ti­vos pa­ra re­des­cu­brir y for­ta­le­cer dos de las iden­ti­da­des re­gio­na­les más pu­jan­tes del país. Has­ta ha­ce al­gu­nos años, Pan­do tam­bién te­nía co­mo fe­cha cí­vi­ca prin­ci­pal al 24 de sep­tiem­bre, el día de su crea­ción.

Si de ce­le­bra­cio­nes se tra­ta, no fal­tan los me­mo­rio­nes que re­cuer­dan có­mo ha­ce ya 25 años el país en­te­ro fes­te­ja­ba co­mo nun­ca. To­da Bo­li­via se ha­lla­ba de fies­ta por­que la se­lec­ción de fút­bol, aquel 19 de sep­tiem­bre, ha­bía cla­si­fi­ca­do al Mun­dial USA 94.

Y sep­tiem­bre tam­bién abun­da en fe­chas por lo trá­gi­co. La me­mo­ria pla­ne­ta­ria sa­be que la his­to­ria tu­vo un an­tes y un des­pués a par­tir del 11 de sep­tiem­bre de 2001 y sus so­bre­co­ge­do­res aten­ta­dos te­rro­ris­tas. Los la­ti­noa­me­ri­ca­nos re­cuer­dan tam­bién la he­ri­da que se abrió en Chi­le un 11 de sep­tiem­bre de 1973, con el ini­cio de la dic­ta- du­ra pi­no­che­tis­ta. Un año an­tes en Mú­nich, Ale­ma­nia, otro gru­po ar­ma­do desató la ma­sa­cre del 5 de sep­tiem­bre en ple­nos Jue­gos Olím­pi­cos, en un ope­ra­ti­vo al que ha­bían bau­ti­za­do co­mo “sep­tiem­bre ne­gro”. Y en Bo­li­via des­de siem­pre se re­cuer­da que du­ran­te 20 días de sep­tiem­bre, el año 1933, los de­fen­so­res del for­tín Bo­que­rón re­sis­tie­ron la ofen­si­va de un enemi­go 20 ve­ces su­pe­rior en nú­me­ro.

Y es­te año su­man más días sep­tem­bri­nos es­pe­cia­les. Los her­ma­nos ar­gen­ti­nos re­cor­da­rán es­te sep­tiem­bre de 2018 por ha­ber mar­ca­do otro pi­co de la cri­sis eco­nó­mi­ca que les afec­ta. Tras tres años de me­di­das co­rrec­ti­vas, el ac­tual go­bierno no lo­gra fre­nar la caí­da de sus in­di­ca­do­res an­te un cre­cien­te des­con­ten­to so­cial. Tras la ma­yor de­va­lua­ción de la dé­ca­da y las me­di­das más du­ras del lus­tro, eje­cu­ta­das ha­ce una se­ma­na, se pre­vé que su Pro­duc­to In­terno Bru­to mar­que ci­fras ro­jas.

Por si de desafíos mun­dia­les se tra­ta­se es­te mes se ini­ció con las con­clu­sio­nes de la Cum­bre del Agua. Por enési­ma vez los ex­per­tos aler­ta­ron a los po­de­ro­sos del pla­ne­ta pa­ra que de­jen de aten­tar con­tra el ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra la vi­da. Aler­ta­ron, ade­más, que la hu­ma­ni­dad ha­bía con­su­mi­do en ocho me­ses lo que la na­tu­ra­le­za re­ge­ne­ra en un año. Y en es­ta edi­ción de OH! el pe­rio­dis­ta ta­ri­je­ño Je­sús Var­gas Vi­lle­na pre­sen­ta un re­por­ta­je so­bre las ame­na­zas que su­fre el ele­men­to vi­tal en su tie­rra.

La lis­ta po­dría con­ti­nuar en uno u otro sen­ti­do, pe­ro val­ga lo ci­ta­do. Qui­zás sea me­ra es­pe­cu­la­ción o una ace­le­ra­da y su­ges­tio­na­da re­fle­xión. Es­te pa­re­ce ser un mes es­pe­cial, co­mo si la vi­da bus­ca­ra se­llar par­ti­cu­la­res lec­cio­nes. Es­pe­re­mos que las del fu­tu­ro su­men ce­le­bra­cio­nes que ho­me­na­jeen sa­bios y he­roi­cos cam­bios que ha­yan cam­bia­do pa­ra bien los des­ti­nos de la hu­ma­ni­dad.

PAULA MUÑOZ EN­CI­NAS Edi­to­ra OH!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.