Los con­ven­tos fran­cis­ca­nos, te­so­ros es­con­di­dos en el cen­tro de la ciu­dad.

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Nor­man Chin­chi­lla Fo­tos: Car­los Ló­pez y Da­niel Ja­mes

Cua­tro con­ven­tos, e igle­sias, fran­cis­ca­nos tie­ne la ciu­dad de Co­cha­bam­ba: San Car­los, San Pe­dro, el Hos­pi­cio y San Fran­cis­co. El más an­ti­guo de to­dos, fun­da­do ha­ce 437 años, es­tá en pleno cen­tro, a una cua­dra de la pla­za 14 de Sep­tiem­bre, en una de las más bu­lli­cio­sas áreas de la ciu­dad. Una pe­que­ña puer­ta —so­bre la ca­lle 25 de Ma­yo, al la­do de la igle­sia de San Fran­cis­co— da ac­ce­so a un pe­que­ño ves­tí­bu­lo. Des­de allí, por otra puer­ta, gran­de és­ta, se en­tra al claus­tro del convento: a la paz de un claus­tro fran­cis­cano, tal co­mo lo qui­so Fran­cis­co, el san­to de Asís.

Paz. Si­len­cio y cal­ma im­pac­tan el es­pí­ri­tu ape­nas se cie­rra aque­lla puer­ta. Es un es­pa­cio ca­si cua­dra­do de más de

26 me­tros de la­do,un jar­dín ro­dea­do de co­rre­do­res bor­dea­dos de co­lum­nas, de ce­dro al es­te, de pie­dra re­vo­ca­da con ye­so al nor­te, sur y oes­te. Cés­ped, plan­tas, ár­bo­les y dos fuen­tes: una al cen­tro, don­de se en­cuen­tran los dos sen­de­ros em­pe­dra­dos que cru­zan en el jar­dín, y otra en un cua­dran­te pró­xi­mo al tem­plo, con una es­cul­tu­ra del san­to más fa­mo­so del mun­do, acom­pa­ña­do de unos ani­ma­li­tos a los que tan­to ama­ba. “És­ta es la ca­sa ma­dre de los fran­cis­ca­nos en Co­cha­bam­ba”, di­ce el pa­dre Car­los, pro­fe­so so­lem­ne, es de­cir fraile fran­cis­cano, des­de ha­ce 31 años y guar­dián del tem­plo y del convento de San Fran­cis­co de Co­cha­bam­ba.

“Los fran­cis­ca­nos siem­pre cons­tru­yen una igle­sia y un convento jun­tos”, ex­pli­ca el fraile, son­rien­te y se­reno mien­tras nos con­du­ce ha­cia la en­tra­da de la sa­cris­tía: el ac­ce­so al tem­plo des­de el claus­tro.

Una me­sa lar­ga de añe­ja ma­de­ra os­cu­ra ocu­pa el cen­tro de es­ta ha­bi­ta­ción ca­si cua­dra­da don­de los cu­ras y sus acó­li­tos se vis­ten pa­ra ce­le­brar mi­sa. La luz bri­llan­te de la ma­ña­na en­tra por un in­men­so ven­ta­nal. Enor­mes óleos an­ti­guos pró­xi­mos al te­cho, de ma­de­ra, dan co­lor a uno de los mu­ros,blan­co co­mo to­dos los mu­ros de es­te se­reno re­cin­to. Hay otros mue­bles: re­cli­na­to­rio, me­sa pe­que­ña don­de re­po­san los hi­so­pos pa­ra el agua ben­di­ta y una si­lla an­ti­gua, ca­si des­co­mu­nal, en un es­qui­na. “Es la si­lla del obis­po”, co­men­ta nues­tro guía, jus­to an­tes de in­tro­du­cir­nos a la igle­sia.

Si­len­cio­sa y so­lem­ne, la úni­ca na­ve del tem­plo pa­re­ce enor­me sin gen­te. De­trás de la me­sa del al­tar, el re­ta­blo se ex­tien­de a to­do el an­cho y ca­si to­do el al­to del lu­gar. De ma­de­ra y cu­bier­to por bri­llan­te pan de oro al­ber­ga seis imá­ge­nes “y el Pa­dre en la ca­be­za”.

“És­te es san Pe­dro de Alcántara, es­tá ahí por­que es un san­to muy im­por­tan­te en nues­tra or­den. Él ha he­cho una re­no­va­ción en el ca­ris­ma del que nos es­tá­ba­mos apar­tan­do. Ésa es san­ta Cla­ra. Y aquél es san Pas­cual Bai­lón. Bai­lón por­que bai­la­ba de­lan­te del San­tí­si­mo pa­ra dar­le gra­cias… No sa­bía qué de­cir­le. Sa­bía ha­blar, pe­ro se po­nía a bai­lar por­que le gus­ta­ba. Y ése, san­to Do­min­go, no era fran­cis­cano, era do­mi­ni­co. Él y Fran­cis­co se en­con­tra­ron cuan­do la Igle­sia ame­na­za­ba con de­rrum­bar­se, y di­je­ron ‘va­mos a re­no­var la Igle­sia’. Y Fran­cis­co di­jo ‘no, tú vas por tu la­do, yo voy por el mío. Por eso el ca­ris- ma nues­tro es la po­bre­za y la sen­ci­llez. Y el de los do­mi­ni­cos: es­tu­diar el Evan­ge­lio a pro­fun­di­dad. Ellos eran los más in­qui­si­do­res, por­que ellos te­nían la sa­bi­du­ría de las es­cri­tu­ras. Fran­cis­co se dio por mi­sión evan­ge­li­zar des­de el tes­ti­mo­nio de su vi­da”, cuen­ta el Guar­dián.

“Y la Vir­gen, an­tes era la In­ma­cu­la­da y pu­sie­ron a la de Co­pa­ca­ba­na por­que es la pa­tro­na de nues­tra pa­tria”, com­ple­ta.

“Creo que uno de los ras­gos siem­pre pre­sen­tes en las edi­fi­ca­cio­nes fran­cis­ca­nas de la Co­lo­nia es el re­ta­blo. Es muy fran­cis­cano”, afir­ma fray Juan Car­los.

Me­dia do­ce­na de ven­ta­na­les ca­si pe­ga­dos al te­cho de­jan en­trar la luz del día que ilu­mi­na to­da la igle­sia. En el la­do opues­to al re­ta­blo, en­ci­ma de las puer­tas pa­ra el in­gre­so de los fie­les, es­tá el co­ro cu­yo in­gre­so es por el pri­mer pi­so del claus­tro. Sus tres pa­re­des la si­lle­ría de ce­dro, tan an­ti­gua co­mo to­da la igle­sia, tie­ne es­pa­cio pa­ra una trein­te­na de sa­cer­do­tes sen­ta­dos, “con­ser­va su pi­so de ma­de­ra ori­gi­nal, que cru­je ba­jo los pa­sos (…) só­lo se ha sa­ca­do el os­ten­so­rio, don­de se ex­hi­bía el tex­to de las ora­cio­nes en le­tras gran­des y los frai­les re­za­ban a dos co­ros”.

Aho­ra ya no re­zan ahí. Lo ha­cen en la ca­pi­lla pri­va­da en el pri­mer pi­so del ala nor­te del claus­tro.

“Aquí, en es­ta ca­sa, vi­vi­mos 20: los 15 es­tu­dian­tes, tres for­ma­do­res, más el pro­vin­cial y su se­cre­ta­rio. Ocu­pa­mos ca­si la mi­tad de es­ta ca­sa, hay cam­po por­que las vo­ca­cio­nes han dis­mi­nui­do mu­cho”.

“Te­ne­mos que de­cir con do­lor, aho­ra hay 92 fran­cis­ca­nos en to­do Bo­li­via, cuan­do yo en­tré éra­mos 220. Pe­ro no te­ne­mos que que­jar­nos, se­gún lo que nos di­ce uno de nues­tros her­ma­nos que en­se­ña en la uni­ver­si­dad (Ca­tó­li­ca), don­de se pre­pa­ran los sa­cer­do­tes, so­mos los que más es­tu­dian­tes te­ne­mos: 15 es­tu­dian­tes que es­tán pre­pa­rán­do­se pa­ra el sa­cer­do­cio, y los de otras ór­de­nes son po­cos”, se­ña­la.

“Es­te tem­plo y el convento han si­do cons­trui­dos en una par­te al­ta, fue­ra de lo que era el cen­tro de la po­bla­ción, era ale­ja­do de la ciu­dad, que era don­de aho­ra es la pla­zue­la Oso­rio. Igual que en La Paz. Los fran­cis­ca­nos se han ido a lo más apar­ta­do y la ciu­dad se ha ve­ni­do a no­so­tros. En to­das par­tes ha si­do así”, ex­pli­ca es­te ca­si se­xa­ge­na­rio fran­cis­cano, cu­yos re­cuer­do del convento de San Fran­cis­co de Co­cha­bam­ba re­mon­tan a su in­fan­cia.

“An­tes era plan­ta ba­ja y pri­mer pi­so; aho­ra, con la res­tau­ra­ción —

rea­li­za­da en­tre 1982 y 1986— son tres ni­ve­les. En el se­gun­do pi­so es­tán los cuar­tos. Po­de­mos al­ber­gar aquí en­tre 50 y 60 per­so­nas. Al­gu­na vez se lle­na es­ta ca­sa, cuan­do te­ne­mos un en­cuen­tro de to­dos los fran­cis­ca­nos de Bo­li­via, en­ton­ces te­ne­mos que usar tam­bién el Hos­pi­cio, San Pe­dro y San Car­los”.

Y en 1988, es­te convento, al­ber­gó al Pa­pa. Era Juan Pa­blo II, el úni­co Su­mo Pon­tí­fi­ce que vi­si­tó Bo­li­via, y ocu­pa una es­pe­cia de sui­te en el án­gu­lo no­res­te del claus­tro. Don­de aho­ra re­si­de el Guar­dián.

De­trás del claus­tro “ha­bía un ce­men­te­rio an­tes. Cuan­do yo era pe­que­ño to­da­vía, he vis­to, te­nía es­te convento su huer­ta y su pis­ci­na, pa­ra ba­ñar­se, y aho­ra ese es­pa­cio es una can­cha de ful­bi­to, pa­ra que los jó­ve­nes no só­lo es­tán pen­san­do en la teo­lo­gía y la filosofía, sino tam­bién ten­gan di­ver­sión los vier­nes, que tie­nen de­por­te, tam­bién hay un gim­na­sio, y una car­pin­te­ría, y la ‘cue­re­ría’ don­de se pro­du­cen fo­rros pa­ra li­bros. Los jó­ve­nes pro­du­cen pa­ra no ser só­lo los que re­ci­ben, por­que no­so­tros vi­vi­mos de lo que Ale­ma­nia nos da. Y lo que no­so­tros ga­na­mos es pa­ra la ali­men­ta­ción y el cui­da­do de los jó­ve­nes. Mu­chas ve­ces la gen­te di­ce, los pa­dres co­bran en la mi­sa… pe­ro no­so­tros no nos que­da­mos con na­da de lo que apor­tan. Por eso yo di­go la gen­te que apor­ta a es­ta igle­sia, po­ne su li­mos­na, es­tá ayu­dan­do a que ha­ya un nue­vo sa­cer­do­te pa­ra Bo­li­via”.

“Ser po­bres, hu­mil­des y sen­ci­llos co­mo él (Fran­cis­co de Asís) qui­so”, es el ca­ris­ma fran­cis­cano. La paz que ema­na de sus con­ven­tos com­ple­ta sus vir­tuo­sas as­pi­ra­cio­nes.

JA­MES DA­NIEL

CLAUS­TROEl plá­ci­do jar­dín del convento de San Fran­cis­co de Co­cha­bam­ba. En la fo­to cir­cu­lar, las puer­tas del os­ten­so­rio, de­trás del re­ta­blo del al­tar ma­yor del tem­plo del Hos­pi­cio.

Ló­PEZ CAR­LOS

SA­CRIS­TíAAl la­do del pres­bi­te­rio, la sa­cris­tía de San Fran­cis­co con­ser­va mue­bles cen­te­na­rios.

CAR­LOS Ló­PEZ

PIE­DRA Y MA­DE­RA Co­lum­nas de pie­dra re­vo­ca­das con ye­so y pi­la­res de ce­dro so­bre po­dio de mam­pos­te­ría ro­dean el claus­tro de San Fran­cis­co.

DA­NIEL JA­MES

EL HOS­PI­CIOCon­sa­gra­do en 1875, el tem­plo del Hos­pi­cio, en la pla­za Co­lón, es de so­bria be­lle­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.