H. C. F. Man­si­lla y la vo­ca­ción in­te­lec­tual

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - EN­RI­QUE FER­NÁN­DEZ GARCÍA El au­tor es es­cri­tor, fi­ló­so­fo y abo­ga­do. cai­do­del­tiem­po@hot­mail.com

En una con­fe­ren­cia del año 1970, don Julián Ma­rías en­se­ñó que, aun­que lo in­ten­tá­ra­mos, nun­ca po­dría­mos es­co­ger dos in­gre­dien­tes ra­di­ca­les de nues­tra vi­da. El pri­me­ro es la circunstancia, esas con­di­cio­nes que, en ma­yor o me­nor me­di­da, in­flu­yen cuan­do de­be­mos to­mar de­ci­sio­nes. Así, te­ne­mos fac­to­res fí­si­cos, quí­mi­cos, pe­ro tam­bién po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, cul­tu­ra­les y, des­de lue­go, his­tó­ri­cos que nos co­lo­can en un es­ce­na­rio me­nos am­plio de lo su­pues­to. No sig­ni­fi­ca que nos de­jen sin al­ter­na­ti­vas; sim­ple­men­te, és­tas pue­den lle­gar a re­du­cir­se de ma­ne­ra se­ve­ra. El se­gun­do ele­men­to que no po­dría­mos ele­gir es la vo­ca­ción. Se tra­ta­ría de un lla­ma­do gra­cias al cual el hom­bre se rea­li­za­ría a ca­ba­li­dad. Es cier­to que, por dis­tin­tas cau­sas, uno pue­de se­guir otro ca­mino, por­que, en oca­sio­nes, cum­plir con el des­tino per­so­nal re­sul­ta de­ma­sia­do di­fí­cil. No es se­gu­ro, pues, que to­dos in­sis­tan en arri­bar a esa suer­te de me­ta exis­ten­cial.

Ele­gir una vo­ca­ción im­pli­ca que nos de­di­que­mos a su pues­ta en prác­ti­ca de for­ma mi­li­tan­te. De lo con­tra­rio, es­ta­ría­mos pro­ta­go­ni­zan­do jue­gos, ejer­ci­cios de si­mu­la­ción. Su­ce­de al­go si­mi­lar con los ni­ños. En efec­to, tal co­mo lo apun­ta Jo­sé Luis López Aran­gu­ren, cuan­do ellos jue­gan a ser pi­ra­tas, prín­ci­pes, po­li­cías o la­dro­nes, se ha­llan en una eva­sión de la reali­dad. Em­pe­ro, le­jos ya de su in­fan­cia, to­do in­di­vi­duo no de­be­ría es­tar en esa mas­ca­ra­da, pro­ban­do ofi­cios, lo cual im­pli­ca per­der tiem­po pa­ra lo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te. Lo pri­me­ro que de­be­ría in­tere­sar­nos es tran­si­tar por esa sen­da en don­de nos sen­ti­mos más a gus­to. Po­de­mos to­par­nos con di­fi­cul­ta­des de di­ver­sa ín­do­le, in­clu­so fra­ca­sar en el re­co­rri­do; no obs­tan­te, a la pos­tre, ha­ber­lo in­ten­ta­do nos li­bra­rá del arre­pen­ti­mien­to que lle­ga du­ran­te los úl­ti­mos es­ter­to­res.

H. C. F. Man­si­lla es un in­te­lec­tual a car­ta ca­bal. Los tres to­mos de sus Obras se­lec­tas, pu­bli­ca­das mag­ní­fi­ca­men­te por Rin­cón Edi­cio­nes, lo de­mues­tran con ab­so­lu­ta con­tun­den­cia. El lla­ma­do a te­ner una mi­ra­da crí­ti­ca, sin fa­na­tis­mos ni con­tra­pro­du­cen­tes in­dul­gen­cias, ha si­do asu­mi­do por él de mo­do ejem­plar. Des­de 1962, año en que es­cri­bió un tex­to bio­grá­fi­co y apo­lo­gé­ti­co del ma­ris­cal San­ta Cruz, has­ta el más re­cien­te de sus en­sa­yos, nos en­con­tra­mos con quien no ha te­mi­do im­por­tu­nar al se­me­jan­te con ob­ser­va­cio­nes, cues­tio­na­mien­tos e in­de­le­bles in­ter­pe­la­cio­nes. Con es­te áni­mo, ha re­fle­xio­na­do so­bre pro­ble­mas de na­tu­ra­le­za eco­ló­gi­ca, re­li­gio­sa, psi­co­ló­gi­co-so­cial, así co­mo acer­ca del nar­co­trá­fi­co y la vio­len­cia po­lí­ti­ca. Ade­más, lo ha he­cho mien­tras evi­ta­ba los ex­tre­mos, hu­yen­do de las ex­pli­ca­cio­nes sim­plis­tas, re­sis­tién­do­se a co­mo­di­da­des ofre­ci­das por pre­jui­cios y lu­ga­res co­mu­nes: pen­san­do con el ma­yor ri­gor y fran­que­za que le han si­do po­si­bles.

No es irre­le­van­te que acen­túe su sin­ce­ri­dad. Ocu­rre que, en ese mun­di­llo de los in­te­lec­tua­les, va­rios su­je­tos so­bre­sa­len por la im­pos­tu­ra. Re­gu­lar­men­te, son los mis­mos que, por un car­go di­plo­má­ti­co u otra con­ce­sión cual­quie­ra, pue­den cam­biar de idea­rio sin sen­tir nin­gún bo­chorno. En las pá­gi­nas de Man­si­lla no hay na­da que pue­da ser ex­pues­to co­mo oportunismo. Cuan­do era jo­ven, no fue mar­xis­ta, co­mo mu­chos de sus con­tem­po­rá­neos; en Bolivia, cri­ti­có el na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio, mas tam­bién lo que lla­ma neo­li­be­ra­lis­mo plu­to­crá­ti­co­ple­be­yo, has­ta lle­gar al ac­tual pro­ce­so de cam­bio. Al mar­gen de sus no­ve­las, con­te­ni­das asi­mis­mo en las Obras se­lec­tas ( los lec­to­res de fic­cio­nes lo agra­de­ce­rán), los es­cri­tos que lle­van su fir­ma evi­den­cian ta­ma­ña fi­de­li­dad a su vo­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.