Po­to­sí co­mo Bo­li­via

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA -

Una vez más, co­mo apa­ren­te­men­te ya es una tra­di­ción, Po­to­sí con­me­mo­ra su efe­mé­ri­de de­par­ta­men­tal en me­dio de una ten­sa re­la­ción con el Go­bierno cen­tral. Y lo ha­ce así por­que es­te año, co­mo to­dos los an­te­rio­res, no hay res­pues­ta que pue­da sa­tis­fa­cer a una pre­gun­ta que in­sis­ten­te­men­te se ha­cen los di­ri­gen­tes po­to­si­nos: ¿por qué las in­gen­tes ri­que­zas mi­ne­ra­les que ate­so­ra su sub­sue­lo no pue­den plas­mar­se en me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da pa­ra to­dos sus ha­bi­tan­tes?

Los po­to­si­nos sa­ben bien que su tie­rra es uni­ver­sal­men­te co­no­ci­da co­mo sím­bo­lo de abun­dan­cia, pe­ro sa­ben tam­bién que hoy, igual que ha­ce más de cin­co si­glos, esa ri­que­za só­lo flu­ye an­te sus ojos pa­ra be­ne­fi­ciar a gen­tes aje­nas. Pe­ro, ¿se­rá que es­to es con­se­cuen­cia ex­clu­si­va de fac­to­res ex­ter­nos? o in­flu­ye tam­bién una per­ti­naz vi­sión de ba­ja au­to­es­ti­ma y ele­va­da ex­pec­ta­ti­va de lo fo­rá­neo, lo que, evi­den­te­men­te, es apro­ve­cha­do pa­ra que los su­ce­si­vos inquilinos del Go­bierno atien­dan las de­man­das de esa re­gión co­mo si de fa­vo­res se tra­ta­ra.

No es fá­cil pa­ra Po­to­sí ni pa­ra el Go­bierno na­cio­nal –el ac­tual co­mo to­dos los an­te­rio­res— ha­llar una fór­mu­la ca­paz de su­pe­rar esa si­tua­ción. Le­jos de ello, y co­mo si de una mal­di­ción histórica se tra­ta­ra, Po­to­sí si­gue sien­do una de las prin­ci­pa­les fuentes de in­gre­sos pa­ra el era­rio pú­bli­co, pe­ro si­gue sin ha­llar la fór­mu­la ca­paz de trans­for­mar esa ri­que­za en bie­nes­tar pa­ra sus ha­bi­tan­tes.

Tan trau­má­ti­ca y con­flic­ti­va fue des­de sus orí­ge­nes esa re­la­ción en­tre ri­que­za y po­bre­za que siem­pre fue difícil dis­tin­guir los lí­mi­tes en­tre lo que es his­to­ria y lo que es fá­bu­la, en­tre la reali­dad y la le­yen­da. Y aún hoy, cuan­do ya no se tra­ta de pen­sar en el pa­sa­do sino en el pre­sen­te y fu­tu­ro de Po­to­sí y, por con­si­guien­te de nues­tro país, ta­les ele­men­tos se man­tie­nen tan con­fu­sos co­mo du­ran­te los úl­ti­mos cin­co si­glos tan­to que las ri­que­zas mi­ne­ra­les de Po­to­sí –prin­ci­pal­men­te el li­tio y el ura­nio– se pres­tan a tan fa­bu­lo­sas es­pe­cu­la­cio­nes co­mo las que hi­cie­ron per­der la cor­du­ra a mu­chos de quie­nes su­cum­bie­ron an­te el bri­llo de la pla­ta.

Pa­ra sa­lir de ese círcu­lo vi­cio­so, que tie­ne ca­si pa­ra­li­za­do a Po­to­sí en­tre la ri­que­za de su sue­lo y la po­bre­za de sus ha­bi­tan­tes, es ur­gen­te que se pro­duz­ca un ra­di­cal cam­bio de ac­ti­tud y men­ta­li­dad de mo­do que, al re­con­ci­liar­se con su pa­sa­do y re­cu­pe­rar la fe en el por­ve­nir, el pue­blo po­to­sino –y sus ins­ti­tu­cio­nes– sea el ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de la cons­truc­ción de me­jo­res días.

Es de es­pe­rar que así sea, en­tre otras ra­zo­nes, por­que si hay al­go que se man­tu­vo cons­tan­te du­ran­te los úl­ti­mos si­glos es la in­di­so­lu­ble re­la­ción en­tre la suer­te de Po­to­sí y la de nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.