“LA CO­MO­DI­DAD DE NO PEN­SAR…”

Los Tiempos - Oh - - A FONDO - JEAN CAR­LA SABA DE ALISS Con­fe­ren­cis­ta, es­cri­to­ra y Li­fe Coach et­hos.ca­pa­ci­ta­cio­nes@gmail.com Facebook: Jean Car­la Saba

Cuan­do al­go in­va­de la men­te y tra­tas de dar­le for­ma, po­nién­do­le pa­la­bras que jun­tas ex­pre­sen una idea que otros la com­pren­dan, en­ton­ces va­lo­ras ca­da li­bro leí­do que há­bil­men­te te trans­por­tó a otro con­tex­to, o ca­da poe­sía que te arran­có lá­gri­mas por trai­cio­nes des­cri­tas, o tal vez teo­rías den­sas que te brin­dan la po­si­bi­li­dad de en­ten­der pro­ce­sos cog­ni­ti­vos co­mo la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra.

Al res­pec­to, Pia­get, cien­tí­fi­co, psi­có­lo­go y bió­lo­go, de­cía que el apren­di­za­je se pro­du­ce cuan­do la per­so­na en­tra en con­flic­to con lo que ya sa­be y lo que de­be­ría sa­ber (en reali­dad el au­tor di­jo “el alumno” y yo con to­do res­pe­to me per­mi­to cam­biar­lo a “la per­so­na”). En­ton­ces, el pun­to de par­ti­da son los co­no­ci­mien­tos pre­vios, lo que ya sa­be­mos es lo que nos mue­ve a que­rer sa­ber más y ahí em­pie­za la fa­mo­sa cons- truc­ción del co­no­ci­mien­to.

Sin em­bar­go, pa­ra cons­truir ne­ce­si­ta­mos ci­mien­tos; és­te es un prin­ci­pio bá­si­co de la in­ge­nie­ría y mien­tras más pro­fun­dos sean, más se­gu­ro es lo que se edi­fi­ca.

Es­ta­mos en un tiem­po di­fí­cil, no por la eco­no­mía o la po­lí­ti­ca pro­pia­men­te; sino, ade­más de la cri­sis mo­ral, por la co­mo­di­dad: la co­mo­di­dad de no pen­sar. Ford di­jo que “pen­sar es el tra­ba­jo más di­fí­cil que exis­te. Qui­zá sea és­ta la ra­zón por la que ha­ya po­cas per­so­nas que lo prac­ti­quen”.

Hoy, mu­chos po­nen re­fle­xio­nes en me­dios vir­tua­les, dan sus opi­nio­nes, otros tan­tos fi­lo­so­fan y cla­ro no fal­tan quie­nes ha­cen el “copy/ pas­te” sin la de­li­ca­de­za de po­ner el nom­bre de quien se pa­só el tra­ba­jo de pen­sar por ellos (quie­nes es­cri­bi­mos ya no sa­be­mos si llo­rar o reír —ha­go re­fe­ren­cia al pla­gio—).

En to­do ca­so, la co­sa es sim­ple: si no lee­mos, no sa­be­mos es­cri­bir, si no sa­be­mos es­cri­bir, no sa­be­mos pen­sar (ahí po­de­mos de­du­cir si al­gún es­cri­to vir­tual es au­tén­ti­co o no, te­nien­do re­fe­ren­cia de quien lo pu­bli­ca). Qué sim­pá­ti­co fue Bor­ges cuan­do di­jo “que otros se jac­ten de las pá­gi­nas que han es­cri­to; a mí me enor­gu­lle­cen las que he leí­do”.

Es­cri­bir y leer o leer y es­cri­bir te in­du­ce a pen­sar y pen­sar es sa­lir del con­fort men­tal; si sa­lir del con­fort fí­si­co nos cues­ta tan­to, sa­lir del otro nos cues­ta mu­cho más.

No pen­sar re­sul­ta có­mo­do por­que así res­pon­sa­bi­li­za­mos a otros de nues­tros erro­res y has­ta los cul­pa­mos.

No pen­sar es fá­cil cuan­do exi­gi­mos que sean los de­más los que cam­bien en lu­gar de asu­mir no­so­tros la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer­lo.

No pen­sar es con­ve­nien­te si es que de­ci­di­mos que aje­nos sean los pro­ta­go­nis­tas de nues­tra his­to­ria.

Y es que la co­mo­di­dad de no pen­sar nos atur­de, nos ador­me­ce, nos anes­te­sia y nos nar­co­ti­za; es ca­si co­mo que “pen­sá­ra­mos”: ¿pa­ra qué pen­sar si hay al­guien que lo ha­ga por no­so­tros?

Pen­sar es un pro­ce­so ma­jes­tuo­so, crea­ti­vo, desafian­te y nu­tri­ti­vo pe­ro in­có­mo­do. El de­ci­dir no sa­lir de la co­mo­di­dad, nos exi­me de ha­cer­nos car­go de nues­tra pro­pia vi­da y en­ton­ces, cul­pa­mos a los pa­pás, a los je­fes, al Go­bierno o al ve­cino de to­do lo que su­ce­de al­re­de­dor nues­tro. “Re­no­vaos vues­tra ma­ne­ra de pen­sar”, di­jo Pa­blo a los ro­ma­nos, en otras pa­la­bras, pien­sen di­fe­ren­te, cam­bien sus pen­sa­mien­tos, adop­ten una nue­va ma­ne­ra de pen­sar. Pa­blo ya sa­bía que es­to no era fá­cil por­que en nin­gún tiem­po pen­sar lo fue, me­nos pa­ra co­no­cer la vo­lun­tad per­fec­ta de Dios que era a lo que se re­fe­ría él.

Si pen­sá­ra­mos an­tes de ha­blar, no ofen­de­ría­mos tan­to.

Si pen­sá­ra­mos an­tes de ac­tuar, nos equi­vo­ca­ría­mos me­nos. Si pen­sá­ra­mos an­tes de mo­rir don­de qui­sié­ra­mos vi­vir lue­go de de­jar de ha­cer­lo aquí en la “co­mo­di­dad” te­rres­tre, ele­gi­ría­mos el me­jor lu­gar a tiem­po.

CON­VE­NIEN­TE NO PEN­SAR ES FÁ­CIL CUAN­DO EXI­GI­MOS QUE SEAN LOS DE­MÁS LOS QUE CAM­BIEN DE LU­GAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.