Im­pa­ra­ble sa­queo ver­de con­tra bos­ques de Bo­li­via.

La agre­sión a los bos­ques en Bo­li­via ha si­do cons­tan­te y cre­cien­te. So­mos res­pon­sa­bles de la pér­di­da del 2 por cien­to de bos­que tro­pi­cal en el mun­do

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Ja­vier Ló­pez So­ria Fotos: Agen­cias

Ca­da año el dra­ma se re­pi­te co­mo si Bo­li­via dis­pu­sie­se de una in­fi­ni­ta can­ti­dad de bos­ques. Pe­ro, al pa­re­cer, ca­da año se avan­za un pa­so ha­cia la ex­tin­ción de una de las ma­yo­res ri­que­zas de las que dis­pu­so es­te país. Y los in­di­cios mues­tran que no fal­ta mu­cho co­mo pa­ra que em­pie­cen los pla­zos fa­ta­les, di­ga­mos, por aho­ra, 15 años. Po­drían ser me­nos.

En ge­ne­ral, la aper­tu­ra de ca­rre­te­ras que de­ri­va en ca­mi­nos y sen­das pa­ra el apro­ve­cha­mien­to fo­res­tal em­pre­sa­rial, la co­lo­ni­za­ción de las áreas bos­co­sas a lo lar­go de es­tas ru­tas, la ac­ción no re­gu­la­da de mo­to­sie­rris­tas o cuar­to­ne­ros y la con­ver­sión de gran­des su­per­fi­cies bos­co­sas pa­ra el uso agrí­co­la y pe­cua­rio, así co­mo los in­cen­dios, cons­ti­tu­yen las prin­ci­pa­les ra­zo­nes de la re­duc­ción de los bos­ques en Bo­li­via.

En ba­se a da­tos del Es­tu­dio de Re­cur­sos ( ERTS) de 1975 y del Sis­te­ma de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca (1993), uti­li­za­dos el año 1995, pa­ra ela­bo­rar el Ma­pa Fo­res­tal, se pue­de es­ta­ble­cer que el área fo­res­tal en Bo­li­via dis­mi­nu­yó de 56.468.400 hec­tá­reas (51 por cien­to del te­rri­to­rio na­cio­nal) a 53.444.182 hec­tá­reas, (48 por cien­to del te­rri­to­rio na­cio­nal). A es­tos da­tos ofi­cia­les, se pue­de adi­cio­nar que en el pe­rio­do 1993 a 2000, se dio un au­men­to de 1.424.033 hec­tá­reas de su­per­fi­cie des­bos­ca­da. Ello ya re­sul­ta en un pro­me­dio anual de 203.433 hec­tá­reas per­di­das por año.

Los es­tu­dios de Bo­li­via Fo­res­tal (Bol­for) y el Sis­te­ma de In­for­ma­ción Fo­res­tal ( SIF) se­ña­lan que en el de­par­ta­men­to de San­ta Cruz la afec­ta­ción era el do­ble que en to­da Bo­li­via. Va­le aña­dir que la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co So­cial an­ti­ci­pó, en 2013, un cre­ci­mien­to na­cio­nal de las áreas cul­ti­va­das de 11.194.000 hec­tá­reas.

Ello im­pli­ca que Bo­li­via es res­pon­sa­ble del 2 por cien­to de pér­di­das del bos­que tro­pi­cal en el mun­do, a un pro­me­dio de 276.000 hec­tá­reas por año. Pe­ro en esos cálcu­los no se to­man en cuen­ta nue­vos pro­ce­sos de deforestación de­nun­cia­dos es­pe­cial­men­te en 2018, sea por el in­gre­so de em­pre­sas chi­nas o sea por las de­man­das de los sec­to­res agroem­pre­sa­ria­les del orien­te.

Se­gún téc­ni­cos del Museo de His­to­ria Na­tu­ral de la ciu­dad de San­ta Cruz, es­ta ta­sa de deforestación anual es equi­va­len­te a que ca­da ho­ra se eli­mi­nan 23 hec­tá­reas de bos­que. Otra com­pa­ra­ción se­ña­la que ca­da 40 mi­nu­tos se de­fo­res­ta una su­per­fi- cie equi­va­len­te a la ex­ten­sión del co­no­ci­do Par­que Ur­bano cru­ce­ño. O va­le de­cir que, en po­co más de 12 ho­ras, se de­fo­res­ta una su­per­fi­cie equi­va­len­te a la su­per­fi­cie en­ce­rra­da por el pri­mer ani­llo de la ciu­dad de San­ta Cruz. O, fi­nal­men­te, sig­ni­fi­ca que en al­go me­nos de dos mi­nu­tos se de­fo­res­ta el equi­va­len­te a una can­cha de fút­bol.

DEFORESTARON MáS QUE EN 16 AñOS

En agos­to de 2017, el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Agua de­tec­tó más de 11.000 fo­cos de ca­lor, fue el mes crí­ti­co en el año. De acuer­do con esa mis­ma fuen­te, en 2010 hu­bo más de 47.000 in­cen­dios. Cons­ti­tu­ye una mues­tra del sal­to en la des­truc­ción de los bos­ques bo­li­via­nos.

Bo­li­via re­gis­tró, en 2017, 183 por cien­to de in­cre­men­to de los ni­ve­les de deforestación del año in­me­dia­ta­men­te an­te­rior, lo que re­pre­sen­ta la ma­yor ex­ten­sión afec­ta­da en los úl­ti­mos 16 años.

Se­gún el por­tal es­pe­cia­li­za­do, http:// www. glo­bal­fo­rest­watch. org/country/BOL en 2016 se deforestaron 470.601 hec­tá­reas, mien­tras que un año an­tes la ci­fra lle­gó

a 166.275 hec­tá­reas.

“Re­pre­sen­ta una brus­ca subida de la deforestación. Es­tos da­tos son alar­man­tes y es la ma­yor deforestación en los úl­ti­mos 16 años”, di­jo en las re­des so­cia­les el bió­lo­go ho­lan­dés Vin­cent Vos, que tra­ba­ja en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Pro­mo­ción del Cam­pe­si­na­do (Cip­ca), en la ciu­dad de Ri­be­ral­ta, Be­ni, en el co­ra­zón de la Ama­zo­nía bo­li­via­na.

LA TEN­DEN­CIA RE­SUL­TA GLO­BAL

La pér­di­da de áreas fo­res­ta­les en to­do el mun­do al­can­zó en 2016 el ni­vel ré­cord de 29,7 mi­llo­nes de hec­tá­reas, equi­va­len­te a la su­per­fi­cie de Nue­va Ze­lan­da, se­gún es­ti­ma­cio­nes pu­bli­ca­das por Glo­bal Fo­rest Watch (GFW). Es­te au­men­to del 51 por cien­to en un año se ex­pli­ca prin­ci­pal­men­te por los nu­me­ro­sos in­cen­dios que se desata­ron en el pla­ne­ta el año pa­sa­do. Se es­pe­ra que los re­cien­tes fue­gos que arra­sa­ron Ca­li­for­nia y Por­tu­gal ele­ven la ci­fra de bos­ques des­trui­dos en 2017 a un nue­vo ré­cord.

Ese es­ce­na­rio glo­bal tu­vo su par­ti­cu­lar co­rre­la­to en Bo­li­via. El in­cen­dio en la cues­ta de Sa­ma en Ta­ri­ja, por ejem­plo, arra­só con más de 11.000 hec­tá­reas. Se­gún las eva­lua­cio­nes téc­ni­cas, ello po­dría exi­gir un plan de mi­ti­ga­ción de más de una dé­ca­da, lo que afec­ta­rá la pro­vi­sión de agua a las ciu­da­des y co­mu­ni­da­des del de­par­ta­men­to. En agos­to de es­te 2018, el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Agua de­tec­tó 11.373 fo­cos de ca­lor en Bo­li­via.

IM­PA­RA­BLE PRACTICA ILE­GAL

Otra cau­sal. Fue­ra de las in­dus­trias ma­de­re­ras le­gal­men­te es­ta­ble­ci­das, en el país exis­te un sec­tor que uti­li­za los re­cur­sos fo­res­ta­les co­mo ma­te­rial de cons­truc­ción, le­ña y bie­nes co­mer­cia­les, pro­duc­to de los des­mon­tes y cha­queos des­ti­na­dos a la ha­bi­li­ta­ción de sue­los pa­ra la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. Aun­que no se tie­ne da­tos, se sa­be que un ele­va­do por­cen­ta­je de es­tos usua­rios del sue­lo, es­ca­pan al con­trol del Es­ta­do en las ac­ti­vi­da­des de ex­trac­ción y co­mer­cia­li­za­ción de los re­cur­sos fo­res­ta­les. Sin em­bar­go, se con­si­de­ra que la si­tua­ción es más gra­ve aún con el apro­ve­cha­mien­to ile­gal de los lla­ma­dos cuar­to­ne­ros o mo­to­sie­rris­tas, per­so­nas que con un mí­ni­mo equi­po pe­ne­tran en las áreas pro­te­gi­das o par­ques na­cio­na­les, em­pre­sas ma­de­re­ras y pro­pie­dad pri­va­da don­de cor­tan ma­de­ra y la co­mer­cia­li­zan en los mer­ca­dos lo­ca­les, en me­no­res con­di­cio­nes de ca­li­dad y pre­cio.

El mo­to­sie­rris­mo o cuar­to­nes es una prác­ti­ca prohi­bi­da por la le­gis­la­ción fo­res­tal; es al­ta­men­te in­efi­cien­te de­bi­do a la gran can­ti­dad de desechos que pro­du­ce y a la ba­ja ca­li­dad de la ma­de­ra que se ob­tie­ne. Se­gún di­ver­sos es­tu­dios, de los mi­les de ár­bo­les de­rri­ba­dos en el bos­que, los mo­to­sie­rris­tas apro­ve­chan so­la­men­te al­re­de­dor del 40 por cien­to de la bio­ma­sa de la ma­de­ra más fi­na.

Se es­ti­ma que so­la­men­te en San­ta Cruz el co­mer­cio ile­gal abas­te­ce más del 50 por cien­to del mer­ca­do de­par­ta­men­tal, es­tos vo­lú­me­nes son su­pe­rio­res en los de­par­ta­men­tos de La Paz y Ta­ri­ja.

El fe­nó­meno lle­gó a ta­les ex­tre­mos que es­tu­dios co­mo “Si­tua­ción del sec­tor fo­res­tal del de­par­ta­men­to de La Paz”, ela­bo­ra­do por la agen­cia Ci­de­be­ni, es­ta­ble­cie­ron que en di­ver­sos años se for­ma­ron sin­di­ca­tos de mo­to­sie­rris­tas que reunían, en pro­me­dio, al­re­de­dor de 150 per­so­nas, vio­lan­do to­das las nor­mas del país.

Se­gún el Plan de Ac­ción pa­ra Bo­li­via (Si­tua­ción del sec­tor fo­res­tal en el de­par­ta­men­to del Be­ni), “el apro­ve­cha­mien­to ile­gal es rea­li­za­do prin­ci­pal­men­te por los co­lo­nos o cam­pe­si­nos que han aban­do­na­do par­cial o to­tal­men­te la agri­cul­tu­ra de­bi­do a su es­ca­sa ren­ta­bi­li­dad y op­tan por es­ta ac­ti­vi­dad que les per­mi­te ge­ne­rar ma­yo­res in­gre­sos eco­nó­mi­cos”.

Un ejem­plo cons­ti­tu­ye el apro­ve­cha­mien­to ile­gal de la ma­ra, en el ca­so del Te­rri­to­rio In­dí­ge­na Par­que Na­cio­nal Isi­bo­ro Sé­cu­re (Ti­pi­nis), tes­ti­mo­nia­do por el dia­rio La Pa­la­bra del Be­ni. Allí, en el Men­sa­je a la Opi­nión Pú­bli­ca, Sub­cen­tral Ti­pi­nis, del 27 de enero de 1999, se ma­ni­fies­ta que en­tre 1997 a 1998 se cor­ta­ron 4.200 ár­bo­les de “Swie­te­nia ma­crophy­lla”, es de­cir, 18.816 me­tros cú­bi­cos de ma­de­ra ma­ra.

OPE­RA­CIO­NES ILE­GA­LES

Las ope­ra­cio­nes ile­ga­les en el sec­tor fo­res­tal tie­nen lu­gar cuan­do se ex­trae, trans­por­ta, ela­bo­ra, com­pra o ven­de ma­de­ra in­frin­gien­do le­yes na­cio­na­les.

De acuer­do a un in­for­me ver­ti­do en el Fo­ro de Apo­yo al Sec­tor Pro­duc­ti­vo, por los ca­mi­nos que co­nec­tan las tie­rras ba­jas con las ciu­da­des de La Paz y el Al­to, se ha

es­ta­ble­ci­do que en­tre 35 a 50 ca­mio­nes trans­por­tan ma­de­ra ile­gal por día. De es­tos, apro­xi­ma­da­men­te 20 a 35 vie­nen de Ixia­mas (nor­te de La Paz). Se cal­cu­la que ca­da ca­mión trans­por­ta ma­de­ra por un va­lor de 10 mil dó­la­res, lo que im­pli­ca unos 9 a 15 mi­llo­nes de dó­la­res por mes y una pér­di­da de 90 mi­llo­nes de dó­la­res por año. Una pér­di­da anual de 50 mi­llo­nes de dó­la­res en re­cur­sos fo­res­ta­les. Ello im­pli­ca un rit­mo de 53 ár­bo­les ex­traí­dos ile­gal­men­te ca­da día.

Y el otro fac­tor re­sul­ta har­to co­no­ci­do: la co­lo­ni­za­ción de tie­rras ba­jas. Re­pli­ca el mo­de­lo que se desató cuan­do em­pe­zó el desa­rro­llo de la agroin­dus­tria en San­ta Cruz en los años 60 y 70. Las in­dus­trias de­man­da­ban mano de obra pa­ra la co­se­cha prin­ci­pal­men­te. Pi­die­ron a los go­bier­nos de turno el en­vío de tra­ba­ja­do­res ori­gi­na­rios de las tie­rras al­tas. Es­tos pos­te­rior­men­te se asen­ta­ron en la re­gión, pa­ra ser par­te de los lla­ma­dos “co­lo­ni­za­do­res”. Co­men­za­ron a to­mar tie­rras sin te­ner un apo­yo eco­nó­mi­co de­fi­ni­do y em­pe­za­ron a des­mon­tar pa­ra apro­ve­char los ár­bo­les co­mo ba­se de su su­per­vi­ven­cia por los pri­me­ros años. Es­ta ac­ti­vi­dad afec­ta, tam­bién, a la fau­na por­que es el úni­co ali­men­to cár­ni­co de los co­lo­ni­za­do­res, que se de­di­can a la ca­ce­ría, sin im­por­tar­les la su­per­vi­ven­cia de la mis­ma. Hoy se re­pi­te el fe­nó­meno en tie­rras ba­jas de La Paz, Be­ni, Co­cha­bam­ba y Pan­do.

Ha si­do un pro­ce­so de ocu­pa­ción que se in­ten­si­fi­ca ca­da vez en ma­yor es­ca­la des­de 2005. Con­tin­gen­tes de co­lo­nos que se es­tán asen­tan­do, una bue­na par­te de ellos, de­di­ca­dos al apro­ve­cha­mien­to de la ma­de­ra den­tro de sus par­ce­las con el fin de ob­te­ner al­gún ca­pi­tal. A ello se su­man los de­no­mi­na­dos ha­bi­li­ta­do­res o con­tra­tis­tas que com­pran el pro­duc­to en­cua­dra­do con mo­to­sie­rra de las par­ce­las. Es­to ha lle­va­do a que se es­ta­blez­can for­mas de tra­ba­jo in­for­mal con­vir­tién­do­se en ile­ga­les, sien­do uno de los ma­yo­res pro­ble­mas en las áreas bos­co­sas del país.

Por si no bas­ta­se, tam­bién exis­te ex­trac­ción ile­gal de ma­de­ra a lar­go de las fron­te­ras es­pe­cial­men­te con las re­pú­bli­cas de Bra­sil y Pe­rú. Por ejem­plo, la en­car­ga­da de la SIF en Ixia­mas, en agos­to, pu­do com­pro­bar un sa­queo de pe­que­ños vo­lú­me­nes de ma­de­ra ase­rra­da en for­ma con­ti­nua a tra­vés de nu­me­ro­sas sen­das a lo lar­go del río Ma­dre de Dios, ca­sos si­mi­la­res fue­ron de­nun­cia­dos a ni­vel na­cio­nal.

AGEN­CIAS

AGRE­SIóNSi de­ja­mos de so­bre­ex­plo­tar con la deforestación, po­dría­mos aho­rrar­nos los cam­bios cli­má­ti­cos.

AGEN­CIAS

BOS­QUESUna de las fun­cio­nes im­por­tan­tes de los bos­ques es ex­traer el dió­xi­do de car­bono del ai­re y brin­dar oxí­geno.

AGEN­CIAS

TA­LALos ár­bo­les son re­mo­vi­dos in­dis­cri­mi­na­da­men­te pa­ra beneficio de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des.

AGEN­CIAS

CAM­BIO CLI­Má­TI­COAl rit­mo ac­tual de deforestación, en dos de­ce­nios se des­trui­rá el 40% de la Ama­zo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.