Re­né Rivera, el hom­bre que im­pul­sa la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro.

Los co­cha­bam­bi­nos tie­nen una pa­ra­da obli­ga­to­ria en oc­tu­bre, vi­si­tar la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Co­cha­bam­ba, un even­to te­má­ti­co gra­cias a la vi­sión de un hom­bre

Los Tiempos - Oh - - A FONDO - Tex­to: Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas Fo­tos: Her­nán An­dia

Ha­ce cua­tro años que es­cri­to­res, lec­to­res, edi­to­ria­lis­tas y un sin­fín de per­so­nas de ru­bros afi­nes se dan ci­ta en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Co­cha­bam­ba ( FILC), im­preg­na­dos no só­lo de la pa­sión o el há­bi­to de la lec­tu­ra, sino mo­ti­va­dos por la im­pron­ta que la di­fe­ren­cia de las otras que se desa­rro­llan en el país. La ini­cia­ti­va que lo­gró cap­tu­rar el in­te­rés de los co­cha­bam­bi­nos fue la fe­ria te­má­ti­ca. De una afluen­cia de 22.000 per­so­nas en 2015 se lle­gó a 39.194 vi­si­tan­tes, el año pa­sa­do. Pe­ro quién me­jor pa­ra en­ten­der el pe­so cul­tu­ral de una fe­ria del li­bro y el im­pac­to de la lec­tu­ra en una so­cie­dad, sino el ar­tí­fi­ce de es­ta apues­ta, el es­cri­tor y edi­tor Re­né Rivera Mi­ran­da, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra del Li­bro de Co­cha­bam­ba, ha­ce ya dos ges­tio­nes.

A sus 48 años, es­te ta­ri­je­ño co­cha­bam­bino es un enamo­ra­do de la li­te­ra­tu­ra que ase­gu­ra que el mun­do de los li­bros no só­lo lo ha­cen los es­cri­to­res sino las li­bre­rías, las bi­blio­te­cas, los li­bre­ros y, prin­ci­pal­men­te, los lec­to­res. Ha­bla sin com­ple­jos de es­te uni­ver­so que co­no­ce so­bra­da­men­te por­que co­mo pro­pie­ta­rio de la edi­to­rial Fe de Erra­tas, fun­da­da en abril de 2010, y au­tor de sie­te li­bros, ha es­ta­do en am­bos la­dos de la con­tien­da.

Ad­mi­te que es di­fí­cil com­pe­tir con La Paz y San­ta Cruz, don­de en ca­da fe­ria se lle­van en­tre 120.000 y 150.000 vi­si­tan­tes. “A mí no me agra­da cuan­do di­cen que al pa­ce­ño le gus­ta la fe­ria del li­bro, al cru­ce­ño tam­bién y al co­cha­bam­bino pón­gan­le una fe­ria de co­mi­da y re­cién va”. Pe­ro sí, era ne­ce­sa­rio rein­ven­tar­se o mo­rir. Por eso pro­pu­so que nues­tra fe­ria de­ja­ra de ser iti­ne­ran­te y lo­gró que se asen­ta­ra en el cam­po fe­rial de Ala­lay. Des­pués se pre­gun­tó: ¿pa­ra qué sir­ve una fe­ria don­de los li­bros es­tán más ca­ros que en las li­bre­rías? Y con­si­guió es­ta­ble­cer un 30 por cien­to de re­ba­ja en los es­tands de ven­ta. “Los li­bros no son un ob­je­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad, pe­ro al me­nos de­ben ser ba­ra­tos y no­ve­do­sos”. Y por úl­ti­mo, le im­pri­mió el se­llo di­fe­ren­cia­dor. La FILC tie­ne cua­tro com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les: uno li­te­ra­rio, pa­ra ver au­to­res y li­bros; his­tó­ri­co, que to­ma un eje que sir­ve co­mo hi­lo con­duc­tor de la fe­ria; ar­tís­ti­co cul­tu­ral, que in­clu­ye mú­si­ca, ci­ne, tea­tro y dan­za, y edu- ca­ti­vo, que aglu­ti­na a to­da la fa­mi­lia.

Acep­ta a re­ga­ña­dien­tes que la cri­sis tam­bién es­tá afec­tan­do al sec­tor edi­to­rial, igual que ocu­rre en to­dos los sec­to­res de la ac­ti­vi­dad, pe­ro es­tá con­ven­ci­do de que en la ac­tua­li­dad se lee y se pu­bli­ca más que ha­ce 20 años. Las edi­to­ria­les de­ben “po­ner­se crea­ti­vas”. Có­mo no pen­sar en di­gi­ta­li­zar su ma­te­rial y po­ner­se a tono con la tec­no­lo­gía, se pre­gun­ta. “To­dos de­be­mos leer ‘Juan de la Ro­sa’, pe­ro ¿pue­des creer que no hay una so­la ver­sión di­gi­tal pa­ra los jó­ve­nes?”, ex­cla­ma.

No hay gran­des misterios en su ofi­cio. Con­ten­ción e ilu­sión pa­re­cen ser la pa­ra­do­ja que aglu­ti­na a las edi­to­ria­les bo­li­via­nas y se tra­du­ce en pu­bli­car po­cos tí­tu­los pe­ro muy bien ele­gi­dos y edi­ta­dos. Por eso, pa­ra ayu­dar­las, im­ple­men­tó cin­co fe­rias co­mo ac­ti­vi­da­des con­cre­tas pa­ra di­fun­dir, co­mer­cia­li­zar y ven­der li­bros. Las fe­rias de li­bros pro­vin­cia­les en Pu­na­ta, Qui­lla­co­llo y Sa­ca­ba, que ade­más es­ti­mu­lan la lec­tu­ra en las zo­nas ale­ja­das de la ur­be. En no­viem­bre lan­za la pri­me­ra fe­ria uni­ver­si­ta­ria con un con­cur­so de cuen­to y en­sa­yo pa­ra es­tu­dian­tes y do­cen­tes, bus­can­do mo­ti­var la lec­tu­ra en la uni­ver­si­dad.

Las­ti­mo­sa­men­te, no exis­ten fór­mu­las má­gi­cas pa­ra fo­men­tar la lec­tu­ra, pe­ro él

EL CHE A LA FILC 2018 LE IN­TERE­SA MOS­TRAR AL PER­SO­NA­JE QUE HA MAR­CA­DO UN HI­TO EN LA HIS­TO­RIA BO­LI­VIA­NA

VI­SI­TAN­TES LA FILC ES­PE­RA AL­RE­DE­DOR DE 40 MIL ASIS­TEN­TES

HOMENAJEADOS EDUAR­DO SCOTT, PE­DRO CAMACHO Y JIMMY ITURRI SE­RáN RECONOCIDOS EN ES­TA VER­SIóN

es­tá con­ven­ci­do de que “una so­cie­dad que lee es más crí­ti­ca, re­fle­xi­va, pa­cí­fi­ca y to­le­ran­te”. Ha­brá que cen­trar­se en el lec­tor li­te­ra­rio, no en el lec­tor que no lee por­que ése va a se­guir sin leer, ha­ga uno lo que ha­ga. “Ten­go la cer­te­za de que pri­me­ro se de­be me­jo­rar la edu­ca­ción y lue­go la eco­no­mía en un país —di­ce— y mi me­jor apor­te se­rá con­ven­cer al otro pa­ra que lea, no por obli­ga­ción ni por im­po­si­ción”.

La ex­pe­rien­cia de ha­ber di­ri­gi­do las úl­ti­mas edi­cio­nes de la FILC, le pre­pa­ran el fí­si­co pa­ra el ca­mino em­pi­na­do que se vie­ne la pró­xi­ma se­ma­na en su XII ver­sión, úl­ti­ma de su ges­tión. “Ñan­cahua­sú y Teo­pon­te, gue­rri­llas y con­tra­gue­rri­llas en Bo­li­via”, es la te­má­ti­ca. “No es un ho­me­na­je al Che por­que co­mo Cá­ma­ra del Li­bro nos in­tere­sa el he­cho his­tó­ri­co y el per­so­na­je con sus lu­ces y som­bras”. Cum­plien­do con el com­pro­mi­so de que ca­da ver­sión de­be su­pe­rar­se a sí mis­ma, anun­cia un pro­gra­ma to­tal­men­te cau­ti­va­dor con co­lo­quios, se­mi­na­rios, vi­si­tan­tes ilus­tres na­cio­na­les e internacionales, con even­tos cul­tu­ra­les y muy di­dác­ti­ca pa­ra gran­des y chi­cos. Re­ve­la que no con­cre­ta­ron con el tro­va­dor cu­bano Sil­vio Ro­drí­guez, por­que 150.000 dó­la­res era im­po­si­ble, pe­ro es­ta­rán Raúl Iber­na­ga­ray y otros in­tér­pre­tes, ade­más de la pro­yec­ción de 15 pe­lí­cu­las so­bre el Che. “Los co­cha­bam­bi­nos tie­nen una pa­ra­da obli­ga­da en oc­tu­bre”, di­ce Re­né en­tu­sias­ma­do, “que­re­mos que va­yan en bus­ca de lo me­jor de las le­tras que lle­gan a nues­tro de­par­ta­men­to y que lo en­cuen­tren”.

Y así se va, “por­que aquí no hay re re re” y des­pués de cua­tro años de tra­ba­jo ar­duo y com­pro­me­ti­do en fa­vor de la cul­tu­ra del de­par­ta­men­to to­ca pa­sar la pos­ta. Ha de­ve­la­do con lu­ci­dez los misterios y la tras­cen­den­cia de su ofi­cio, y aún hay es­pa­cio pa­ra la au­to­crí­ti­ca. “De­bi­mos ha­ber in­vo­lu­cra­do más a al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes co­mo en La Paz, don­de las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les par­ti­ci­pan en un 80 por cien­to y en San­ta Cruz, don­de las em­pre­sas pri­va­das apo­yan… tal vez in­sis­ti­mos po­co”.

Vuel­ve al ofi­cio de es­cri­tor, cin­co li­bros lo es­pe­ran. Un se­gun­do li­bro de cuen­tos eró­ti­cos, una nue­va edi­ción de “La som­bra del mie­do”, que es su li­bro más ven­di­do con 6.000 ejem­pla­res, dos de poe­sía y un li­bro de en­sa­yos de Bor­ges. “Me de­di­ca­ré a pu­bli­car, pe­ro me gus­ta re­vi­sar mi­nu­cio­sa­men­te. Si me sa­le un nue­vo li­bro, quie­ro que sea real­men­te bueno”.

HERNAN AN­DIA

COM­PRO­ME­TI­DORe­né Rivera, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra del Li­bro, di­ce que se sien­te or­gu­llo­so del ta­len­to de los es­cri­to­res bo­li­via­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.