San­ta Cruz y la nue­va Bo­li­via

Los Tiempos - Oh - - A FONDO -

Así co­mo pa­só con La Paz, y en bue­na me­di­da con Co­cha­bam­ba, en los si­glos pa­sa­dos, si al­go va sien­do ca­da vez me­nos fre­cuen­te en San­ta Cruz son los cru­ce­ños, es de­cir los cru­ce­ños de ce­pa. Ya es mar­ca­da­men­te cos­mo­po­li­ta y per­dió las for­mas pro­vin­cia­les que aún pri­man en bue­na par­te de las ca­pi­ta­les bo­li­via­nas, sin que ello sig­ni­fi­que al­go des­pec­ti­vo. Eso no im­pli­ca que ha­ya des­apa­re­ci­do la iden­ti­dad cru­ce­ña, sino, por el con­tra­rio, se ha am­plia­do a mu­chos que de­ci­die­ron adop­tar­la.

La in­men­sa ca­pi­tal cru­ce­ña y su ex­pan­sión me­tro­po­li­ta­na ha­cia otras pro­vin­cias, pe­ro tam­bién di­ver­sas zo­nas del her­mano de­par­ta­men­to, se van con­vir­tien­do en sin­gu­la­res nú­cleos de na­cio­na­li­dad. La in­ten­sa inmigración que ha lle­ga­do a esas tie­rras, in­clui­da un na­da des­de­ña­ble por­cen­ta­je de ex­tran­je­ros, va for­jan­do nue­vos ciu­da­da­nos. San­ta Cruz es hoy un te­rri­to­rio cos­mo­po­li­ta don­de las raí­ces de una gran par­te de sus ha­bi­tan­tes se ha­llan, una o dos o tres ge­ne­ra­cio­nes an­tes, en los más di­sí­mi­les con­fi­nes pa­trios, en Bra­sil, en Ar­gen­ti­na, en Chi­le y has­ta en tie­rras asiá­ti­cas o eu­ro­peas.

Pa­ra ello in­clu­so sir­ve de mues­tra más de una de las re­vis­tas te­le­vi­si­vas ma­tu­ti­nas. En ellas su­man gru­pos de con­duc­to­res cru­ce­ños clá­si­cos más al­gu­na cho­li­ta del oc­ci­den­te, más un con­duc­tor de ha­bla bo­nae­ren­se e in­clu­so un par de asiá­ti­cos, pro­ve­nien­tes de las co­lo­nias ja­po­ne­sa o co­rea­na. Otros han in­clui­do a al­gún mo­re­ni­to de raí­ces yun­gue­ñas y no fal­ta cier­ta con­duc­to­ra con cla­ro acen­to bra­si­le­ño.

El co­ra­zón eco­nó­mi­co del país ha si­do el imán de es­ta im­pa­ra­ble y no del to­do pre­vi­si­ble trans­for­ma­ción so­cial que, lue­go, tam­bién tie­ne su im­pac­to po­lí­ti­co. Ello de­ri­va en un vir­tual tsu­na­mi de con­se­cuen­cias a to­do ni­vel. La ac­ti­vi­dad cul­tu­ral cam­bia y se po­ten­cia, la for­ma de pro­yec­tar el de­sa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des ad­quie­re nue­vos ma­ti­ces, los ti­pos de con­flic­tos va­rían y se mul­ti­pli­can. Y tam­bién las opor­tu­ni­da­des pa­ra una y otra ini­cia­ti­va, otro­ra im­pen­sa­bles, sur­gen.

Y en ello, en esa cons­ti­tu­ción de nue­vos bo­li­via­nos y sus pro­yec­cio­nes, se em­pie­za a de­fi­nir tam­bién el fu­tu­ro de la nue­va Bo­li­via am­plia­da a los nue­ve de­par­ta­men­tos. San­ta Cruz es, sin du­da, hoy uno de los ma­yo­res, sino el ma­yor, pun­to de de­fi­ni­ción del fu­tu­ro de to­dos. Por ello, es­te re­cien­te 24 de sep­tiem­bre la re­cor­da­ción de su ges­ta cí­vi­ca tu­vo par­ti­cu­la­res ma­ti­ces. Tan­to las au­to­ri­da­des na­cio­na­les co­mo las lo­ca­les sa­bían de la com­ple­ja obli­ga­ción de es­tar pre­sen­tes en los ac­tos de ho­me­na­je y de lo sen­si- bles que de­bían ser sus ges­tos y pa­la­bras.

Las ten­sio­nes de la ac­tual cri­sis po­lí­ti­ca na­cio­nal te­nían una de­li­ca­da ci­ta en San­ta Cruz. Co­mo te­lón de fon­do to­das las con­tra­dic­cio­nes na­cio­na­les: las di­ver­gen­cias re­gio­na­les en me­dio de la ne­ce­si­dad de mos­trar ya un po­der na­cio­nal; los cri­te­rios an­ti­ca­pi­ta­lis­tas y el dis­cur­so an­ti­oli­gár­qui­co y las son­ri­sas con los nú­cleos más du­ros del em­pre­sa­ria­do na­cio­nal y trans­na­cio­nal; el cues­tio­na­mien­to al con­ti­nuis­mo fren­te a los pac­tos no ex­plí­ci­tos con el po­der cen­tral.

Fue el es­ce­na­rio de un com­ple­jo la­bo­ra­to­rio pa­ra so­ció­lo­gos y po­li­tó­lo­gos. Y se­me­jan­te com­ple­ji­dad só­lo po­drá ser de­bi­da­men­te en­ca­ra­da cuan­do los res­pon­sa­bles del país y la re­gión se­pan ac­tuar con la al­tu­ra de es­ta­dis­tas y no de po­li­ti­que­ros. Es una ne­ce­si­dad en la que se jue­ga mu­cho del des­tino bo­li­viano, y que al pa­re­cer no es­tá sien­do de­bi­da­men­te com­pren­di­da. No se en­tien­de que en San­ta Cruz es­tá sur­gien­do el eje de la nue­va Bo­li­via.

PAU­LA MU­ÑOZ EN­CI­NAS Edi­to­ra OH!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.