No­ve­do­sos pro­yec­tos que sem­bra­ron es­pe­ran­za en bos­ques de Bo­li­via.

Tres pro­yec­tos de re­ge­ne­ra­ción y re­crea­ción de bos­ques mar­can un contrapunto a la ace­le­ra­da de­fo­res­ta­ción que cas­ti­ga al país

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Ra­fael Sa­gár­na­ga Cor­te­sía

So­ye­ros, ma­de­re­ros, co­ca­le­ros, agri­cul­to­res, cons­truc­to­res, pe­tro­le­ros y ga­na­de­ros son los prin­ci­pa­les de­fo­res­ta­do­res de Bo­li­via. Des­de ha­ce dé­ca­das se ha­llan ase­si­nan­do bos­ques ín­te­gros en pla­zos mu­cho me­no­res a un año. Hay tres de­par­ta­men­tos que des­ta­can en cuan­to a es­te in­con­tro­la­do eco­ci­dio: Ta­ri­ja, Chu­qui­sa­ca y San­ta Cruz.

Se­gún da­tos de la Fun­da­ción Ami­gos de la Na­tu­ra­le­za (FAN), en Ta­ri­ja se des­bos­ca, ca­da año, el equi­va­len­te a 8.700 can­chas de fút­bol, es de­cir, 8.960 hec­tá­reas. En Chu­qui­sa­ca se de­fo­res­tan anual­men­te 890 hec­tá­reas. Mien­tras que en San­ta Cruz, el des­tro­zo lle­ga a la frio­le­ra de 23 can­chas de fút­bol ca­da ho­ra, es de­cir, más de 200 mil hec­tá­reas al año. Y eso que los da­tos co­rres­pon­den a 2016 y los ana­lis­tas con­si­de­ran que en el úl­ti­mo bie­nio la de­fo­res­ta­ción ha au­men­ta­do.

Has­ta ahí las ma­las no­ti­cias, por aho­ra. To­ca des­ta­car que, pa­ra­le­la­men­te, tam­bién en Ta­ri­ja, Chu­qui­sa­ca y San­ta Cruz han sur­gi­do quie­nes con­tra­vie­nen a la idea del ex­ter­mi­nio de ár­bo­les. Es­tos sím­bo­los vi­vien­tes cre­cen y se mul­ti­pli­can li­bres y fuer­tes a la luz de par­ti­cu­la­res pro­yec­tos. Lo ha­cen, por ejem­plo, en San Luis, cer­ca del par­que Am­bo­ró; en San An­to­nio de Ari­tu­ma­yu, pró­xi­mos a Su­cre, y en Sa­ma, en la cé­le­bre se­rra­nía ta­ri­je­ña.

EL BOS­QUE O LA VI­DA EN TA­RI­JA

“El ma­yor éxi­to que te­ne­mos es que ya al­can­za­mos a 10 mil plan­tas, to­das de­ben ser na­ti­vas —di­ce Vir­gi­nio Le­ma pre­si­den­te de la Fun­da­ción Rin­cón de la Vic­to­ria—. Te­ne­mos pi­nos del ce­rro, gua­ya­bos, ali­sos y tho­las. Tam­bién he­mos or­ga­ni­za­do un vi­ve­ro den­tro del co­ra­zón de la re­ser­va de Sa­ma. Ello ga­ran­ti­za una re­pro­duc­ción más efec­ti­va y la pér­di­da se­rá me­nor por­que la adap­ta­ción se­rá ma­si­va”.

En Sa­ma, ha­ce ca­si 14 me­ses se pro­du­jo una tra­ge­dia que has­ta se sal­dó con dos vi­das hu­ma­nas: por ca­tor­cea­va vez en 25 años, un in­cen­dio fo­res­tal se en­sa­ñó con la zo­na. In­con­tro­la­ble

du­ran­te cin­co días, es­ta vez arra­só con 10.931 hec­tá­reas de bos­que den­tro de la re­ser­va de Sa­ma y otras 1.744 en los al­re­de­do­res. Tu­vo con­se­cuen­cias ma­yo­res que los an­te­rio­res fue­gos por­que se desató cer­ca de una de las prin­ci­pa­les fuen­tes ta­ri­je­ñas de agua po­ta­ble.

“Es­to, en ba­se a esas es­pe­cies, fun­cio­na co­mo una es­pon­ja, es una fá­bri­ca de agua —ex­pli­ca Le­ma—. Los ár­bo­les la acumulan du­ran­te la épo­ca de llu­vias y la van sol­tan­do de a po­co en la tem­po­ra­da se­ca. Sin ár­bo­les no hay agua y sin agua no hay vi­da. Por eso, re­sul­ta ur­gen­te re­cons­truir el bos­que per­di­do”.

Lo de Sa­ma ha si­do un es­fuer­zo co­lec­ti­vo en me­dio de la ur­gen­cia y la ame­na­za. La ca­pi­tal ta­ri­je­ña con­su­me 400 li­tros de agua por se­gun­do. Tres­cien­tos li­tros de ese to­tal los apor­ta el Rin­cón de la Vic­to­ria, ubi­ca­do a los pies de la re­ser­va de Sa­ma. Se­gún ex­pli­ca­ron téc­ni­cos de la Uni­ver­si­dad Juan Mi­sael Sa­ra­cho, en el in­cen­dio del año 2002, la re­fo­res­ta­ción se la en­ca­ró con es­pe­cies aje­nas. Ello, in­clu­so, de­ri­vó en efec­tos con­tra­pro­du­cen­tes por­que al­gu­nos ti­pos de ár­bo­les con­su­men de­ma­sia­da agua en re­la­ción al ti­po de sue­los de la zo­na. Pa­ra­le­la­men­te, va­rias de las es­pe­cies na­ti­vas em­pe­za­ron a co­rrer el ries­go de ex­tin­guir­se.

“He­mos tra­ba­ja­do con re­cur­sos pro­pios, el úni­co apor­te ex­tra fue la te­le­ma­ra­tón cuan­do con­se­gui­mos al­go más de 30 mil dó­la­res —re­cuer­da Le­ma—. Sir­vie­ron pre­ci­sa­men­te pa­ra cons­truir el vi­ve­ro y pa­gar a un vi­ve­ris­ta. Fal­tan re­cur­sos pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes lla­ma­das por Ley pue­dan pro­veer a la re­ser­va de guar­da­par­ques. Hoy no hay ese fac­tor. Tres per­so­nas pa­ra más de 120 mil hec­tá­reas im­pli­can una des­pro­por­ción ab­so­lu­ta”.

Aho­ra, en Sa­ma só­lo hay una op­ción. Por ello, la mo­vi­li­za­ción, du­ran­te y des­pués de los fue­gos, re­sul­tó ge­ne­ra­li­za­da. Los plan­ti­nes de­be­rán ser cui­da­dos por lo me­nos du­ran­te cua­tro y has­ta cin­co años de pe­li­gros co­mo el ga­na­do y cam­bios en los ci­clos hi­dro­ló­gi­cos de­bi­dos a los pro­ble­mas glo­ba­les del cli­ma. Y cla­ro, tam­bién, de la pi­ro­ma­nia­ca cos­tum­bre de al­gu­nos agri­cul­to­res que en su úl­ti­ma arre­me­ti­da bor­dea­ron una ca­tás­tro­fe sin pre­ce­den­tes.

LOS BOS­QUES ANáLOGOS CRU­CE­ñOS

En el orien­te y el nor­te del país las ame­na­zas con­tra los bos­ques re­sul­tan me­nos ac­ci­den­ta­les y mu­cho más ex­pre­sas. esas. Se­gún da­tos de la Fun­da­ción Tie­rra, más de e dos mi­llo­nes de hec­tá­reas, en 14 4 mu­ni­ci­pios cru­ce­ños han si­do de­fo­res­ta­das has­ta el pre­sen­te nte só­lo por pro­yec­tos agroin­groin­dus­tria­les, es­pe­cial­menl­men­te so­ya. A ello se su­ma ma un boom in­mo­bi­lia­rio o que ya ha arra­sa­do con cer­ca de 25 mil hec­tá­reas y pro­yec­ta abar­car otras 16 mil más. Un pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción za­ción que si bien abar­ca me­nos s ex­ten­sión im­pli­ca mu­cho más im­pac­to. mpac­to.

En to­tal, una su­per­fi­cie per­fi­cie de bos­que ama­zó­ni­co si­mi­lar mi­lar al te­rri­to­rio de la re­pú­bli­ca de El Sal­va­dor fue de­vas­ta­da con to­da da la vi­da que ello im­pli­ca. De­sa­ta­ron n con­se­cuen­cias eco­ló­gi­cas que en es­te e ca­so im­pli­can inun­da­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, inarias, vien­tos hu­ra­ca­na­dos y cre­cien­te te ero­sión de sue­los. Di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes cio­nes am­bien­ta­lis­tas nue­va­men­te han an re­cor­da­do có­mo los bos­ques ge­ne­ran an el efec­to es­pon­ja que in­fil­tra el agua a ha­cia los acuí­fe­ros, con­tro­lan las cre­ci­das das de los ríos y ayu­dan en la re­gu­la­ción del l cli­ma. Pe­ro, por aho­ra, la res­pues­ta han si­do do pro­ce­sos em­pre­sa­ria­les con­tra los ac­ti­vis­tas. is­tas.

Sin em­bar­go, a con­tra on­tra pe­lo, han sur­gi­do em­pren­di­mien­tos sin­gu­la­res ngu­la­res co­mo el de los “bos­ques análogos”. “Los os bos­ques no son só­lo ma­de­ra —di­ce Mi­guel Cres­po, res­po, eje­cu­ti­vo de la So­cie­dad Pro­bio­tec—. Con­tie­nen enen una gran bio­di­ver­si­dad de plan­tas y ani­ma­les de al­to va­lor ge­né­ti­co pa­ra la ali­men­ta­ción, la me­di­ci­na, ici­na, la far­ma­co­lo­gía, la cos­me­to­lo­gía, la pro­duc­ción n de fi­bra y acei­tes, etc. Fren­te a la de­fo­res­ta­ción y des­truc­ción es­truc­ción de bos­ques, la fo­res­ta-

ría­ría análo­ga bus­ca res­tau­rar los bos­ques tal co­mo eran. To­ma un mo­de­lo que pue­da exis­tir en el re­duc­to, bus­ca re­pro­du­cir­lo, en un área cer­ca­na, ha­cer que ma­du­re y aña­dir­le es­pe­cies que pue­dan ge­ne­rar re­cur­sos eco­nó­mi­cos”.

En es­te ca­so, los bio­tec­nó­lo­gos pro­ce­den a un me­ticu­loso es­tu­dio de sue­los. Es­tu­dian las es­pe­cies que exis­ten, los mi­cro­or­ga­nis­mos y sus co­rres­pon­dien­tes sim­bio­sis has­ta que se pue­da emu­lar y en­ri­que­cer el mo­de­lo. Has­ta el pre­sen­te se han ini­cia­do pro­yec­tos de fo­res­te­ría análo­ga en San­tia­go de Chi­qui­tos, La Guar­dia, Ro­bo­ré, la An­gos­tu­ra y la Bél­gi­ca. Se cal­cu­la que cer­ca de 500 hec­tá­reas de bos­que se han em­pe­za­do a re­cu­pe­rar ba­jo es­ta no­ve­do­sa me­to­do­lo­gía.

“Lo in­tere­san­te es que mu­cha gen­te que tie­ne, así sea, una pe­que­ña can­ti­dad de hec hec­tá­reas de bos­que ad­vier­te el po­ten­cial que tie­nen es­tos es pro­yec­tos —di­ce Cres­po—. De­pen­de ade­más mu­cho much de la crea­ti­vi­dad de los pro­pie­ta­rios pro­pie­tar pa­ra en­ri­que­cer­los con la in­cor­po­ra­ción in de otras es­pe­cies. Pa­sa Pa así con las co­ti­za­das fru­tas sil­ves­tres si que exis­ten en nues­tro­pa nues­tro país que en va­rios ca­sos es­tán en proc pro­ce­so de des­apa­ri­ción. Mu­chas de ellas ell son re­cur­sos va­lio­sos pa­ra la a ali­men­ta­ción en ge­ne­ral, co co­mo el co­pua­zú, el mo­toié, toié el asaí, etc., tie­nen un gran gra va­lor ge­né­ti­co, in­dus­trial du y eco­nó­mi­co”.

CEN­TRO C DE CA­PA­CI­TA­CIóN P IN­TER­NA­CIO­NAL IN

Lo Los bos­ques análogos emp em­pe­za­ron a desa­rro­llars llar­se en San­ta Cruz des­de el año 2012. Tar­dan en con­so con­so­li­dar­se en­tre cin­co y 15 años años. Es­te mé­to­do de re­cu­pe­ra­ci cu­pe­ra­ción de la na­tu­ra­le­za se ori­gi­nó ori­gin a fi­nes de los años 80 en Sr Sri Lan­ka e In­do­ne­sia. En Sant San­ta Cruz se en­cuen­tra uno de los cua­tro cen­tros de ca­pa­ci­ta­ción acre­di­ta­dos in in­ter­na­cio­nal­men­te: el Pro­bio­ma, allí en la zo­na de Sa San Luis, en el lí­mi­te de los par­ques Am­bo­ró y Pa­ra­ba­nó Pa­ra­ba­nó.

La gue­rra pa­ra re­cu­pe­rar los bo bos­ques bo­li­via­nos va de la mano con la pa­cien­cia. En Sa­ma hoy se tra­ba­ja an­gus­tio­sa­men­te a la es­pe­ra de ver el éxi­to del bos­que re­cu­pe­ra­do de su ago­nía de den­tro de al­go más de tres años. En San­ta Cruz em­piez em­pie­zan a con­so­li­dar­se los bos­ques análogos, pe­ro aún res res­tan va­rios años pa­ra su ple­na ma­du­rez. Sin em­bar­go, cer­ca de Su­cre se ha­lla un lu­gar de vic­to­ria com­ple­ta com­ple­ta.

Se tra­ta de San An­to­nio de Ari­tu­ma­yu. Ar Se ha­lla a 18 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal bo­li bo­li­via­na. Allí, en 1980, el agró­no­mo Jo­sé Andrade Arias Aria se hi­zo el pro­pó­si- to de re­cons­truir un bos­que que ha­bía si­do arra­sa­do du­ran­te dé­ca­das, sino si­glos. Pa­ra ello, en­sa­yó cui­da­do­sa­men­te la po­si­bi­li­dad de adap­tar una es­pe­cie fo­rá­nea, el pino ra­dia­ta, en ar­mo­nía con las na­ti­vas. Tras 35 años de to­zu­da la­bor, jun­to a su es­po­sa y sus hi­jos, Ari­tu­ma­yu hoy cons­ti­tu­ye un cen­tro eco­ló­gi­co de ca­da vez ma­yor fa­ma.

Pau­la­ti­na­men­te, a lo lar­go de los años, ha­cia las 79 hec­tá­reas de es­te bos­que, al re­crear un mi­cro­cli­ma, re­tor­na­ron de­ce­nas de es­pe­cies de flo­ra y fau­na. Las con­vir­tie­ron en un vis­to­so oa­sis sur­ca­do por un río cris­ta­lino y po­zas na­tu­ra­les. Andrade Arias, un ex­per­to en­tre­na­do en Is­rael, atri­bu­ye es­te éxi­to tam­bién a las ini­cia­ti­vas que por en­ton­ces tu­vo la ex­tin­ta Cor­po­ra­ción de De­sa­rro­llo de Chu­qui­sa­ca. Re­cuer­da que hu­bo pre­cur­so­res que se preo­cu­pa­ron en for­mar per­so­nal y lan­za­ron pro­yec­tos que lle­gan has­ta los em­ble­má­ti­cos ce­rros ci­ta­di­nos Chu­ru­que­lla y Si­ca Si­ca.

La con­so­li­da­ción de Ari­tu­ma­yu ha per­mi­ti­do el de­sa­rro­llo pa­ra­le­lo de em­pren­di­mien­tos tu­rís­ti­cos y pro­duc­tos que be­ne­fi­cian a los co­mu­na­rios del en­torno. En 1997, Andrade, que por en­ton­ces al­ter­na­ba su dedicación al pro­yec­to con la cá­te­dra uni­ver­si­ta­ria y otros em­pren­di­mien­tos, to­mó una de­ter­mi­na­ción. “En 1997, la eco­no­mía del país ca­yó en una fuer­te re­ce­sión —re­cuer­da—. Asu­mí esa vez la de­ci­sión de vi­vir del bos­que y el pai­sa­je”.

Pe­ro que­da cla­ro que es aún otro de los bo­to­nes de la es­pe­ran­za. Al rit­mo que Bo­li­via li­qui­da hoy sus bos­ques y tra­ta de re­po­ner­los, el de­be y el ha­ber fo­res­tal se­ña­lan que en el año 2100 se ha­brá arra­sa­do con to­do. Por­que, cla­ro, Bo­li­via hoy por hoy es uno de los paí­ses que más de­fo­res­ta en el pla­ne­ta. Se­gún la fun­da­ción ale­ma­na Frie­drich Ebert Stif­tung (FES), el país pier­de anual­men­te 350.000 hec­tá­reas de bos­ques de­bi­do a ac­ti­vi­da­des tan­to le­ga­les co­mo clan­des­ti­nas. Esas 350.000 hec­tá­reas im­pli­can unos 320 me­tros cua­dra­dos por per­so­na de pér­di­da de bos­que al año, una de las más al­tas del mun­do. Re­pre­sen­ta, se­gún la FES, unas 20 ve­ces más que el pro­me­dio mun­dial, que es de 16 me­tros cua­dra­dos por per­so­na.

Y, en me­dio de aque­lla in­com­pren­di­da tra­ge­dia co­ti­dia­na, han sur­gi­do al­gu­nos sa­cri­fi­ca­dos es­pa­cios de es­pe­ran­za.

Cá­MA­RA FO­RES­TAL DE BO­LI­VIA

Tex­to: Fo­tos: BOS­QUES EN PE­LI­GROLos ár­bo­les jue­gan un rol im­por­tan­te en la sa­lud del pla­ne­ta, pe­ro al­gu­nos paí­ses no tie­nen po­lí­ti­cas cla­ras de pro­tec­ción.

LAU­RA ANDRADE

NA­TU­RA­LE­ZALos bos­ques análogos con­tie­nen una gran bio­di­ver­si­dad de plan­tas y ani­ma­les.

PRO­BIO­TEC

EM­PREN­DI­MIEN­TOSPe­que­ños agri­cul­to­res re­cu­pe­ran las tie­rras con siem­bra e in­can­sa­bles cui­da­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.