Fi­lo­so­fía pri­ma­ve­ral

Los Tiempos - Oh - - A FONDO - PAU­LA MU­ÑOZ EN­CI­NAS Edi­to­ra OH!

La pri­ma­ve­ra sue­le re­lan­zar de­ba­tes op­ti­mis­tas, aun­que siem­pre en­con­tra­dos. ¿Có­mo cons­trui­mos un mun­do me­jor? ¿Qué tec­no­lo­gía, qué ti­po de avan­ce científico per­mi­ti­rá un mun­do me­jor? El debate se abre en va­rios fren­tes y re­sul­ta in­ter­mi­na­ble.

En es­te nú­me­ro de OH! se abre otra vez el ca­pí­tu­lo de los agro­quí­mi­cos y su re­pre­sen­tan­te más po­lé­mi­co: el gli­fo­sa­to. Las alar­mas mun­dia­les vol­vie­ron a so­nar tras el ca­so del jar­di­ne­ro De­way­ne John­son. Una cor- te es­ta­dou­ni­den­se fa­lló a fa­vor de es­te tra­ba­ja­dor con­de­na­do a mo­rir de cáncer en un par de años. La trans­na­cio­nal Mon­san­to, aho­ra de­pen­dien­te de Ba­yer, es­tá con­mi­na­da a pa­gar­le na­da me­nos que 289 mi­llo­nes de dó­la­res de­bi­do a que no ad­vir­tió de­bi­da­men­te so­bre los ries­gos del gli­fo­sa­to.

Se han mul­ti­pli­ca­do nue­vas de­man­das y va­rios paí­ses se plan­tean res­tric­cio­nes y has­ta prohi­bi­cio­nes del uso de es­te agro­quí­mi­co. Sin em­bar­go, las em­pre­sas y no po­cos cien­tí­fi­cos tam­bién de­fien­den y abo­gan por la inocui­dad del her­bi­ci­da más ven­di­do en el pla­ne­ta. Y mien­tras no se zan­ja el debate, las du­das so­bre es­te com­pues­to y en ge­ne­ral so­bre to­dos los ali­men­tos afectados por la bio­tec­no­lo­gía se mul­ti­pli­can an­gus­tian­te­men­te. En Bo­li­via, el gli­fo­sa­to y otros com­pues­tos in­clu­so más pe­li­gro­sos se co­mer­cia­li­zan ma­si­va­men­te.

Por otra par­te, tam­bién es tiem­po de polémica y debate so­bre la co­mu­ni­ca­ción y, es­pe­cial­men­te, el pe­rio­dis­mo en el mun­do y en Bo­li­via. Una re­co­no­ci­da experta en el te­ma, Lu­pe Ca­jías de la Ve­ga, ha­ce en es­te nú­me­ro una eva­lua­ción de, po­si­ble­men­te, la ma­yor cri­sis del pe­rio­dis­mo en un si­glo. Cam­bios tec­no­ló­gi­cos y so­cia­les, así co­mo una du­ra co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca gol­pean sin tre­gua a los clá­si­cos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Las sa­li­das se mues­tran por aho­ra es­ca­sas y pro­vi­sio­na­les, pe­se a que es­tas ad­ver­si­da­des ya su­man va­rios años de ma­ni­fes­ta­ción.

¿Se vie­ne otro tiem­po de os­cu­ran­tis­mo y cen­su­ra in­for­ma­ti­va o caos co­mu­ni­ca­cio­nal ba­jo mol­des pro­pios del nue­vo si­glo? ¿O, más bien, de es­te mo­men­to de con­fu­sión y trans­for­ma­cio­nes for­za­das sal­drán res­pues­tas re­vo­lu­cio­na­rias y de lar­ga du­ra­ción? Par­te de los sos­te­ni­dos de­ba­tes de la co­yun­tu­ra.

Con to­do, es un tiem­po en el que la in­ten­si­dad de las po­lé- mi­cas (las men­cio­na­das y va­rias otras) nos di­ce que no hay he­chos con­su­ma­dos ab­so­lu­ta­men­te. Por lo tan­to, las es­pe­ran­zas es­tán vi­gen­tes y has­ta es po­si­ble que sur­jan nue­vas. To­tal, la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad abun­da en mo­men­tos de re­no­va­ción; y la his­to­ria bo­li­via­na tie­ne la tra­di­ción de que so­le­mos acer­car­nos al bor­de de los pre­ci­pi­cios, pe­ro con el tino de siem­pre de­te­ner­nos a tiem­po y re­en­ca­mi­nar nues­tras obras.

Y en es­te mes de la pri­ma­ve­ra, de la amis­tad y otros in­tere­ses, por qué no ce­le­brar el amor al que na­die per­ma­ne­ce in­di­fe­ren­te. Lo hi­ci­mos con una bo­da de en­sue­ño en Gre­cia y la no­via ilus­tra nues­tra ta­pa. Tam­bién les con­ta­mos so­bre el di­se­ño Boho, una apli­ca­ción he­cha en Bo­li­via y les pro­po­ne­mos co­mo siem­pre, re­co­rrer nues­tro país co­mo des­tino.

Así es nues­tra fi­lo­so­fía pri­ma­ve­ral: pa­san los in­vier­nos, y la vi­da se re­nue­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.