TE­RA­PIA CON CA­BA­LLOS

Los Tiempos - Oh - - ORIENTACIÓN - Tex­to: Clau­dia Eid A. Fo­tos: Cor­te­sía Eqovolare

El con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y el en­cuen­tro con un ani­mal tan no­ble co­mo el ca­ba­llo son par­tes fun­da­men­ta­les de la te­ra­pia de in­ter­ven­ción con ani­ma­les, una he­rra­mien­ta que se uti­li­za ya des­de ha­ce al­gu­nos años en nues­tro país dan­do bue­nos re­sul­ta­dos.

Ma­ría Be­lén Ibá­ñez es la psi­có­lo­ga cru­ce­ña­que­di­ri­gee­lCen­tro­deE­qui­no­te­ra­piaE­qoVo­la­re,que­seen­cuen­tra en el Club Hí­pi­co San­ta Cruz, en la ca­pi­tal orien­tal, gra­cias a un pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Ibá­ñez se for­mó en Es­ta­dos Uni­dos, don­de en­con­tró es­ta lí­nea que pro­po­ne uti­li­zar la te­ra­pia con ca­ba­llos co­mo una he­rra­mien­ta den­tro de una in­ter­ven­ción.

Lo que se ne­ce­si­ta pa­ra tra­ba­jar con es­te ti­po de he­rra­mien­ta es for­ma­ción en áreas de la sa­lud co­mo la fi­sio­te­ra­pia, te­ra­pia ocu­pa­cio­nal o psi­co­lo­gía. “Tie­ne que ha­ber un ba­ga­je teó­ri­co y prác­ti­co de pro­fe­sio­na­les que ha­yan tra­ba­ja­do con per­so­nas, y a eso se le adi­cio­na la te­ra­pia de in­ter­ven­ción con ani­ma­les. Es una he­rra­mien­ta­den­tro­deun­pro­ce­so­te­ra­péu­ti­co”, afir­ma la psi­có­lo­ga.

Los be­ne­fi­cios te­ra­péu­ti­cos de la equi­ta­ción se han re­fe­ren­cia­do des­de la an­ti­güe­dad. En el si­glo V an­tes de Cris­to, el mé­di­co grie­go Hi­pó­cra­tes, del mis­mo nom­bre del ju­ra­men­to hi­po­crá­ti­co, es­cri­bió una te­sis ti­tu­la­da “Ejer­ci­cio na­tu­ral”, que ha­ce re­fe­ren­cia al va­lor te­ra­péu­ti­co de la equi­ta­ción, se­gún la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Hi­po­te­ra­pia.

“El ca­ba­llo for­ma par­te de una red gran­de, por­que la teo­ría ba­se de la que par­ten de las te­ra­pias de in­ter­ven­ción con ani­ma­les es la bio­fi­lia, que sus­ten­ta es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes. Se tra­ta de nues­tra pre­dis­po­si­ción na­tu­ral a es­tar en con­tac­to con los ani­ma­les y ten­der a es­tar en es­pa­cios con na­tu­ra­le­za”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta y ha­ce én­fa­sis en que, ac­tual­men­te y an­te tan­to desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, se es­tá tra­tan­do de vol­ver al con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, se de­be res­ca­tar el apren­di­za­je que im­pli­ca es­tar al ai­re li­bre y apren­der de ma­ne­ra ex­pe­rien­cial.

Sa­nar con na­tu­ra­le­za

Es­ta he­rra­mien­ta tam­bién for­ma par­te de una co­rrien­te que es­tá ad­qui­rien­do ma­yor re­le­van­cia en el mun­do, se tra­ta de la eco­psi­co­lo­gía.

Las ven­ta­jas pa­ra la sa­lud men­tal y fí­si­ca, la cog­ni­ción, la ha­bi­li­dad pa­ra apren­der e in­clu­so pa­ra la productividad del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za es­tán fue­ra de du­da. En 1984, en uno de los más tem­pra­nos y lla­ma­ti­vos es­tu­dios, el in­ves­ti­ga­dor Ro­ger Ul­rich ob­ser­vó có­mo los pa­cien­tes que se es­ta­ban re­cu­pe­ran­do de una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca de ve­sí­cu­la en un hos­pi­tal­dePen­sil­va­nia(EEUU)re­ci­bían La hi­po­te­ra­pia, equinoterapia o te­ra­pia asis­ti­da ecues­tre es una téc­ni­ca em­plea­da por pro­fe­sio­na­les de la sa­lud fí­si­ca o men­tal, pa­ra pro­mo­ver la reha­bi­li­ta­ción de ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos a ni­vel neu­ro­mus­cu­lar, psi­co­ló­gi­co, cog­ni­ti­vo y so­cial, por me­dio del ca­ba­llo co­mo he­rra­mien­ta te­ra­péu­ti­ca y coad­yu­van­te.

el al­ta un día an­tes, y pe­dían me­nos anal­gé­si­cos pa­ra el do­lor, si des­de la ven­ta­na de su ha­bi­ta­ción veían unos ár­bo­les, fren­te a aque­llos que só­lo po­dían con­tem­plar una pa­red.

En­pa­la­bras­deVer­neRi­char­dLouv, au­tor del li­bro “Los úl­ti­mos ni­ños en los bos­ques: sal­var a nues­tros hi­jos del tras­torno de dé­fi­cit de na­tu­ra­le­za”, las prue­bas cien­tí­fi­cas que re­la­cio­nan las ex­pe­rien­cias en la na­tu­ra­le­za con una me­jor sa­lud emo­cio­nal se es­tán ex­pan­dien­do. “Ya es­ta­mos ob­ser­van­do el im­pac­to de es­tos des­cu­bri­mien­tos en el ám­bi­to de la sa­lud men­tal. Ya hay mé­to­dos de te­ra­pia ba­sa­da en la na­tu­ra­le­za, co­mo la te­ra­pia con ani­ma­les, hor­ti­cul­tu­ra o eco­psi­co­lo­gía, y se es­tá vien­do su éxi­to con pa­cien­tes que no ha­bían res­pon­di­do a otros tra­ta­mien­tos”, se­ña­la Louv en una pu­bli­ca­ción de World Health Or­ga­ni­za­tion.

Se­gú­nI­bá­ñez,la­te­ra­pia­co­na­ni­ma­les se en­la­za a to­do lo que es­tá re­la- cio­na­do con el “mind­ful­ness”. “Den­tro de es­tas co­rrien­tes en­tra la te­ra­pia de in­ter­ven­ción con ani­ma­les. Y no se tra­ba­ja só­lo con ca­ba­llos, tam­bién se tra­ba­ja con pe­rros, ani­ma­les de gran­ja y en su mo­men­to, se tra­ba­jó con del­fi­nes, pe­ro ya no se ha­ce por cues­tio­nes de éti­ca”.

Be­ne­fi­cios del mo­vi­mien­to

El tra­ba­jo con ca­ba­llos cons­ti­tu­ye una lí­nea au­tó­no­ma por­que es­te ani­mal nos da el pri­vi­le­gio de po­der mon­tar­lo y lo que es­to pro­vo­ca a ni­vel de sa­lud fí­si­ca es uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cios de es­te ti­po de te­ra­pias que aún si­gue en in­ves­ti­ga­ción.

“El tra­ba­jo con ca­ba­llos trae mu­chos be­ne­fi­cios a ni­vel neu­ro­ló­gi­co por el mo­vi­mien­to del ga­lo­pe que

pro­vo­ca mo­di­fi­ca­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas, es una te­ra­pia a tra­vés del mo­vi­mien­to, del ba­lan­ceo; por un la­do es­tán los im­pul­sos rít­mi­cos del ca­ba­llo, que ge­ne­ra 90 vi­bra­cio­nes por se­gun­do, ace­le­ra un po­qui­to el rit­mo y eso trae be­ne­fi­cios des­de la pel­vis, pa­sa por la co­lum­na y va ha­cia el ce­re­bro, pro­vo­can­do mo­di­fi­ca­cio­nes a ni­vel es­truc­tu­ral. Se ha vis­to me­jo­ras en per­so­nas con pa­rá­li­sis ce­re­bral, por ejem­plo, en ca­sos de gen­te que nun­ca ha po­di­do ca­mi­nar, es de­cir, que en su ce­re­bro no se desa­rro­lla­ron las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les pa­ra que pue­da ca­mi­nar, por lo tan­to no se tie­ne el ca­mino neu­ro­nal de la au­to­ma­ti­za­ción de la mar­cha; pe­ro cuan­do es­ta­mos en­ci­ma de un ca­ba­llo, ese mo­vi­mien­to, que es uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cios, ac­ti­va ese pa­trón de ca­mi­na­ta que le fal­ta al paciente, en­ton­ces prác­ti­ca­men­te a ni­vel ce­re­bral y a ni­vel mus­cu­lar se es­tá tra­ba­jan­do el pa­trón de mar­cha. Se lla­ma el pa­trón tri­di­men­sio­nal de la mar­cha del ca­ba­llo, el ca­ba­llo tie­ne un pa­trón bio­me­cá­ni­co igual al de los hu­ma­nos”, ex­pli­ca Ibá­ñez.

La ma­yo­ría de las per­so­nas pien­san que la equinoterapia só­lo tra­ba­ja de una for­ma, pe­ro hay va­rios mé­to­dos y di­fe­ren­tes for­mas de apro­xi­mar­se a lo que se quie­re tra­tar, es un cam­po muy am­plio.

El cen­tro EqoVolare

Un equi­po de nue­ve per­so­nas, com­pues­to por psi­có­lo­gos, mé­di­cos ge­ne­ra­les, fi­sio­te­ra­peu­tas e ins­truc­to­res ecues­tres, ade­más de vo­lun­tan­rios, for­ma par­te del Cen­tro In­te­gral de Te­ra­pia y Ac­ti­vi­da­des Asis­ti­das con Ani­ma­les EqoVolare, orien­ta­do a pro­mo­ver un es­pa­cio de sa­lud, edu­ca­ción y re­crea­ción a tra­vés del con­tac­to po­si­ti­vo y éti­co con ani­ma­les y la na­tu­ra­le­za.

Ma­ría Be­lén Ibá­ñez, di­rec­to­ra del cen­tro, co­men­ta que el en­tre­na­mien­to de sus vo­lun­ta­rios co­mien­za con la ob­ser­va­ción, pa­ra des­pués pa­sar a ser par­te del equi­po que acom­pa­ña a los pa­cien­tes en pis­ta.

“Se ne­ce­si­ta cua­tro ins­truc­to­res tra­ba­jan­do pa­ra un so­lo ni­ño, por eso los cos­tos son al­tos. Yo fui vo­lun­ta­ria enEs­ta­do­sU­ni­dos ya­sía­pren­dí”,co­men­ta la psi­có­lo­ga.

EQOVOLARE

ES­TI­MU­LA­CIóNEn tér­mi­nos de neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción, el ca­ba­llo es fuen­te de es­ti­mu­la­ción mul­ti­sen­so­rial.

EQOVOLARE

IN­TER­AC­CIóN Los ca­ba­llos son una fuen­te de cal­ma y una ex­ce­len­te vía pa­ra es­ta­ble­cer víncu­los con otro ser vi­vo, que no re­pre­sen­ta una de­man­da emo­cio­nal tan al­ta co­mo los se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.