Co­noz­ca al mi­la­gro­so pa­trono de Po­to­sí, el Cris­to de la Ve­ra Cruz.

EL SE­ÑOR DE VE­RA CRUZ TES­TI­MO­NIO HIS­TÓ­RI­CO

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to y Fo­tos: Lau­ra Paz Lea­ño Es­pa­ña

Las pri­me­ras imá­ge­nes re­li­gio­sas lle­gan jun­to con los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les y a és­tas se les cree po­see­do­ras de milagrosos po­de­res. Aun­que no siem­pre tie­nen va­lor ar­tís­ti­co, po­seen sin du­da un va­lor tes­ti­mo­nial his­tó­ri­co. Es­tas imá­ge­nes son sím­bo­lo de es­pi­ri­tua­li­dad y, por lo mis­mo, ob­je­to de ve­ne­ra­ción, lo que ha per­mi­ti­do su su­per­vi­ven­cia a tra­vés del trans­cur­so de la his­to­ria na­cio­nal. Los ta­lle­res de ar­te­sa­nos pro­du­je­ron gran va­rie­dad de imá­ge­nes, la ma­yor par­te de au­to­res anó­ni­mos.

Pa­ra en­ten­der la mag­ni­tud del sig­ni­fi­ca­do de tan gran­dio­sa es­cul­tu­ra co­mo es la del Se­ñor de la Ve­ra Cruz, te­ne­mos que en­ten­der el ori­gen del ar­te co­lo­nial, la fe y, so­bre to­do, la de­vo­ción re­li­gio­sa de la épo­ca co­lo­nial en Po­to­sí. Es por eso que el ar­te co­lo­nial, tam­bién lla­ma­do ar­te mes­ti­zo, se desa­rro­lló en Amé­ri­ca du­ran­te los si­glos XVI, XVII y XVIII. Du­ran­te es­te pe­río­do, el te­rri­to­rio del nue­vo con­ti­nen­te es­ta­ba di­vi­di­do en co­lo­nias de­pen­dien­tes del Im­pe­rio es­pa­ñol, lo que per­mi­tió el pa­so del ar­te ba­rro­co de Es­pa­ña al Nue­vo Mun­do. El ar­te co­lo­nial flo­re­ció ba­jo la in­fluen­cia del ba­rro­co y las ideas ca­tó­li­cas.

La Igle­sia ca­tó­li­ca te­nía in­te­rés en de­mos­trar a las co­lo­nias su po­der y gran­dio­si­dad; por eso, el ar­te ju­gó un pa­pel de­ter­mi­nan­te pa­ra di­fun­dir las ideas re­li­gio­sas, a la vez que les sir­vió pa­ra com­ba­tir las creen­cias y prác­ti­cas de las re­li­gio­nes in­dí­ge­nas. El ar­te co­lo­nial abar­có di­ver­sos cam­pos: ar­qui­tec­tu­ra, pin­tu­ra, ima­gi­ne­ría, re­ta­blos, pla­te­ría, hie­rro for­ja­do, en­tre otros; pe­ro la es­cul­tu­ra es el ar­te que me­jor re­pre­sen­ta ese pe­rio­do. Cuan­do se ha­bla de es­cul­tu­ra, no se re­fie­re só­lo a ta­llas en ma­de­ra; tam­bién hay tra­ba­jos en mar­fil e imá­ge­nes de es­tu­co.

Ya que los pri­me­ros es­pa­ño­les que en­tra­ron en Amé­ri­ca traían imá­ge­nes y cru­ci­fi­jos, és­tos se­rían mo­de­los a imi­tar por los pri­me­ros es­cul­to­res lo­ca­les en los cen­tros ur­ba­nos co­lo­nia­les. La gran ma­yo­ría de la es­cul­tu­ra co­lo­nial en His­pa­noa­mé­ri­ca es­tu­vo vin­cu­la­da a la his­to­ria re­li­gio­sa. Con el pro­pó­si­to de dar­les ma­yor rea­lis­mo y si­guien­do la tra­di­ción de la ima­gi­ne­ría es­pa­ño­la, a es­tas imá­ge­nes se las co­lo­ca­ban pe­lu­cas, tra­jes a la me­di­da, jo­yas y otros ac­ce­so­rios.

No ca­be du­da al­gu­na que un ejem­plo de la má­xi­ma ex­pre­sión de la es­cul­tu­ra y ar­te co­lo­nial del si­glo XVI, y has­ta hoy en día, es Nues­tro Se­ñor de la Ve­ra Cruz, la es­cul­tu­ra que es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo la más an­ti­gua de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Bo­li­via y la se­gun­da en La­ti­noa­mé­ri­ca apa­re­ció una no­che de 1550 en las puer­tas del con­ven­to de los hi­jos del seráfico San Fran­cis­co de Asís, en Po­to­sí.

Mu­chas ver­sio­nes ro­dean el mis­te­rio de có­mo y por qué apa­re­ció es­ta ima­gen en la Vi­lla Im­pe­rial, cuál era el men­sa­je que nos traía en una épo­ca lle­na de mal­tra­to e in­dig­na­ción. Tal vez pu­do ser el lla­ma­do de aque­llos hom­bres que ne­ce­si­ta­ban de un con­sue­lo pa­ra po­der en­ten­der por qué la fal­ta de li­ber­tad en sus pro­pias tie­rras y por qué los hom­bres que lle­ga­ron acom­pa­ña­dos de ca­ba­llos y ar­mas te­nían sed de san­gre. Es al­go di­fí­cil de en­ten- der que una ima­gen ta­lla­da en ma­de­ra ma­guey, que iró­ni­ca­men­te se la co­no­ce tam­bién con el nom­bre de “el ár­bol de las ma­ra­vi­llas”, hu­bie­ra ser­vi­do de ob­je­to pa­ra ta­llar se­me­jan­te obra, que per­du­ra­ría has­ta nues­tros días.

Pen­sar que ni los frai­les más ex­per­tos pu­die­ron ar­mar al Cris­to que en­con­tra­ron en un ca­jón de ma­de­ra de ce­dro en for­ma de cruz, ni los más pres­ti­gio­sos ta­lla­do­res y es­cul­to­res po­dían en­ten­der qué ma­nos ce­les­tia­les pu­die­ron ta­llar con tal per­fec­ción la ima­gen de nues­tro

Cris­to cru­ci­fi­ca­do. Has­ta que un día apa­re­cie­ron en las puer­tas del con­ven­to dos hom­bres que se ofre­cie­ron pa­ra po­ner al Cris­to en la cruz y lo úni­co que pi­die­ron fue no ser mo­les­ta­dos. Al ca­bo del se­gun­do día, cuan­do los frai­les se dis­po­nían a apro­vi­sio­nar de ali­men­to a es­tos dos hom­bres, se die­ron cuen­ta de que ya no ha­bía na­die en la ha­bi­ta­ción, pe­ro gran­de fue la sor­pre­sa al ver al Cris­to ya asen­ta­do en la cruz que los es­pe­ra­ba pa­ra to­mar su lu­gar en el tem­plo, en el cual se­ría ve­ne­ra­do. En ese mo­men­to, los frai­les pen­sa­ron “esos no eran hom­bres, eran án­ge­les dis­fra­za­dos”.

LOS MI­LA­GROS

Los tes­ti­mo­nios de los mi­la­gros de nues­tro Se­ñor de la Ve­ra Cruz son his­to­rias que nos lle­van de nue­vo al pa­sa­do. Por el año de 1749, Po­to­sí se vio azo­ta­do por una pes­te en la que los ha­bi­tan­tes, heridos del con­ta­gio, ape­nas lle­ga­ban a vi­vir 24 ho­ras y los más dé­bi­les no so­por­ta­ban ni tres ho­ras de su­fri­mien­to, se di­ce que era ad­mi­ra­ble es­ta pes­te en la que se hin­cha­ban los pies has­ta el es­tó­ma­go y mo­rían. Su­ce­die­ron mu­chas muer­tes las­ti­mo­sas y re­pen­ti­nas, gran can­ti­dad de gen­te qui­so aban­do­nar la ciu­dad e ir­se a Chu­qui­sa­ca, pe­ro na­die po­día sa­lir de la ciu­dad ya que al me­nor in­ten­to em­pe­za­ban a sen­tir do­lor, en ese mo­men­to la po­bla­ción se dio cuen­ta que era un cas­ti­go di­vino.

Nin­gún au­xi­lio mé­di­co va­lió, tam­po­co cuan­tas me­di­ci­nas se en­con­tra­ran o se hi­cie­ran. So­lo pa­ró sus efec­tos cuan­do los po­bla­do­res re­co­no­cie­ron su jus­ti­cia, en­ton­ces se or­ga­ni­zó un pe­re­gri­na­je por las ca­lles de la ciu­dad en la que iban por de­lan­te más de cin­co mil in­dios en dos hi­le­ras, lle­van­do unas cru­ces muy pe­sa­das en hom­bros, otros arras­tran­do gran­des tron­cos ata­dos a sus pies des­cal­zos, otros se azo­ta­ban en sus pe­chos y es­pal­das con cor­de­les, en cu­yos ex­tre­mos pen­dían cla­vos y fie­rros, otros iban pues­tos en cruz, ata­dos de bra­zos a un pe­sa­do ma­de­ro que por­ta­ban en­ci­ma de la nu­ca. Por de­trás, los se­guían co­mo dos mil es­pa­ño­les con los pies des­nu­dos y las ma­nos ata­das atrás, cu­bier­tas de ce­ni­zas sus ca­be­zas en dos hi­le­ras, ca­mi­nan­do al cen­tro co­mo otros 500 es­pa­ño­les que se dis­ci­pli­na­ban. A ellos les se­guían la co­mu­ni­dad de los pa­dres fran­cis­ca­nos y otros re­li­gio­sos de las ór­de­nes que ha­bi­ta­ban en Po­to­sí, to­dos con velas en­cen­di­das acom­pa­ña­ban al Se­ñor de la Ve­ra Cruz. El Se­ñor vol- vió a mi­rar a sus hi­jos con ojos de mi­se­ri­cor­dia. Fue la úni­ca ma­ne­ra de que pu­die­ra pa­rar la pes­te que ago­bia­ba la Vi­lla Im­pe­rial.

Otro tes­ti­mo­nio cuen­ta que por el año de 1805, una te­rri­ble se­quía cas­ti­go a Po­to­sí, que só­lo pu­do re­me­diar el sa­car en pro­ce­sión al Se­ñor de la Ve­ra Cruz. Pu­so ali­vio es­cu­chan­do el cla­mor de la gen­te, pues en cuan­to el Se­ñor re­tor­nó al Tem­plo, em­pe­zó a caer una llu­via abun­dan­te, sal­van­do así a su pue­blo cre­yen­te. En 1870, nue­va­men­te la mi­la­gro­sa ima­gen sa­lió a las ca­lles pa­ra sal­var al pue­blo de la inun­da­ción, cuan­do las tro­pas de Mel­ga­re­jo abrie­ron las com­puer­tas de una de las la­gu­nas, en me­dio de una gran cons­ter­na­ción.

Tam­bién se cuen­ta que en el año de 1879 y 1932, cuan­do la in­jus­ti­cia y la am­bi­ción de las na­cio­nes ve­ci­nas obli­go al país en ver­se en­vuel­ta en lla­mas de la gue­rra, el Se­ñor de la Ve­ra Cruz sal­vó mu­chas vi­das, cu­ran­do a gra­ves heridos y res­ti­tu­yen­do a va­rios sol­da­dos y otros su­fri­dos pri­sio­ne­ros, de los que no se sa­bía si se­guían vi­vos o muer­tos, mu­chas fa­mi­lias im­plo­ra­ban cle­men­cia al Se­ñor con lá­gri­mas de do­lor que­rien­do sa­ber qué fue de aque­llos a los que llo­ra­ban, de­vol­vién­do­les así la tran­qui­li­dad y fe­li­ci­dad al ver que sus se­res que­ri­dos aún se­guían con ellos y re­tor­na­ron a sus ho­ga­res. Cuán­tas his­to­rias, leyendas y mi­tos se te­jie­ron en el trans­cur­so del tiem­po so­bre nues­tro Cris­to, al­gu­nas fan­ta­sio­sas, otras dig­nas de ser ve­rí­di­cas. No po­de­mos ne­gar la suer­te de la co­mu­ni­dad fran­cis­ca­na por ha­ber si­do es­co­gi­da co­mo guar­dia­na de tan pre­cia­da obra, con el co­lor mo­reno que lle­va en la piel, la san­gre que co­rre por su ros­tro y el cuer­po, es co­mo si con­ta­ra las atro­ci­da­des que pa­sa­ron nues­tra gen­te al ser es­cla­vi­za­dos, lo más im­pre­sio­nan­te es ver el ca­be­llo pe­ga­do al ros­tro por los mo­men­tos de su­dor que tu­vo y la bar­ba que se cor­tó al ras del ros­tro y aho­ra le lle­ga has­ta el pe­cho. Có­mo du­dar de los tes­ti­mo­nios de fe que se die­ron en ho­nor al Cris­to.

No pue­do ter­mi­nar es­te ar­ticu­lo sin dar mi tes­ti­mo­nio de fe ha­cia aquel hom­bre que dio su vi­da pa­ra sal­var a sus hi­jos del pe­ca­do, ese mis­mo hom­bre que lle­gó en for­ma de es­cul­tu­ra ha­ce 468 años a la ciu­dad de Po­to­sí, aquel que ofre­ce mi­se­ri­cor­dia a to­dos aque­llos que acu­den a su di­vi­na pre­sen­cia pa­ra en­con­trar con­sue­lo. Es im­po­si­ble no caer de ro­di­llas, ele­var la mi­ra­da al ros­tro del Cris­to y no sen­tir arre­pen­ti­mien­to en el co­ra­zón por los ma­les cau­sa­dos. Es­ta ima­gen lla­ma­da el Se­ñor de la Ve­ra Cruz tie­ne to­da la ra­zón de ser y ser nom­bra­da co­mo el Pa­trono y Pro­tec­tor de la Ciu­dad de Po­to­sí.

ANUN­CIAN­DO TRA­GE­DIAS

La ima­gen del Se­ñor de la Ve­ra Cruz es por­ta­do­ra de un dis­cur­so, es un me­dio pri­vi­le­gia­do pa­ra en­ten­der

qué pa­sa­ba en esa épo­ca, en­car­na una idea y se con­vier­te en so­por­te de una for­ma. Lo que im­por­ta, pues, en la ima­gen, no es la ma­te­ria sino lo que se le aña­de. Me re­fie­ro a la de­vo­ción de los cre­yen­tes que pre­va­le­ce des­pués de 468 años.

Aquel que ten­ga el pri­vi­le­gio de te­ner al Cris­to cer­ca sin nin­gún adorno, con la sen­ci­llez con la que lle­gó, ten­drá la sa­tis­fac­ción de com­pro­bar to­dos los tes­ti­mo­nios y mi­la­gros que se le atri­bu­yen, co­mo cuan­do su­dó cua­tro ve­ces pa­ra anun­ciar­nos que al­go ma­lo acon­te­ce­ría en la Vi­lla Im­pe­rial.

La pri­me­ra vez, en 1580, cuan­do con la abun­dan­cia de ri­que­za de Po­to­sí tam­bién ven­drían in­nu­me­ra­bles pe­ca­dos; la se­gun­da, en el año 1624, po­co an­tes de ba­tir­se la fa­tí­di­cas gue­rras ci­vi­les de los vi­cu­ñas; la ter­ce­ra fue a ocho días an­tes del rom­pi­mien­to de la la­gu­na de San Idel­fon­so, en 1626. La cuar­ta y úl­ti­ma oca­sión en la que su­do el Cris­to fue en el año 1672, se­gún fray Dionisio de Aramayo, que des­cri­be es­te he­cho de la si­guien­te ma­ne­ra: “Con gran asom­bro pa­ra los hi­jos del seráfico que mo­ran en el con­ven­to de San Fran­cis­co, no­ta­mos que el Cris­to em­pe­zó a su­dar des­de las do­ce del día has­ta des­pués de las cin­co, que­dan­do des­de en­ton­ces la ca­be­lle­ra pe­ga­da a su sa­cra­tí­si­ma ca­be­za, y le na­cie­ron ca­nas con ad­mi­ra­ción y tes­ti­mo­nio de ve­ne­ra­bles sa­cer­do­tes que vie­ron y pal­pa­ron, yo de­cla­ro que sa­qué con mis pro­pias ma­nos dos ca­nas de su sa­cra­tí­si­mo ros­tro.

An­ti­gua­men­te se te­nía la cos­tum­bre de sa­car­lo en pro­ce­sión to­dos los años pa­ra el Vier­nes San­to. Los re­li­gio­sos le pei­na­ban y arre­gla­ban el ca­be­llo y la bar­ba. Los ca­be­llos que que­da­ban en el pei­ne se re­par­tían co­mo re­li­quias pa­ra aque­llos que lo me­re­cían. Lo que más sor­pren­día a los frai­les era el he­cho que el ca­be­llo ja­más dis­mi­nuía, aun­que sa­lía mu­cho; pues, al con­tra­rio, es­te vol­vía a cre­cer.

LAU­RA PAZ LEA­ñO ES­PA­ñA

MA­JES­TUO­SO Ar­cos de pla­ta en el tem­plo de San Fran­cis­co de Po­to­sí.

LAU­RA PAZ LEA­ñO ES­PA­ñA

CRIS­TO DEL MI­LA­GRO El Cris­to es pa­trono de Po­to­sí. Su ros­tro ins­pi­ra al mis­mo tiem­po de­vo­ción y te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.