Na­vi­dad: lo com­pli­ca­do del men­sa­je

Los Tiempos - Oh - - STAFF - PAU­LA MU­ÑOZ ENCINAS Edi­to­ra OH!

En una so­cie­dad pre­do­mi­nan­te­men­te cris­tia­na, ba­jo sus di­ver­sos ma­ti­ces, re­sul­ta va­lio­so re­pa­sar cuán­to se hon­ra esa con­di­ción. ¿Pue­de ca­li­fi­car­se co­mo “cris­tiano” quien no vi­ve los prin­ci­pios cris­tia­nos o sus prin­ci­pa­les pre­cep­tos?

Va­ya­mos a los he­chos: se­gún ci­tan los evan­ge­lios, Je­sús re­mar­có que los prin­ci­pa­les man­da­mien­tos son “amar a Dios por so­bre to­das las co­sas” y “amar al pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo”. So­bre lo pri­me­ro las eva­lua­cio­nes y con­clu­sio­nes que­dan pa­ra las más ín­ti­mas re­fle­xio­nes per­so­na­les, pe­ro de­be­rían te­ner cla­ras re­per­cu- sio­nes ex­ter­nas. So­bre lo se­gun­do, vie­ne el de­sa­fío de los he­chos di­rec­tos. Si el pró­ji­mo re­sul­tan los otros, ¿se los ama a to­dos por igual, así co­mo pe­día Cris­to? ¿Se los ama co­mo a uno mis­mo?

Y ojo que el ejem­plo lle­ga des­de el mis­mo evan­ge­lio. Cris­to per­do­na­ba in­clu­so a quie­nes lo cru­ci­fi­ca­ban, es de­cir, no hi­zo ex­cep­ción al­gu­na. Sin em­bar­go, que­da cla­ro que en el mun­do de­no­mi­na­do “cris­tiano” so­cie­da­des ín­te­gras an­tes si­quie­ra de pen­sar en ello, se lan­za­ron a des­tro­zar a su pró­ji­mo. La his­to­ria de la lla­ma­da hu­ma­ni­dad es pro­lí­fi­ca en ejem­plos.

Po­de­mos re­cor­dar des­de las cru­za­das has­ta el mis­mí­si­mo ter­cer bom­bar­deo a Irak por par­te de EEUU en 2001. En ese en­ton­ces, el “cris­tiano” pre­si­den­te Geor­ge W. Bush de­cla­ró que Dios le ha­bía pe­di­do que lan­ce los ata­ques con­tra aquel pue­blo. No fue lo peor. Lo peor pro­ba­ble­men­te ha­ya si­do que tres años más tar­de, de­ce­nas de mi­llo­nes de “cris­tia­nos” es­ta­dou­ni­den­ses re­eli­gie­ron a Bush.

Pe­ro bueno, ¿có­mo an­da el res­to del mun­do “cris­tiano”? ¿Có­mo an­da­mos ca­da uno de no­so­tros por ca­sa? ¿Se pue­de tal vez teo­ri­zar so­bre el amor al pró­ji­mo en es­tos días?

Y da­das las es­ta­dís­ti­cas so­bre vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, vio­len­cia con­tra la mu­jer, abu­sos, aco­so es­co­lar, etc. ¿se es­ta­rá vi­vien­do si­quie­ra un es­bo­zo de amor a quie­nes se su­po­nía re­sul­tan más fá­ci­les de amar?

Vol­ve­mos al prin­ci­pio: ser cris­tiano, de cual­quier cre­do, im­pli­ca, por aque­lla pro­pia sín­te­sis bí­bli­ca, vi­vir esos dos man­da­mien­tos del amor. Y re­sul­tan, de pron­to, los más com­pli­ca­dos. Quién sa­be su com­pli­ca­ción lle­gue al ex­tre­mo de que no exis­te ni el amor in­di­vi­dual, a uno mis­mo, pa­ra sa­ber amar al pró­ji­mo. Er­go, si uno ni si­quie­ra sa­be amar­se, ni si­quie­ra en­tien­de qué es amar, en­ton­ces me­nos po­drá amar a su en­torno, mu­cho me­nos al pró­ji­mo dis­tan­te y al anó­ni­mo, y me­nos aún a los enemi­gos.

De ahí que ten­ga­mos a mano un mun­do “cris­tiano” tan col­ma­do de loas a la vio­len­cia, a la re­van­cha, al egoís­mo, a la dis­cri­mi­na­ción y la in­to­le­ran­cia. Esa la ra­zón por la que in­clu­so es­tas fies­tas se ha­yan des­vir­tua­do tan­to por los ca­mi­nos del con­su­mis­mo y la ba­na­li­dad.

Y bueno, au­gu­re­mos que, ba­jo esa re­fle­xión o pa­re­ci­das, en es­tas fe­chas que re­cuer­dan el na­ci­mien­to del au­tor de tan di­fí­cil co­mo ad­mi­ra­ble y po­de­ro­sa en­se­ñan­za, nos ani­me­mos a vi­vir­la. Quién sa­be si se pue­dan dar va­lio­sos pa­sos. Por ejem­plo, per­do­nar y per­do­nar­nos, com­pren­der­los y com­pren­der­nos, bus­car so­lu­cio­nes que be­ne­fi­cien a to­dos en cual­quie­ra de los pro­ble­mas que atra­ve­se­mos. So­bre esa ba­se, dia­lo­gar co­mo her­ma­nos, son­reír, can­tar, ju­gar, so­ñar fu­tu­ros her­mo­sos con to­dos.

Re­sul­ta­ría una inol­vi­da­ble Na­vi­dad, ¿no es cier­to? No se­ría fá­cil, pe­ro lo bueno siem­pre cues­ta y lo más ele­va­do, sin du­da, cos­ta­rá mu­cho más.

¡Fe­liz Na­vi­dad pa­ra to­dos, que sea una no­che de per­dón y re­fle­xión!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.