CON­FI­DEN­CIAS, Ré­CORD DEL BUEN HU­MOR DE­MO­CRá­TI­CO

PRO­GRA­MA RA­DIAL Las ocu­rren­cias, me­ti­das de pa­ta de po­lí­ti­cos y to­do acon­te­ci­mien­to que se pres­te a crí­ti­ca “sin ofen­der” pa­re­cen ser la cla­ve de es­ta pro­pues­ta que lle­va 35 años al ai­re

Los Tiempos - Oh - - PERSONAJE - Tex­to: Ra­fael Sa­gár­na­ga Fo­tos: Cor­te­sía

Co­mo se­gu­ra­men­te pa­sa con to­do hu­mo­ris­ta, hu­bo un día al que al elen­co de Con­fi­den­cias real­men­te se le fue la mano. “En ese pro­gra­ma, fin­gi­mos co­mo si un gru­po te­rro­ris­ta hu­bie­se to­ma­do la ra­dio”, re­cuer­da Re­né Ros­que­llas, “pa­sa que hu­bo quie­nes cre­ye­ron que era cier­to. En­ton­ces lle­ga­ron agen­tes del Ministerio de Go­bierno has­ta la emi­so­ra, la ocu­pa­ron y nos in­te­rro­ga­ron. Fue un po­co di­fí­cil con­ven­cer­les de que se tra­ta­ba só­lo de una bro­ma”.

Es una de las in­con­ta­bles anéc­do­tas que guar­dan en un his­to­rial que ya su­ma 35 años, ca­si tan­tos co­mo la era de­mo­crá­ti­ca bo­li­via­na. To­do un ré­cord que pro­ba­ble­men­te de­je muy atrás a sus más in­me­dia­tos com­pe­ti­do­res en cuan­to a vi­gen­cia de un pro­gra­ma ra­dio­fó­ni­co. Pe­ro cuen­tan con otro ré­cord adi­cio­nal: ce­ro re­cla­mos por par­te de los afec­ta­dos o be­ne­fi­cia­dos, de­pen­de de la óp­ti­ca con la que se mi­re.

“A ve­ces omi­ti­mos la pre­sen­cia de al­gu­nos per­so­na­jes po­lí­ti­cos y de pron­to co­mien­zan a re­cla­mar co­mo si les es­tu­vié­ra­mos ha­cien­do a un la­do o dis­cri­mi­nan­do. Nos da una pau­ta de que la élite política es­cu­cha tam­bién el pro­gra­ma”, di­ce Ros­que­llas.

Lue­go aña­de: “El pro­gra­ma es un re­fe­ren­te tam­bién de lo que opi­na la gen­te. No nos in­ven­ta­mos, es lo que per­ci­bi­mos de las reac­cio­nes de las per­so­nas y las trans­cri­bi­mos en for­ma de hu­mor. Na­die re­cla­mó di­rec­ta­men­te. Al­gu­na vez lo hi­cie­ron por in­ter­me­dio de amis­ta­des que de­cían ‘que no sean así, ya se es­tán pa­san­do’”.

Con­fi­den­cias na­ció pa­ra ha­cer his­to­ria en el buen hu­mor bo­li­viano ca­si sin pro­po­nér­se­lo. Por eso el nom­bre pa­ra al­gu­nos re­sul­ta al­go se­rio o ex­tra­ño. Se tra­ta­ba de un pro­gra­ma dia­rio de re­fle­xio­nes con glo­sas so­bre di­ver­sos pro­ble­mas ci­ta­di­nos que su­ma­ba breves no­tas de hu­mor. Lue­go, se jun­ta­ban es­tas no­tas en un com­pac­to y se las re­pro­du­cía los fi­nes de se­ma­na. Pe­ro aque­lla su­ma re­sul­tó muy exi­to­sa y so­bre­vi­vió con el nom­bre al pro­duc­to ini­cial.

Fun­da­ron Con­fi­den­cias Wál­ter Vásquez, Jimmy Vásquez y Re­né Ros­que­llas. Con el tiem­po fue­ron par­te del elen­co di­ver­sas per­so­na­li­da­des de la ra­dio o el tea­tro co­mo Cristina Co­rra­les, Jai­me Rivero, Juan Jo­sé Hi­dal­go, Agus­tín Men­die­ta, Juan Jo­sé Es­pa­da y una lar­ga lis­ta que se hace di­fí­cil de re­me­mo­rar com­ple­ta.

Una lis­ta que su­ma a va­rios com­pa­ñe­ros del in­ge­nio ver­bal o la imi­ta­ción que ya fa­lle­cie­ron, al­gu­nos sien­do par­te ac­ti­va del elen­co. Son los ca­sos de Raúl Gil Val­dez (“Ru­lo Va­li”), Ga­briel Ba­rrios y Luis Pa­la­cios (“Pa­to Lucas”). Ac­tual­men­te, ha­cen el pro­gra­ma Ros­que­llas, Luis Sem­pér­te­gui, De­nis­se Men­die­ta y Ga­briel (Ga­bo).

Pe­ro, co­mo re­za la cé­le­bre fra­se, el show de­bía con­ti­nuar. Con­fi­den­cias se rein­ven­tó y re­or­ga­ni­zó en di­ver­sas oca­sio­nes en me­dio de la ad­ver­si­dad. Só­lo en días muy par­ti­cu­la­res el sen­ti­do del pro­gra­ma cam­bió. Fue, por ejem­plo, du­ran­te las tra­ge­dias de fe­bre­ro u oc­tu­bre de 2003. “En esas opor­tu­ni­da­des rea­li­za­mos pro­gra­mas de re­fle­xión”, re­cuer­da el fun­da­dor, “eran días con te­mas do­lo­ro­sos. Tam­po­co po­de­mos reír­nos de to­do”.

Los 35 años de Con­fi­den­cias se pro­yec­ta­ron más allá del ima­gi­na­rio que ge­ne­ra la ra­dio. En va­rias tem­po­ra­das el pro­gra­ma se reali­zó tam­bién por te­le­vi­sión con el uso de dis­fra­ces, más­ca­ras y es­ce­no­gra­fías es­pe­cia­les. Sa­lió en re­des co­mo ATB y la Red Uno. Los con­tra­tos de tres me­ses se am­plia­ron a seis y has­ta nue­ve me­ses. Las di­fi­cul­ta­des de in­fra­es­truc­tu­ra pro­pias de se­me­jan­te em­pre­sa en Bo­li­via im­pi­die­ron per­ma­nen­cias ma­yo­res.

Por lo de­más, Con­fi­den­cias mar­có su vi­gen­cia en dos de las ma­yo­res ca­de­nas de ra­dio: Fi­des, du­ran­te dos años y Pa­na­me­ri­ca­na, don­de na­ció y per­ma­ne­ce ac­tual­men­te, por 33 años.

Ha ga­na­do tam­bién in­con­ta­bles pre­mios y dis­tin­cio­nes. Cuen­tan, por ejem­plo, dis­tin­cio­nes y ho­me­na­jes de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, la Al­cal­día Mu­ni­ci­pal de La Paz, Los Ami­gos de la Ciu­dad y La Aso­cia­ción de Pe­rio­dis­tas. No hu­bo com­pe­ten­cia que pue­da ha­cer­les fren­te has­ta la fe­cha. Va­rios gru­pos in­ten­ta­ron desa­rro­llar pro­gra­mas pa­re­ci­dos. Di­fí­cil­men­te al­guno su­peró el año de vi­gen­cia.

¿Cuál el se­cre­to de Con­fi­den­cias? “Uno de los se­cre­tos, si se pue­de lla­mar así, es la per­sis­ten­cia. Es el ven­cer las di­fi­cul­ta­des, a pe­sar de las mu­chas di­fi­cul­ta­des y desave­nen­cias que pue­dan per­ju­di­car a un pro­gra­ma, con­ti­nua­mos. Esa to­zu­dez, el no ren­dir­se an­te las di­fi­cul­ta­des, es pro­ba­ble­men­te lo que les ha fal­ta­do a otras pro­duc­cio­nes que po­drían ha­ber desa­rro­lla­do muy bien el hu­mor po­lí­ti­co”, di­ce Ros­que­llas.

Así los con­fi­den­cia­les han es­cri­to, en su par­ti­cu­la­rí­si­mo es­ti­lo, la his­to­ria con­tem­po­rá­nea del país. Re­pro­du­je­ron las vo­ces de per­so­na­li­da­des co­mo Víc­tor Paz Es­tens­so­ro, Juan Le­chín Oquen­do, Hu­go Ban­zer, Fi­del Castro, Hu­go Chá­vez y un et­cé­te­ra tan lar­go co­mo los vai­ve­nes de la política. A ve­ces imi­ta­ron las vo­ces de los per­so­na­jes reales con tal exac­ti­tud de tim­bre y dic­ción que de­ri­va­ron en do­ble im­pac­to.

Su­ce­dió así, por ejem­plo, en di­ciem­bre de 2005, a po­cos días de la po­se­sión de Evo Mo­ra­les co­mo pre­si­den­te. Uno de los con­fi­den­cia­les fue in­vi­ta­do a la red Er­bol a cum­plir una par­ti­cu­lar mi­sión: en­tre­vis­tar a Evo ha­blan­do co­mo Evo. Los tes­ti­gos re­cuer­dan que el en­ton­ces pre­si­den­te elec­to, co­mo po­cas ve­ces, al­ter­na­ba una son­ri­sa ner­vio­sa con una ca­ra se­ria y lue­go ri­so­ta­das.

O, me­jor aún, exis­te una anéc­do­ta que el ex­pre­si­den­te Jai­me Paz Za­mo­ra sue­le con­tar. En cier­ta oca­sión el ex­man­da­ta­rio co­no­ció al hi­jo de uno de sus alle­ga­dos. Al pe­que­ñi­to le di­je­ron: “Él es Jai­me Paz”. Y el ni­ño le pre­gun­tó a Paz Za­mo­ra: “¡Ah!, ¿us­ted es el de Con­fi­den­cias?”.

Con­fi­den­cias, to­do un ré­cord y un sin­gu­lar in­di­ca­dor de fa­ma y po­pu­la­ri­dad. Se­gu­ra­men­te, la pró­xi­ma, y por hoy des­co­no­ci­da, fi­gu­ra de la política bo­li­via­na re­ci­bi­rá en su mo­men­to el sin­gu­lar “bau­ti­zo” al me­dio­día con­fi­den­cial de un sá­ba­do.

COR­TE­SíA

LOS IN­TE­GRAN­TES Na­cie­ron co­mo un pro­gra­ma de re­fle­xio­nes, pe­ro con el pa­so del tiem­po se co­men­za­ron a uti­li­zar li­bre­tos más osa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.