Va­ro­nes agre­si­vos se reha­bi­li­tan y lo­gran una me­jor con­vi­ven­cia

En 2017, el ser­vi­cio de te­ra­pia pa­ra per­so­nas que vi­ven o ejer­cen vio­len­cia aten­dió a 709 pa­cien­tes, la ma­yo­ría eran hom­bres

Los Tiempos - - SEGURIDAD - LAU­RA MANZANEDA Los Tiem­pos

“He ve­ni­do por un cam­bio y voy a ha­cer­lo, voy a cum­plir”. “Aho­ra soy más pa­cien­te, he ve­ni­do por­que que­ría es­tar bien con mi es­po­sa”, son afir­ma­cio­nes de hom­bres que asis­ten al Ser­vi­cio de Te­ra­pia Gru­pal pa­ra Va­ro­nes y Mu­je­res que Vi­ven o Ejer­cen Vio­len­cia de los Ser­vi­cios Le­ga­les In­te­gra­les Mu­ni­ci­pa­les (SLIM).

En lo que va del año, 288 per­so­nas han asis­ti­do a es­tas te­ra­pias, más del 90 por cien­to son re­mi­ti­dos por la Fis­ca­lía, Juz­ga­do de Fa­mi­lia y otros par­ti­ci­pan vo­lun­ta­ria­men­te.

De las 288 per­so­nas, 135 son va­ro­nes, 90 mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia y tres mu­je­res re­mi­ti­das por vio­len­cia. En 2017, se brin­dó te­ra­pia a 709, de es­te nú­me­ro 106 eran de re­cin­tos car­ce­la­rios del mu­ni­ci­pio, in­di­có el coor­di­na­dor del Ser­vi­cio de Te­ra­pia Gru­pal del SLIM, Rey­nal­do La­fuen­te.

La Al­cal­día brin­da el ser­vi­cio en las to­das las co­mu­nas del mu­ni­ci­pio.

El psi­có­lo­go te­ra­peu­ta Ro­dri­go Pa­ti­ño Ga­mu­sino ha tra­ba­ja­do con va­ro­nes vio­len­tos de 19 a 60 años. “Ellos al ve­nir por pri­me­ra vez tie­nen te­mor, por­que des­co­no­cen, pe­ro los re­ci­bi­mos con cor­dia­li­dad, les da­mos la bien­ve­ni­da pa­ra que se sien­tan acep­ta­dos, pe­ro otros vie­nen so­ber­bios, co­mo di­cien­do qué me va a en­se­ñar a mí de la vi­da, pe­ro des­pués esa ac­ti­tud cam­bia”, cuen­ta.

El es­pe­cia­lis­ta, que rea­li­za te­ra­pias los miér­co­les des­de las 18:30 has­ta las 20:30 en la co­mu­na Ade­la Za­mu­dio, tie­ne un gru­po de sie­te va­ro­nes, re­mi­ti­dos por pro­ble­mas de vio­len­cia. Di­ce que en su tra­ba­jo le ha to­ca­do apo­yar a per­so­nas de to­das las pro­fe­sio­nes y es­tra­tos so­cia­les.

“Vi­ne vo­lun­ta­ria­men­te, yo que­ría es­tar bien con mi es­po­sa por mi be­bé. Ella es psi­có­lo­ga y me su­gi­rió ve­nir, he apren­di­do mu­chas co­sas so­bre có­mo tra­tar a mi es­po­sa, he apren­di­do a ce­der en al­gu­nas co­sas, soy me­nos re­ne­gón”, di­ce Car­los G. (40), que asis­te a los cur­sos ha­ce dos me­ses. Cuen­ta que lo que más le irri­ta es que la gen­te no res­pe­ta las nor­mas de trán­si­to. “Se me­ten, no res­pe­tan ni el se­má­fo­ro y yo es­toy con mi be­bé y me da ra­bia”, di­jo.

“Es co­mo ve­nir a una cla­se, apren­des co­sas que no sabías, por eso yo agra­dez­co mu­cho ha­ber lle­ga­do aquí”, di­jo Ubal­do (43).

“An­tes de ve­nir aquí sen­tía co­mo un pe­so del cual no me po­día li­be­rar, al en­trar y ha­blar uno se sien­te li­be­ra­do de la car­ga. An­tes era amar­ga­do, de­cía a mí to­do me pa­sa a otros no les pa­sa na­da”, di­ce otro par­ti­ci­pan­te de 40 años.

Pa­ti­ño in­di­có que par­te de la te­ra­pia es en­se­ñar a los hom­bres a ma­ne­jar y ex­pre­sar sus emo­cio­nes, por­que des­de ni­ños se les im­pi­de mos­trar sus sen­ti­mien­tos. Tam­bién ha re­ci­bi­do fun­cio­na­rios que son re­mi­ti­dos por ejer­cer ac­cio­nes vio­len­tas en el tra­ba­jo.

SLIM

Par­ti­ci­pan­tes rea­li­zan di­ná­mi­cas que les ayu­dan a re­la­cio­nar­se me­jor con las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.