¿Qué sa­bes so­bre el sau­na?

Los Tiempos - Oh - - SALUD - Tex­to: Bren­da Molina Fo­tos: Agen­cias

En es­tos días de in­ten­so ca­lor, los bal­nea­rios y pis­ci­nas de nues­tra ciu­dad se han con­ver­ti­do en los lu­ga­res más co­ti­za­dos. Sin du­da, nues­tras agen­das de domingo es­tán to­tal­men­te co­pa­das por sa­li­das fa­mi­lia­res pa­ra to­mar­nos un “break” re­fres­can­te. ¿Có­mo no apro­ve­char es­tos pa­seos pa­ra vi­si­tar el sau­na?

La ofer­ta en cuan­to a sau­nas es po­pu­lar gra­cias a los be­ne­fi­cios que se pre­su­me trae pa­ra nues­tra piel. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio co­no­cer al­gu­nos ries­gos que co­rre­mos al ha­cer uso com­par­ti­do de es­te ser­vi­cio, pues po­cos han de ser aque­llos que go­zan de una pri­va­da.

La der­ma­tó­lo­ga Xio­ma­ra Tri­go nos ad­vier­te de al­gu­nos tro­pie­zos que pue­de te­ner nues­tra sa­lud en el sau­na. Com­par­ti­mos con­ti­go unos tips de cui­da­do que de­bes po­ner en prác­ti­ca pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de tu ri­tual do­min­gue­ro que in­clu­ye pis­ci­na y sau­na pa­ra el dis­fru­te jun­to a to­da tu fa­mi­lia.

BE­NE­FI­CIOS.

-La ele­va­da tem­pe­ra-tu­ra ayu­da a bom­bear el co­ra­zón de ma­ne­ra más ace­le­ra­da, au-men­tan­do el fluj o de san­gre ala piei con el fin­de en­friar­la. -Po­si­bi­li­ta la re­laj a-ción mus­cu­lar y psí-qui­ca, ali­via el es­trés. -Tie­ne pro­ba­bles be-ne­fi­cios so­bre el sis-te­ma res­pi­ra­to­rio.

RIES­GOS.

-No usar sau­na si tie­ne al­gu­na en­fer­me­dad en la piel, he­ri­das e in­fec­cio­nes.

Las ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras y la hu­me­dad con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de cier­tos mi­cro­or­ga­nis­mos co­mo los hon­gos.

- Si so­bre­pa­sas los 20 mi­nu­tos, exis­te ries­go de des­hi­dra­ta­ción.

-¡ Hom­bres! Si la tem­pe­ra­tu­ra tes­ti­cu­lar au­men­ta en de­ma­sía, el con­teo de es­per­ma­to­zoi­des pue­de lle­gar a dis­mi­nuir y po­dría tar­dar va­rias se­ma­nas en nor­ma­li­zar­se.

-¡ Es un mi­to! No va­mos a per­der pe­so gra­cias al va­por ni eli­mi­na­re­mos to­xi­nas en nues­tro cuer­po. Así que qui­ta el sau­na de tu ru­ti­na de adel­ga­za­mien­to.

PRE­CAU­CIO­NES.

- Lo pri­me­ro: El si­tio ele­gi­do de­be ser lim­pio y de ru­ti­nas de aseo cons­tan­te. -To­mar una du­cha an­tes y des­pués de ingresar.

-Usar san­da­lias y echar un po­co de agua so­bre el lu­gar a sen­tar­se, ge­ne­ral­men­te siem­pre hay una pi­le­ta al in­te­rior.

- Pru­den­cia. No so­bre­pa­sar los 20 mi­nu­tos re­co­men­da­dos. En ni­ños se de­be te­ner ma­yor cui­da­do res­pec­to al tiem­po.

- No in­gie­ras al­cohol. Es­ta com­bi­na­ción pue­de pro­vo­car arrit­mias. -Alé­ja­te del ca­len­ta­dor por el ries­go de que­ma­du­ras.

-Des­pués del sau­na, pro­cu­ra be­ber agua pa­ra equi­li­brar la pér­di­da de lí­qui­do.

-Las per­so­nas con pro­ble­mas car­día­cos, vas­cu­la­res, re­na­les o de ín­do­le si­mi­lar de­ben con­sul­tar con su mé­di­co an­tes de ha­cer uso del sau­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.