El Ce­men­te­rio Ge­ne­ral, don­de vi­ve la his­to­ria de la ciu­dad.

Más de dos mi­llo­nes de ca­dá­ve­res fue­ron se­pul­ta­dos en los 126 años que tie­ne la ne­cró­po­lis mu­ni­ci­pal de Co­cha­bam­ba, que en es­tos días re­ci­be mi­les de vi­si­tan­tes

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Nor­man Chin­chi­lla Fo­tos: Jo­sé Ro­cha

Mar­ta Angélica Ca­ma­cho, viu­da de Sa­ja­ma, t ie­ne 62 años y ha na­ci­do en el ce­men­te­rio. “Cuan­do te­nía ocho años na­ve­gá­ba­mos en ba­tea, en la qho­cha, ahí don­de aho­ra es­tán los ca­ba­llos (el mo­nu­men­to a Es­te­ban Ar­ze)”, cuen­ta es­ta se­ño­ra que ven­de co­mi­da, to­dos los días, des­de el fin de la ma­ña­na en la pla­za del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral.

“Yo he pa­sa­do mi vi­da, mi in­fan­cia, ado­les­cen­cia y edad adul­ta en el ce­men­te­rio. Cuan­do chi­cos, ju­gá­ba­mos con mis her­ma­nos y con los ni­ños de los otros ce­men­te­rios. Es un lu­gar tran­qui­lo, yo no me sien­to mal, me sien­to más tran­qui­la que en mi pro­pia ca­sa, que ten­go en la ca­lle Ca­bil­do. Aho­ra mis nie­tos jue­gan en el ce­men­te­rio, en la no­che, jue­gan ocul­ta-ocul­ta”, di­ce es­ta se­ño­ra cu­yos re­cuer­dos re­tra­san la his­to­ria del úl­ti­mo me­dio si­glo del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de Co­cha­bam­ba, fun­da­do ha­ce 192 años, en 1926, cuan­do se clau­su­ra­ron los en­te­rra­to­rios de las igle­sias y se es­ta­ble­ció que los ca­dá­ve- res de­bían ser en­te­rra­dos allí.

Des­de en­ton­ces, esa ne­cró­po­lis ha aco­gi­do unos dos mi­llo­nes de cuer­pos, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de su ad­mi­nis­tra­ción, en fun­ción del nú­me­ro de si­tios que ha ido va­rian­do en el tiem­po con la cons­truc­ción de cuar­te­les de ni­chos y de mau­so­leos y las su­ce­si­vas am­plia­cio­nes del te­rreno que hoy es de 16 man­za­nos.

“El ce­men­te­rio es el lu­gar don­de se con­cen­tra la his­to­ria de la ciu­dad, de los ha­bi­tan­tes de la his­to­ria de una ciu­dad”, di­ce el ar­qui­tec­to Re­né La­va­yén, au­tor del li­bro “El Ce­men­te­rio Ge­ne­ral de la ciu­dad de Co­cha­bam­ba”, pre­sen­ta­do ha­ce po­cas se­ma­nas y que cuen­ta la his­to­ria de­ta­lla­da de es­ta ins­ti­tu­ción “que ilus­tra, co­mo po­cos do­cu­men­tos, el trans­cu­rrir de la his­to­ria de la ciu­dad”.

NE­CRÓ­PO­LIS

Y la ciu­dad es­tá real­men­te re­tra­ta­da en es­te pan­teón. Las tum­bas y mau­so­leos más an­ti­guos son de pie­dra ma­ci­za y con di­se­ños neo­clá­si­cos o art nou­veau, so­brios y so­lem­nes. Aque­llos que guar­dan los des­po­jos de los miem­bros de al­gún gre­mio, cor­po­ra­ción o so­cie­dad tie­nen una ar­qui­tec­tu­ra que re­fle­ja bien la épo­ca de su edi­fi­ca­ción, lo mis­mo que los cuar­te­les de ni­chos.

Y lue­go es­tán los mau­so­leos pri­va­dos cons­trui­dos des­de fi­nes de si­glo XX: di­se­ños, ma­te­ria­les y co­lo­res va­rio­pin­tos se su­ce­den en un or­den a ve­ces po­co com­pren­si­ble. Los más re­cien­tes bri­llan con los di­se­ños de azu­le­jos, por­ce­la­na­tos y otros re­ves­ti­mien­tos ori­gi­nal­men­te con­ce­bi­dos pa­ra pi­sos.

Igual que la man­cha ur­ba­na que se ex­tien­de en to­das las di­rec­cio­nes, las se­pul­tu­ras se han tre­pa­do a la fal­da de la co­li­na y to­do el en­torno. En el ex­tre­mo oes­te, el úl­ti­mo an­ge­lo­rio, co­mo de­no­mi­nan al área don­de ya­cen los ca­dá­ve­res de be­bés y ni­ños, re­cuer­da sin equí­vo­co la pe­ri­fe­ria ur­ba­na. Cons­truc­cio­nes he­chas con ma­te­rial re­ci­cla­do, cru­ces de for­tu­na e ins­crip­cio­nes sin ape­lli­do o sin fe­cha se su­ce­den ca­si de ma­ne­ra caó­ti­ca. En el mu­ro mis­mo, un nom­bre de pi­la u otros se­gui­dos de un ape­lli­do con­ser­van la me­mo­ria de per­so­nas cu­ya vi­da tu­vo al­gún sig­ni­fi­ca­do pa­ra quie­nes los es­cri­bie­ron con una bro­cha y pin­tu­ra ne­gra o blan­ca.

AL­MAS OLVIDADAS

En el sec­tor nor­te, ad­ya­cen­te al Ce-

men­te­rio Ára­be, es­tá el sec­tor más fre­cuen­ta­do los días lu­nes. Es un te­rreno de for­ma irre­gu­lar, gran­de co­mo dos can­chas de bás­quet, don­de an­tes es­ta­ban las fo­sas co­mu­nes (aho­ra ya no exis­ten y los di­fun­tos sin fa­mi­lia ni ami­gos ya­cen en un ni­cho). Aho­ra, sir­ve pa­ra de­po­si­tar los ataú­des y res­tos que son des­alo­ja­dos de los ni­chos lue­go del pe­rio­do de cin­co años y na­die los re­cla­ma. Esos res­tos son que­ma­dos a cie­lo abier­to y las ce­ni­zas en­te­rra­das en el mis­mo lu­gar.

Al­re­de­dor, nu­me­ro­sas hor­na­ci­nas con cru­ces y flo­res, y nom­bres es­cri­tos en el mu­ro con­ser­van la me­mo­ria de per­so­nas de­sa­pa­re­ci­das, “que se han ido a al­gu­na par­te y nun­ca más han vuel­to y tam­po­co han da­do no­ti­cias”, ex­pli­ca una se­ño­ra que man­tie­nen su nom­bre en re­ser­va, “por­que soy muy co­no­ci­da”, ex­pli­ca. Ella es­tá sen­ta­da con su hi­ja, su her­ma­na me­nor y una be­bé de pe­cho. Las tres adul­tas mas­ti­can ho­jas de co­ca y fu­man. “Ven­go aquí to­dos los lu­nes, des­de ha­ce 15 años”, di­ce la se­ño­ra. “Trai­go flo­res y ve­las, por­que las al­mas se ali­men­tan del olor de las flo­res y las ve­las son pa­ra ellas el ca­ri­ño fa­mi­liar”, ex­pli­ca.

LAS COLONIAS

La se­ño­ra tie­ne una his­to­ria muy dis­tin­ta de la de Angélica Ca­ma­cho. “Soy na­ci­da en 1952, na­cí en el Ce­men­te­rio Ale­mán. Mis abue­los eran los por­te­ros y vi­vían ahí y mi ma­má vi­vía con sus pa­pás”, cuen­ta ella.

El Ce­men­te­rio Ale­mán —es­ta­ble­ci­do en la par­te nor­te, ale­da­ña de la co­li­na— te­nía ya me­dio si­glo cuan­do es­ta se­ño­ra na­ció. En 1902, los ale­ma­nes con­si­guen que el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal les ce­da “un te­rreno que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do el ce­men­te­rio de los lai­cos, de los que no creen en Dios y de los ase­si­nos y sui­ci­das. Ellos no po­dían ser se­pul­ta­dos en el cam­po­san­to. Co­mo, se­gu­ra­men­te, ese te­rreno era muy po­co o na­da usa­do y el área to­tal se ha­bía am­plia­do un año an­tes, el Con­ce­jo se los ce­de”, ex­pli­ca La­va­yén.

To­das las tum­bas de es­te ce­men­te­rio es­tán en el sue­lo y to­do él es un jar­dín lim­pí­si­mo, flo­ri­do, se­reno. Wils­ter­mann, Dill­mann, Von Bo­rries, Höls­cher, Mar­cus, Läs­sing, Haass… los ape­lli­dos de ciu­da­da­nos ale­ma­nes y sus des­cen­dien­tes ya­cen en es­te cam­po­san­to de ex­tre­ma so­brie­dad.

Lue­go de la co­lo­nia ale­ma­na, fue la croa­ta que es­ta­ble­ce su pro­pio ce­men­te­rio y lo inau­gu­ran un do­min­go de sep­tiem­bre de 1936. Só­lo cua­tro tum­bas en el sue­lo exis­ten allí. El res­to es­tá en los ni­chos de los tres blo­ques que ro­dean un jar­dín cen­tral.

La co­lo­nia is­rae­li­ta fue la ter­ce­ra en es­ta­ble­cer su ce­men­te­rio pri­va­do, ocu­rrió en 1944. Ubi­ca­do en el ex­tre­mo sur de la ne­cró­po­lis, es­tá pre­si­di­do de un mo­nu­men­to fu­ne­ra- rio en me­mo­ria de los ju­díos muer­tos en los cam­pos de ex­ter­mi­nio na­zis, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Igual que en el ce­men­te­rio ger­mano, aquí, to­dos los se­pul­cros es­tán en el sue­lo. Una mi­tad del te­rreno es­tá ocu­pa­da por las tum­bas de hom­bres y la otra mi­tad, por las de mu­je­res.

La co­lo­nia ára­be fue la úl­ti­ma en inau­gu­rar su pan­teón, en 1960, al la­do del ale­mán, pe­ro con una per­so­na­li­dad muy dis­tin­ta que evo­ca, de al­gu­na ma­ne­ra, las tie­rras del Me­dio Orien­te, de don­de son ori­gi­na­rios los di­fun­tos que re­po­san allá. Me­dia­lu­nas is­lá­mi­cas y cru­ces cris­tia­nas pre­si­den al­gu­nos mau­so­leos.

Una ca­pi­lla ca­tó­li­ca ocu­pa un lu­gar cen­tral.

Hay po­cas tum­bas en el sue­lo, pe­ro mu­chos ár­bo­les, al­gu­nos de es­pe­cies fru­ta­les: na­ran­jos, li­mo­ne­ros, oli­vos… “To­do el año dan fru­to”, di­ce la por­te­ra re­fi­rién­do­se a los cí­tri­cos.

Sí, los li­mo­ne­ros es­tán ple­nos de fru­tos, ma­du­ros, per­fu­ma­dos.

CE­MEN­TE­RIO áRA­BEEs el más jo­ven de los cua­tro ce­men­te­rios ex­tran­je­ros. Aquí, la cruz ca­tó­li­ca y la me­dia lu­na is­lá­mi­ca con­vi­ven en paz.

A ES­TRE­NAR Por­ce­la­na­to de dos co­lo­res, már­mol y plan­cha de fie­rro inoxi­da­ble y di­se­ño ico­no­clas­ta pa­ra una úl­ti­ma mo­ra­da fa­mi­liar.

“AN­GE­LO­RIO” Só­lo un nom­bre y una cruz, pin­ta­dos en el mu­ro, con­ser­van una me­mo­ria anó­ni­ma, co­mo va­rias otras en el ex­tre­mo oes­te, don­de es­tán las tum­bas más hu­mil­des.

SIE­TE áN­GE­LES Pas­to sin­té­ti­co, cú­pu­la do­ra­da y nin­gu­na cruz, en es­ta tum­ba múl­ti­ple.

SI­LEN­CIOEs la úni­ca pa­la­bra que exis­te en to­do es­te mau­so­leo sin nom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.