CUAN­DO SE TO­MAN LAS RIEN­DAS

Ale­jan­dra Mon­ta­ño Sán­chez y su ye­gua, Tos­ca­ne, son una du­pla ga­na­do­ra en el cir­cui­to hí­pi­co na­cio­nal.

Los Tiempos - Oh - - PORTADA - Tex­to: Pau­la Mu­ñoz En­ci­nas Fotos: Da­ni­lo Bal­de­rra­ma

CVa­lor, tem­plan­za, or­gu­llo, ar­mo­nía, in­te­li­gen­cia y dis­ci­pli­na son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te bi­no­mio con­for­ma­do por Blan­ca Ale­jan­dra Mon­ta­ño Sán­chez, de 17 años, y Tos­ca­ne de Mos­les, una ye­gua fran­ce­sa de co­lor ala­zán. Se han co­ro­na­do cam­peo­nas de la Li­ga Na­cio­nal de Sal­to en cuar­ta ca­te­go­ría, sub­cam­peo­nas na­cio­na­les de Sal­to, EMEE Ta­ra­ta y cam­peo­nas de­par­ta­men­ta­les, en lo que va del año, lle­gan­do a la cús­pi­de en el de­por­te ecues­tre na­cio­nal.

No hay na­da más ex­tra­or­di­na­rio pa­ra los aman­tes de es­ta afi­ción tan ex­clu­si­va que ver en es­ce­na a una ama­zo­na a lo­mos de su ca­ba­llo, lu­cien­do con gar­bo la pe­cu­liar y ele­gan­te ves­ti­men­ta, re­qui­si­to pa­ra com­pe­ten­cia. La inigua­la­ble be­lle­za na­tu­ral de es­te pa­no­ra­ma que se ase­me­ja a una dan­za no es ca­sua­li­dad, pues es el re­sul­ta­do de una fu­sión que ha re­que­ri­do años de en­tre­na­mien­to.

Ama­zo­na y ca­ba­llo co­men­za­ron su tra­ba­jo ha­ce tres años, sal­tan­do cuan­to obs­tácu­lo se in­ter­pu­sie­ra en la pis­ta y sin co­me­ter nin­gu­na fal­ta en el cir­cui­to es­ta­ble­ci­do y rea­li­zan­do un cro­no­me­tra­je fan­tás­ti­co pa­ra su ca­te­go­ría: 62 se­gun­dos. Es la ye­gua más ve­loz.

Años an­te­rio­res, lo­gra­ron el pues­to de sub­cam­peo­nas na­cio­na­les y de­par­ta­men­ta­les de Sal­to en su ca­te­go­ría, anun­cian­do con va­len­tía su as­pi­ra­ción de lle­gar a ca­be­za de se­rie. “És­te un de­por­te que re­quie­re mu­cha pa­cien­cia y dis­ci­pli­na por­que na­da se con­si- gue de un día al otro, hay que apren­der a li­diar con es­te he­cho y acep­tar que un día es­tás arri­ba y al otro pue­des es­tar en el pi­so”, ex­pli­ca la jo­ven ama­zo­na.

PRI­ME­RAS MON­TAS

Ale­jan­dra, hi­ja de Jo­sé Luis Mon­ta­ño Ri­co y M. Bertha Sán­chez Ber­zain de Mon­ta­ño, ini­ció su no­viaz­go con los ca­ba­llos a sus es­ca­sos tres años, cuan­do por ins­truc­ción mé­di­ca se so­me­tió a un tra­ta­mien­to co­no­ci­do co­mo equinoterapia. “Na­cí pre­ma­tu­ra y uno de mis ten­do­nes es­ta­ba más lar­go que el otro. Los ejer­ci­cios de la equi­ta­ción me ayu­da­ron a re­gu­lar mis pro­por­cio­nes, y a mis ocho años me ma­tri­cu­lé en la Es­cue­la del Country Club de Co­cha­bam­ba, so­ñan­do con com­pe­tir”.

Es­te amor la hi­zo in­tro­du­cir­se de lleno en la ac­ti­vi­dad hí­pi­ca y a vin­cu­lar­se con un to­tal de 14 ca­ba­llos dis­tin­tos en sus ocho años de en­tre­na­mien­to.

En­tre los ca­ba­llos que más re­cuer­da, es­tá Ar­gos, un ejem­plar ne­gro inol­vi­da­ble al que mon­tó du­ran­te seis me­ses en 2014. “Ar­gos me en­se­ñó a mon­tar, tu­vi­mos una co­ne­xión in­creí­ble, mu­rió ese mis­mo año y me mar­có mu­chí­si­mo. Siempre lo voy a re­cor­dar por to­das sus gran­des cua­li­da­des”.

TOSCAN DE MOS­LES

Pe­ro la ye­gua de sus amo­res aho­ra es Tos­ca­ne, hi­ja de Yar­nak, cam­peón olím­pi­co, y quien en Fran­cia se lu­cía en las prue­bas de al­tu­ra de 1,45 me­tros. “Ella es sal­ta­do­ra in­na­ta. El pró­xi­mo año nos lan­za­re­mos a las prue­bas de 1,20, por­que cuan­do me la tra­je no te­nía mu­cha ex­pe­rien­cia y la ba­jé, pe­ro jun­tas co­men­za­mos a su­bir la va­ra y no ten­go nin­gu­na du­da de que cre­ce­re­mos”.

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas de la hí­pi­ca ase­gu­ran que no se ne­ce­si­ta de un ca­ba­llo ca­ro pa­ra po­der par­ti­ci­par en com­pe­ten­cia; lo in­dis­pen­sa­ble es que exis­ta una bue­na re­la­ción en­tre el ji­ne­te y el ani­mal. Pe­ro, cier­ta­men­te, los ejem­pla­res pu­ra san­gre son los más ta­len­to­sos. Pue­den lle­gar a cos­tar has­ta 200.000 dó­la­res.

El mun­do de la hí­pi­ca es com­ple­jo. En Bo­li­via, la pa­sión por es­tos ani­ma­les no pa­ra de cre­cer y, en lo que se re­fie­re a los ca­ba­llos de com­pe­ten­cia, involucra des­de la trans­mi­sión ge­né­ti­ca de cua­li­da­des has­ta un apren­di­za­je pau­la­tino de co­no­ci­mien­tos que per­mi­ten lo­grar la téc­ni­ca ne­ce­sa­ria y la sim­bio­sis ji­ne­te-ani­mal.

“Tos­ca­ne es una ye­gua con ca­rác­ter, es muy fuer­te y tie­ne un tem­pe­ra­men­to no­ta­ble. Fí­ja­te que hay días que no quie­re coope­rar y otros se por­ta in­creí­ble, pe­ro di­ría que, en ge­ne­ral, es co­la­bo­ra­do­ra, me ayu­da y me cui­da”, ase­gu­ra Ale­jan­dra. Sin du­da, la ye­gua es be­lla y ágil.

TO­MAR LAS RIEN­DAS

Pa­ra ob­te­ner des­tre­za, el sal­to re­quie­re prác­ti­ca, tan­to por par­te del ca­ba­llo co­mo del ji­ne­te.

“Co­mo me di­jo una vez un ami­go mío y en­tre­na­dor: la pis­ta es el gim­na­sio de los ca­ba­llos y uno de­ci­de cuán­do ha­cer car­dio, ae­ro­bics u otra ru­ti­na, es co­mo una per­so­na yen­do al gim­na­sio”. Por ello, sin im­por­tar la ho­ra, el día de la se­ma­na ni la tem­pe­ra­tu­ra, el en­tre­na­mien­to se res­pe­ta. El ob­je­ti­vo es lo­grar un ca­ba­llo fle­xi­ble, obe­dien­te y en

INI­CIOS A LOS TRES AÑOS NA­CE SU AMOR POR LOS CA­BA­LLOS HA­CIEN­DO EQUINOTERAPIA Y DES­PUÉS IN­GRE­SA A LA ES­CUE­LA DEL COUNTRY CLUB

FOR­MA­CIÓN EN­TRE­NA CON CH­RIS­TIAN SCHNURPFEIL Y REALI­ZÓ UNA CLÍ­NI­CA CON NINO DA­ZA EN WE­LLING­TON

LO­GROS CAM­PEO­NA DE LA LI­GA NA­CIO­NAL DE SAL­TO Y CAM­PEO­NA DE­PAR­TA­MEN­TAL 4TA CA­TE­GO­RÍA 2018; SUB­CAM­PEO­NA NA­CIO­NAL DE SAL­TO EN 2017

for­ma. Cuan­to me­jor do­ma­do es­tá el ca­ba­llo en pis­ta, es más fá­cil de mon­tar y tra­ba­ja con ma­yor ele­gan­cia. Cual­quier ri­gi­dez se no­ta aún más sal­tan­do.

“Mi ob­je­ti­vo es que mi ca­ba­llo ten­ga un buen ren­di­mien­to, que lle­gue has­ta el pun­to má­xi­mo de su ca­pa­ci­dad, así que en­tre­na­mos en­tre una ho­ra a ho­ra y me­dia por­que es­toy só­lo con un ca­ba­llo y de­pen­de mu­cho de qué ru­ti­na de en­tre­na­mien­to rea­li­za­ré”.

PRUE­BAS DE SAL­TO

Los áni­mos suben con­for­me los ji­ne­tes ga­lo­pan y rea­li­zan su ru­ti­na. La adre­na­li­na se sien­te en el pú­bli­co es­pec­ta­dor, pe­ro aún más en­tre los com­pe­ti­do­res.

Pa­ra un gru­po de ji­ne­tes, ca­da prue­ba du­ra po­co más de una ho­ra. Pe­ro de ma­ne­ra in­di­vi­dual, son se­gun­dos, me­nos de un mi­nu­to. Las prue­bas de Sal­to más al­tas, de 1,40, se rea­li­zan en San­ta Cruz.

“La pri­me­ra prue­ba que a mí me to­ca sal­tar es de ve­lo­ci­dad y con­duc­ción, es­to sig­ni­fi­ca que de­bo rea­li­zar mi ru­ti­na en el tiem­po más cor­to po­si­ble, y la úl­ti­ma es sal­tos va­ria­dos, que se ma­ne­ja en el me­tro y 1,10, que es la al­tu­ra que sal­to con 12 obs­tácu­los en­tre com­bi­na­cio­nes que se po­nen en di­fe­ren­tes al­tu­ras pe­ro den­tro del mis­mo ran­go”. Nun­ca se sa­be el cir­cui­to, pe­ro los ji­ne­tes siempre ha­cen un re­co­no­ci­mien­to de la pis­ta pa­ra de­ter­mi­nar cuán­tas ba­ti­das de­be­rá ha­cer el ca­ba­llo, lue­go lo ca­lien­tan y se lan­zan.

“Tos­ca­ne y yo he­mos lle­ga­do a en­ten­der­nos. Ha­ce­mos un buen dúo y sa­be­mos com­pen­sar­nos. Al ca­ba­llo hay que sen­tir­lo”, afir­ma Ale­jan­dra.

“Sin du­da al­gu­na, la vic­to­ria de es­te año ha si­do muy im­por­tan­te por­que, a mi edad, as­pi­ro a ca­te­go­rías su­pe­rio­res, pe­ro es una gran sa­tis­fac­ción y aho­ra voy a em­pe­zar adies­tra­mien­to con Ram­bo, otro ca­ba­llo con el que bus­ca­ré ejer­ci­cios de pre­ci­sión”. Y el or­gu­llo no pue­de es­con­der­se en es­ta ama­zo­na co­cha­bam­bi­na. Dis­fru­ta de es­te de­por­te que no só­lo re­quie­re de ca­rác­ter sino de mu­cha sen­si­bi­li­dad. Am­bas le so­bran.

DA­NI­LO BAL­DE­RRA­MA

BI­NO­MIO APA­SIO­NA­DOAle­jan­dra y Tos­ca­ne son un gran equi­po. En­tre­nan jun­tas des­de 2016 y ya co­se­chan va­rios lo­gros.

CORTESíA

GA­NA­DO­RAAle­jan­dra Mon­ta­ño es cam­peo­na de la Li­ga Na­cio­nal en 4ta ca­te­go­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.