La his­to­ria del MAS y su im­pac­to en Bo­li­via.

El par­ti­do en fun­cio­nes de go­bierno pu­do te­ner otro lí­der y ga­nar po­der ba­jo otra si­gla. El des­tino y de­ci­sio­nes sin­gu­la­res de­ri­va­ron en la his­to­ria que es­cri­be el MAS-IPSP

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Ra­fael Sa­gár­na­ga Fo­tos: Los Tiem­pos

Pa­ra bien o pa­ra mal, es el par­ti­do que re­ci­bió la mi­sión de con­du­cir a Bo­li­via más allá del um­bral de si­glo XXI. Con to­do lo que ello im­pli­ca, tie­ne el pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co cen­tral en el país des­de el ini­cio del nue­vo mi­le­nio. Y se ha­lla a es­ca­sos dos me­ses de cum­plir 13 años en el po­der. Pe­ro quién sa­be cuán­to ha­bría cam­bia­do la suer­te de los bo­li­via­nos si 10 mo­men­tos par­ti­cu­la­res de la his­to­ria del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo ( MAS) hu­bie­sen si­do dis­tin­tos.

Sa­bi­do es, por ejem­plo, que el na­ci­mien­to ideo­ló­gi­co del ma­sis­mo tu­vo lu­gar du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de oc­tu­bre de 1992. Fue en­ton­ces cuan­do, se­gún más de una ver­sión, una co­no­ci­da per­so­na­li­dad de­cli­nó cons­ti­tuir­se en su pri­mer lí­der.

Co­rrían los días de una fer­vo­ro­sa mo­vi­li­za­ción in­dí­ge­na-cam­pe­si­na que re­cha­za­ba la ce­le­bra­ción del “Quin­to Cen­te­na­rio del Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca”. Di­ver­sos de­ba­tes y con­gre­sos con­cluían en que les era ne­ce­sa­rio crear un ins­tru­men­to po­lí­ti­co con vis­tas a las elec­cio­nes del año ve­ni­de- ro. “Y en­ton­ces nos reuni­mos en Apa­ña (pue­blo del al­ti­plano pa­ce­ño), don­de re­dac­ta­mos el ma­ni­fies­to que for­mu­la­ba las ba­ses del Ins­tru­men­to Po­lí­ti­co por la So­be­ra­nía de los Pue­blos (IPSP) —re­cor­dó en 2015 el ex­can­ci­ller Da­vid Cho­quehuan­ca—. Par­ti­ci­pa­ron los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes del in­dia­nis­mo, el in­di­ge­nis­mo y las centrales sin­di­ca­les cam­pe­si­nas”.

¿VíC­TOR HU­GO POR EVO?

En­tre esos lí­de­res se ha­lla­ba Víc­tor Hu­go Cár­de­nas. Has­ta en­ton­ces ha­bía si­do dipu­tado y ca­be­za des­ta­ca­da del Mo­vi­mien­to Re­vo­lu­cio­na­rio Tu­paj Ka­ta­ri de Li­be­ra­ción (Mrtkl). Cár­de­nas es­tu­vo de acuer­do con las te­sis plan­tea­das en Apa­ña. Y, aun­que él lo nie­ga, más de una voz ase­gu­ra que acep­tó li­de­rar lo que iría a ser el IPSP. “Al me­nos to­dos en­ten­di­mos que él iba a ser el can­di­da­to”, re­cuer­da uno de los asis­ten­tes a aquel en­cuen­tro.

Sin em­bar­go, unos días más tar­de, Cár­de­nas fir­mó un acuer­do con el Mo­vi­mien­to Na­cio­na­lis­ta Re­vo­lu­cio­na­rio (MNR). Pa­só en­ton­ces a ser can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia del em­pre­sa­rio Gon­za­lo Sán­chez de Lo­za­da. “Por su pre­pa­ra­ción in­te­lec­tual y los mé­ri­tos que ha­bía he­cho en el par­la­men­to, Víc­tor Hu­go pro­ba­ble­men­te hu­bie­se si­do el lí­der his­tó­ri­co o, por lo me­nos, ca­be­za muy im­por­tan- te del IPSP —di­ce el tes­ti­go—. Pe­ro ese lu­gar pa­re­ce no­más que le es­pe­ra­ba al Evo”.

IU EN VEZ DE MAS

En 1993, una se­rie de erro­res y ma­len­ten­di­dos im­pi­die­ron que el IPSP lo­gra­ra sus pri­me­ros dipu­tados. De he­cho, no lo­gró ob­te­ner per­so­ne­ría ju­rí­di­ca y tu­vo que ir alia­do a va­rios par­ti­dos de iz­quier­da con­gre­ga­dos en la Iz­quier­da Uni­da (IU). Hu­bie­se si­do po­si­ble que Evo Morales y al­gún otro di­ri­gen­te cha­pa­re­ño lo­gra­ran cu­ru­les, pe­ro en me­dio de la frus­tra­ción pa­ra ob­te­ner la per­so­ne­ría, al­gu­nos di­ri­gen­tes ha­bían man­da­do la con­sig­na: “Abs­ten­ción o vo­tar con co­ca con­tra la Cor­te Elec­to­ral ven-

di­da”. La no­ti­cia de la alian­za y el cam­bio de es­tra­te­gia lle­gó tar­de al tró­pi­co co­cha­bam­bino.

La IU en­ton­ces ape­nas sa­có un dipu­tado, el co­mu­nis­ta Ra­mi­ro Ba­rre­ne­chea. En la dispu­ta por el li­de­raz­go cam­pe­sino, Evo Morales plei­tea­ba ese si­tial con el va­lluno Ale­jo Ve­liz. Sin em­bar­go, dos años más tar­de y, so­bre to­do, en 1997, el IPSP lo­gra­ría sus pri­me­ros es­pa­cios de po­der real. En las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 1995, ga­nó en 10 al­cal­días del Cha­pa­re y su­mó 40 con­ce­ja­les en to­tal. Y en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1997, los cua­tro dipu­tados de la Iz­quier­da Uni­da co­rres­pon­dían a los co­ca­le­ros co­cha­bam­bi­nos.

El IPSP ha­bía sal­va­do a la IU de per­der su per­so­ne­ría ju­rí­di­ca, sin em­bar­go, los vie­jos di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas no va­lo­ra­ron el po­der co­ca­le­ro. Se­gún los diarios de la épo­ca, una dispu­ta por los fon­dos que la CNE asig­na­ba a los fren­tes pa­ra pro­pa­gan­da que­bró al fren­te. La IU se que­dó sin dipu­tados y el IPSP sin per­so­ne­ría ju­rí­di­ca. La dispu­ta iría a dar na­ci­mien­to le­gal al ac­tual Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS).

LA SI­GLA POSTIZA

Las co­sas se com­pli­ca­ron pa­ra el IPSP por­que nue­vos in­ten­tos por ob­te­ner la per­so­ne­ría fra­ca­sa­ron su­ce­si­va­men­te. “En­ton­ces Da­vid Cho­quehuan­ca, Juan de la Cruz Vill­ca e Iván Morales lan­za­ron una ini­cia­ti­va: “Hay que com­prar si­gla —re­cuer­da el tes­ti­go—. Den­tro de la IU ha­bía un pe­que­ño par­ti­do, es­ci­sión de Fa­lan­ge So­cia­lis­ta Bo­li­via­na, que te­nía per­so­ne­ría ju­rí­di­ca re­co­no­ci­da. Días más tar­de, to­do se arre­gló en un pa­sa­je que hay en la ca­lle Gue­rri­lle­ros Lan­za cer­ca del es­ta­dio Si­les de La Paz, cos­tó co­mo 10 mil dó­la­res”.

Y na­ció le­gal­men­te el Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo - IPSP ( MAS- IPSP) con sus im­pen­sa­dos co­lo­res azul, ne­gro y blanco que po­co a po­co pin­ta­rían el país. Dos años des­pués, en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 1999, lo­gró con­ce­ja­les en 80 de las 230 al­cal­días del país. Al­gu­nos in­te­lec­tua­les y or­ga­ni­za­cio­nes de iz­quier­da gue­va­ris­tas em­pe­za­ron a su­mar­se al MAS-IPSP. En el Con­gre­so, di­ver­sos po­lí­ti­cos de de­re­cha en­ta­bla­ron amis­tad con los dipu­tados ma­sis­tas e in­ten­ta­ron con­ci­liar po­si­cio­nes. Evo so­lía ju­gar pe­lo­ta fron­tón con el vi­ce­pre­si­den­te Tu­to Qui­ro­ga y tam­bién se reunía con ope­ra­do­res ban­ze­ris­tas co­mo Ro­nald McLean y Leo­pol­do Fer­nán­dez o mi­ris­tas co­mo Gui­do Añez.

Pe­ro nun­ca se lo­gra­ron tra­tos ma­yo­res y las pre­sio­nes de EEUU so­bre el Go­bierno en el te­ma co­ca-co­caí­na de­ri­va­ron en un sos­te­ni­do ata­que a los lí­de­res co­ca­le­ros. Evo Morales fue, in­clu­so, des­afo­ra­do del Con­gre­so el 22 de ene-

ro de 2002. Aquel aco­so le ge­ne­ró más apo­yo en di­ver­sos sec­to­res pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2002. “Les di­je que íba­mos a sa­car por lo me­nos 30 cu­ru­les, ellos cal­cu­la­ban 15 a 20 —re­cor­da­ba re­cu­rren­te­men­te el es­tra­te­ga ma­sis­ta Fi­le­món Es­co­bar—. Y lo­gra­mos 35, 27 dipu­tados y ocho se­na­do­res”.

Fue el na­ci­mien­to del MAS-IPSP co­mo op­ción de Go­bierno. Al­can­zó el 20 por cien­to de la vo­ta­ción, a un pun­to y me­dio del ga­na­dor. En pa­la­bras, pro­fé­ti­cas pa­ra al­gu­nos, el ex­se­na­dor Antonio Pe­re­do Lei­gue so­lía re­me­mo­rar una con­clu­sión de aque­lla vic­to­ria: “Cier­to día, Evo Morales me di­jo ‘si tu­vié­ra­mos un po­co de di­ne­ro, ga­na­mos’. Le res­pon­dí: ‘Me­jor que no, si co­men­za­mos a te­ner di­ne­ro, quién sa­be lo que le ocu­rri­ría al par­ti­do’”.

SE BUS­CA VI­CE­PRE­SI­DEN­TE

En aque­lla elec­ción, Pe­re­do ha­bía si­do tam­bién can­di­da­to a la Vi­ce­pre­si­den­cia, tras una an­gus­tio­sa bús­que­da pa­ra aque­lla pos­tu­la­ción. Di­ver­sos in­te­lec­tua­les, co­mo Pa­blo Ramos, José Antonio Qui­ro­ga y Lo­yo­la Guz­mán, re­cha­za­ron la ofer­ta de los ma­sis­tas pa­ra ir en fór­mu­la con Evo Morales. Tal es así que en tono re­sig­na­do, el di­ri­gen­te Ro­mán Loay­za con­cluía: “Cuan­do se les pi­de apo­yo y orien­ta­ción, los in­te­lec- tua­les ayu­dan, pe­ro cuan­do se les pi­de com­pro­mi­so se es­ca­pan”.

Una de las más cé­le­bres ne­ga­ti­vas de aquel tiem­po fue la del ac­tual vi­ce­pre­si­den­te Álvaro García Li­ne­ra. Di­ver­sos tes­ti­gos re­cuer­dan que el en­ton­ces ana­lis­ta po­lí­ti­co fue in­vi­ta­do a las ofi­ci­nas de la edi­to­rial Plu­ral. Allí re­ci­bió la for­mal in­vi­ta­ción de Fi­le­món Es­co­bar, José Antonio Qui­ro­ga y Mar­ce­lo Que­za­da. Uno de los pre­sen­tes re­cuer­da que García Li­ne­ra res­pon­dió: “Ay, mu­cha­chos, us­te­des si­guen sien­do mar­xis­tas. ¿Creen que yo voy a ocu­par el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo? Si yo un día lle­go a la pla­za Mu- ri­llo, se­rá con 100 mil ple­be­yos, to­dos con su an­tor­cha, a que­mar los dos palacios. Y oja­lá que us­te­des es­tén, por lo me­nos, en la úl­ti­ma fi­la”. Cu­rio­sa­men­te, en es­tos días García Li­ne­ra ha di­ser­ta­do en una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da: “Vol­ver a Marx 200 años des­pués” y, cla­ro, en­ca­be­za al le­gis­la­ti­vo por tre­cea­va ges­tión con­se­cu­ti­va. Es fi­gu­ra cen­tral ade­más de la co­rrien­te de­fi­ni­da, por al­gu­nos gru­pos ma­sis­tas, co­mo “in­te­lec­tua­les del pro­ce­so de cam­bio” y, por otros, co­mo “los ad­ve­ne­di­zos”. Co­mo es sa­bi­do, pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2005, García Li­ne­ra acep­tó pos­tu­lar con Evo, y lle­gó con un gru­po que pau­la­ti­na­men­te co­pó es­pa­cios es­tra­té­gi­cos.

LA PUGNA IN­TER­NA

Así, la apa­bu­llan­te vic­to­ria elec­to­ral de aque­llas jus­tas ( 53,7 por cien­to de la vo­ta­ción) im­pli­có el ini­cio del go­bierno y de las pug­nas in­ter­nas. La pugna en­tre “in­te­lec­tua­les” o “ad­ve­ne­di­zos” fren­te a “fun­da­do­res” pa­re­ce ha­ber­se de­fi­ni­do ha­ce ca­si dos años. En ene­ro de 2017, Da­vid Cho­quehuan­ca, ca­be­za vi­si­ble del se­gun­do gru­po, fue re­mo­vi­do del car­go. An­tes ha­bían sa­li­do

del MAS-IPSP, por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, lí­de­res sin­di­ca­les e in­di­ge­nis­tas co­mo Ro­mán Loay­za, San­tos Ramírez (fé­rreo ri­val de García Li­ne­ra) y Fé­lix San­tos.

Tam­bién hu­bo rup­tu­ras con or­ga­ni­za­cio­nes in­di­ge­nis­tas y con al­gu­nos gru­pos de iz­quier­da. Pro­ba­ble­men­te, el mo­men­to de más im­pac­tan­te quie­bre se pro­du­jo a raíz de la in­ten­to­na de cons­truir la ca­rre­te­ra que pa­se por el Te­rri­to­rio In­dí­ge­na y Par­que Na­cio­nal Isi­bo­ro Sé­cu­re (Tip­nis) en 2011. Tras re­pri­mir la mar­cha de re­cha­zo que la me­di­da desató, el MAS per­dió el apo­yo de sec­to­res eco­lo­gis­tas y centrales in­dí­ge­nas. Más los pac­tos pre­vios con or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y gru­pos otro­ra vis­ce­ral­men­te en­fren­ta­dos al MAS, fue el gi­ro com­ple­to ha­cia su eta­pa prag­má­ti­ca en el po­der. Y sa­bi­do es que el dé­ci­mo mo­men­to de­fi­ni­to­rio pa­ra Evo y el ma­sis­mo cons­ti­tu­yó el re­fe­ren­do, pa­ra op­tar a ter­ce­ra re­elec­ción, del 21 de fe­bre­ro de 2016. Re­sul­tó su más so­na­da de­rro­ta, mar­ca­da por cre­cien­tes es­cán­da­los que afec­ta­ron a to­da la cú­pu­la gu­ber­na­men­tal.

El re­cha­zo to­zu­do y sis­te­má­ti­co a aque­lla res­pues­ta de las ur­nas ha mar­ca­do una cri­sis po­lí­ti­ca na­cio­nal de difícil pro­nós­ti­co.

CAMINATAS Evo Morales, en 2001 en la mar­cha por la vi­da.

DA­NIEL JA­MES

MO­VI­LI­ZA­CIóN Con­cen­tra­ción del MAS con fun­cio­na­rios pú­bli­cos, en Co­cha­bam­ba el 2017.

FUN­DA­DO­RES El lí­der sin­di­cal Fi­le­món Es­co­bar, con quien el Pre­si­den­te for­mó el MAS.

AGEN­CIAS

EL MO­VI­MIEN­TO EN SAN­TA CRUZ Can­di­da­tas mon­te­re­ñas con los lí­de­res del pro­ce­so de cam­bio, en 2014.

AGEN­CIAS

MA­SI­VA ASIS­TEN­CIA Mo­vi­li­za­ción del sim­pa­ti­zan­tes y miem­bros del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo, en La Paz.

AGEN­CIAS

ORí­GE­NESEl Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo Ins­tru­men­to Po­lí­ti­co por la So­be­ra­nía de los Pue­blos (MAS-IPSP), pro­vie­ne del mo­vi­mien­to cam­pe­sino y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.