Groux, Ugal­de y de­más

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - LU­PE CAJÍAS La autora es pe­rio­dis­ta.

Re­la­ta el mito grie­go que l a am­bi­ción del rey Mi­das de Fri­gia lo lle­vó a con­ver­tir to­do lo que to­ca­ba en oro, has­ta su co­mi­da y a su pro­pia hi­ja. De­ses­pe­ra­do pi­dió a Dio­ni­cio li­be­rar­lo de la co­di­cia que no le traía la fe­li­ci­dad. Es un cuen­to y una mo­ra­le­ja muy uti­li­za­da en los li­bros in­fan­ti­les.

En Bolivia, el je­fa­zo Evo Mo­ra­les en­vi­le­ce to­do lo que to­ca des­de que co­men­zó a ejer­cer un po­der sin res­pe­tar la ley ni la moral. En­vi­le­ce el amor, en­vi­le­ce a la mu­jer bo­li­via­na en la fi­gu­ra de Ga­brie­la Zapata y en­vi­le­ce la pa­ter­ni­dad co­mo un ca­so ori­gi­nal de un pa­dre que no sa­be si em­ba­ra­zó a su mu­jer, si hu­bo o no un hi­jo.

En­vi­le­ce las lu­chas cen­te­na­rias de las po­bla­cio­nes pre­co­lom­bi­nas al ejer­cer co­mo pre­si­den­te ai­ma­ra la re­pre­sión, per­se­cu­ción y clien­te­lis­mo con­tra las or­ga­ni­za­cio­nes de los pue­blos ori­gi­na­rios bo­li­via­nos que con tan­to es­fuer­zo ha­bían cons­trui­do a la Con­fe­de­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res Cam­pe­si­nos de Bolivia, a la Fe­de­ra­ción Bar­to­li­na Si­sa, a la Ci­dob. En­vi­le­ce la Cen­tral Obre­ra Bo­li­via­na, la otro­ra glo­rio­sa Fe­de­ra­ción de Mi­ne­ros aca­lla­da con ¡10 ca­rri­tos!

En­vi­le­ce a gru­pos mu­si­ca­les y can­tau­to­res que pri­me­ro le de­di­can can­cio­nes y lue­go re­ci­ben ex­tra­or­di­na­rios en­car­gos, siem­pre muy bien pa­ga­dos. Has­ta l es ofre­ció su pro­pio “fes­ti­val de Vi­ña” co­mo pre­mio con­sue­lo. ¡ Qué le­jos de la can­ción com­pro­me­ti- da de los años 70! A ese pa­no­ra­ma se agre­gan ex­ce­sos en be­bi­das, fa­rras y ac­ci­den­tes.

En­vi­le­ce a ci­neas­tas con­ver­ti­dos sú­bi­ta­men­te en co­ri­feos pa­ra cons­truir mu­seos in­ser­vi­bles que los des­trui­rá el tiem­po y el ol­vi­do más tem­prano que tar­de, mien­tras los po­bres no en­cuen­tran có­mo sa­lir de su mi­se­ria. Los mis­mos que pa­san tam­bién fac­tu­ra por cam­pa­ñas de las em­pre­sas del Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal y cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. En­vi­le­ce al de­por­te. No só­lo por el ro­di­lla­zo a quien se atre­vió a ju­gar fút­bol de ver­dad, sino por­que con­vir­tió a los ( es­ca­sos) hé­roes de la se­lec­ción na­cio­nal en su gru­po de en­tre­te­ni­mien­to per­so­nal pa­ra ir a ju­gar por allá y por acá y que le de­jen usar la ca­mi­se­ta “10”. Los en­vi­le­ció con una amis­tad que apa­re­ce en­re­da­da con fes­te­jos y go­zos, co­mo cir­cu­la en tan­tí­si­mas fo­to­gra­fías en­ca­be­za­das por Leo Fer­nán­dez. ¿En qué mo­men­to los cam­peo­nes del 94 se con­vir­tie­ron en “so­cia­lis­tas”? En­vi­le­ce las jus­tas de­por­ti­vas, don­de los po­cos bo­li­via­nos que cla­si­fi­can no tie­nen pa­ra su uni­for­me, pa­ra su nu­tri­ción con­tro­la­da, pa­ra sus en­tre­na­mien­tos sis­te­má­ti­cos. Mien­tras el de­rro­che que en­ca­be­za Iván Ca­ne­las se con­cen­tra en ce­men­to y cons­truc­cio­nes mal he­chas. Po­bre Ale­jan­dro Ley­tón, có­mo le ha­brán ja­la­do las ore­jas por re­ve­lar que el pro­pio Je­fa­zo re­vi­só a quién y có­mo se ha­rían los con­tra­tos pa­ra los Jue­gos Ode­sur. Pa­blo Groux fue un in­can­sa­ble gestor cul­tu­ral has­ta 2006, des­pués se con­vir­tió en lo que es hoy. Las de­nun­cias de ma­los tra­tos y de ile­ga­li­da­des lo acom­pa­ña­ron en sus su­ce­si­vos pues­tos; has­ta Mo­ra­les lo sa­có ru­da­men­te. Aho­ra le re­con­fía el es­pec­tácu­lo, el cir­co. Bas­ta leer las de­cla­ra­cio­nes de las pro­pias autoridades pa­ra jus­ti­fi­car por­qué Gas­tón Ugal­de re­ci­bi­rá la pe­ga de la an­tor­cha; otro fa­vo­re­ci­do des­de que se ape­gó al Je­fa­zo con sus cua­dri­tos de co­ca. No tra­ba­jan por com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co, son pie­zas del rey Mi­das.

La ce­re­za del pastel; las me­da­llas ten­drán for­ma de co­ca, la sus­tan­cia prohibida en el de­por­te, pe­ro es otra or­den del Je­fa­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.