¿Ciu­da­da­nía fo­si­li­za­da? ¡Por fa­vor!

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - ERI­KA BROCKMANN QUI­RO­GA La au­to­ra es psi­có­lo­ga, cien­tis­ta po­lí­ti­ca y ex­par­la­men­ta­ria

Carlos Me­sa ins­ta­ló en el cen­tro de los desafíos del país la cons­truc­ción y el ejer­ci­cio de una ciu­da­da­nía ple­na. A las pocas ho­ras, Evo Morales des­ca­li­fi­có es­ta apues­ta en torno a un “go­bierno de ciu­da­da­nos” por ig­no­rar a los sec­to­res so­cia­les y al pue­blo or­ga­ni­za­do, y ali­near­se a una con­cep­ción “in­di­vi­dua­lis­ta”, pro­pia del “pen­sa­mien­to del im­pe­rio nor­te­ame­ri­cano”, con­tra­ria a su “go­bierno de los mo­vi­mien­tos so­cia­les”.

En la otra ve­re­da de la pla­za Mu­ri­llo, con so­lem­ni­dad académica, el Vi­ce­pre­si­den­te de­fi­nió la pro­pues­ta co­mo “pa­té­ti­ca y bo­chor­no­sa” y anun­ció el re­torno de “aris­tó­cra­tas que per­die­ron pri­vi­le­gios”. Pa­ra García Li­ne­ra, Me­sa y el FRI enar­bo­lan un “ciu­da­da­nis­mo fo­si­li­za­do”. Ex­tra­ña que des­de su mi­ra­da ja­co­bi­na lo ha­ya ar­chi­va­do, pe­se a ha­ber si­do el eje de una re­vo­lu­ción que des­pla­zó al ré­gi­men mo­nár­qui­co y aris­to­crá­ti­co, cu­yos re­sa­bios re­pu­dia.

¿ Son las ideas de ciu­da­da­nía y del li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co, hoy de­nos­ta­das, con­tra­rias a los desafíos de­mo­crá­ti­cos y a la reali­dad de las so­cie­da­des del nue­vo si­glo? Pa­ra na­da. Cu­rio­sa­men­te, pen­sa­do­res con los que el evis­mo sim­pa­ti­za, sos­tie­nen que una iz­quier­da de­bie­ra aca­bar con sus dog­ma­tis­mos, ais­la­cio­nis­mos y no te­ner ver­güen­za de de­fen­der a un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co, com­ba­tir la co­rrup­ción en sus fi­las, y a la “de­mo­cra­cia li­be­ral”, fren­te a la arre­me­ti­da del con­ser­va­du­ris­mo re­gre­si­vo an­ti­sis­te­ma, co­mo el de Trump o Bol­so­na­ro (B. de Sou­sa San­tos, El País, 5/ Nov/2018). Chan­tall Mouf­fe (1999) sos­tie­ne que lle­gó la ho­ra de una ciu­da­da­nía ra­di­cal y plu­ral, ad­vir­tien­do so­bre los ries­gos de en­tro­ni­zar a po­de­res fác­ti- cos que ter­mi­nan ne­gan­do la di­ver­si­dad de la so­cie­dad.

Es com­pren­si­ble, aun­que cri­ti­ca­ble, que por sus li­mi­ta­cio­nes y ex­pe­rien­cia de vi­da, Morales idea­li­ce el cor­po­ra­ti­vis­mo sin­di­cal en des­me­dro de la idea de una co­mu­ni­dad de ciu­da­da­nos. Con­fun­de or­ga­ni­za­ción con mo­vi­mien­to so­cial. Pro­cla­ma, co­mo mo­de­lo vir­tuo­so, al sin­di­ca­lis­mo co­ca­le­ro del tró­pi­co de Co­cha­bam­ba que pre­si­de. Se la­va las ma­nos fren­te a la in­to­le­ran­cia co­ca­le­ra, que cons­tru­ye muros a la li­ber­tad de aso­cia­ción, de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión en un te­rri­to­rio sin ley.

Se­ña­la que a la ho­ra de de­fen­der el pro­ce­so de cam­bio no hay ca­bi­da pa­ra el plu­ra­lis­mo sin­di­cal. Se ex­tra­vía a tiem­po de afir­mar que la co­rrup­ción del Fon­dioc se de­bió a nor­mas de con­trol y trans­pa­ren­cia pú­bli­ca “neo­li­be­ra­les”, cuan­do con­di­cio­na “obras por vo­tos” e ins­ta a la de­fen­sa de un bi­no­mio ins­cons­ti­tu­cio­nal que niega el vo­to ma­yo­ri­ta­rio de la gen­te. En otras pa­la­bras ¡¡¡In­cen­ti­vos pa­ra per­pe­tuar una so­cie­dad de clien­tes y súb­di­tos agra­de­ci­dos al cau­di­llo “mo­nar­ca” de turno!!! Es de­ba­ti­ble y no asom­bra que García Li­ne­ra in­sis­ta en que la idea de ciu­da­da­nía ha­bría si­do su­pe­ra­da por el so­cia­lis­mo co­mu­ni­ta­rio, cier­ta­men­te in­via­ble en la Bo­li­via con­tem­po­rá­nea. Su uto­pía co­mu­ni­ta­ris­ta se des­va­ne­ció el mis­mí­si­mo día que re­ins­ta­ló las ba­ses del ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do y el desa­rro­llis­mo ex­trac­ti­vis­ta im­pe­ran­tes, le­ga­dos del si­glo XX pro­ba­da­men­te ar­cai­cos.

Lo que sí asom­bra es la ne­ga­ción del am­plio ca­tá­lo­go de de­re­chos y de­be­res in­di­vi­dua­les co­mo co­lec­ti­vos cons­ti­tu­cio­na­li­za­dos, y con­sus­tan­cia­les al ejer­ci­cio ciu­da­dano de los de­re­chos hu­ma­nos co­mo ho­ri­zon­te ci­vi­li­za­to­rio de la hu­ma­ni­dad. La no­ción de ciu­da­da­nía se rein­ven­ta y es­tá más vi­gen­te que nun­ca. De he­cho, la de­ba­cle de los to­ta­li­ta­ris­mos (es­ta­li­nis­ta, na­cio­nal­so­cia­lis­ta y fas­cis­ta cor­po­ra­ti­vo) del si­glo XX y del so­cia­lis­mo de Si­glo XXI abre es­pa­cio pa­ra in­ter­pe­lar al Es­ta­do in­efi­cien­te, a la in­ver­sión im­pro­vi­sa­da, al clien­te­lis­mo po­lí­ti­co y a la au­sen­cia de in­de­pen­den­cia de po­de­res y de me­ca­nis­mos efi­cien­tes y no ex­tor­si­vos pa­ra re­gu­lar la mano in­vi­si­ble, y a ve­ces cruel del mer­ca­do y de un ca­pi­ta­lis­mo sub­su­mi­do en el sal­va­je mun­do de la in­for­ma­li­dad. Es­ta agen­da de trans­for­ma­cio­nes es in­di­so­lu­ble de una pro­pues­ta re­mo­za­da de ciu­da­da­nía que, co­mo nun­ca an­tes, en­cuen­tra en el país un te­rreno fér­til pa­ra la ma­du­ra­ción de nues­tra de­mo­cra­cia. Es im­por­tan­te re­ver­tir dé­fi­cit ciu­da­da­nos, neu­tra­li­zar, sin ne­gar­lo, el cor­po­ra­ti­vis­mo im­bri­ca­do en un ré­gi­men re­gi­do por la “ley del más fuer­te”. Es im­pe­ra­ti­vo que des­de la ciu­da­da­nía, emer­gen­te el 21F, se de­ten­ga, por to­dos los me­dios po­si­bles, el in­ten­to desem­bo­za­do de se­pul­tar el plu­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co, ha­ce 36 años he­roi­ca­men­te con­quis­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.