Ma­ria­ne­la Apa­ri­cio, una pia­nis­ta co­cha­bam­bi­na que se rein­ven­ta en re­des.

Des­pués de su exi­to­sa gi­ra por Europa, lan­za en las re­des una se­rie de 10 vi­deos lla­ma­da “En pri­me­ra fi­la”, con un re­per­to­rio va­ria­do pa­ra piano bus­can­do cau­ti­var a los bo­li­via­nos

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas Fo­tos: Cortesía

No se hi­zo pia­nis­ta por ca­sua­li­dad. A Ma­ria­ne­la Apa­ri­cio, el piano la enamo­ró des­de que era una ni­ña. Fue una de­ter­mi­na­ción de vi­da y una exi­gen­cia per­so­nal que la obli­gan a en­tre­gar­se con pa­sión des­bor­dan­te y ex­pre­si­va en ca­da con­cier­to. “El piano pa­ra mí fue siem­pre una co­sa se­ria”, di­ce. He­re­de­ra de una tra­di­ción mu­si­cal fa­mi­liar y egre­sa­da del Ins­ti­tu­to Eduar­do La­re­do, ci­mien­tos pa­ra co­men­zar a ger­mi­nar su ta­len­to, ha si­do so­lis­ta de or­ques­tas de re­nom­bre a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Sus maes­tros, co­no­ci­dos por su exi­gen­cia, la han en­ca­mi­na­do pa­ra en­con­trar una per­so­na­li­dad pro­pia co­mo in­tér­pre­te de un ins­tru­men­to que re­quie­re dis­ci­pli­na y, so­bre to­do, al­ma, por­que en el es­ce­na­rio no to­do es ar­ti­cu­la­ción.

Su re­per­to­rio es am­plio, in­clu­ye obras de Bach, Mo­zart, Cho­pin, Ra­vel, Rach­ma­ni­noff, Ha­la, Tchai­kovsky has­ta Gersh­win, en­tre mu­chos otros, y los ha pre­sen­ta­do con éxi­to en es­ce­na­rios de Bo­li­via, Ve­ne­zue­la, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Mé­xi­co, Fran­cia, Po­lo­nia, Bél­gi­ca, Es­pa­ña e Ita­lia.

A su re­torno de su úl­ti­ma gi­ra por Eu- ro­pa don­de ha eje­cu­ta­do con or­gu­llo la mú­si­ca de com­po­si­to­res bo­li­via­nos, pa­re­ce ale­jar­se un po­co de los clá­si­cos. Sa­ca al ai­re li­bre su piano en San­ta Cruz, don­de ra­di­ca ha­ce ca­si seis años, pa­ra gra­bar una se­rie de 10 obras que se en­cuen­tran en las re­des so­cia­les. El se­gun­do vi­deo que lan­za hoy, jun­to a la re­vis­ta OH! es un tan­go bra­si­le­ño de Er­nes­to Na­za­reth ( Bra­sil) ti­tu­la­do “Es­co­rre­gan­do”, en el que se apre­cia su ca­pa­ci­dad in­ter­pre­ta­ti­va y téc­ni­ca.

Es­tá có­mo­da en la piel en la que ha­bi­ta. Ha des­cu­bier­to su sin­gu­la­ri­dad más ab­so­lu­ta y su ho­ri­zon­te mu­si­cal es­tá cla­ro. “To­da­vía hay mu­cho por ha­cer”.

¿Qué es­ti­lo o com­po­si­tor te gus­ta más in­ter­pre­tar?

El es­ti­lo que va más con mi ca­rác­ter es la mú­si­ca del pe­río­do ro­mán­ti­co y es co­no­ci­do que ten­go un crush con Ra­cham­ni­noff.

¿Cuán­tas ho­ras de­di­cas a tu pro­fe­sión?

No las ten­go con­ta­bi­li­za­das y con­si­de­ran­do que en nues­tro país los ar­tis­tas so­mos ade­más nues­tros pro­pios ges­to­res, pro­duc­to­res y re­pre­sen­tan­tes, ten­dría que de­cir­te que no só­lo es el tiem­po de en­sa­yar, sino mu­cho tiem­po de tra­ba­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo. Pe­ro soy una per­so­na muy dis­ci­pli­na­da. Su­ma­do al rol de es­po­sa y ma­dre, me sien­to muy com­ple­ta.

¿Te in­vi­tan a gi­ras in­ter­na­cio­na­les o las buscas?

Es una mez­cla de to­do un po­co, al­gu­nos con­cier­tos sur­gen de in­vi­ta­cio­nes por­que al­guien me es­cu­chó to­car o es­cu­chó de mí, pe­ro la pla­ni­fi­ca­ción, la ges­tión y la crea­ti­vi­dad son de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra so­bre­vi­vir co­mo en cual­quier pro­fe­sión. Lo ideal es que to­do ar­tis­ta tra­ba­je con un re­pre­sen­tan­te, pe­ro en Bo­li­via lo ha­ce­mos los ar­tis­tas. Hay mu­cho cam­po cuan­do uno ha­ce las co­sas con­ven­ci­da y con pa­sión.

¿Exis­te ca­pa­ci­dad de crí­ti­ca en el pú­bli­co bo­li­viano?

La fas­ci­na­ción por la mú­si­ca en nues­tro país es­tá en fran­co cre­ci­mien­to y al­gu­nas per­so­nas son más co­no­ce­do­ras que otras. El ver­da­de­ro ob­je­ti­vo de crear y ha­cer mú­si­ca es lo­grar una co­ne­xión con el pú­bli­co más allá del en­ten­di­mien­to cons­cien­te. Que te emo­cio­ne, te se­duz­ca, te en­vuel­va. Ésa es la ma­gia de la mú­si­ca, esa efí­me­ra pe­ro es­tre­cha re­la­ción pú­bli­co–in­tér­pre­te.

¿Qué se en­tien­de por per­fec­ción en el mun­do del con­cer­tis­ta ...es una de tus bús­que­das?

Pa­ra mí es el ba­lan­ce per­fec­to en­tre una téc­ni­ca só­li­da, im­pe­ca­ble y una pa­sión y ex­pre­si­vi­dad des­bor­dan­tes. Es el ba­lan­ce per­fec­to don­de no fa­lla ni una so­la no­ta, pe­ro a pe­sar de ello eres ca­paz de trans­mi­tir y no te

has con­ver­ti­do en una má­qui­na. La per­fec­ción es una cons­tan­te bús­que­da sin fin.

¿En re­la­ción a la gi­ra que re­cien­te­men­te rea­li­zas­te, cuál fue la mo­ti­va­ción y ba­lan­ce?

La idea na­ce a pro­pó­si­to de un en­cuen­tro con Te­re­sa Ri­ve­ra de Stah­lie a mi re­torno de Po­lo­nia, quien to­có pa­ra mí la Toc­ca­ta de la Llu­via de Vis­ca­rra Mon­je que for­ma par­te de la Pu­bli­ca­ción Pos­tu­ma que hi­zo ella de su obra. Des­per­tó en mí un es­pe­cial in­te­rés en co­no­cer más so­bre nues­tros com­po­si­to­res. Una co­sa lle­vó a la otra y de­ci­dí en­ca­rar un pro­gra­ma com­ple­to de mú­si­ca bo­li­via­na ti­tu­lán do lo“En­cuen­tro con la mú­si­ca bo­li­via­na”. Fue emo­cio­nan­te asu­mir el rol­de em­ba­ja­dor a, por un la­do, he sen­ti­do al pú­bli­co eu­ro­peo des­cu­brien­do y apre­cian­do es­te re­per­to­rio des­co­no­ci­do pa­ra ellos, maes­tros de piano in­tere­sa­dos en usar nues­tras par­ti­tu­ras y al mis­mo tiem­po te­ner en el pú­bli­co tam­bién a bo­li­via­nos que se emo­cio­na­ban y se sen­tían más cer­ca de nues­tro país a tra­vés de la mú­si­ca. És­ta fue la pri­me­ra gi­ra de va­rias que ha­ré lle­van­do mú­si­ca bo­li­via­na aun­que no de­ja­ré de to­car mú­si­ca del re­per­to­rio uni­ver­sal.

¿Por qué in­cur­sio­nas en las re­des con tu mú­si­ca?

Na­da pue­de ser es­tá­ti­co, to­do cam­bia cons­tan­te­men­te y no­so­tros te­ne­mos que apren­der a aco­mo­dar­nos en el con­tex­to y reali­dad ac­tual, apro­ve­char las bon­da­des y be­ne­fi­cios que brin­da la tec­no­lo­gía, las re­des so­cia­les y la glo­ba­li­za­ción. Por eso, es­toy lan­zan­do una se­rie de 10 vi­deos lla­ma­da “En pri­me­ra fi­la”. El pri­mer vi­deo fue del “Cla­ro de lu­na” de De­bussy y de­ci­dí em­pe­zar con él re­cor­dan­do el cen­te­na­rio del fa­lle­ci­mien­to de es­te com­po­si­tor im­pre­sio­nis­ta. El ob­je­ti­vo es di­fun­dir mú­si­ca pa­ra piano con re­per­to­rio va­ria­do que in­clu­ye mú­si­ca eu­ro­pea, la­ti­noa­me­ri­ca­na y bo­li­via­na rea­li­zan­do vi­deos pro­fe­sio­na­les con ca­rac­te­rís­ti­cas inno- va­do­ras, fres­cas y atrac­ti­vas pa­ra acer­car­me a la gen­te, que mi mú­si­ca lle­gue a un nú­me­ro ili­mi­ta­do de es­pec­ta­do­res, lu­char con­tra lo efí­me­ro de un con­cier­to y al mis­mo tiem­po atraer a más gen­te a mis con­cier­tos.

¿De qué tra­ta el se­gun­do vi­deo?

Es un tan­go bra­si­le­ño de Er­nes­to Na­za­ret ti­tu­la­do “Es­co­rre­gan­do”. Pa­ra es­te vi­deo in­vi­té a la per­cu­sio­nis­ta Ana Lucía Da­len­ce pa­ra que me acom­pa­ñe con el rit­mo de sus bon­gós. Lo gra­bé al ai­re li­bre, en un área ver­de cer­ca de la la­gu­na de Co­li­nas del Uru­bó y tu­ve la osa­día de sa­car mi piano.

¿Cuán­do se re­ti­ra un con­cer­tis­ta de piano?

Cuan­do de­ja de dis­fru­tar to­can­do en pú­bli­co. No creo que ha­ya una edad, de he­cho Vla­di­mir Ho­ro­witz to­có has­ta muy avan­za­da edad y así hay mu­chos ejem­plos co­mo Ba­rem­boin, Ar­ge­rich y otros.

¿Te ves fue­ra de los es­ce­na­rios?, ¿có­mo se­ría esa par­ti­da?

La ver­dad es que no con­ci­bo mi vi­da sin mi piano y mi mú­si­ca, no me quie­ro ima­gi­nar esa par­ti­da.

¿En qué eta­pa de tu vi­da de en­cuen­tras y qué pro­yec­tos hay a cor­to pla­zo?

Me en­cuen­tro en una eta­pa en la que en­con­tré un equi­li­brio emo­cio­nal im­por­tan­te, ten­go una fa­mi­lia con­so­li­da­da y me he rea­li­za­do co­mo ma­dre, que es un rol que dis­fru­to in­creí­ble­men­te. Me en­cuen­tro agra­de­ci­da con Dios y con la vi­da. Pró­xi­ma­men­te par­ti­ci­pa­ré en la pro­duc­ción del mu­si­cal Los Mi­se­ra­bles jun­to a la Fi­lar­mó­ni­ca de San­ta Cruz, ten­go pro­gra­ma­dos un par de con­cier­tos en Bue­nos Ai­res en di­ciem­bre y pa­ra el pró­xi­mo año ten­go una in­vi­ta­ción pa­ra to­car el con­cier­to n. 1 de Tchai­kovsky en Po­lo­nia.

Mul­ti­me­dia

Dis­fru­te de “Es­co­rre­gan­do”, tan­go bra­si­le­ño de Er­nes­to Na­za­reth in­ter­pre­ta­do por Ma­ria­ne­la Apa­ri­cio en: https://www.facebook.com/Ma­ria­ne­laPia­nis­ta/

AL­BER­TO VILLALPANDO

LA CRÍ­TI­CA DEL EN­TEN­DI­DO “¡Que Pia­nis­ta!, fir­me en su téc­ni­ca con un to­que pro­fun­do, de in­ten­sa so­no­ri­dad y de una ex­pre­si­vi­dad des­bor­dan­te pe­ro siem­pre con­tro­la­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.