Bic­ken­bach: res­tau­ran la Ca­sa y sal­van la his­to­ria.

Co­noz­ca la ca­so­na de es­ti­lo neo­mu­dé­jar, res­tau­ra­da y re­mo­de­la­da, una obra pa­tri­mo­nial cu­yo es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co enor­gu­lle­ce a los co­cha­bam­bi­nos

Los Tiempos - Oh - - STAFF - Tex­to: Leo­nar­do Te­rán Ba­rre­ne­chea Fo­tos: Del pro­yec­to de Res­tau­ra­ción y Re­mo­de­la­ción

La ar­qui­tec­tu­ra en Co­cha­bam­ba, al igual que mu­chas ciu­da­des en Bo­li­via, tu­vo su ori­gen ur­bano en la co­lo­nia es­pa­ño­la, su­frien­do cam­bios por­que en la épo­ca re­pu­bli­ca­na se in­tro­du­jo es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos, con­vir­tien­do mu­chos he­chos ar­qui­tec­tó­ni­cos en cons­truc­cio­nes ecléc­ti­cas que da­ban es­ta­tus a sus pro­pie­ta­rios.

La ca­so­na Bic­ken­bach es con­se­cuen­cia de es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción e imi­ta­ción de otros es­ti­los. Fue cons­trui­da en va­rias eta­pas des­de fi­na­les del si­glo XIX a prin­ci­pios del si­glo XX.

Ini­cial­men­te fue una cons­truc­ción de cla­ro es­ti­lo co­lo­nial, a la que lue­go le fue ado­sa­da una ga­le­ría con ar­que­ría neo­mu­dé­jar que le dio un pe­cu­liar es­ti­lo ecléc­ti­co mo­zá­ra­be, con­vir­tién­do­la en un he­cho ar­qui­tec­tó­ni­co de nues­tro pa­tri­mo­nio ur­bano.

Sus pro­pie­ta­rios Er­nes­to de Bic­ken­bach y su es­po­sa Bea­triz Ar­gan­do­ña de Bic­ken­bach, so­bri­na de los prín­ci­pes que ocu­pa­ron el Pa­la­cio de la Glo­rie­ta en Su­cre, pro­mo­vie­ron la ac­tua­li­za­ción de sus in­mue­bles de la pla­za prin­ci­pal y la cam­pi­ña de Ca­la Ca­la.

El ar­qui­tec­to ca­ta­lán Mi­guel Ta­pias Pont, uno de los más re­nom­bra­dos en Eu­ro­pa del si­glo XX, lle­gó a Bo­li­via in­vi­ta­do por el Go­bierno a fi­na­les del año 1913, pa­ra efec­tuar re­fac­cio­nes en el Pa­la­cio Que­ma­do de la ciu­dad de La Paz has­ta 1920, lue- go fue in­vi­ta­do por An­te­nor Pa­ti­ño pa­ra co­la­bo­rar en los tra­ba­jos de cons­truc­ción del Ban­co Mer­can­til, Vi­lla Al­bi­na y Pa­la­cio Por­ta­les en Co­cha­bam­ba.

Apro­ve­chan­do de su es­tan­cia en la ciu­dad, Er­nes­to de Bic­ken­bach lo con­tra­tó pa­ra rea­li­zar tra­ba­jos en la ga­le­ría de su pro­pie­dad, ubi­ca­da en la ace­ra es­te de la pla­za 14 de Sep­tiem­bre, y ade­más en su ca­sa quin­ta en Ca­la Ca­la, cu­yos tra­ba­jos fue­ron con­clui­dos a prin­ci­pios del año 1925. Por sus pe­cu­lia­res ca­rac­te­rís­ti­cas ar- qui­tec­tó­ni­cas, la ca­sa quin­ta de Ca­la Ca­la fue men­cio­na­da en el Li­bro del Pri­mer Cen­te­na­rio de la Re­pú­bli­ca.

AN­TES DE SER PA­TRI­MO­NIO

Pa­sa­do el tiem­po, la ca­so­na se con­vir­tió en un con­ven­ti­llo en el que vi­vie­ron sie­te fa­mi­lias que rea­li­za­ron va­rios da­ños, mo­di­fi­ca­cio­nes y aña­di­dos que des­vir­tua­ron por com­ple­to su di­se­ño ori­gi­nal, po­nien­do in­clu­so en ries­go, por es­tos mo­ti­vos y nin­gún ti­po de man­te­ni­mien­to, el in­mi­nen­te pe­li­gro de des­plo­me to­tal.

En no­viem­bre de 2011, el Go­bierno au­tó­no­mo mu­ni­ci­pal de Co­cha­bam­ba de­cla­ró a la ca­sa quin­ta Bic­ken­bach co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Edi­fi­ca­do, ca­ta­lo­gán­do­la co­mo ca­te­go­ría 2, mis­ma que per­mi­te la uti­li­za­ción de téc­ni­cas y ma­te­ria­les ac­tua­les rem­pla­zan­do a otras pa­sa­das.

Ese mis­mo año, Pa­blo So­to Qui­ro­ga, quien ha­bía co­men­za­do el pro­ce­so de ad­qui­si­ción del in­mue­ble, evi­tó el de­te­rio­ro y el co­lap­so to­tal del edi­fi­cio, efec­tuan­do un apun­ta­la­mien­to to­tal de la edi­fi­ca­ción, so­bre to­do de las ga­le­rías, y arre­glos de go­te­ras en el te­cho de te­jas Ota­kar.

LA NE­CE­SI­DAD DE CON­SER­VAR­LA

El pro­yec­to de res­tau­ra­ción y re­mo­de­la­ción fue en­car­ga­do al ar­qui­tec­to Ro­ber­to Lu­na Pi­za­rro, con am­plia ex­pe­rien­cia en res­tau­ra­ción, ade­más de la par­ti­ci­pa­ción del in­ge­nie­ro Die­go Qui­ro­ga Mo­reno pa­ra la eva­lua­ción del es­ta­do es­truc­tu­ral del edi­fi­cio. Lue­go se in­cor­po­ra al equi­po el es­pe­cia­lis­ta en res­tau­ra­ción de edi­fi­cios pa­tri­mo­nia­les Wi­lliam Mo­li­na To­rre­jón con men­ción en pues­ta de va­lo­res mo­nu­men­ta­les y fa­cha­das. Quie­nes jun­to a un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio ela­bo­ra­ron un pro­yec­to a di­se­ño fi­nal ba­sa­do en la re­gla­men­to de edi­fi­ca­cio­nes pa­tri­mo­nia­les de va­lor his­tó­ri­co cul­tu­ral del Go­bierno au­tó­no­mo y a car­tas in­ter­na­cio­na­les.

El tra­ba­jo cons­ta de un re­le­va­mien­to del es­ta­do de los es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos que con­for­man el in­mue­ble, des­cu­brien­do las di­fe­ren­tes eta­pas cons­truc­ti­vas y trans­for­ma­cio­nes su­fri­das a lo lar­go de su exis­ten­cia, ade­más de fi­chas de ma­peo por am­bien­tes y fi­chas pa­to­ló­gi­cas, as­pec­tos que con­tri­bu­yen al apor­te de da­tos pa­ra dar fun­da­men­to a la pro­pues­ta de in­ter­ven­ción del edi­fi­cio pa­tri­mo­nial.

Has­ta el mo­men­to, se reali­zó el re­for­za­mien­to de la es­truc­tu­ra, ase­gu­ran­do su es­ta­bi­li­dad, per­mi­tien­do así lue­go su re­fun­cio­na­li­za­ción. El pro­yec­to de­be ser eje­cu­ta­do con ur­gen­cia, de­bi­do a la épo­ca de llu­via que se ave­ci­na, an­tes de per­der nues­tro pa­sa­do pri­ván­do­nos de su gran­de­za ar­qui­tec­tó­ni­ca.

En el pro­yec­to es­tá con­tem­pla­do un pro­yec­to pai­sa­jís­ti­co que res­ca­ta las po­cas es­pe­cies ve­ge­ta­les im­por­tan­tes co­mo las im­po­nen­tes pal­me­ras del atrio de in­gre­so, im­ple­men­tan­do un di­se­ño pai­sa­jís­ti­co con es­pe­cies ve­ge­ta­les si­mi­la­res que real­cen el es­ti­lo e im­po­nen­cia de es­te her­mo­so pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co.

OBRA CON HIS­TO­RIA PA­RA HOY

El ac­tual y úni­co pro­pie­ta­rio, Pa­blo So­to Qui­ro­ga, nos co­men­ta su fir­me in­ten­ción de con­ver­tir a la ca­so­na en un cen­tro de par­ti­ci­pa­ción y ca­pa­ci­ta­ción de la cien­cia y el co­no­ci­mien­to, ade­más de desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des de pro­mo­ción ar­tís­ti­ca en un prin­ci­pio, ya que las ar­tes son una de las he­rra­mien­tas de la ex­pre­sión de la cul­tu­ra.

Lue­go desea im­ple­men­tar una uni­ver­si­dad, un cen­tro pa­ra ge­ne­rar la trans­mi­sión de va­lo­res a tra­vés de la edu­ca­ción su­pe­rior y la in­ves­ti­ga­ción de la cien­cia, al mis­mo tiem­po que se­rá un lu­gar pa­ra la di­fu­sión del ar­te y la cul­tu­ra. Du­ran­te mu­chos años, se es­cu­cha­ron mu­chas vo­ces con res­pec­to al fu­tu­ro de la ca­so­na; hoy nos ale­gra sa­ber que se es­tán res­ca­tan­do las hue­llas del pa­sa­do.

COR­TE­SíA

JAR­DI­NESLa ca­sa quin­ta Bic­ken­bach es due­ña tam­bién de va­lo­res pa­tri­mo­nia­les de ti­po ar­tís­ti­co, pai­sa­jís­ti­co­ve­ge­tal y cul­tu­ral.

COR­TE­SíA

DI­SE­ÑOLa obra da­ta de 1900 y fue rea­li­za­da por uno de los ar­qui­tec­tos más co­no­ci­dos de prin­ci­pios del si­glo XX en Co­cha­bam­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.