Bo­li­via y su polémica adic­ción a las te­mi­das va­rie­da­des de gli­fo­sa­to.

CON­TRO­VER­SIA Es­te her­bi­ci­da es uti­li­za­do ma­si­va­men­te en Bo­li­via y su con­su­mo ha cre­ci­do en pro­gre­sión geo­mé­tri­ca. Sus de­fen­so­res se­ña­lan que, bien ma­ne­ja­do, es me­nos pe­li­gro­so que la car­ne

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Ra­fael Sa­gár­na­ga Fo­tos: Agen­cias

Pa­ra sus pro­duc­to­res, con­su­mi­do­res y co­mer­cia­li­za­do­res, mien­tras no se prue­be que el her­bi­ci­da lla­ma­do gli­fo­sa­to pro­du­ce cáncer, se­rá inocen­te, se lo po­drá se­guir uti­li­zan­do. Pe­ro ahí sur­ge un pro­ble­ma: si se prue­ba que es can­ce­rí­geno, ha­brá cons­tan­cia de, pro­ba­ble­men­te, mi­llo­nes de víc­ti­mas de es­te fa­mo­so com­pues­to, y se­rá de­ma­sia­do tar­de. Mien­tras tan­to, sus pro­mo­to­res de­fien­den a es­te her­bi­ci­da se­ña­lan­do que es tan can­ce­rí­geno co­mo la hier­ba ma­te.

Pe­ro aca­ba de sur­gir otro pro­ble­ma: ya hay un ca­so ofi­cial­men­te pro­ba­do de cáncer por gli­fo­sa­to que ha de­ri­va­do, el 11 de agos­to, en la sen­ten­cia pa­ra una in­dem­ni­za­ción de 289 mi­llo­nes de dó­la­res al jar­di­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se De­way­ne John­son, en San Fran­cis­co. An­tes, en 2015, ha­bía so­na­do una im­por­tan­te alar­ma: la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) in­cor­po­ró al gli­fo­sa­to en la lis­ta de sus­tan­cias pro­ba­ble­men­te car­ci­nó­ge­nas pa­ra los hu­ma­nos. Y en Bo­li­via, ac­tual­men­te y des­de ha­ce va­rios años ya, se su­ma un pro­ble­ma adi­cio­nal: el gli­fo­sa­to, e in­clu­so agro­tó­xi­cos peo­res, se ven­den sin tre­gua, con­tro­les ni pe­na.

Es­te her­bi­ci­da es obra de una de las trans­na­cio­na­les más po­lé­mi­cas y vi­tu­pe­ra­das del pla­ne­ta, de­bi­do a sus ex­pe­ri­men­tos con pro­duc­tos ali­men­ti­cios, la Mon­san­to. La em­pre­sa mo­di­fi­có los ge­nes de es­pe­cies co­mo el arroz, el maíz, el al­go­dón y la so­ya pa­ra que sean re­sis­ten­tes al gli­fo­sa­to. Así, cuan­do se fu­mi­ga es­tas plan­ta­cio­nes trans­gé­ni­cas, el agro­tó­xi­co ma­ta to­da hier­ba y pla­ga que las ame­na­ce, pe­ro no a es­tos or­ga­nis­mos mo­di­fi­ca­dos ge­né­ti­ca­men­te.

Has­ta ahí to­do pa­re­cie­ra ideal, pe­ro ya en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes han sur­gi­do de­nun­cias so­bre di­ver­sos pro­ble­mas crea­dos por los trans­gé­ni­cos y su in­fal­ta­ble aso­cia­do: el gli­fo­sa­to. Pa­só en Ar­gen­ti­na don­de, por ejem­plo, la pro­xi­mi­dad de si­los so­ye­ros o cam­pos ro­cia­dos con es­te her­bi­ci­da a ba­rrios pe­riur­ba­nos cau­só gra­ves pro­ble­mas de sa­lud. Se desata­ron de­nun­cias, ai­ra­das pro­tes­tas y jui­cios. En Bo­li­via, es­pe­cial­men­te en San­ta Cruz, son ca­da vez más fre­cuen­tes si­los y zo­nas de fu­mi­ga­ción pró­xi­mas a ve­cin­da­rios, aun­que aún no hay re­cla­mos.

“Sis­te­ma­ti­za­mos los da­tos en las po­bla­cio­nes en que tra­ba­ja­mos con los cam­pa­men­tos sa­ni­ta­rios”, ex­pli­có el mé­di­co ar­gen­tino Gabriel Keppl, “nos lla­mó la aten­ción que dentro de la ta­sa bru­ta de in­ci­den­cia de pro­ble­mas de sa­lud cró­ni­cos apa­re­ció el hi­po­ti­roi­dis­mo, una en­fer­me­dad no pre­va­len­te”.

Keppl y otro es­pe­cia­lis­ta, Gas­tón Pa­la­cios, son mé­di­cos y ca­te­drá- ti­cos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio (UNR). Vi­si­ta­ron Bo­li­via en ju­nio y des­cri­bie­ron aque­llos ex­tre­mos. Abor­tos es­pon­tá­neos, hi­po­ti­roi­dis­mo y va­rios ti­pos de cáncer re­sul­ta­ron par­te de las con­se­cuen­cias de la ex­po­si­ción a pes­ti­ci­das, iden­ti­fi­ca­das en po­bla­cio­nes ale­da­ñas a di­ver­sas zo-

nas agroin­dus­tria­les ar­gen­ti­nas.

“Res­pec­to a los da­tos ofi­cia­les de cáncer en Ar­gen­ti­na, el año 2012 lle­ga­ban a 217 por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes. De pron­to, en­con­tra­mos que en el año 2013 la ta­sa pro­me­dio en las lo­ca­li­da­des agroin­dus­tria­les don­de hi­ci­mos los cam­pa­men­tos sa­ni­ta­rios era de 397,4, ca­si el do­ble”, in­di­có Pa­la­cios.

Pro­ble­mas si­mi­la­res se han pre­sen­ta­do en paí­ses tan di­sí­mi­les co­mo Pa­ra­guay, Bra­sil, In­dia y Mé­xi­co. Han de­ri­va­do en in­ten­sos con­flic­tos le­ga­les y pug­nas en­tre ac­ti­vis­tas, em­pre­sa­rios y au­to­ri­da­des. Va­rios otros paí­ses, co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia y Sri Lan­ka, han im­pues­to nor­ma­ti­vas es­tric­tas o prohi­bi­cio­nes a es­te pro­duc­to.

Las con­clu­sio­nes de la OMS se­ña­lan que el gli­fo­sa­to es un per­tur­ba­dor en­do­crino. En me­dio de una sos­te­ni­da polémica mun­dial, di­cha pos­tu­ra no es com­par­ti­da por las au­to­ri­da­des cien­tí­fi­cas eu­ro­peas (ECHA y EFSA) y las de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Canadá, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y Japón. Pe­ro los ac­ti­vis­tas an­ti trans­gé­ni­cos han de­nun­cia­do di­ver­sas re­la­cio­nes en­tre agen­cias es­ta­ta­les y la Mon­san­to, em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se aho­ra de­pen­dien­te de la ale­ma­na Ba­yer.

En Bo­li­via, se­gún el Sis­te­ma de Vi­gi­lan­cia Epi­de­mio­ló­gi­ca del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (SNIS-V), la in­to­xi­ca­ción cons­ti­tu­ye la úni­ca con­se­cuen­cia re­la­cio­na­da a pla­gui­ci­das. En 2017, los de­par­ta­men­tos de Co­cha­bam­ba, La Paz y San­ta Cruz re­gis­tra­ron las ma­yo­res ci­fras de es­ta pa­to­lo­gía: 368, 248 y 169, res­pec­ti­va­men­te. Las au­to­ri­da­des no han rea­li­za­do has­ta la fe­cha in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das a la pre­va­len­cia de abor­tos es­pon­tá­neos o cán­ce­res en nin­gu­na re­gión afec­ta­da por pla­gui­ci­das. Tam­po­co ha ha­bi­do ini­cia­ti­vas por par­te de las uni­ver­si­da­des u otras ins­ti­tu­cio­nes del área.

En ma­yo, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud anun­ció el ini­cio de con­tro­les y eva­lua­cio­nes so­bre los agro­quí­mi-

cos. “Por pri­me­ra vez el Mi­nis­te­rio de Sa­lud es­tá tra­ba­jan­do en es­te te­ma de eva­lua­ción to­xi­co­ló­gi­ca de pla­gui­ci­das quí­mi­cos de uso agrí­co­la que in­gre­san al país”, afir­mó el je­fe de la Uni­dad de Sa­lud Am­bien­tal del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, Da­niel Cruz. El fun­cio­na­rio aña­dió: “Es­tas sus­tan­cias quí­mi­cas no só­lo son ries­go­sas pa­ra quie­nes con­su­men los pro­duc­tos agrí­co­las, es­pe­cial­men­te, pa­ra quie­nes ma­ni­pu­lan es­tos pla­gui­ci­das sin me­di­das de pro­tec­ción ade­cua­das”. Ade­lan­tó que en el fu­tu­ro ha­bría es­tric­tos con­tro­les y cer­ti­fi­ca­cio­nes.

Una la­bor com­pli­ca­da pa­ra las au­to­ri­da­des. El con­su­mo de gli­fo­sa­to y otros pe­li­gro­sos her­bi­ci­das va ba­tien­do sus mar­cas año a año en Bo­li­via, sin las de­bi­das jus­ti­fi­ca­cio­nes. Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), el sal­to en­tre 1999 y 2017 va de una im­por­ta­ción de 8 mi­llo­nes a 34 mi­llo­nes de ki­los. Un al­za de na­da me­nos que un 320 por cien­to.

A eso se de­be su­mar, que el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria e Inocui­dad Ali­men­ta­ria (Se­na­sag) cal­cu­la un 30 por cien­to (10,2 mi­llo­nes de ki­los) adi­cio- nal de con­tra­ban­do. Es de­cir, in­gre­san al país al­re­de­dor de 44,2 mi­llo­nes de ki­los de her­bi­ci­das agro­quí­mi­cos.

Em­pre­sa­rios y al­gu­nas au­to­ri­da­des han jus­ti­fi­ca­do es­tos in­cre­men­tos en la ex­pan­sión de la fron­te­ra agrí­co­la y el ma­yor ren­di­mien­to de los sue­los. Por ejem­plo, Vi­cen­te Gu­tié­rrez, ex­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pro­duc­to­res de Maíz, Sor­go, Fri­jol y Cul­ti­vos Al­ter­na­ti­vos (Pro­ma­sor), re­mar­có que gra­cias al uso de los agro­quí­mi­cos el sis­te­ma agro­pe­cua­rio de San­ta Cruz tu­vo un im­por­tan­te desa­rro­llo. Gu­tié­rrez ex­pli­có que en la ac­tua­li­dad es im­pen­sa­ble no re­cu­rrir a los fer­ti­li­zan­tes, fun­gi­ci­das, in­sec­ti­ci­das y her­bi­ci­das en la la­bor agro­pe­cua­ria

“No por el he­cho de usar agro­quí­mi­cos la su­per­fi­cie agro­pe­cua­ria ten­dría que au­men­tar, sino to­do lo con­tra­rio, pues la idea es pro­du­cir más en una me­nor área, te­ner un sis­te­ma in­ten­si­vo y no ex­ten­si­vo, y pa­ra ello el sal­to a lo trans­gé­ni­co se­rá cla­ve”, pre­ci­só Gu­tié­rrez a los me­dios cru­ce­ños.

Sin em­bar­go, las ci­fras no cua- dran. “No tie­nen re­la­ción con el ren­di­mien­to por­que és­te se in­cre­men­tó ape­nas en un 0,6 por cien­to, de 4.930 a 4.960 to­ne­la­das en­tre 2000 y 2017”, di­ce Mi­guel Cres­po, eje­cu­ti­vo de la so­cie­dad agroe­co­ló­gi­ca Pro­bio­tec, “tam­po­co, hay re­la­ción con la am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la. És­ta ha cre­ci­do un 83 por cien­to; es de­cir, de 1,9 a 3,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas, apro­xi­ma­da­men­te. Sin em­bar­go, la im­por­ta­ción de agro­quí­mi­cos su­pera el 359 por cien­to en ese pe­rio­do, y son ci­fras ofi­cia­les”.

Y en me­dio de ese mar de com­pues­tos quí­mi­cos que lle­ga a Bo­li­via, lo que pri­ma es el po­lé­mi­co gli­fo­sa­to. Bas­te se­ña­lar que, se­gún da­tos del INE, en só­lo dos zo­nas de San­ta Cruz, “Nor­te In­te­gra­do” y “Ex­pan­sión del Es­te”, en 2017, se uti­li­za­ron 14 mi­llo­nes de li­tros de her­bi­ci­das. De ese to­tal, 10 mi­llo­nes de li­tros co­rres­pon­die­ron al gli­fo­sa­to. Los 4 mi­llo­nes res­tan­tes no im­pli­can, pre­ci­sa­men­te, mejores no­ti­cias, pues eran com­pues­tos más tó­xi­cos y más prohi­bi­dos in­ter­na­cio­nal­men­te.

“Co­mo en di­ver­sos ca­sos, las hier­bas desa­rro­llan re­sis­ten­cia al gli­fo-

sa­to, en­ton­ces no po­cos pro­duc­to­res re­cu­rren a otros com­pues­tos”, di­ce Cres­po. En­tre esos her­bi­ci­das sur­gen dos cu­ya fa­ma in­ter­na­cio­nal ra­di­ca en que son par­te de la lla­ma­da “do­ce­na maldita”. Se tra­ta del Pa­ra­quat y el 2-4D.

A ni­vel mun­dial se han ade­lan­ta­do mo­vi­mien­tos que pro­mue­ven la prohi­bi­ción del uso de 12 pla­gui­ci­das de al­ta pe­li­gro­si­dad pa­ra la sa­lud humana y la na­tu­ra­le­za. Son con­si­de­ra­dos, ade­más, los cau­san­tes del ma­yor nú­me­ro de muer­tes e in­to­xi­ca­cio­nes en el pla­ne­ta. Y se los res­pon­sa­bi­li­za tam­bién de con­ta­mi­na­ción de los re­cur­sos agua, sue­lo y bio­di­ver­si­dad en ge­ne­ral. La “do­ce­na maldita” tam­bién lla­ma­da “la do­ce­na su­cia” ha si­do prohi­bi­da o con­tro­la­da en la ma­yo­ría de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Sin em­bar­go, es­tos her­bi­ci­das son usa­dos y has­ta pro­mo­cio­na­dos en los paí­ses del lla­ma­do ter­cer mun­do.

El 2-4 D trae con­si­go la sin­gu­lar fa­ma de ser com­po­nen­te del “Agen­te Na­ran­ja”, el tóxico que el Ejér­ci­to de EEUU uti­li­zó en la gue­rra de Viet­nam. Di­cho com­po­nen­te ha si­do cau­sa de un sin­fín de pro­ce­sos por los da­ños que cau­só en la sa­lud tan­to de víc­ti­mas del ro­cia­do co­mo de los pro­pios sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro en el agro bo­li­viano, es­pe­cial­men­te el cru­ce­ño, pa­ra­quat y 2-4D son par­te del par­ti­cu­lar coc­tel al que lle­va el gli­fo­sa­to.

Y no só­lo en el agro cru­ce­ño se in­yec­ta el gli­fo­sa­to. No só­lo la ma­si­va pro­duc­ción de so­ya trans­gé­ni­ca pro­ta­go­ni­za es­ta vir­tual adic­ción al her­bi­ci­da pues­to en el ban­qui­llo y sen­ten­cia­do ha­ce unas se­ma­nas en EEUU. El ne­go­cio se ha ex­pan­di­do a pe­que­ñas co­mu­ni­da­des de agri­cul­to­res, sec­cio­nes or­na­men­ta­les de las al­cal­días y has­ta a jar­di­ne­ros que rea­li­zan ser­vi­cios pri­va­dos.

“Acá hay can­ti­dad de parques ur­ba­nos y jar­di­ne­ras, y la hier­ba cre­ce rá­pi­do. Se­ría muy com­pli­ca­do car­pir o ha­cer otras co­sas. El ‘gli­fo’ pe­la to­do, es muy bueno. Sé que lo usan has­ta en La Paz”, ex­pli­ca un fun­cio­na­rio edil en el par­que cru­ce­ño los Man­ga­les I.

Y el “gli­fo”, así co­mo el Pa­ra­quat y 2-4D se ha­llan al al­can­ce de ca­si cual­quier bol­si­llo a con­ta­dos 15 mi­nu­tos del cen­tro de San­ta Cruz. Tie­nen ven­ta vir­tual­men­te ma­si­va en los ne­go­cios agro­quí­mi­cos que se han mul­ti­pli­ca­do en el mer­ca­do del Abas­to.

En “Agro­tec”, o en “Agro­ve­te­ri­na­ria el Do­ma­dor”, o “en Agro­ve­te­ri­na­ria La Ha­cien­da” y de­ce­nas de ne­go­cios si­mi­la­res más, la ven­ta no tie­ne ta­pu­jo al­guno. En di­ver­sas con­cen­tra­cio­nes, es po­si­ble ha­llar pro­duc­tos chi­nos, hin­dúes, bra­si­le­ños y has­ta pe­rua­nos. La ofer­ta pre­sen­ta des­de en­va­ses de un li­tro has­ta ga­lo­ne­ras y tra­tos de en­tre­gas al por ma­yor. “Es­te es bueno pa­ra to­da hier­ba y pla­ga”, di­ce un ven­de­dor, “y te­ne­mos ma­te­rial más fuer­te pa­ra ca­sos di­fí­ci­les”.

Es­tá a la vis­ta, cons­ti­tu­ye un buen ne­go­cio. Se­gún el INE, las im­por­ta­cio­nes de agro­quí­mi­cos pa­sa­ron de 42 mi­llo­nes de dó­la­res, el año 2000, a 291 mi­llo­nes de dó­la­res en 2017. Y a eso ha­brá que aña­dir el por­cen­ta­je que su­ma 30 por cien­to que lle­ga vía con­tra­ban­do.

Y cla­ro, cons­ti­tu­ye un gran ne­go­cio en tér­mi­nos glo­ba­les. Bas­te ci­tar que tras el fa­llo de la cor­te de EEUU por el ca­so John­son, una cor­te bra­si­le­ña prohi­bió el uso de los pro­duc­tos que tu­vie­ran gli­fo­sa­to en ese país. Pe­ro, cua­tro se­ma- nas más tar­de, otro juez sus­pen­dió el fa­llo ba­jo un ar­gu­men­to del Go­bierno: “Prohi­bir el gli­fo­sa­to y los otros dos agro­quí­mi­cos po­drían da­ñar a la eco­no­mía del país”. Bra­sil es el ma­yor pro­duc­tor de so­ya trans­gé­ni­ca del mun­do.

Hay al­ter­na­ti­vas al gli­fo­sa­to y los trans­gé­ni­cos ase­gu­ran di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes agroe­co­lo­gis­tas co­mo Pro­bio­tec, Fo­bo­ma­de y Bo­li­via Li­bre de Trans­gé­ni­cos. Mien­tras que des­de el otro fren­te (ver re­cua­dro) se ase­gu­ra que el gli­fo­sa­to es un pro­duc­to se­gu­ro des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das e irrem­pla­za­ble por mé­to- dos agroe­co­ló­gi­cos.

Pro­ba­ble­men­te, el debate lo zan­je al­gu­na ins­ti­tu­ción es­ta­tal cuan­do in­ves­ti­gue el es­ta­do de sa­lud de las per­so­nas que en Bo­li­via se ha­llan ex­pues­tas a es­tos po­lé­mi­cos com­pues­tos. Ha­brá que es­pe­rar que, por ejem­plo, el cre­cien­te nú­me­ro de ca­sos de cáncer que hay en el país no tie­ne en­tre sus cau­sa­les al gli­fo­sa­to y com­pa­ñía. Mien­tras tan­to, en el mun­do, tras el ca­so John­son, se han dis­pa­ra­do las de­man­das con­tra Ba­yer – Mon­san­to. La trans­na­cio­nal in­for­mó que es­pe­ra en­fren­tar al me­nos 4.000 nue­vos pro­ce­sos.

AGEN­CIAS

ALER­TAUn es­tu­dio de la OMS ha ca­li­fi­ca­do al gli­fo­sa­to co­mo po­ten­cial­men­te can­ce­rí­geno.

RA­FAEL SA­GÁR­NA­GA

FUMIGACIONES Tó­XI­CAS Li­tros de pla­gui­ci­das se apli­can en la ac­ti­vi­dad agrí­co­la.

RA­FAEL SA­GÁR­NA­GA

VEN­TA IRRESTRICTAEn las agro­quí­mi­cas ubi­ca­das en el Abas­to ven­den di­fe­ren­tes agro­tó­xi­cos.

AGEN­CIAS

PRO­DUC­TO AGRO­QUÍ­MI­CO Ba­zu­ka es un her­bi­ci­da sis­té­mi­co no se­lec­ti­vo em­plea­do pa­ra el con­trol po­se­mer­gen­te de ma­le­zas.

RA­FAEL SA­GáR­NA­GA

PRÁC­TI­CA CO­MÚNAl­gu­nos pro­duc­to­res uti­li­zan el gli­fo­sa­to en cul­ti­vos co­mo el tri­go, ave­na y le­gu­mi­no­sas.

RA­FAEL SA­GáR­NA­GA

ACE­LE­RA­DOR El uso del gli­fo­sa­to an­tes de la tri­lla per­mi­te que los pro­duc­to­res agrí­co­las co­se­chen has­ta dos se­ma­nas an­tes.

DES­CON­FIAN­ZA El fa­llo de una cor­te es­ta­dou­ni­den­se pa­ra que se in­dem­ni­ce a un jar­di­ne­ro en­fer­mo de cáncer con 289 mi­llo­nes de dó­la­res vol­vió a desatar la polémica por el gli­fo­sa­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.