¿POR QUÉ NO, SE­ÑOR PRE­SI­DEN­TE?

Los Tiempos - Oh - - A FONDO - XA­VIER JOR­DáN A. Do­cen­te y escritor xor­da­nov @gmail.com Fa­ce­book: Xa­vier Jor­dán A.

Por­que no, se­ñor Pre­si­den­te. Por­que se su­po­ne que lo que nos se­pa­ra del abis­mo del caos y la bar­ba­rie son las le­yes. Que és­tas de­bi­do a su ca­rác­ter con­sen­sua­do y obli­ga­to­rio, son lo que nos da es­pe­sor y cohe­ren­cia co­mo so­cie­dad. Por­que se su­po­ne que el es­tric­to cum­pli­mien­to de nues­tros marcos ju­rí­di­cos es lo que nos ha­ce ci­vi­li­za­dos, lo que de­tie­ne la im­pu­ni­dad de los am­bi­cio­sos, lo que fre­na la des­me­di­da ego­la­tría del po­der por el po­der, del ba­jo fon­do de los in­mo­ra­les. Re­cu­rrir a las tri­qui­ñue­las, a la vi­ve­za crio­lla, a la irra­cio­nal ma­ni­pu­la­ción del es­pí­ri­tu de las le­yes no es le­gí­ti­mo, ni to­le­ra­ble. Es co­bar­de y pe­li­gro­so. Pe­li­gro­so pa­ra los go­ber­nan­tes que ha­cien­do aque­llo pa­san a la con­di­ción de tris­te­men­te cé­le­bres y pe­li­gro­so pa­ra los go­ber­na­dos que si acep­tan en si­len­cio la ma­ja­de­ría, se vuel­ven cóm­pli­ces y por ello cul­pa­bles. Por eso, no, se­ñor Pre­si­den­te.

No po­de­mos acep­tar de ca­lla­dos que es­ta dé­bil de­mo­cra­cia que ha cos­ta­do san­gre re­cu­pe­rar­la, sea ame­na­za­da por el sim­ple he­cho de que unos cuan­tos es­tén có­mo­dos con la cos­tum­bre de ejer­cer au­to­ri­dad, de usar los me­ca­nis­mos pa­ra con­so­li­dar el po­der, de dis­fru­tar de las ven­ta­jas del status que pro­por­cio­na ser dipu­tado, mi­nis­tro o man­da­ta­rio. Pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar es­ta in­sa­na cos­tum­bre es que la de­mo­cra­cia se ba­sa en la al­ter­nan­cia y la al­ter­nan­cia ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad de las li­ber­ta­des y los de­re­chos. No es cul­pa de na­die, se­ñor Pre­si­den­te, que en do­ce años la es­truc­tu­ra po­lí- ti­ca que lo sos­tie­ne no ha­ya po­di­do ge­ne­rar otros li­de­raz­gos, re­no­var su dis­cur­so, adap­tar­se a las nue­vas de­man­das de una ciu­da­da­nía que cier­ta­men­te se has­tía, se de­cep­cio­na y se re­be­la con­tra un or­den que im­pe­ra por tan­to tiem­po y con tan ya po­cos resultados.

Lo que us­ted hi­zo es­te tiem­po, es sin du­da no­ta­ble e his­tó­ri­co, pe­ro tam­bién ha da­do se­ña­les inequí­vo­cas de que ya no tie­ne mu­cho más que apor­tar. Hay un le­tar­go en sus ob­je­ti­vos, una in­ce­san­te re­pe­ti­ción de fór­mu­las elec­to­ra­les y una nu­la pre­dis­po­si­ción a en­fren­tar las ver­da­de­ras ur­gen­cias na­cio­na­les que tie­nen que ver con la sa­lud, la edu­ca­ción, la institucionalidad del Es­ta­do, los pro­ble­mas am­bien­ta­les y la cul­tu­ra. To­do eso ha si­do re­le­ga­do, mal ad­mi­nis­tra­do, fol­klo­ri­za­do o po­li­ti­za­do de las ma­ne­ras más irres­pon­sa­bles y so­ber­bias. ¿De ver­dad cree que los bo­li­via­nos cree­mos to­da­vía en la jus­ti­cia, en la trans­pa­ren­cia de las ins­ti­tu­cio­nes en la bue­na vo­lun­tad del go­bierno? Más allá de sus gru­pos or­gá­ni­cos y su en­torno siempre adu­la­dor y com­pla­cien­te, la ciu­da­da­nía —se­ñor Pre­si­den­te— se sien­te al mar­gen de sus po­lí­ti­cas pues tal vez us­ted no lo­gró nun­ca te­ner una vi­sión in­te­gra­do­ra de la co­lec­ti- vi­dad en su con­jun­to sino que qui­so —en lo que yo con­si­de­ro un le­gí­ti­mo in­ten­to de equi­li­brio— em­po­de­rar a sec­to­res tra­di­cio­nal­men­te mar­gi­na­dos y las­ti­mo­sa­men­te eso de­ri­vó en un re­van­chis­mo que po­la­ri­zó pe­li­gro­sa­men­te la Na­ción.

Por eso es pe­li­gro­sa su repostulación, se­ñor Pre­si­den­te. Por­que ame­na­za a que el ya de por sí es­pan­to­so y nau­sea­bun­do ni­vel en que ma­sis­tas y opo­si­to­res dan rien­da suel­ta a sus más ba­jos ins­tin­tos, a sus ra­cis­mos y re­sen­ti­mien­tos mu­tuos, a su vio­len­cia de­pre­da­do­ra y a sus odios pri­mi­ti­vos, de­ri­ve en un en­fren­ta­mien­to más allá de las Re­des So­cia­les y el es­pa­cio vir­tual de la amar­gu­ra y to­me las ca­lles, se apro­pie de los cuer­pos y se con­vier­tan en gol­pes, san­gre y ago­nía. ¿Aca­so no he­mos vi­vi­do eso cien­tos de ve­ces ya en nues­tra his­to­ria? ¿Aca­so no sa­be­mos que si al­go he­mos he­cho con mag­ní­fi­ca per­sis­ten­cia es re­pe­tir las ta­ras, el des­con­trol y el des­va­río? Us­ted tie­ne la opor­tu­ni­dad aho­ra de de­ci­dir en­tre la ra­zón y la vis­ce­ra­li­dad. Tie­ne la opor­tu­ni­dad de evi­tar la ca­tás­tro­fe.

Por eso no, se­ñor Pre­si­den­te. No se jue­gue así su pa­so a la his­to­ria. No de­je lle­var­se por sus ca­pri­chos, sus per­so­na­les am­bi­cio­nes, sus va­cuos an­he­los y de­li­rios. Lo que pre­ten­de no es­tá bien, ni pa­ra us­ted ni pa­ra el País y las con­se­cuen­cias vi­si­bles re­quie­ren más que un sim­ple jue­go de he­ge­mo­nía o de bur­lo­na sor­de­ra ante la de­man­da de una gran par­te de quie­nes otro­ra lo eli­gie­ron. No lo eli­gie­ron pa­ra eso, se­ñor Pre­si­den­te. No es pa­ra ver­lo en­ve­je­cer en un trono que sus vo­tan­tes op­ta­ron por us­ted, es pa­ra ga­ran­ti­zar que ese trono no sea pro­fa­na­do por la co­rrup­ción y por las mi­se­rias de los mi­se­ra­bles y la se­ñal más cla­ra de que eso es una ame­na­za es la to­zu­dez de quien ya ha de­ja­do de pen­sar en el bien co­mún pa­ra per­pe­tuar su glo­ria que siempre, siempre ter­mi­na­rá en una es­tre­pi­to­sa caí­da. Por eso no, se­ñor Pre­si­den­te. Por­que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.