Ar­bie­to, tie­rra fe­cun­da don­de 300 oli­vos dan fru­to a 2.720 msmn.

Luis Za­la­zar es un eco­no­mis­ta se­xa­ge­na­rio que con­ci­bió un pro­yec­to pa­ra plan­tar oli­vos en Pa­so­ra­pa y lo eje­cu­tó, de pa­so sem­bró su pro­pio oli­var en su pro­pie­dad de Ar­bie­to

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Nor­man Chin­chi­lla, Ste­lla Te­je­ri­na Fo­tos: Da­niel Ja­mes

Ten­go 60 oli­vos en ple­na pro­duc­ción”, afir­ma Luis Za­la­zar al co­men­zar el pa­seo por su oli­var, en Ar­bie­to, en una li­ge­ra la­de­ra al fi­nal de la cual, ha­cia el sur, se di­vi­san las aguas de La Angostura. El bos­que­ci­llo de oli­vos ocu­pa el ex­tre­mo nor­te de la pro­pie­dad de es­te eco­no­mis­ta se­xa­ge­na­rio, io, pa­so­ra­pe­ño de na­ci­mien­to, o, “cria­do en San­ta Cruz”, que orien­tó sus us ac­ti­vi­da­des a la pro­duc­ción agrí­co­la grí­co­la y ma­ni­fies­ta ifies­ta una en­tu­sias­ta ntu­sias­ta pa­sión asión por el l cul­ti­vo de es­tos stos ár­bo­les es cu­ya his­to­ria oria se pier­de en n la no­che del tiem­po, iem­po, coin­ci­dien­do o con la ex­pan­sión de las as ci­vi­li­za­cio­nes me­di­te­rrá- neas que du­ran­te si­glos go­ber­na­ron el des­tino de la hu­ma­ni­dad y de­ja­ron su mar­ca en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. El sol pri­ma­ve­ral pa­re­ce bri­llar más en los ojos de Luis Za­la­zar cuan­do ha­bla de sus oli­vos. “To­dos los ár­bo­les de es­te pe­que­ño oli­var se en­cuen­tran en un pro­ce­so de cre­ci­mien­to for­mi­da­ble. En Co­cha­bam­ba te­ne­mos mu­cho sol, abun­dan­te. Las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas son muy fa­vo­ra­bles pa­ra la pro­duc­ción de oli­vas y la al­ti­tud no es un freno pa­ra es­te cul­ti­vo”, di­ce.

Dos va­rie­da­des de oli­vos exis­ten en es­te oli­var: “Una de Chi­le, lo tra­jo un ami­go que tie­ne un vi­ve­ro en Va­lle Gran­de, él me pasó unas cuan­tas es­ta­cas es­ta­cas. Y lao­tra la otra yo la tra­je de Es­pa­ña Es­pa­ña. El com­por­ta­mien­to de del olivo es­pa­ñol es ex­cep­cio­nal” cep­cio­nal”, di­ce Za­la­zar con una voz ater­cio­pe­la­da, y es que pa­re­ce­ría que co­no­ce sus ár­bo­les uno por uno y se re­fie­re a ellos con tan­to afec­to co­mo un ni­ño que ha­bla de su mas­co­ta.

“Aquí pue­den ver es­ta plan­ta que tie­ne cer­ca de un año, ya es­tá po­da­do, equi­li­bra­do des­pués de un año de tra­ba­jo. Es­te oli­vi­to lo va­mos a ir tra­tan­do, es to­do un pro­ce­so con el que hay te­ner un cui­da­do es­pe­cial, so­bre to­do en es­te pe­rio­do, cuan­do se apli­ca una po­da de for­ma­ción, has­ta el ter­ce­ro o cuar­to año. Lue­go vie­ne la po­da de pro­duc­ción. Se tra­ta de po­dar to­das las ra­mas que qui­tan el sol a los lu­ga­res del ár­bol don­de lo ne­ce­si­ta. De ma­ne­ra que el ár­bol ten­ga sol to­do el año. El olivo ne­ce­si­ta 4.800 ho­ras de sol por año ¡y en Co­cha­bam-

ba nos so­bra!”, di­ce en­tu­sias­ma­do

Sus ár­bo­les más vie­jos tie­nen en­tre cin­co y seis años –unos be­bés si pen­sa­mos que es­ta es­pe­cie ve­ge­tal vi­ve tran­qui­la­men­te 10 si­glos–, sus ho­jas de un ver­de os­cu­ro y bri­llan­te de un la­do, ver­de cla­ro y sin bri­llo del otro, jue­gan con la bri­sa ma­ti­nal, aca­ri­cian­do ra­ci­mos de bo­li­tas ver­des que ya van to­man­do for­ma de acei­tu­na y col­man las ra­mas fle­xi­bles de los oli­va­res.

“Se han ade­lan­ta­do más de un año en su pro­duc­ción. Yo he que­da­do sor­pren­di­do, es una pro­duc­ción a 2.730 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Es for­mi­da­ble la can­ti­dad de oli­vas que tie­nen los ár­bo­les es­te año”, ex­cla­ma.

LE­GEN­DA­RIO

Es­te ár­bol de cu­yos fru­tos, las acei­tu­nas, se ex­trae el acei­te de oli­va es­tá car­ga­do de his­to­ria y de sim­bo­lis­mo. La Bi­blia men­cio­na unas 400 ve­ces al olivo o a su acei­te. Era la ba­se del un­güen­to de la un­ción y la luz que ilu­mi­na­ba los tem­plos y ho­ga­res. Noé, el del ar­ca, re­ci­bió, co­mo anun­cio del fin del di­lu­vio, una ra­mi­ta de olivo del pi­co de una pa­lo­ma, Je­sús oró en el mon­te de los Oli­vos an­tes de ser cru­ci­fi­ca­do y ca­si ocho si­glos an­tes de su na­ci­mien­to, “el año 776, la pri­me­ra an­tor­cha olímpica fue una ra­ma de olivo en lla­mas y los atle­tas cam­peo­nes re­ci­bían co­mo pre­mio una co­ro­na he­cha de ra­mas de olivo”, nos re­cuer­da el si­tio web mon­do­li­va.com.

Pa­ra Luis Za­la­zar, los oli­vos tie­nen otros sig­ni­fi­ca­dos, mu­cho más prác­ti­cos e im­por­tan­tes pa­ra la gen­te de los va­lles de Co­cha­bam­ba. “Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de los oli­va­res son for­mi­da­bles”, di­ce y lue­go agre­ga: “Yo pien­so que el olivo es una op­ción ideal pa­ra el cam­bio de la ma­triz agrí­co­la en es­ta re­gión por­que aho­ra ya es­ta­mos con pro­ble­mas: uno es la com­pe­ten­cia (del con­tra­ban­do) y otro son los ries­gos muy al- tos pa­ra los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les, por ejem­plo, el de la mos­ca de la fru­ta, que ya es­tá co­men­za­do a lle­gar. Des­pués otro pro­ble­ma, es el te­ma cli­ma­to­ló­gi­co, las he­la­das. El año pa­sa­do, las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras han pro­vo­ca­do que la pro­duc­ción de durazno sea po­bre. En cam­bio, los oli­vos no tie­nen pro­ble­mas de en­fer­me­da­des, no co­rren el ries­go de es­tro­pear­se con gra­ni­zo y re­sis­ten tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 10 gra­dos ba­jo ce­ro. Y ne­ce­si­tan me­nos agua que los du­raz­ne­ros. Más bien hay que con­tro­lar que no ten­gan mu­cha agua”, di­ce.

ACEI­TE

Las fru­tas del olivo, ver­des o ne­gras, son un bo­ca­do sa­bro­so y nu­tri­ti­vo, an­tes de po­ner­las a la ven­ta, los pro­duc­to­res las de­jan un tiem­po en sal­mue­ra pa­ra qui­tar­les su gus­to amar­go.

Pe­ro una gran par­te de la pro­duc­ción de los oli­va­res se trans­for­ma en el acei­te de oli­va, sa­bro­so y sa­lu­da­ble que “los bo­li­via­nos ya es­tán con­su­mien­do ca­da vez más”

Y Luis Za­la­zar ya pro­du­jo óleo de oli­va en Ar­bie­to. “El año pa­sa­do pu­de sa­car al­re­de­dor de 10 a 12 li­tros de acei­te con un mo­li­ni­llo muy ar­te­sa­nal que hi­ci­mos. No me que­dó na­da se lle­va­ron la fa­mi­lia y los ami­gos, era un acei­te de­li­cio­so por su ca­rác­ter ar­te­sa­nal”.

Es­te año, su co­se­cha es­tá pre­vis­ta pa­ra den­tro de unos 40 días y cal­cu­la un mí­ni­mo de 40 a 50 ki­los de acei­tu­na por ár­bol. ¿Y de acei­te? “La pro­duc­ción que voy a te­ner es­te año: 400 a 500 li­tros ya me la han com­pra­do to­da, mis fa­mi­lia­res y amis­ta­des”. Pa­ra ello, aho­ra cuen­ta con una má­qui­na “que pro­ce­sa 100 ki­los por ho­ra”, cuen­ta con­ten­to es­te ena­mo­ra­do de los oli­vos que sue­ña con que “al­gún día, ca­da fa­mi­lia bo­li­via­na con­su­ma anual­men­te dos li­tros de acei­te de oli­va por año”.

DA­NIEL JA­MES

DE FLO­RES A FRU­TOSLos oli­vos tie­nen flo­res mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas. Una vez que flo­re­cen ple­na­men­te, las flo­res mas­cu­li­nas se caen y que­dan las fe­me­ni­nas que van a con­ver­tir­se en acei­tu­nas.

DA­NIEL JA­MES

OLI­VAR PRI­VA­DOEn Ar­bie­to, son 60 ár­bo­les que ya es­tán en ple­na pro­duc­ción, pe­ro tie­ne un to­tal de 300 plan­ta­dos y as­pi­ra a lle­gar a los 500.

DA­NIEL JA­MES

“TO­DA UNA JO­YA” Es­ta má­qui­na, im­por­ta­da de Es­pa­ña y de úl­ti­ma tec­no­lo­gía, es otro or­gu­llo de Luis Za­la­zar. La es­tre­na­rá en uno o dos me­ses, pa­ra pro­du­cir unos 500 li­tros de acei­te de oli­va.

DA­NIEL JA­MES

SOL, TIE­RRA Y AMOREl ár­bol de las acei­tu­nas ne­ce­si­ta mu­cho sol, bue­na tie­rra, po­ca agua y aten­ción cui­da­do­sa. To­do eso es­tá allí, en el oli­var de Ar­bie­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.