¿Dón­de que­dó el es­pí­ri­tu?

Los Tiempos - Oh - - NEWS -

Es de ma­los ju­ris­tas eso de ce­ñir­se a la le­tra y no bus­car el es­pí­ri­tu de las le­yes.

Uno de los ma­yo­res ejem­plos de ese error, de­li­to, pe­ca­do, se­rá que se gas­te 27 mi­llo­nes de bo­li­via­nos en las elec­cio­nes pri­ma­rias que se lle­van ade­lan­te en nues­tro país pró­xi­ma­men­te y lle­van un bi­no­mio al fren­te.

Se gas­ta­rá in­sul­sa­men­te ca­si 4 mi­llo­nes de dó­la­res en un país don­de hay más de dos mi­llo­nes de per­so­nas en po­bre­za ex­tre­ma. Dos mi­llo­nes y más que ape­nas so­bre­vi­ven dia­ria­men­te y tie­nen es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de su­pe­rar los 50 años ba­jo un mí­ni­mo de con­di­cio­nes de sa­lud.

Pe­ro la de­ci­sión pa­re­ce to­ma­da por los po­lé­mi­cos tri­bu­nos y ava­la­da por los no me­nos po­lé­mi­cos par­la­men­ta­rios que en va­rios ca­sos pre­su­men de ser res­pe­tuo­sos de un sis­te­ma so­cia­lis­ta. Sis­te­ma so­cia­lis­ta que se­gún los es­tu­dio­sos se en­tien­de co­mo un “or­de­na­mien­to po­lí­ti­co, so­cial y eco­nó­mi­co que se ba­sa en la pro­pie­dad y en una ad­mi­nis­tra­ción co­lec­ti­va, o en su de­fec­to es­ta­tal, de los me­dios de pro­duc­ción, y, por otro la­do, pro­mue­ve una pro­gre­si­va des­apa­ri­ción de las cla­ses so­cia­les”.

Más allá de las ci­fras, no con­mue­ven ni las no­ti­cias y fo­to­gra­fías so­bre el la­men­ta­ble es­ta­do de de­ce­nas de hos­pi­ta­les pú­bli­cos que fun­cio­nan en con­di­cio­nes de- plo­ra­bles. Lu­ga­res col­ma­dos de ciu­da­da­nos que no tie­nen si­llas pa­ra sen­tar­se ni ca­mas pa­ra re­po­sar y se su­man los asi­los , or­fa­na­tos, co­me­do­res po­pu­la­res y otros que ha­cen las ve­ces de pa­lia­ti­vos pa­ra una so­cie­dad en cri­sis.

Pe­ro de­ten­gá­mo­nos en la sa­lud. Di­cen que la sa­lud glo­bal me­jo­ra, pe­ro el pro­gre­so no es uni­ver­sal. Y aun­que pu­die­ra pen­sar­se que se tra­ta de un asun­to de desa­rro­llo, no siem­pre es así.

Es­tar sa­nos y te­ner una vi­da fe­liz y lar­ga es uno de los ma­yo­res de­seos del ser hu­mano. Se con­vier­te ca­si en al­go esen­cial en nues­tra vi­da cuan­do fa­lla cual­quier otra co­sa ¿ ver­dad?. Te­ner dis­po­ni­bi­li­dad in­me­dia­ta de los ser­vi­cios de sa­lud cuan­do en­fer­ma­mos, po­der ac­ce­der a tra­ta­mien­tos mé­di­cos y ser aten­di­dos de ur­gen­cia, son los pi­la­res bá­si­cos de nues­tro sis­te­ma de sa­lud en nues­tro país pe­ro sin em­bar­go en mu­chas zo­nas ru­ra­les, es­tos pi­la­res se tam­ba­lean e in­clu­so des­apa­re­cen.

Así co­mo es­te de los 27 mi­llo­nes, se su­man va­rios otros ca­sos de ape­go li­te­ral a las le­yes y has­ta ac­ti­tu­des peo­res, pro­pias de los más ba­jos ins­tin­tos hu­ma­nos. Pa­ra es­to bas­ta­rá re­cor­dar el ca­so de la jue­za Pa­tri­cia Pa­ca­jes y el mé­di­co Jhiery Fer­nán­dez.

Y tri­bu­nos, fis­ca­les y jue­ces, así de fríos no po­drán lle­gar a se­me­jan­tes ex­ce­sos sin la ve­nia del sis­te­ma y de la pro­pia so­cie­dad.

¿ Dón­de que­da­ron la fuer­za y la in­dig­na­ción so­cial? Al pa­re­cer, la la­pi­da­ria fuer­za de la res­pues­ta lle­ga­rá cuan­do esos 27 mi­llo­nes se de­rro­chen en el ab­sur­do den­tro de unas se­ma­nas.

Cla­ro, no es­tá de­más re­cor­dar que se­me­jan­te des­cri­te­rio coin­ci­di­rá con los ca­ri­ño­sos y dul­ces men­sa­jes de Na­vi­dad. ¡Va­ya fin de año!

PAU­LA MU­ÑOZ ENCINAS Edi­to­ra OH!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.