Arre­cia la gue­rra de po­li­ti­que­ría

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - WINS­TON ESTREMADOIRO El au­tor es antropólogo. win1943@gmail.com

Bolivia es un país de gue­rras. Bueno, de gue­rras y con­flic­tos. La gue­rra con Pe­rú en 1828 cul­mi­nó con su pre­si­den­te in­va­sor muer­to en la ba­ta­lla de In­ga­vi; no se hi­zo ca­so a Tac­na y Ari­ca que pe­dían ane­xar­se a Bolivia; lue­go, lí­mi­tes en el nor­te ama­zó­ni­co fue­ron ar­bi­tra­dos por un pre­si­den­te ar­gen­tino, sos­la­yan­do que de­ben du­dar de la ecua­ni­mi­dad de un país li­mí­tro­fe con uno de los li­ti­gan­tes.

En la gue­rra con Ar­gen­ti­na en 1837, la Pru­sia Ame­ri­ca­na de An­drés de San­ta Cruz (mes­ti­zo, co­mo la ma­yor par­te de los bo­li­via­nos) re­sis­tía la opo­si­ción de és­ta, alia­da con el Chi­le de Por­ta­les a la Con­fe­de­ra­ción Pe­rú-bo­li­via­na (ahí co­men­zó 1879). Nos re­ga­ló un ma­ris­cal, pe­ro no re­cla­ma­ron el te­rri­to­rio ocu­pa­do por las ar­mas bo­li­via­nas. Me­nos el Cha­co Cen­tral que en­lu­ta mi li­bre­ta mi­li­tar. La leal Ta­ri­ja fue cer­ce­na­da por un pa­ra­le­lo ima­gi­na­rio que di­cen es­tar mal fi­ja­do, en sub­sue­lo ri­co en pe­tró­leo tal vez apro­ve­cha­do con tec­no­lo­gía de suc­ción sub­te­rrá­nea.

Pa­ra qué llo­rar so­bre le­che (o san­gre) de­rra­ma­da en seís­mos so­cia­les —in­dí­ge­na, mes­ti­zo y crio­llo— que die­ron ori­gen a la Re­pú­bli­ca de Bolivia. O de gue­rras per­di­das del Pa­cí­fi­co, Acre y Cha­co.

Eso sí, el país se jac­ta de fal­sas “gue­rras”, en que se han en­fren­ta­do com­pa­trio­tas. Hay mu­chas, pe­ro em­pe­ce­mos por la lla­ma­da Gue­rra Ci­vil de fi­nes del si­glo XIX. Más que sub­ya­cer el fin del ci­clo de la pla­ta y el ini­cio del ci­clo del es­ta­ño, o en­fren­tar chu­quis con­tra chu­cu­tas, sos­la­ya que en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­tey de 1825, los de­le­ga­dos de La Paz vo­ta­ron por ane­xar­se al Pe­rú. Dig­na de des­ta­car fue la par­ti­ci­pa­ción in­dí­ge­na, a fa­vor de unos (ma­sa­cre de Ayo Ayo) o de otros (ma­tan­za de Moho­za). Hi­zo de tal con­tien­da al­go ét­ni­co, que qui­zá lle­ga a ex­tre­mos en el ma­mo­tre­to de la Ca­sa del Pue­blo en la se­de de go­bierno, o en al­gún pos­tu­la­do in­dia­nis­ta que quie­re po­blar el país de “pri­me­ros en­tre igua­les” ay­ma­ra.

Sin em­bar­go, coin­ci­den con tiem­pos de la mo­da­li­dad de gol­pe de Es­ta­do de­mo­crá­ti­co: ha­cer in­go­ber­na­ble el país. El pri­me­ro, la “Gue­rra del Agua” del año 2000, de­to­nó por pri­va­ti­zar la pro­vi­sión de agua po­ta­ble; ca­si 20 años más tar­de tie­ne a co­cha­las sin agua y me­dro­sos de que Mi­si­cu­ni se re­bal­se. El se­gun­do, la no­to­ria “Gue­rra del Gas” de 2003, en­cen­dió la me­cha que lue­go ori­gi­nó la ex­plo­sión pa­trio­te­ra que de­fe­nes­tró a Go­niy­pu­so­laal­fom­bra­ro­jaa­lae­lec­ción­de Evo Mo­ra­les. El ter­ce­ro, que no se ano­ta por­que es go­bier­nis­ta, en 2001 pa­rió otro ma­ris­cal, hoy mi­nis­tro en la ONU qui­zá pre­mia­do por apo­rrear mu­je­res, an­cia­nosy­ni­ño­sen­cha­pa­ri­na; se­bur­la­ron del in­di­ge­nis­mo de nue­vo cu­ño ma­sa­cran­doa“in­dí­ge­nas­de­tie­rras­ba­jas” y se mo­fa­ron del pa­cha­ma­mis­mo y la de­fen­sa del me­dio am­bien­te en el Tip­nis.

Sos­ten­go que la cuar­ta “gue­rra” po- dría ser de la po­li­ti­que­ría y es­tá en cur­so. Su ce­lo se­lec­ti­vo se no­ta ca­da día en el es­can­da­le­te de pro­vi­sión de mo­chi­las chi­nas de un opo­si­tor po­lí­ti­co en la al­cal­día de Co­cha­bam­ba. Cu­rio­sa­men­te, res­ta aten­ción a mu­chos ca­sos de do­lo co­rrup­to y abu­so de po­der del ré­gi­men de Evo Mo­ra­les. La de­nun­cia a la Di­rec­to­ra de Mi­gra­ción; el mon­to­ne­ro del MAS —de fo­to con Evo y to­do— pi­lla­do en Bra­sil con pi­chi­ca­ta; el “ori­gi­na­rio” de gus­to abur­gue­sa­do que ro­bó di­ne­ros del Ban­co Unión; la avi­va­da de qui­zá su­per­nu­me­ra­rios ofi­cia­lis­tas pa­ra es­ca­mo­tear in­su­mos en la Ca­ja Na­cio­nal de Sa­lud (CNS); la ven­ta de maíz a fan­tas­mas en Ema­pa.

Ci­tan 25 ca­sos de co­rrup­ción en es­te Go­bierno y di­cen que son ape­nas la pun­ta del ice­berg. Yo só­lo me acuer­do de los más (¿o MAS) “ju­go­sos”: La Catler Uni­ser­vi­ce y otros ca­pos en YPFB; las “da­mas de po­lle­ra” (an­tes cho­li­tas, pa­la­bra de­ri­va­da del es­pa­ñol “chu­las” —be­llas—) del Fon­do In­dí­ge­na; el tren de Mon­te­ro a Bu­lo Bu­lo; la no­ve­la se­xi de Evo y la Zapata (¿en­ca­ma­da o “ENCAMCea­da”?); las bar­ca­zas co­rea­nas, lue­go chi­nas, hoy ¿mar­cia­nas de rit­mo mar­cial?; las vi­sas a chi­nos de se­na­dor ofi­cia­lis­ta que bai­la con cue­ro de jaguar en ex­tin­ción; la ma­gia que des­apa­re­ce bie­nes in­cau­ta­dos al nar­co­trá­fi­co; la ma­ma­da a Os­trei­cher, que hi­zo co­me­dia un ac­tor de ci­ne hon­ra­do por Evo; los 33 ca­mio­nes de contrabando de Quin­ta­na; los so­bre­pre­cios en ca­mi­nos a em­prei­tei­ras bra­si­le­ñas; ¿se­rá que al­gún día d sa­brá quié­nes son “Al­va­rín, Paty y Co­ta­pa­ti” t de emails de “coimi­sio­nes” en con­tra­tos de ca­mi­nos? Y eso que fal­ta in­da­gar la po­si­ble co­rrup­ción en gran­des ad­ju­di­ca­cio­nes, se­gún anotó Hum­ber­to Va­ca­flor. El fon­do es la en­dé­mi­ca co­rrup­ción po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial de­ve­la­da por el Ope­ra­ti­vo La­va Ja­to en Bra­sil. En nues­tro país, y en otros, prin­ga a ca­si to­da la cla­se po­lí­ti­ca y a la so­cie­dad en ge­ne­ral, abo­na­da con es­tiér­col de un ima­gi­na­rio po­pu­lar que to­le­ra el “ro­ba pe­ro ha­ce” de po­lí­ti­cos an­gu­rrien­tos y muert tos de ham­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.