Ma­ría Inés Ca­rras­co nos ha­bla de la in­clu­sión de la mu­jer en el mun­do au­to­mo­triz.

Es­te co­cha­bam­bino de na­ci­mien­to, doc­tor en Psi­co­lo­gía, ma­gís­ter en Psi­co­lo­gía Clínica y Sa­lud Men­tal y con tres es­pe­cia­li­da­des, es au­tor de 18 li­bros y da unas 200 con­fe­ren­cias ca­da año

Los Tiempos - Oh - - NEWS - Tex­to: Nor­man Chin­chi­lla Fotos: Her­nán An­dia

Ri­car­do Cas­ta­ñón Gó­mez es un cien­tí­fi­co con­ven­ci­do de la na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual del hom­bre e in­tere­sa­do en ha­cer com­pren­der es­ta ver­dad a la hu­ma­ni­dad. Ca­tó­li­co prac­ti­can­te, él vi­ve en ce­li­ba­to en una co­mu­ni­dad de lai­cos y se de­di­ca, a tiem­po com­ple­to, a la mi­sión que se ha im­pues­to dan­do con­fe­ren­cias por to­do el mun­do y pro­mo­cio­nan­do sus li­bros.

Una vi­da que bus­ca la vir­tud en la prác­ti­ca y di­fu­sión de su fe ca­tó­li­ca. Pe­ro es­te sep­tua­ge­na­rio des­bor­dan­te de sim­pa­tía —que apa­ren­ta ser más jo­ven— y cu­yo dis­cur­so de paz y bue­na vo­lun­tad flu­ye seductor y gra­to al oí­do era ateo.

“Ven­go de una fa­mi­lia ca­tó­li­ca y he es­tu­dia­do en un co­le­gio ca­tó­li­co. Pe­ro lle­gué a Eu­ro­pa pa­ra el pri­mer año de uni­ver­si­dad, en Ita­lia, en Ro­ma y co­no­cí a Jean-Paul Sar­tre y me for­mé en el exis­ten­cia­lis­mo ateo”, ex­pli­ca.

“Ya ha­bía leí­do Sar­tre a mis 16 años más o me­nos, y (en la uni­ver­si­dad) me orien­té al exis­ten­cia­lis­mo ateo, pe­ro no fue el ateís- mo que me atra­jo, sino al­go her­mo­so que él di­jo y me fas­ci­nó. Di­jo: ‘Us­te­des son li­bres, li­bres pa­ra op­tar, pe­ro su op­ción tie­ne que ser res­pon­sa­ble, por­que lo que us­te­des ha­gan tie­ne con­se­cuen­cias en los de­más…’. Por lo tan­to, eres li­bre, pe­ro de­bes ser res­pon­sa­ble”.

“Yo me hi­ce exis­ten­cia­lis­ta por­que me gus­ta­ba su vi­sión del hom­bre res­pon­sa­ble y com­pro­me­ti­do. Era crítico con el mun­do so­cial y era ateo. Y co­mo a mí Dios no me de­cía na­da, fue por un au­to­ma­tis­mo que tam­bién me hi­ce ateo. No fue una lu­cha con­tra Dios. No me he pe­la­do con la Igle­sia, la he ig­no­ra­do has­ta mis 44 años”.

“Y mi maes­tra en neu­ro­cien­cias era la pro­fe­so­ra Ri­ta Le­vi Mon­tal­ci­ni, que fue pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en año 1986. Ella era atea. Ella de­cía que pen­sar que el hom­bre ten­ga na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual es una in­ge­nui­dad. En­ton­ces, te­nien­do una maes­tra en la cien­cia que me ha­bla­ba de au­sen­cia de al­ma y de es­pí­ri­tu y el gran fi­ló­so­fo con­si­de­ra­do co­mo el pa­pa del exis­ten­cia­lis­mo ateo, cu­yas ra­dio­gra­fías de sus per­so­na­jes me fas­ci­na­ban…”.

“Lo que co­no­cí en la li­te­ra­tu­ra de Jea­nPaul Sar­tre, lue­go lo en­con­tré en mis pa- cien­tes. O sea, el pri­me­ro que me mos­tró la vi­da psí­qui­ca del hu­mano fue Jea­nPaul Sar­tre”.

CON­VER­SIÓN

“En­ton­ces me hi­ce ateo has­ta los 44 años. Lue­go op­té por la fe ca­tó­li­ca, fue cuan­do es­tu­dié el Cris­to que llo­ra, en Co­cha­bam­ba. Es lo que se lla­ma efu­sión. El Cris­to tie­ne efu­sio­nes de lá­gri­mas de san­gre. Yo no sa­bía si era san­gre”.

“Yo es­tu­dié eso, no por re­li­gión, sino por­que na­die es­tu­dia­ba el te­ma. Yo de­cía: si es­te Cris­to san­gra, de­be ser por­que la due­ña de la ima­gen tie­ne te­ler­gía —una ca­pa­ci­dad de ener­gía a dis­tan­cia que ha­ce llo­rar al Cris­to—. Yo fui por eso, pa­ra es­tu­diar el ce­re­bro de al­guien de la fa­mi­lia o del en­torno. Pe­ro al ver que bro­ta­ban lá­gri­mas cris­ta­li­nas, yo me pu­se ahí cin­co, sie­te días, con tes­ti­gos, só­lo pa­ra fil­mar lo que se lla­ma el bro­te, la efu­sión. Y des­pués de ha­ber es­ta­do ese tiem­po de­lan­te de la ima­gen y ver que no ha­bía na­da”.

“Y cuan­do vi el bro­te, fue un día de mar­zo de 1995, yo to­mé la mues­tra, la lle­vé a un la­bo­ra­to­rio de Nue­va Or­leans, EEUU, que era

HER­NÁN AN­DIA

ÚL­TI­MA OBRAEl li­bro que Cas­ta­ñón pre­sen­tó ayer en Co­cha­bam­ba “ofre­ce una evi­den­cia de con­te­ni­do cien­tí­fi­co so­bre la pre­sen­cia y ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.