EEUU: El triun­fo de la di­ver­si­dad

A pe­sar de que los con­ser­va­do­res lo­gra­ron re­te­ner la ma­yo­ría en el Se­na­do, se per­dió in­fluen­cia en los li­de­raz­gos de al­gu­nos es­ta­dos don­de hi­cie­ron his­to­ria.

Los Tiempos - Oh - - INTERNACIONAL - Tex­to: Ana Mi­le­na Va­rón Fo­tos: Efe, Los Án­ge­les

La elec­ción de un buen nú­me­ro de la­ti­nos, afro­ame­ri­ca­nos, dos na­ti­voa­me­ri­ca­nas y dos mu­sul­ma­nas pa­ra el Con­gre­so y la del pri­mer go­ber­na­dor abier­ta­men­te ho­mo­se­xual con­fir­mó en las elec­cio­nes del mar­tes pa­sa­do que re­pre­sen­tar la di­ver­si­dad ya no es un las­tre en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

El ejem­plo más vi­si­ble del avan­ce de la di­ver­si­dad en la po­lí­ti­ca na­cio­nal son los his­pa­nos que ob­tu­vie­ron 37 es­ca­ños en la Cá­ma­ra Ba­ja y los tres que per­ma­ne­ce­rán en el Se­na­do, tras las re­elec­cio­nes del re­pu­bli­cano Ted Cruz y el de­mó­cra­ta Bob Me­nén­dez.

La lis­ta de con­quis­tas de los la­ti­nos arran­ca con una le­gis­la­do­ra de raí­ces puer­to­rri­que­ñas que os­ten­ta ya el ré­cord de ser la per­so­na más jo­ven en lle­gar al Con­gre­so.

A sus 29 años y con una agen­da so­cial­de­mó­cra­ta, Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez arra­só con su ri­val y se con­vir­tió en la re­pre­sen­tan­te del Dis­tri­to 14 por Nue­va York.

Oc­ta­vio Pes­ca­dor, in­ves­ti­ga­dor y po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Los Án­ge­les (UCLA), ase­gu­ra a Efe que “Oca­sio-Cor­tez lle­ga a Was­hing­ton co­mo la voz de la es­pe­ran­za”.

Los vo­tan­tes tam­bién de­po­si­ta­ron sus de­seos de cam­bio al ele­gir a Ve­ró­ni­ca Es­co­bar y Syl­via García. Las nue­vas con­gre­sis­tas son las pri­me­ras his­pa­nas que lle­gan a Was­hing­ton con sus ideas li­be­ra­les re­pre­sen­tan­do dos dis­tri­tos de Te­xas.

Otra his­pa­na que se im­pu­so a la ma­qui­na­ria de un le­gis­la­dor que bus­ca­ba su re­elec­ción fue la ecua­to­ria­na Deb­bie Mu­car- sel-Powell, que le arre­ba­tó el es­ca­ño al con­ser­va­dor Carlos Cur­be­lo, de ori­gen cu­bano.

“El dis­cur­so blanco del pre­si­den­te Trump im­pul­só tan­to a can­di­da­tos co­mo elec­to­res a en­se­ñar­nos que ser es­ta­dou­ni­den­se no ne­ce­si­ta ser blanco”, in­di­ca Pes­ca­dor.

Así lo de­mos­tró Sha­ri­ce Da­vids, quien se con­vir­tió en la pri­me­ra na­ti­vo ame­ri­ca­na de la co­mu­ni­dad Lgbtq (les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les y trans­gé­ne­ro) en lle­gar al Con­gre­so por Kan­sas.

Otra in­dí­ge­na que lle­ga­rá al Ca­pi­to­lio se­rá Deb Haa­land, que ob­tu­vo una am­plia vic­to­ria en Nue­vo Mé­xi­co con un du­ro men­sa­je con­tra las po­lí­ti­cas de Trump.

Los de­mó­cra­tas de Mi­chi­gan Ras­hi­da Tlaib e Il­han Omar son tam­bién un cla­ro ejem­plo del cam­bio, al ser las pri­me­ras mu­sul­ma­nas que ocu­pa­rán un pues­to en la Cá­ma­ra Ba­ja, y sus triun­fos ayu­da­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te al Par­ti­do De­mó­cra­ta a re­cu­pe­rar el li­de­raz­go de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes tras ocho años de do­mi­nio con­ser­va­dor.

El es­tra­te­ga re­pu­bli­cano de Ca­li­for­nia, Luis Al­va­ra­do, ad­mi­te en de­cla­ra­cio­nes a Efe que su par­ti­do “las­ti­mo­sa­men­te ha for­ta­le­ci­do las di­vi­sio­nes y que no ha da­do pa­sos con­tun­den­tes pa­ra in­cluir a to­das las vo­ces del país”.

Al­va­ra­do re­sal­ta que, a pe­sar de que los con­ser­va­do­res lo­gra­ron re­te­ner e in­clu­so am­pliar la ma­yo­ría en el Se­na­do, se per­dió in­fluen­cia en los li­de­raz­gos de al­gu­nos es­ta­dos don­de hi­cie­ron his­to­ria los “can­di­da­tos que re­pre­sen­tan la di­ver­si­dad y las mi­no­rías”.

Un ejem­plo es la elec­ción en Co­lo­ra­do del de­mó­cra­ta Ja­red Po­lis, el pri­mer man­da­ta­rio es­ta­tal abier­ta­men­te ho­mo­se­xual en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, y la re­elec­ción de Ka­te Brown, que di­jo pú­bli­ca­men­te ha­ce tiem­po que es les­bia­na, co­mo go­ber­na­do­ra de Ore­gón.

En la fron­te­ra sur del país, la pre­si­den­ta del cau­cus his­pano en el Con­gre­so fe­de­ral, Mi­che­lle Lu­jan Gris­ham, se con­vir­tió en la pri­me­ra go­ber­na­do­ra de­mó­cra­ta en Nue­vo Mé­xi­co, y re­em­pla­za­rá a otra la­ti­na, Su­sa­na Mar­ti­nez, la pri­me­ra his­pa­na re­pu­bli­ca­na ele­gi­da pa­ra ese pues­to en 2010.

“Es­tas mu­je­res, la­ti­nos, per­so­nas de co­lor van a ser una fuer­te opo­si­ción al pre­si­den­te Trump, y van a mo­ti­var a otras a lan­zar­se a las can­di­da­tu­ras”, in­sis­te Pes­ca­dor.

Otra can­di­da­ta que si­gue lu­chan­do por am­pliar el triun­fo de la di­ver­si­dad es la afro­ame­ri­ca­na Sta­cey Abrams, que con­fía en for­zar una se­gun­da vuelta al re­pu­bli­cano Brian Kemp pa­ra que­dar­se con las rien­das del con­ser­va­dor es­ta­do de Geor­gia.

Pes­ca­dor ad­vier­te que, aun­que Abrams fi­nal­men­te pier­da, la de­rro­ta tie­ne un gran sa­bor a vic­to­ria pues, al igual que An­drew Gi­llum en Flo­ri­da, es­tos can­di­da­tos afro­ame­ri­ca­nos lo­gra­ron po­si­cio­nar su nom­bre y sus ideas en bue­na par­te del elec­to­ra­do y es­te avan­ce se­rá ca­pi­ta­li­za­do en las elec­cio­nes de 2020.

“Es­tos re­sul­ta­dos es­tán ani­man­do a mu­chos a lan­zar­se e in­clu­so a re­tar el “sta­blish­ment” (po­der es­ta­ble­ci­do) con pe­que­ñas re­be­lio­nes pa­ra que los par­ti­dos ac­túen”, apun­ta.

Pe­ro no ha­brá que es­pe­rar tan­to, y el ex­ju­ga­dor de fútbol ame­ri­cano, Co­llin All­red, tam­bién afro­ame­ri­cano, le arre­ba­tó un es­ca­ño por Te­xas al re­pu­bli­cano Pe­te Ses­sions, y el ex­can­tan­te de rap Antonio Delgado se­rá otro de los con­gre­sis­tas de co­lor en el Ca­pi­to­lio tras su triun­fo el mar­tes en Nue­va York.

Al­va­ra­do cree que tras los re­sul­ta­dos de es­tos co­mi­cios de mi­tad de pe­rio­do pre­si­den­cial lo que es se­gu­ro es que las “cam­pa­ñas pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes co­mien­zan hoy mis­mo” y, sin du­da, ten­drán otro co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.