Por qué se de­be fre­nar el pla­gio en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo.

NUE­VAS NOR­MAS Las nue­vas tec­no­lo­gías apor­tan en el de­sa­rro­llo de la edu­ca­ción, pe­ro tam­bién en­fren­tan a la so­cie­dad con pro­ble­má­ti­cas aún en dis­cu­sión. Ha­cer­les fren­te es el desafío de to­dos ACADEMIA EL EX­TEN­DI­DO PLA­GIO EN LA ERA DI­GI­TAL

Los Tiempos - Oh - - A FONDO - Tex­to: Da­ma­ris Sen­zano Fo­tos: Cor­te­sía TURNITIN

Vi v imos en un mun­do don­de la tec­no­lo­gía avan­za ver­ti­gi­no­sa­men­te, y es que hoy en día y a la ve­lo­ci­dad de un clic po­de­mos te­ner ac­ce­so a un vas­to uni­ver­so de in­for­ma­ción so­bre cual­quier ám­bi­to que que­ra­mos co­no­cer. Las nue­vas tec­no­lo­gías han ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar los an­ti­guos pa­ra­dig­mas de la so­cie­dad, y a si­tuar­nos fren­te a una nue­va era di­gi­tal, don­de la co­mu­ni­ca­ción es ca­da vez más ve­loz y los es­pa­cios geo­grá­fi­cos se con­vier­ten en vir­tua­les.

To­da es­ta re­vo­lu­ción in­for­má­ti­ca ha de­ter­mi­na­do un cam­bio ra­di­cal y a to­do ni­vel en el ám­bi­to aca­dé­mi­co. La crea­ción de por­ta­les uni­ver­si­ta­rios, de en­ci­clo­pe­dias vir­tua­les y las ba­ses de da­tos de fá­cil ac­ce­so só­lo son una pe­que­ña mues­tra del mun­do vir­tual pues­to al ser­vi­cio de lo aca­dé­mi­co. De acuer­do a Al­ber­to Li­be­ra, re­co­no­ci­do ex­per­to en edu­ca­ción, las nue­vas tec­no­lo­gías jue­gan un pa­pel de­ter­mi­nan­te en es­ta nue­va con­cep­ción de la edu­ca­ción. “El es­tu­dian­te de la era di­gi­tal se en­cuen­tra fren­te a una ga­ma muy gran­de y va­ria­da de in­for­ma­ción, lo cual le per­mi­te te­ner ac­ce­so a di­fe­ren­tes fuen­tes, con­fron­tar dis­tin­tas opi­nio­nes de una ma­ne­ra muy rá­pi­da y ágil; tam­bién le da la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar con otras per­so­nas de ma­ne­ra más am­plia, co­sa que an­tes só­lo se po­día lo­grar par­ti­ci­pan­do de con­gre­sos o se­mi­na­rios de ac­ce­so res­trin­gi­do pa­ra la ma­yo­ría”. Va­le de­cir que, an­tes, te­ner ac­ce­so a la in­for­ma­ción con­lle­va­ba un pre­su­pues­to eco­nó­mi­co no me­nor y a es­to se su­ma­ba la di­fi­cul­tad de con­se­guir lo que se re­que­ría; pro­ble­mas que, hoy, gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, han des­apa­re­ci­do. A ni­vel aca­dé­mi­co, uno de los pro­ble­mas que se evi­den­cia es el pla­gio, el cual es de­fi­ni­do por el dic­cio­na­rio de la Real Academia de la Len­gua Es­pa­ño­la co­mo: “Co­piar en lo sus­tan­cial obras aje­nas, dán­do­las co­mo pro­pias”. Si par­ti­mos de es­te sig­ni­fi­ca­do, pla­giar es una la­bor que va en con­tra de una per­so­na que es crea­do­ra de su obra.

El fe­nó­meno no es nue­vo; sin em­bar­go, pa­ra mu­chos ya es con­si­de­ra­do co­mo una ac­ción nor­mal, y ni­ños van cre­cien­do con es­ta prác­ti­ca in­cor­po­ra­da. La con­se­cuen­cia sal­ta a la vis­ta, se pro­du­ce co­no­ci­mien­to de me­nor ca­li­dad y con de­fi­cien­cias.

Una in­ves­ti­ga­ción con­du­ci­da por la em­pre­sa de tec­no­lo­gía edu­ca­ti­va Turnitin rea­li­za­da a maes­tros y es­tu­dian­tes en EEUU, re­afir­ma que el pla­gio no es só­lo un pro­ble­ma de fal­ta de ho­nes­ti­dad, sino que ade­más es el re­sul­ta­do de la ca­ren­cia de las ha­bi­li­da­des fun­da­men­ta­les pa­ra el éxi­to aca­dé­mi­co co­mo pen­sa­mien­to crí­ti­co, crea­ti­vi­dad y ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción. Asi­mis­mo, se de­ter­mi­nó la cla­si­fi­ca­ción de las 10 for­mas de pla­gio más co­mu­nes en cuan­to a éti­ca en la in­ves­ti­ga­ción, sien­do las más fre­cuen­tes la clo­na­ción, en­ten­dién­do­se co­mo pre­sen­ta­ción de un tra­ba­jo co­mo pro­pio; en se­gun­da, el co­pia­do y pe­ga­do, y en ter­ce­ra, el pla­gio mo­sai­co, que vie­ne a ser el ma­te­rial co­pia­do de múl­ti­ples fuen­tes.

De acuer­do a la re­vis­ta Co­lom­bia­na de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra AZ, se es­ti­ma que en La­ti­noa­mé­ri­ca los do­cen­tes pue­den re­ci­bir más de 100 mi­llo­nes de tra­ba­jos no ori­gi­na­les al año, ma­ne­jan­do un 12 por cien­to en ge­ne­ral de pla­gio, pe­ro el es­tre­cho mar­gen de con-

te­ni­do no ori­gi­nal que exis­te en los dis­tin­tos paí­ses mues­tra que el pla­gio no es un pro­ble­ma re­gio­nal o na­cio­nal, sino glo­bal.

En lo que se re­fie­re a Bo­li­via, en teo­ría, exis­te una ley so­bre De­re­cho de Au­tor (An­ti­pla­gio), la N° 1322. Sin em­bar­go, la apli­ca­ción de la mis­ma es bá­si­ca­men­te nu­la. El úni­co ar­tícu­lo re­la­ti­vo no ha si­do cum­pli­do efec­ti­va­men­te, so­bre to­do por par­te de la po­bla­ción es­tu­dian­til”, ex­pre­só el abo­ga­do Fran­cis­co Bueno Aya­la, es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos de au­tor, mar­cas y pa­ten­tes.

Ca­be des­ta­car que ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) o el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Pro­pie­dad In­te­lec­tual (Se­na­pi) no cuen­tan aún con es­tu­dios es­ta­dís­ti­cos so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca en Bo­li­via.

De acuer­do a un pe­que­ño son­deo rea­li­za­do en el eje tron­cal del país a es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios de di­fe­ren­tes ca­rre­ras, tan­to de uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les y pri­va­das, se pre­gun­tó a los es­tu­dian­tes si con­si­de­ran que el he­cho de ro­bar es ma­lo. To­dos res­pon­die­ron que sí. Pe­ro cuan­do se les pre­gun­tó si ba­jar mú­si­ca, pe­lí­cu­las o in­for­ma­ción aca­dé­mi­ca de In­ter­net y pre­sen­tar­la co­mo su­ya es­tá bien, no le pa­re­ció una ac­ción gra­ve, es más, mu­chos de ellos no son cons­cien­tes de que es­tán co­me­tien­do pla­gio.

Tam­bién se cons­ta­tó que exis­ten uni­ver­si­da­des que ya es­tán tra­ba­jan­do en ba­jar los ni­ve­les de pla­gio en los pro­yec­tos de los que pre­sen­tan los es­tu­dian­tes, pe­ro exis­ten otras ins­ti­tu­cio­nes en que po­cos ca­te­drá­ti­cos se to­man el tiem­po pa­ra re­vi­sar si un tra­ba­jo es o no pla­gia­do.

Eso plan­tea una pre­gun­ta pa­ra el sis­te­ma edu­ca­ti­vo bo­li­viano: ¿Es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra la res­pon­sa­bi­li­dad que las nue­vas tec­no­lo­gías nos exi­gen y es­ta­mos for­man­do al es­tu­dian­te pa­ra sa­ber que el pla­gio es un de­li­to y por con­se­cuen­cia una fal­ta de éti­ca?

Pa­ra el Edu­ca­dor Al­ber­to Li­be­ra, el pro­ble­ma no so­la­men­te se en­cuen­tra en el sen­ti­do éti­co del es­tu­dian­te, sino tam­bién del do­cen­te y la ins­ti­tu­ción don­de es­tu­dia. “Los do­cen­tes mu­chas ve­ces son cons­cien­tes de que exis­te pla­gio y si no con­tro­lan, no lo san­cio­nan ni co­rri­gen al alumno, el he­cho de pla­giar se con­vier­te en al­go re­la­ti­va­men­te per­mi­ti­do. Es­to a la lar­ga trae con­si­go con­se­cuen­cias ta­les co­mo que las ins­ti­tu­cio­nes pier­dan el ni­vel aca­dé­mi­co, cog­ni­ti­vo y sus va­lo­res”.

El edu­ca­dor tam­bién aco­tó que si bien a ni­vel de edu­ca­ción su­pe­rior en el país se es­tán im­ple­men­tan­do ca­da vez más có­di­gos de con­trol pa­ra afron­tar es­ta pro­ble­má­ti­ca, a ni­vel de edu­ca­ción se­cun­da­ria fal­ta un lar­go ca­mino por re­co­rrer.

Mar­tín Díaz, co­mu­ni­ca­dor y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, se­ña­la al res­pec­to que “es­ta ten­den­cia se pue­de re­ver­tir sien­do más ri­gu­ro­sos en las re­vi­sio­nes y en los fil­tros aca­dé­mi­cos, pe­ro, an­te to­do, sien­do éti­cos en ca­da in­ves­ti­ga­ción que se lle­ve a ca­bo”. Tam­bién du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el Fo­ro de In­te­gri­dad Aca­dé­mi­ca rea­li­za­do en la ciu­dad de La Paz des­ta­có lo si­guien­te: “Es­toy con­ven­ci­do de que la crea­ti­vi­dad es la he­rra­mien­ta que nos per­mi­te edu­car pa­ra el cam­bio. De­be­mos reivin­di­car el apren­di­za­je co­mo ac­to crea­ti­vo y si que­re­mos es­tu­dian­tes ín­te­gros de­be­mos pre­di­car con el

ejem­plo, de esa ma­ne­ra qui­zás ten­dre­mos me­nos gra­dua­dos pe­ro me­jo­res”, fi­na­li­zó Diaz.

TEC­NO­LO­GÍA Y PLA­GIO

Ac­tual­men­te exis­ten soft­wa­re que per­mi­ten ras­trear pa­tro­nes ver­ba­les con di­fe­ren­tes ba­ses de da­tos. Al ha­cer­lo, ge­ne­ra un re­por­te que mues­tra coin­ci­den­cia con otros tex­tos.

Una de es­tas em­pre­sas re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial es Turnitin que tra­ba­ja en la mi­ti­ga­ción de ries­go ins­ti­tu­cio­nal y del pla­gio aca­dé­mi­co y pro­fe­sio­nal. En su sis­te­ma la em­pre­sa ate­so­ra 640 mi­llo­nes de en­sa­yos es­tu­dian­ti­les, 160 mi­llo­nes de pu­bli­ca­cio­nes y ar­tícu­los cien­tí­fi­cos, ade­más de 61.000 mi­llo­nes de pá­gi­nas web in­de­xa­das.

En Bo­li­via, por el mo­men­to só­lo una Uni­ver­si­dad cuen­ta con es­ta tec­no­lo­gía. Se tra­ta de la Uni­ver­si­dad Pri­va­da de Bo­li­via (UPB), quie­nes ha­ce cua­tro años han im­ple­men­ta­do con mu­cho éxi­to el Sis­te­ma Turnitin.

De acuer­do a Al­ber­to San­ji­nés, vi­ce­rrec­tor aca­dé­mi­co de la UPB, al con­tar con un sis­te­ma an­ti pla­gio de do­cu­men­tos tan efec­ti­vo, se con­tro­la la pro­ble­má­ti­ca del pla­gio. “En un ini­cio se de­tec­tó que el ni­vel de ci­ta­cio­nes erra­das y si­mi­li­tu­des de tex­to era al­to, y con la uti­li­za­ción de es­te sis­te­ma el por­cen­ta­je ba­jó con­si­de­ra­ble­men­te me­jo­ran­do la prác­ti­ca de ci­ta­cio­nes y ba­jan­do en los es­tu­dian­tes el de­seo de co­me­ter frau­de aca­dé­mi­co”.

“Nues­tro desafío en el cam­po aca­dé­mi­co es ver có­mo desa­rro­llar el co­no­ci­mien­to en los es­tu­dian­tes uti­li­zan­do nue­vas tec­no­lo­gías y ele­van­do el per­fil de ca­da alumno”, re­fle­xio­nó San­ji­nés.

DISERTACIóN Al­ber­to San­ji­nés, vi­ce­rrec­tor aca­dé­mi­co de la UPB, cuen­ta la ex­pe­rien­cia de la Uni­ver­si­dad en la mi­ti­ga­ción de pla­gio.

NEWSOAXACA

RES­PE­TOLa in­for­ma­ción que se res­ca­ta de In­ter­net de­be ci­tar a la fuen­te.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.