50.000 y qui­zá más

Los Tiempos - - LA DOS - CARLOS F. TORANZOS Fi­ló­so­fo y so­ció­lo­go

Los cen­troa­me­ri­ca­nos, ca­brea­dos de te­ner que so­por­tar, a los hi­jos de su san­ta ma­dre, de las ma­ras, se han de­ci­di­do mar­char. Mar­char ha­cia ho­ri­zon­tes me­dia­na­men­te se­gu­ros don­de, por lo me­nos la po­li­cía no es co­rrup­ta o no apa­ren­ta ser co­rrup­ta.

Mu­chos hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños, ni­ca­ra­güen­ses, y más; son los hi­jos del des­tino atroz de sa­lir de sus so­les pa­ra bus­car otros.

Los lle­va la ilu­sión, los lle­va la vi­sión de se­gu­ri­dad en al­gu­na par­te del pla­ne­ta que, en­tre pa­rén­te­sis es nues­tro, na­die ha de­man­da­do pro­pie­dad, el pla­ne­ta es nues­tro.

Es­ta gen­te bus­ca se­gu­ri­dad, se­gu­ri­dad fue­ra del ham­bre, del fu­tu­ro in­cier­to, fue­ra de la ame­na­za de vio­la­ción y el opro­bio hu­mano.

Gen­te que bus­ca, co­mo no­so­tros, los que bus­ca­mos re­fu­gio en tie­rras aje­nas pa­ra sal­var el pe­lle­jo de dic­ta­du­ras.

Esa gen­te es­tá en nues­tras puer­tas, así no sean puer­tas in­me­dia­tas, son puer­tas que ello gol­pean pa­ra ser aten­di­dos. No­so­tros, tie­rra so­li­da­ria, con ex­ten­sio­nes de te­rreno enor­mes y po­bla­ción mí­ni­ma, ¿no po­de­mos de­cir ade­lan­te?

¿Qué nos im­pi­de de­cir, bien­ve­ni­dos? ¿Qué nos aco­bar­da? ¿Se­rá que no son ale­ma­nes o ja­po­ne­ses o co­rea­nos? Di­mos re­fu­gio a to­dos ellos.

Di­mos tie­rra a to­dos, y ve­mos que es bueno, ¿qué pa­sa con los hon­du­re­ños? ¿Qué pa­sa con los cen­troa­me­ri­ca­nos? ¿Se­rá que no son car­ne de nues­tra ca­la­ña? ¿Se­rá que son muy pa­re­ci­dos a no­so­tros?

A ver, sea­mos so­li­da­rios, cien­tos de mi­les de gen­tes que bus­can asi­lo y ho­gar, y no­so­tros co­mo si fue­ra un lío del nor­te.

¿No so­mos ca­pa­ces de ha­cer car­ne del dra­ma y re­sol­ver tie­rra por gen­te?

Re­sol­va­mos, fá­cil, Pan­do Be­ni, Ta­ri­ja, son tie­rras sin de­mo­gra­fías asom­bro­sas, ¿qué nos fal­ta? So­li­da­ri­dad.

Amor a nues­tro pró­ji­mo, a nues­tro her­mano. ¿Va­mos a de­jar en ma­nos de un ra­cis­ta que se apia­de de ellos?

Al dia­blo con EEUU, te­ne­mos tie­rra, te­ne­mos ofer­ta. A re­ci­bir re­fu­gia­dos, a ha­cer­los par­te de un pro­ce­so de hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.