Bra­sil se de­re­chi­za y Jair Bol­so­na­ro mar­gi­na a Bo­li­via.

TEN­SIO­NES La vic­to­ria del po­lí­ti­co bra­si­le­ño de ul­tra­de­re­cha su­ma una agen­da ex­plo­si­va con Bo­li­via. A ello se aña­de una cre­cien­te afi­ni­dad con el Go­bierno chi­leno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Ra­fael Sa­gár­na­ga Fotos: Agencias

En­tró a la are­na política pa­tean­do puer­tas. No di­si­mu­ló las ex­pre­sio­nes que pa­ra otros es­ta­rían re­fre­na­das en el sub­cons­cien­te. No le im­por­tó ser ca­li­fi­ca­do de mi­só­gino, ra­cis­ta, fas­cis­ta ni otros ad­je­ti­vos adi­cio­na­les. Y así el ex­ca­pi­tán de Ejér­ci­to Jair Mes­sias Bol­so­na­ro re­ci­bió el apo­yo de de­ce­nas de mi­llo­nes de vo­tan­tes, de 57,8 mi­llo­nes pa­ra ser más exac­tos. Aho­ra es pre­si­den­te de una de las 10 pri­me­ras po­ten­cias mun­dia­les.

Es más, el efec­to de que la se­gun­da po­ten­cia con­ti­nen­tal vi­re ha­cia un ré­gi­men de de­re­cha ra­di­cal re­sul­ta acre­cen­ta­do por el en­torno. En años y me­ses re­cien­tes, po­lí­ti­cos más o me­nos afi­nes a Bol­so­na­ro han to­ma­do el po­der en cua­tro paí­ses sud­ame­ri­ca­nos. Chi­le, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y Pa­ra­guay se ha­llan hoy pre­si­di­dos por em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos de esa ten­den­cia. Mien­tras tan­to só­lo una Ve­ne­zue­la, la­ce­ra­da por su peor cri­sis his­tó­ri­ca, y Bo­li­via son go­ber­na­das por re­gí­me­nes iden­ti­fi­ca­dos con el so­cia­lis­mo del si­glo XXI.

Ha­ce me­nos de un lus­tro, el es­ce­na­rio re­sul­ta­ba mar­ca­da­men­te dis­tin­to. Era tan dis­tin­to que los en­cuen­tros fes­ti­vos en­tre cau­di­llos iz­quier­dis­tas, en­tre abra­zos y son­ri­sas, se hi­cie­ron há­bi­to, ya sea en Bue­nos Ai­res, Ro­sa­rio, Sao Pau­lo, Asun­ción y has­ta en el Cha­pa­re bo­li­viano. Aquel re­cuer­do, aún fres­co, sue­na a otra era fren­te al cam­bio que pa­re­ce ha­ber lle­ga­do co­mo por de­sen­can­to más que co­mo vi­ra­je ideo­ló­gi­co. Y así lo en­tien­de más de un ana­lis­ta.

“Es una suer­te de re­be­lión ‘an­ti­sis­té­mi­ca’; es de­cir, ‘to­dos fue­ra por­que no nos re­pre­sen­tan’, ya co­no­ci­do en­tre no­so­tros en los años 2000, y que be­ne­fi­ció a las ‘iz­quier­das’ —ex­pli­ca el po­li­tó­lo­go Jor­ge La­zar­te—. Pe­ro es­ta vez la ba­se de la re­be­lión es la co­rrup­ción de ‘to­dos’. Y lo que se quie­re es ‘ba­rrer’ con to­dos. El ca­so del Bra­sil ha re­ve­la­do las pro­fun­das pul­sio­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cas. La iz­quier­da fra­ca­só en el Go­bierno y es ge­ne­ra­do­ra de in­go­ber­na­bi­li­dad des­de ‘arri­ba’”.

UN GI­RO ELEC­TO­RAL

Cas­ti­go, de­cep­ción, re­sen­ti­mien­to, des­pe­cho y una lar­ga lis­ta de de­fi­ni­cio­nes han su­ma­do las eva­lua­cio­nes de los me­dios in­ter­na­cio­na- les. Las ma­sas op­ta­ron por el re­cha­zo an­tes que por la mi­li­tan­cia y el gi­ro lle­gó a ca­da país con sus res­pec­ti­vos ma­ti­ces. “An­tes que un ciclo po­lí­ti­co, ideo­ló­gi­co o una fluc­tua­ción de las es­truc­tu­ras con­ti­nen­ta­les, es un cam­bio de ten­den­cias elec­to­ra­les más o me­nos se­lec­ti­va —di­ce el ana­lis­ta Ro­ger Cor­tez—. El ejem­plo pa­ra en­ten­der es­to es Bra­sil. Allí, el as­cen­so de es­te per­so­na­je lo veía­mos ha­ce ya va­rios años. Se tra­ta de una reac­ción pro­fun­da fren­te a un par­ti­do que se pre­sen­tó ba­jo una tra­di­ción de iz­quier­da. El elec­to­ra­do se ma­ni­fes­tó con­tra la co­rrup­ción, con­tra la dis­tor­sión de su dis­cur­so éti­co, fun­da­men­tal­men­te, pe­ro no só­lo del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT). Allá hay una reac­ción con­tra el con­jun­to de los pro­fe­sio­na­les po­lí­ti­cos que han que­da­do de­vas­ta­dos”.

El gi­ro lle­gó tam­bién con im­pac­to, a la Ar­gen­ti­na en 2015, con la vic­to­ria elec­to­ral de Mau­ri­cio Ma­cri. Mien­tras que en Chi­le y Co­lom­bia la de­re­chi­za­ción re­sul­tó re­la­ti­va­men­te más ar­mo­nio­sa pues com­par­ten una tra­di­ción ins­ti­tu­cio­nal en los res­pec­ti­vos sis­te­mas po­lí­ti­cos. Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue reelegido, en el pri­mer ca­so, y Iván Du­que sur­gió co­mo jo­ven re­ve­la­ción del par­ti­do Cen­tro De­mo­crá­ti­co fren­te a unas siem­pre frus­tra­das fuer­zas de iz­quier-

da. Al­go si­mi­lar pa­só con Ma­rio Ab­do Be­ni­tez en Pa­ra­guay, fi­gu­ra del tra­di­cio­nal Par­ti­do Co­lo­ra­do.

Cor­tez aña­de una cau­sal, co­mún en cier­tos paí­ses, que po­ten­cia es­te cam­bio mar­ca­do por los elec­to­res: “No veo ele­men­tos pa­ra ha­blar de una mu­ta­ción ideo­ló­gi­ca de gran ca­la­do, sino en los paí­ses don­de, des­pués de una si­tua­ción eco­nó­mi­ca crítica, la iz­quier­da pu­do dis­fru­tar de una dé­ca­da de gran­des in­gre­sos y los de­rro­chó. Cla­ro, si se die­ran elec­cio­nes li­bres en Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, ve­ría­mos có­mo son ex­pul­sa­dos esos ti­pos de re­gí­me­nes tan si­mi­la­res al bo­li­viano. Mien­tras que Bo­li­via es­tá evo­lu­cio­nan­do, por lo me­nos, en tér­mi­nos de pu­tre­fac­ción sis­té­mi­ca”.

BOL­SO­NA­RO Y PI­ñE­RA

Así, en los ta­ble­ros las fi­chas em­pe­za­ron a reor­de­nar­se ace­le­ra­da­men­te. Lo hi­cie­ron in­clu­so an­tes de la vic­to­ria de Bol­so­na­ro y, aho­ra, an­tes de su asun­ción al po­der. Los nue­vos re­gí­me­nes fre­na­ron des­de pro­yec­tos has­ta ins­ti­tu­cio­nes con­ce­bi­das o po­ten­cia­das en tiem­pos de los Go­bier­nos au­to­de­no­mi­na­dos “so­cia­lis­tas”. La Unión de Paí­ses Sud­ame­ri­ca­nos (Una­sur), crea­da en tiem­pos de Lu­la Da Sil­va y Hu­go Chá­vez, no lo­gró si­quie­ra es­tre­nar su se­de. Un edi­fi­cio que cos­tó 50 mi­llo­nes de dó­la­res fun­ge hoy en Co­cha­bam­ba co­mo sa­lón de fes­ti­vi­da­des so­cia­les.

Eso, an­tes de Bol­so­na­ro. En días re­cien­tes, los ase­so­res del Pre­si­den­te elec­to de Bra­sil ade­lan­ta­ron que po­si­ble­men­te la po­ten­cia su­da­me­ri­ca­na se re­ti­re del Mer­co­sur, el ma- yor pac­to co­mer­cial del Cono Sur. El anun­cio re­ci­bió gui­ños de apro­ba­ción des­de el Chi­le de Pi­ñe­ra. Am­bos po­lí­ti­cos son par­ti­da­rios de los pac­tos bi­la­te­ra­les. “Ad­mi­ro a Se­bas­tián Pi­ñe­ra”, ha de­cla­ra­do re­cu­rren­te­men­te Bol­so­na­ro, quien en pró­xi­mos días vi­si­ta­rá San­tia­go. Mien­tras que Ma­cri ha cul­pa­do al pac­to de ser “cau­san­te de la acen­tua­ción de la po­bre­za con­ti­nen­tal”.

Di­ver­sos ex­per­tos en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos el ar­gen­tino Pablo Se­man y el es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Shif­ter, han ade­lan­ta­do que po­lí­ti­cas de pac­tos bi­la­te­ra­les mar­ca­rán un acercamiento de va­rios paí­ses ha­cia EEUU. “Es­ta­dos Uni­dos es­tá to­man­do po­se­sión de lo que ha per­di­do en Amé­ri­ca La­ti­na, en un con­tex­to de lu­cha glo­bal con Chi­na por re­cur­sos naturales, mer­ca­dos y apo­yo po­lí­ti­co”, se­ña­ló Se­man a la agen­cia AFP. Con el pre­si­den­te Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca, “los hom­bres fuer­tes tie­nen ven­ta­ja” en la política ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos, di­jo Shif­ter.

Así, el gi­ro po­lí­ti­co sud­ame­ri­cano su­ma sa­cu­do­nes y pre­vi­sio­nes en di­ver­sos frentes. Las eva­lua­cio­nes hablan, por ejem­plo, so­bre lo que un eje Bol­so­na­ro y Do­nald Trump po­dría de­ci­dir en re­la­ción a la Ve­ne­zue­la de Ni­co­lás Ma­du­ro. Y lo que ge­ne­ra una preo­cu­pa­ción abru­ma­do­ra cons­ti­tu­yen las coin­ci­den­cias de Bol­so­na­ro y Trump en re­la­ción al me­dioam­bien­te pla­ne­ta­rio.

“Bol­so­na­ro es un pe­li­gro pa­ra la hu­ma­ni­dad por su ame­na­za de se­guir los pa­sos de Trump res­pec­to al

acuer­do cli­má­ti­co glo­bal —re­su­me Cor­tez—. Su anun­cio de que pien­sa ace­le­rar los pro­ce­sos de agre­sión a la Ama­zo­nía, de con­cre­tar­se, re­per­cu­ti­rá en el pla­ne­ta”.

EL NUE­VO VE­CINO

Y el nue­vo tiem­po aso­ma con par­ti­cu­la­res nu­ba­rro­nes so­bre un país en es­pe­cial. Su Go­bierno no tie­ne re­la­cio­nes con el chi­leno y su­ma cre­cien­tes y di­ver­sas di­fe­ren­cias con el ar­gen­tino. Aho­ra es­pe­ra que el po­lí­ti­co bra­si­le­ño más ame­na­zan­te en al me­nos cin­co dé­ca­das ju­re a la Pre­si­den­cia. ¿Qué pue­de pa­sar en Bo­li­via en tiem­pos de Bol­so­na­ro y un en­torno ma­yo­ri­ta­rio de re­gí­me­nes mar­ca­da­men­te an­ta­gó­ni­cos al de Evo Morales?

“Bo­li­via pa­re­ce ser la ex­cep­ción, en es­te pa­no­ra­ma de ‘re­de­re­chi­za­ción’ —ex­pli­ca La­zar­te—. Pe­ro ya es­tán pre­sen­tes los ingredientes de una cri­sis del ‘mo­de­lo’ pa­ra de­jar de ser la ex­cep­ción y pro­ba­ble­men­te no tar­da­rá en es­ta­llar, tan­to por el pro­rro­guis­mo co­mo por­que los nue­vos Go­bier­nos ya no se­rán tan ‘her­ma­nos’ con el gas”.

En la re­la­ción bi­la­te­ral, la agen­da Bo­li­via-Bra­sil aguar­da con te­mas ex­plo­si­vos: un nue­vo acuer­do pa­ra las ex­por­ta­cio­nes de gas, el prin­ci­pal ne­go­cio bo­li­viano; la im­pa­ra­ble ex­pan­sión del nar­co­trá­fi­co, pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les y me­ga­pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra.

“Hay al me­nos tres flan­cos que des­de Bra­sil ten­drán un du­ro se­gui­mien­to so­bre el Go­bierno de Evo Morales —se­ña­la Cor­tez—: el ha­ber am­plia­do la su­per­fi­cie de co­ca­les, ha­ce unos me­ses, fue ca­li­fi­ca­do en Bra­sil co­mo un ges­to inamis­to­so y es pro­ba­ble que el ré­gi­men de Bol­so­na­ro in­cre­men­te la pre­sión ha­cién­do­le acu­sa­cio­nes de es­tar vin­cu­la­do con ban­das de­lin­cuen­cia­les. Otro as­pec­to se­rá el au­men­to de la de­pre­da­ción ama­zó­ni­ca y sus efec­tos so­bre los gla­cia­res bo­li­via­nos. En ter­cer lu­gar, gran­des pro­yec­tos, co­mo el tren bio­ceá­ni­co, en­tran en una fa­se de con­ge­la­mien­to y pre­gun­ta. Tam­bién se abre la in­te­rro­gan­te so­bre la cons­truc­ción de la re­pre­sa del Che­pe­te, cu­yo cos­to du­pli­ca­ría la deu­da ex­ter­na bo­li­via­na, y la in­ten­ción del ré­gi­men de Morales de ex­por­tar elec­tri­ci­dad a Bra­sil”.

Jair Mes­sias Bol­so­na­ro ju­ra­rá a la pre­si­den­cia el 1 de enero de 2019 pa­ra ab­sol­ver las in­te­rro­gan­tes.

“El error de la dic­ta­du­ra fue tor­tu­rar y no ma­tar” (2016, du­ran­te una en­tre­vis­ta en una ra­dio bra­si­le­ña). “De­be­rían ha­ber si­do fu­si­la­dos unos 30.000 co­rrup­tos, em­pe­zan­do por el pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so” (1999, en en­tre­vis­ta).

AFP

NUE­VO Lí­DER BRA­SI­LE­ñO Jair Bol­so­na­ro sa­lu­da a sus par­ti­da­rios du­ran­te la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Río de Ja­nei­ro.

AFP

DE­TRAC­TO­RES Opo­si­to­res de Jair Bol­so­na­ro pro­ta­go­ni­zan mar­chas en Río de Ja­nei­ro, Bra­sil.

AFP

REAC­CIO­NES“Bo­li­via y #Bra­sil son pue­blos her­ma­nos con la­zos pro­fun­dos de in­te­gra­ción”, tui­teó el pre­si­den­te Evo Morales, tras co­no­cer­se la vic­to­ria de lí­der del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL).

AFP

TEN­SIóN EN LAS CA­LLESEl con­tro­ver­ti­do Pre­si­den­te elec­to en Bra­sil ob­tu­vo el 55,18 por cien­to de los vo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.