DEL EN­TORNO Fí­SI­CO A LA IN­TER­CO­NE­XIóN GLO­BAL

Los Tiempos - Oh - - TECNOLOGÍA - Tex­to: Ricardo Se­gu­ra/ Efe Re­por­ta­jes Efe

Nues­tro es­pa­cio per­so­nal ya no es fí­si­co ni se li­mi­ta a lo que per­ci­bi­mos en nues­tro en­torno, sino que es una red glo­bal in­ter­co­nec­ta­da de da­tos que lle­ga a to­das par­tes, se­gún ex­pli­ca el doc­tor Sil­vio Car­ta des­de la Uni­ver­si­dad de Hert­fords­hi­re (Reino Uni­do).

“La pró­xi­ma vez que na­ve­gue por in­ter­net, res­pon­da un email o in­ter­cam­bie men­sa­jes con un ami­go, ten­ga en cuen­ta la ver­da­de­ra di­men­sión de su es­pa­cio per­so­nal, que aho­ra no es fí­si­co sino glo­bal y vir­tual”, se­ña­la Sil­vio Car­ta, je­fe de pro­gra­ma de Ar­qui­tec­tu­ra, In­te­rio­ris­mo y Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad de Hert­fords­hi­re (www.herts.ac.uk), en el Reino Uni­do, don­de tam­bién es pre­si­den­te del De­sign Re­search Group.

El doc­tor Car­ta in­ves­ti­ga có­mo es­tá cam­bian­do la for­ma de nues­tro es­pa­cio per­so­nal en un mun­do ca­da vez más di­gi­tal.

“Cual­quier ac­ción en el mun­do di­gi­tal ge­ne­ra da­tos que, tra­du­ci­dos a on­das de ra­dio, via­jan ca­si sin es­fuer­zo a otras par­tes del mun­do en una frac­ción de se­gun­do”, ex­pli­ca Car­ta en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca The Con­ver­sa­tion.

Car­ta di­ri­gió un es­tu­dio (https:// doi.org/10.1386/jucs.5.1.91_1) pa­ra com­pren­der có­mo la pre­sen­cia de to­dos es­tos da­tos al­te­ra nues­tra com­pren­sión de los es­pa­cios per­so­na­les y pú­bli­cos, es­ta­ble­cien­do una red de área lo­cal inalám­bri­ca (WLAN) abier­ta en Ca­ra­cas, Ve­ne­zue­la.

Cien­to vein­ti­trés per­so­nas se co­nec­ta­ron con sus dis­po­si­ti­vos a es­ta WLAN, en­vian­do y re­ci­bien­do pa­que­tes de in­for­ma­ción ha­cia y des­de ser­vi­do­res de to­do el mun­do.

Los in­ves­ti­ga­do­res de­ter­mi­na­ron la ubi­ca­ción de los ser­vi­do­res a los que se co­nec­tó ca­da usua­rio y ge­ne­ra­ron imá­ge­nes que mues­tran una lí­nea pa­ra ca­da co­ne­xión es­ta­ble­ci­da en­tre la per­so­na y di­chos ser­vi­do­res.

“Com­pro­ba­ron que los da­tos de un co­rreo elec­tró­ni­co, com­pues­to en el es­pa­cio ín­ti­mo que exis­te en­tre el usua­rio y su te­lé­fono in­te­li­gen­te, con­ver­ti­dos en on­das de ra­dio y en­via­dos des­de su dis­po­si­ti­vo a un ami­go que los re­ci­be en su ban­de­ja de en­tra­da, tie­nen el po­ten­cial de lle­gar a to­do el mun­do”, ase­gu­ra Car­ta. “En la dé­ca­da de 1960 el es­pa­cio per­so­nal era vis­to co­mo las dis­tan­cias que man­te­ne­mos con los de­más pa­ra con­tro­lar nues­tras in­ter­ac­cio­nes con ellos, un ‘au­ra in­vi­si­ble’ cu­yo ta­ma­ño pue­de va­riar, se­gún los va­lo­res cul­tu­ra­les, la can­ti­dad de per­so­nas que nos ro­dean y otras cir­cuns­tan­cias”, ase­gu­ra.

“Nues­tra in­ves­ti­ga­ción mues­tra que en el ám­bi­to di­gi­tal, el es­pa­cio per­so­nal es co­mo una red glo­bal de co­ne­xio­nes, que lle­ga a to­das par­tes, pro­vie­ne de ca­da per­so­na cuan­do en­vía o re­ci­be un pa­que­te de da­tos, y cam­bia en tiem­po real con nues­tras in­ter­ac­cio­nes di­gi­ta­les”, se­ña­la el doc­tor Car­ta.

Se­gún el pro­fe­sor las imá­ge­nes ba­sa­das en los da­tos mues­tran có­mo es­te es­pa­cio “se dis­per­sa a tra­vés de la at­mós­fe­ra y se ma­te­ria­li­za en el dis­po­si­ti­vo de otra per­so­na en cuestión de se­gun­dos, de­jan­do hue­llas en una cons­te­la­ción dis­per­sa de ser­vi­do­res”.

Pa­ra Car­ta, te­nien­do en cuen­ta lo sen­si­ble que so­mos a las in­va­sio­nes de nues­tro es­pa­cio per­so­nal fí­si­co, es sor­pren­den­te que mu­chos de no­so­tros no nos de­mos cuen­ta de la am­pli­tud de nues­tro es­pa­cio per­so­nal di­gi­tal, que es­tá dis­per­so al­re­de­dor de ser­vi­do­res y otros dis­po­si­ti­vos en to­do el mun­do.

“El es­pa­cio per­so­nal en el que man­te­ne­mos in­ter­ac­cio­nes con otros in­di­vi­duos, co­mo en­cuen­tros, char­las, re­la­cio­nes, cho­ques o in­va­sio­nes, ya no es el es­pa­cio fí­si­co “Es al­go más abs­trac­to, di­ná­mi­co y dis­tri­bui­do glo­bal­men­te, que es­tá dis­per­so en la at­mós­fe­ra, es emi­ti­do ra­dial­men­te des­de ca­da in­di­vi­duo por me­dio de sus da­tos y se mo­di­fi­ca a ca­da ins­tan­te con nues­tras in­ter­ac­cio­nes di­gi­ta­les”, pun­tua­li­za.

“Es una red de co­ne­xio­nes in­ter­re­la­cio­na­das, una ex­ten­sión o pro­yec­ción del es­pa­cio fí­si­co en la di­men­sión di­gi­tal con un al­can­ce glo­bal, a tra­vés de in­ter­net, que in­clu­ye to­rres de te­le­fo­nía mó­vil, sa­té­li­tes, ser­vi­do­res y to­do dis­po­si­ti­vo in­for­má­ti­co que uti­li­ce­mos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te al co­mu­ni­car­nos con otras per­so­nas”, en­fa­ti­za Car­ta.

EFE

Lí­MI­TES Ac­tual­men­te la ma­yo­ría de nues­tras in­ter­ac­cio­nes ya no se da en un es­pa­cio fí­si­co de­ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.